Torrijas de naranja

La semana pasada venía con mi bizcocho de naranja y aceite de oliva y esta semana repito ingrediente principal con estas torrijas de naranja.
 
Torrijas de naranja. Receta de Cuaresma y Semana Santa. Postres tradicionales. Almíbar. Miel. Repostería de sartén. Cuca

Estamos en tiempos de Cuaresma y se refleja en nuestras cocinas físicas y virtuales.

Los tiempos cambian y mi apreciación personal es que hay costumbres que pierden intensidad y algunas se llegan a perder.

En mis recuerdos de la infancia la Cuaresma y la Semana Santa eran épocas de más recogimiento del que vivimos ahora.

Actualmente estos días son sinónimo de vacaciones, relax, esparcimiento... pero cuando era pequeña las recuerdo como un tiempo solemne, casi serio, con muchas restricciones.

Además yo estudié en un colegio de monjas y nos pasábamos las dos semanas previas a las vacaciones de Semana Santa viendo películas de la vida de Jesús de Nazareth.
 
Torrijas de naranja. Receta de Cuaresma y Semana Santa. Postres tradicionales. Almíbar. Miel. Repostería de sartén. Cuca

Incluso recuerdo la televisión con dos únicos canales y que aquellos días además de las noticias sólo emitían películas basadas en la Biblia (que me resultaban y me siguen resultando tremendamente aburridas y eternas)

Sin haber sido criada en una familia muy religiosa recuerdo que mis abuelos cumplían a rajatabla el tema de la vigilia los viernes de Cuaresma y todos los días desde el domingo de Ramos al lunes de Pascua, así como ciertos días de ayuno que no alcanzo a recordar cuántos eran.
 
Con los niños las cosas eran un poco más flexibles pero recuerdo los primeros Viernes Santos que salía con mis amigas del colegio y cenábamos en la única hamburguesería que teníamos en el pueblo que todas estábamos muy preocupadas a ver qué podíamos pedir para no comer carne, que era pecado.
 
Con 12 o 13 años y ya tan temerosas de todo.
 
 Torrijas de naranja. Receta de Cuaresma y Semana Santa. Postres tradicionales. Almíbar. Miel. Repostería de sartén. Cuca
 
La vida ha dado muchas vueltas y el tema de la vigilia es a estas alturas algo anecdótico para mí de lo que me acuerdo más por lo que leo en la blogosfera que por lo que vivo en mi entorno.
 
Respeto a quién la sigue guardando. A cambio sólo pido que a mí no me impongan nada. Es el más claro ejemplo del vive y deja vivir.

Allá cada cual con sus creencias y tradiciones siempre y cuando a mí no me las quieran meter con calzador. Por otro lado allá yo con mi derecho a no creer en nada siempre y cuando no quiera obligar a los demás a no hacerlo. Que parece que últimamente se nos olvida que tenemos libertad de religión lo que implica tanto tenerla como no.

Me encauzo que me meto en terreno pantanoso. De este tiempo yo me quedo con lo que me gusta, que es la gastronomía de Cuaresma y su repostería.

Todos tenemos una receta, llamémosla estrella, de esta época que sí o sí llevamos a nuestra mesa en estos días.
 
 Torrijas de naranja. Receta de Cuaresma y Semana Santa. Postres tradicionales. Almíbar. Miel. Repostería de sartén. Cuca

Eso no quita que podamos darle un toque de vanguardia a estas recetas de toda la vida cambiando ingredientes o formas de elaboración como ocurre con estas torrijas.

No es la primera variante de este postre semanasantero que traigo a mi cocina virtual (como muestra estas de chocolate hechas al vapor y al horno) por no hablar de otras que están esperando en los borradores.

Y están buenas. Si no lo estuvieran no estarían aquí.

Pero si me hacéis escoger, me quedo con las de mi madre, las de toda la vida, con su pan asentado, su elaboración en sartén y su rebozado generoso en azúcar.

Ligeras no son, pero están tan ricas que rayan en lo obsceno.
 
Torrijas de naranja. Receta de Cuaresma y Semana Santa. Postres tradicionales. Almíbar. Miel. Repostería de sartén. Cuca

Todos los años mi marido pide torrijas. En cantidades industriales. Y se empeña en comprar pan especial para torrijas que a mí no me acaba de gustar. 

El año pasado se lo prohibí. 

Y cuando tuve mi pan asentado caí en la tentación de estas torrijas de naranja.

Es la vida de toda bloguera que se precie. Renovarse o morir, y quien dice morir dice repetir recetas en casa que no alimentan el blog.

Y la pasada Semana Santa, con mi reducción de jornada por el confinamiento me pasaba tarde sí y tarde casi también haciendo postres típicos de la época, todos fritos y acabé pescando dos kilazos que me siguen acompañando.

Como para preparar también torrijas "de las de toda la vida"
 
Torrijas de naranja. Receta de Cuaresma y Semana Santa. Postres tradicionales. Almíbar. Miel. Repostería de sartén. Cuca

Vaya por delante que no prohíbo a nadie (y quien dice nadie dice "mi marido") que se meta en la cocina y prepare lo que le venga en gana.

La cuestión está en que no sabe hacer torrijas, ni tiene ganas de pringarse ni de tener que limpiar después. Por no hablar de que yo creo que el aceite llegaría a casa de la vecina pero no entraremos en estas lides.
 
Está muy bonito pedir por esa boquita y tener el postre en la mesa al día siguiente. 
 
También comprendo que es muy frustrante que no te den el postre que pides, pero cuando es otro el que se mete en la cocina hay que asumir esta realidad.
 
Sea como fuere y a pesar de que estas no eran las torrijas que mi costillo quería recuerdo que se las comía a pares, así que tan mal no podían estar.
 
Como os he dicho, si las comparamos con las de toda la vida para mi gusto ganan las tradicionales. Eso no quita que estás estén buenas, que lo están, y bien merece innovar de vez en cuando un poco en la cocina, que por el momento es una de las pocas diversiones que no nos están quitando.
 
El almíbar de zumo de naranja y miel que las baña es toda una delicia y os puedo asegurar que durarán bien poco, sobre todo si tenéis golosos que las atacan por pares como pasó en mi casa. 

Así que si os pica la curiosidad ¡no lo dudéis!  que estas torrijas de naranja bien merece la pena prepararlas una vez para salir de dudas.

¿Alguien se apunta a compartir una?

Torrijas de naranja. Receta de Cuaresma y Semana Santa. Postres tradicionales. Almíbar. Miel. Repostería de sartén. Cuca

Ingredientes:

* 500 ml de leche
* 100 ml de zumo de naranja
* 2 huevos
* 2 cucharadas soperas de azúcar
* 1/2 cucharadita de canela en polvo
* Pan asentado (al menos del día anterior)
* Aceite para freir (del que uséis en casa)

Para el almíbar

* 200 ml de zumo de naranja
* 85 gramos de azúcar
* 40 gramos de miel

Elaboración:

1. Exprimimos el zumo de naranja y lo ponemos en un bol junto con la leche. Dejamos reposar unos cinco minutos.

2. Partimos el pan en rebanadas de aproximadamente un centímetro y medio de grosor y reservamos.

3. Batimos los huevos en un plato o bol donde quepan las rebanadas de pan.

4. Removemos la leche con el zumo de naranja y añadimos el azúcar y la canela y volvemos a remover para disolverla.

5. En una sartén ponemos aceite y la llevamos al fuego. Mientras preparamos una bandeja con papel de cocina para absorver el exceso de aceite de las torrijas fritas.

6. Vamos mojando las rebanadas de pan en la mezcla de leche y zumo y a continuación las pasamos por el huevo batido.

7. Las ponemos en la sartén cuando tenga el aceite caliente y freímos por ambas caras, sacamos al papel de cocina y después pasamos a una fuente.

8. Repetimos hasta tener todo el pan frito.

9. Para preparar el almíbar ponemos el zumo de naranja junto con el azúcar y la miel al fuego y vamos removiendo hasta que espese ligeramente.

10. Cuando esté tibio lo vertemos sobre las torrijas y dejamos que se empapen bien.
 
 
 https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

No difiere especialmente de la receta tradicional en lo que a elaboración se refiere, pero el resultado es diferente y os invito a probarlas si os pica la curiosidad después de visitar mi cocina esta semana.

Me despido con una entrada más breve que de costumbre, pero estoy un poco saturada de trabajo (para variar) con múltiples inspecciones de la AEAT que tengo que dejar listas antes del viernes. De ahí mi ausencia de vuestras cocinas en los últimos días que espero sepáis perdonar.

Nos leemos la semana próxima ¡sed felices y manteneos libres del dichoso virus! que la lucha no ha terminado y tanta relajación de medidas traerá una nueva ola después de Semana Santa ¡si es que no aprendemos! 

Después de publicar la entrada mi amiga Marisa me indica que puedo enlazar esta receta para su Décimo aniversario que como os comentaba la pasada semana lo celebramos bajo el lema Te regalo mi receta. No sabía que pudiera participar con más de una receta, ni era mi intención hacerlo, pero acepto su invitación y la cuelgo en su página. 

Repito que no os podéis perder todas las maravillas que los amigos de Marisa estamos preparando para esta celebración.


Manos a la masa y ¡bon appétit!

Comentarios

  1. Las torrijas nos encantan en casa y al final siempre acabamos haciendo las tradicionales que no sólo preparamos en estas fechas, cualquier momento es bueno. Este toque de naranja les tiene que dar un punto estupendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pienso que es un dulce que a todos nos gustan, así con naranja no las he preparado, ni probado nunca, puedes intuir que me llevo tu receta .Tienen una pinta buenisima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que están deliciosas, me parece un giro interesante el de la naranja. Me da morriña leerte porque mi madre siempre nos hace torrijas y esta semana santa no podremos ir a verla. Soy de Cádiz (que es dónde vive ella) pero vivo desde hace 18 años en Granada. Y siempre, como te digo, cuando vamos estos días de fiesta, nos está esperando con sus torrijas de leche y canela...o con las de miel y un pelín de licor. Bueno, me quitaré las penitas con esta receta tuya.
    Respecto a las costumbres religiosas, coincido contigo, máximo respeto pero yo soy muy de ir a mi aire y además, bastante agnóstica por decirlo de forma rápida. Eso sí, no reniego en absoluto de la parte cultural de todo esto, forma parte de nuestra identidad y eso nunca hay que perderlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Cuca. No te cuento yo cómo era la Semana Santa en mi infancia y adolescencia, pero ¿sabes? la recuerdo con cariño porque me gustan las tradiciones y aunque no sea religiosa, no tiene nada que ver. A mí lo que no me gusta es que se critiquen y se supriman nuestras fiestas tradicionales y se sustituyan por las foráneas sin más. No creo que ocurra en otros países.
    En mi casa no había tradición de torrijas, se celebraba mucho más la Pascua en cuanto a recetas dulces., mucho más y también se ha perdido totalmente.
    En cuanto me fui a la Universidad, vivía en casa de una familia que preparaban torrijas fuera de fecha y qué ricas.
    Tu opción con la naranja, me parece deliciosa porque las enriqueces también con miel y eso es un plus de dulzor especial.
    Si quieres colgar la receta en el Concurso, es perfecta y válido porque ya Juan ha presentado dos y me parece que habrá alguna más que lo haga.
    Me llevo la mía. Me encanta.
    Besos y cuidaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, hasta Lola te lo dice. Ya la he visto. Cuando puedas la editas enlazando para que cumpla todos los requisitos. Yo ya la he añadido a la lista. Es que merecen estar y además no ha acabado el plazo. Gracias, amiga.

      Eliminar
    2. Las torrijas lo merecen y ya sé que más amigas van a presentar dos. Gracias, Cuca.

      Eliminar
  5. En casa los temas de cuaresma, (bueno, gastronomía de fiestas en general) los lleva mi madre, sabe lo que hay que hacer cada día. Nunca me ha importado, aunque tampoco soy muy religiosa, porque la cocina de cuaresma es una de las que más me gusta y mi madre la borda. Las torrijas no faltan por supuesto, desde las clásicas hasta las distintas versiones. Con naranja no las conozco, pero riquísimas seguro que están, no hay más que ver las tuyas. Tu marido tiene suerte de tener alguien que lo mima tanto con lo que le gusta. También te hubiera servido esta receta para mandársela a Marisa, aún cuando sea la segunda. Yo mañana le enviaré otra, creo que se pueda hacer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Cuca!
    Unas torrijas diferentes pero que no tienen desperdicio!
    Tienen que estar muy ricas con ese sabor a naranja.

    Nosotros tampoco somos de cumplir con la cuaresma, solo respetamos el viernes santo.
    Este día no comemos carne, pero nada más.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. El lunes hice yo torrijas, pero de las normales jejeje esta es una buena opción para variar un poquito
    un beso

    ResponderEliminar
  8. Pues tienen una pinta muy buena. Personalmente adoro los postres con naranja. Como tú, no puedo remediar darle toques personales o cambios a las recetas. Pero tengo una duda ¿no se corta la leche al mezclarla con el zumo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! No recuerdo que la leche se cortase, pero si ocurre no pasa nada, se remueve y se convierte en buttermilk casero, muy usado en postres. ¡Te animo a intentarlo!

      Eliminar
  9. ¡¡Hola Cuca!! Hoy has venido guerrera, ja, ja, con la iglesia hemos topado. Bueno, ya sabes que para poco religiosa, yo misma, que no supe qué era una procesión hasta que me fui a vivir a otro lugar a los veintiún años. ¡Y lo que me sorprendió! Un poco después, una amiga más mayor, cuando terminó la carrera se fue a vivir a Cuenca, en pleno casco antiguo y nos invitaba a los amigos a su casa en semana santa, ni te cuento las procesiones que hay allí, todo el día, desde primera hora de la mañana hasta la madrugada, y la típica procesión de los borrachos hacía una parada junto debajo de donde ella vivía y lo máximo que hacíamos, era salir al balcón para verla, pero nada más. Ninguno éramos religiosos, y preferíamos madrugar e irnos a ver los pueblos de alrededor de Cuenca, llenos de naturaleza y disfrutar la semana santa de campo y de otra manera. Donde vivo ahora, tampoco son muy religiosos, quitados los valencianos de ciudad, con su Mare de Deu, que le tienen fe, son poco religiosos en general y las pascuas es sinónimo de salir al campo, a casas rurales con los amigos y hacer escapadas de ese tipo, nada que ver con la religiosidad.
    Tampoco soy de torrijas, mi madre las hacía muy de vez en cuando y no le salían muy bien que digamos, pero no tenía tradición de hacerlas en su casa tampoco. Las torrijas estaban siempre poco empapadas, muy resecas y bastante quemadas, así que de esa manera, nunca me interesé por estos dulces. Cuando tuve el blog, es cuando me enteré que en algunas regiones se estilaba eso de llevar un almíbar por encima, aquí en Valencia, no es lo común. Nunca he probado unas torrijas con almíbar, quizás me gusten más así.
    El aspecto de tus torrijas me gustan, la verdad, al verlas doraditas (y no quemadas) ya me incitan a probarlas, y con el almíbar, más aún, el sabor de naranja me parece interesante. Las probaría, sin lugar a dudas.
    Bueno, espero que pronto el trabajo se normalice un poco y no te agobies, respira hondo y cuenta hasta tres. Venga, ánimo. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Cuca, como ves me he pasado a conocer tu blog después de tu visita al mío y aunque no soy yo mucho de cocina, ya que en mi casa el que cocina es mi marido, si que me encanta comer!! Así que por aquí nos veremos y nos leeremos! Muchos besitos y le pasaré la receta a mi marido, jajajaja 😂😘

    ResponderEliminar
  11. Las torrijas me gustan todas , estas no las he probado pero seguro que me encanta besitos

    ResponderEliminar
  12. Que sabor deben tener, es todo un mundo de placer saborearlas, un beset

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola, belleza! Como siempre me anoto la receta para hacerla y sorprender a mi familia. Se ve delicioso todo. Besotes 💛

    ResponderEliminar
  14. So fresh and tasty! Thanks for sharing the recipe.

    ResponderEliminar
  15. Hola Cuca, las torrijas me han gustado toda la vida porque en mi casa mi abuela y mi madre las hacían buenísimas, pero eran las clásicas, de vino y de leche, la verdad es que he tardado mucho en probarlas de otra manera pero está claro que no hay que quedarse solo en lo tradicional, me han llamado mucho la atención estas de naranja, sinceramente creo que tienen que estar riquísimas, gracias por la receta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Cuca, lo cierto es que desde siglos las tradiciones religiosas han impregnado nuestra sociedad, que los tiempos han cambiado y que ahora la libertad y el respeto han de imperar, pero también es verdad que dichas tradiciones nos han dejado infinidad de joyas artísticas, manifestaciones culturales, costumbres y tradiciones, que enriquecen nuestro acerbo y de las que podemos disfrutar incluso desde una postura aconfesional. Una de ellas es la gastronomía, maravillosas recetas que regalan nuestros paladares y que en estas fechas nos despiertan recuerdos y sensaciones. Busquemos los mas gratos dentro de nuestros corazones y disfrutemos de ellos.
    Una maravilla de receta, compaginando tradición y modernidad. Pienso probar tus deliciosas torrijas de naranja.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Qué ricas deben de estar!y que calorcito tan bonito...besos

    ResponderEliminar
  18. Las torrijas me encantan siempre son bien recibidas en mi mesa 🤗en lo referente a la cuaresma...uffff me crié interna con monjas....(mala experiencia) era pecado comer carne y si pagabas la gula podías comerla? Pues yo jamás la guardé y eran los días que más me apetecía carne o chorizo 🤷‍♀️pero respeto a quien siga esas costumbres yo seguiré con las mías 😉que tengas buena semana corazón besinos

    ResponderEliminar
  19. nunca he probado torrijas de naranja, que rica,s, me encantan las torrijas, me han dado ganas, esta noche me hago las tradicionales, jeje

    ResponderEliminar
  20. Estas recetas tan clásicas a muchos les cuesta probar nuevas versiones y por mucho que se animen pues cuesta que supere el original. Polyanna siempre me dice que soy pesada en no repetir recetas jajaja Así que me imagino la frustración de tu marido :o)
    Pero yo me animaría con estas torrijas porque me da que el toque cítrico ha de quedar genial!
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  21. Porque voy con prisas que si no me enrollaba un buen rato hablando de esto y de aquello jajaja. Me ha parecido una idea más que buena que pongas naranja a tus torrijas, pienso, si el tiempo me da tregua, probarlas. Gracias Cuca. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  22. Pues tienen que estar riquisimas estas torrijas tuyas, aunque siempre las de nuestras madres nos saben mejores. He de confesar que cómo las torrijas que hacía mi madre no he conseguido hacerlas yo.
    Besitos fuertes

    ResponderEliminar
  23. Hola Cuca!!
    En esta época del año siempre cae alguna torrija , aunque e de decir que las tradicionales son las que más hago, estas nunca las había visto y me han encantado, tienen que estar deliciosas, le ha quedado un color fabuloso, para mi super originales y no por eso menos buenas, Están para comer a pares, habrá que probarlas..Bess

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué maravilla las torrijas!, y qué parecido tu marido al mío, jajaja...que se puso a hacer un día un bacalao con tomate y madre mía parecía que en mi cocina había pasado un tsunami y un terremoto al mismo tiempo, era una hecatombe de cocina...chorretones de tomate por todas partes porque no puso tapa...en fin....una y no más como se dice en el refrán....Terminamos antes si nos ponemos nosotras
    Un beso enorme y un achuchon a las niñas
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  25. Hola Cuca!
    vaya recetón, a menudo en tus publicaciones consigues hacerme sonreír. Eres tan clara, directa, transparente...sobre todo cuando haces comentarios referentes a tu marido.
    Tiene una gran suerte de que le regales lo que se le antoja en cuestión culinaria, y aunque rezongues lo terminas elaborando ¡viva el amor!
    Yo también te pediría que me hicieras torrijas, qué rollo sobre todo para limpiar luego la cocina, eso es lo que más pereza me da.
    Este año mi marido ha pedido que haga rosquillas de Semana Santa pero se ha ofrecido a ayudarme así que bueno imagino que no tardaremos en ponernos.
    Buena idea el almíbar que hiciste con naranja y miel, una delicia y Marisa encantada de recibir tantos regalos.
    Cómo nos vamos a poner en la fiesta... y eso que estamos a las puertas de la operación biquini ¡socorrro!
    Un super achuchón y feliz domingo.
    Sobre el trabajo, pues ya lo tienes por la mano y tú sabes organizarte muy bien.

    ResponderEliminar
  26. Te entiendo y aplaudo esas muestras de cariño que, sin necesidad de achuchones, podemos demostrar a la persona amada que siempre la llevamos en nuestro corazón y hasta somos capaces de adivinar su pensamiento.
    Cuando convives muchos años con una persona, creo que hay una especie de telepatía en que las palabras sobran, lo sabes y te esmeras en hacer aquello que le gusta para que se sienta feliz.
    Y para muestra, estas riquísimas torrijas que nunca he comido de esta manera pero que, con solo mirarlas, me han hecho la boca agua.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  27. no sabía que podía hacerlas con almíbar de naranja, me guardo la receta, gracias.
    saludos

    ResponderEliminar
  28. They look so good and tasty!
    I am feeling hungry now. Yummy!

    Happy Sunday!

    ResponderEliminar
  29. Cuca, siempre me río mucho con tus entradas, son geniales, además estoy de acuerdo contigo en que yo no prohibo nada a nadie salvo a mi marido (por aquello de que la confianza da asco...ja, ja, ja.), es que si a veces no se hace te llenan la despensa... así que muy bien. veces me veo diciendo cosas como si se las explicase a un adolescente en plan cariñoso y con media voz para no levantar suspicacias.
    ¿Qué es eso de querer un dulce y listo? Eso también me pasaba a mí, ya no.
    Te han quedado unas torrijas divinas y con naranja me encantan, las hice creo hace dos años y las he repetido varias veces.
    Un beso grande para todas y disfruta de los placeres de la Cuaresma.
    P.D.
    Por cierto, me acuerdo de aquello de la televisión con dos canales o mejor dicho con canal y medio (UHF...que era el culto... ja, ja, ja) con solo pelis de santos o de historias de ese tipo y música sacra o casi... madre mía qué tiempos por favor...y qué edades tan felices las nuestras.

    ResponderEliminar
  30. Te han quedado unas torrijas estupenda y seguro que con la naranja deliciosas.. Besos

    ResponderEliminar
  31. Hola Cuca, yo tengo los mñas bonitos recuerdos de la Semana Santa, en mi casa cada día era especial, familiar, de torrtijas de vino y miel, de bacalao, potajes... Todo era fiesta preciosa, de mantillas en casa, de vestirse de nazareno, cofradías... Por eso la echo tanto de menos. Un año más sin todo eso pero desde luego no faltarán todos esos guisos tradicionales y pasteles exquisitos. Pero, es cierto, renovarse o morir y yo estoía encantada de poder probar estas nuevas torrijas que se salen de bonitas y seguro que son pura delcia. Mil besos preciosa!!!

    ResponderEliminar
  32. No se me ocurre una receta más perfecta para celebrar el primer día de primavera. ¡Esto es tan hermoso!

    ResponderEliminar
  33. Yo también soy de torrijas clásicas, pero la verdad es que te ha quedado un almíbar de lo más delicioso. Como siempre, te has superado a ti misma :)

    ResponderEliminar
  34. Hola Cuca, aqui estoy visitando tu blog por primera vez y que bien sabe y huele.....nunca he probado las torrijas de naranja, siempre hago las tradicionales así es que me apunto esta receta para hacerla no tardando. Un saludo compi y que pases una feliz semana

    ResponderEliminar
  35. Cuca, está claro que los tiempos van cambiando y las cosas no son como antes. Tú has elegido quedarte con la parte culinaria de la Cuaresma y es muy respetable. En cuanto a las torrijas, no pueden faltar por estas fechas y tú le has dado un toque muy rico con las naranajas, además también imagino que un aroma muy bueno. Tu marido estará más que encantado

    Abrazos y buena semana!

    ResponderEliminar
  36. Se ven deliciosas, me encantan y de sabor naranja no las he probado nunca
    bsss

    ResponderEliminar
  37. Hola, Cuca, muchas gracias por la visita a nuestro blog, y por aquí nos tienes para conocerte... La verdad es que no somos nada cocinitas, pero si que disfrutamos con una buena presentación y las fotos de tu blog nos han encantado, además de que no descartamos tomar nota de tu recetas, eso sí, de las más facilitas...

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  38. Hola Cuca, cómo cambian los tiempos... en mi niñez todo era muy diferente, pero los tiempos cambian.. Yo tengo buenos recuerod sy malos de semana santa. Peor como dices en la cocina siempre hay esas recetas especiales, como las torrijas que no pueden faltar. Te han quedado de luxe, con naranja no las cocnocía y las verdad que me han encantado, se ven muy buenas!
    Cuidaros mucho, besos :)

    ResponderEliminar
  39. Hola Cuca !
    Es cierto que antes la S. Santa era mucho más seria y como bien dices, todo te decían que era pecado . Cada cual es libre hoy en día de seguir a rajatabla estas cuestiones o no , pero sin duda, lo que no pasará de moda es degustar un postre tan tradicional como son las torrijas .
    En casa nos encantan y aunque son calóricas, luego vamos a hacer una buena caminata y estamos toda la semana siguiente sin probar dulce , pero vamos el bocaíto no lo perdonamos jajaja...
    De naranja las preparo también pero son diferentes a las tuyas, así que me quedo con la receta que me gusta probarlas todas.
    Otra aportación estupenda sin duda para el concurso y el cumple blog de Marisa.
    Un abrazo y feliz dia.

    ResponderEliminar
  40. Pues me apunto la receta aunque en casa les gustan a rabiar las de toda la vida. Un besazo

    ResponderEliminar
  41. Hola Cuca, no me cabe duda de que estas torrijas estarán riquísimas y si no que se lo digan a tu marido, verdad?
    Quizás me pongo y las pruebo, pero no te voy a engañar para mi las torrijas son las tradicionales de toda la vida, creo que no hay quien las supere!!
    Besos

    ResponderEliminar
  42. Que buena pinta. Tengo que probar esta receta a ver qué tal me salen.
    Feliz semana!

    ResponderEliminar
  43. Que rico!! me encantan las torrijas, hoy las preparare

    ResponderEliminar
  44. Hola guapa, la de años que hace que no tomo torrijas. Muchas gracias por la receta pues igual este año me animo a hacerlas que nunca las he realizado. Feliz días. Besitosss

    ResponderEliminar
  45. ¡Ay Cuca, las Semanas Santas de antes!, de pequeña las disfrutaba, pero a la que cumpli los 12 0 13 años eran insoportables, te quedabas en casa y la única distracción que había la tele, emitía una programación diremos... como tu dices aburrida siendo benigna, recuerdo la vida de San Francisco de Asís, Los 10 mandamientos, Ben- Hur, los cines que no cerraban emitían películas del mismo tipo, en fin un rollo. En casa no se hacían dulces especiales en Cuaresma y a estas alturas aún tengo que probar mi primera torrija, tengo la suerte que estos postres no me llaman demasiado la atención pues si no me pasaría como a ti , ¡kilos arriba! y luego a ver como te los sacas. Pero imagino que tus torrijas con sabor a naranja serán de esas cosas que mejor que no pruebes la primera pues si no... Un beso grande

    ResponderEliminar
  46. ¡Hola Cuca!
    En mi caso de la Semana Santa lo que más disfruto es de las bandas que acompañan a los pasos de misterio en mi ciudad... y las torrijas!! Recuerdo desde pequeñita que adoraba ir a casa de mi abuela a comer en familia las torrijas. Si te digo la verdad, nunca he comido una variante... siempre he comido las tradicionales, pero vaya pintaza que tienen estas que nos enseñas. Tienen que estar buenísimas.

    ¡Nos leemos! 💜

    ResponderEliminar
  47. Very nice recipe! Looks delucious. Happy day.

    ResponderEliminar
  48. Muy buena variante de las torrijas tradicionales Cuca, yo no dudaria ni tantito de probarlas con la naranja por encima, tienen que estar deliciosas!
    Besos

    ResponderEliminar
  49. Que maravilla las torrijas son lo más, creo que todos lo tenemos en vena jejeje
    Es verdad que si te pone a comerlas no paras pero estos días me rindo a ellas y luego a sufrir que no hay manera de perder kilos jejejej
    besotes

    ResponderEliminar
  50. Que buena pinta tienen Cuca. Aunque mi familia es bastante religiosa, bueno mi madre nada y mi padre es creyente pero no va a la iglesia así que no tengo recuerdos de semana santa religiosa. Cuando éramos pequeñas nos solíamos ir de camping en esa época con mis padres que además mi cumpleaños suele caer siempre en vacaciones.

    ResponderEliminar
  51. Hola, Cuca:

    Casi me pierdo tus ricas torrijas de naranja. ¡Para chuparse los dedos! Me encanta la pinta que tienen en las fotos. Son un vicio, eso sí, porque empiezas y no hay manera de parar, como bien dices tú. ¡Ja, ja, ja...!
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  52. Me gustan las torrijas y estas con naranja tienen que estar deliciosas. bss desde Asturias

    ResponderEliminar
  53. Te confieso que con las torrijas no tenemos nada de costumbre por mi tierra natal, y tampoco de dulces de semana santa, por allí somos más de sal y eso sí mucho pescado. De este postre, ahora que recuerdo, un día cuando era niña nos dieron una receta para que le hiciéramos a nuestras madres en su día. Eran unas tostadas francesas (algún parecido y relación..., claro que como no era algo común para nosotras mi recuerdo no fue tan entrañable, pero trate eso sí con todo mi amor de hacer un desayuno especial para mi madre, recuerdo que ella quedó fascinada, creo que me quedaron muy mojadas en leche, ya ni me acuerdo bien, estaba bien peque..., nosotras acostumbradas a desayunar arepas de maíz o pan; pues fue un desayuno diferente, pero especial y en medio de todo disfruté del proceso de hacerle algo especial a ella. ). Ahora bien, acá en Brasil tienen las rabanadas que son creo que similares, hacen parte de las navidades, yo la verdad nunca las he realizado. Ahí ando más en modo navidad de mi tierra y de mi infancia con las tradiciones que tenemos allí, pero vivenciadas desde estas tierras (el año pasado..) ...(siempre pienso metafóricamente como un trocito de noche en casa de nosotros, en medio de este país inmenso, al sur del mismo, con costumbres tan diferentes, pero este pedacito de hogar canta, huele, sabe, vibra, y suena a Colombia en Navidad o en cualquier otra época siempre que tenemos un plato que nos lleve a nuestro país natal). Y ya me fui por las nubes..., pero que bonito es conservar las tradiciones, y sé que las torrijas son fundamentales en casi toda España y me encanta ver todos los dulces y manjares que guardan desde tiempos antiguos para este tiempo, eso es algo muy bonito, de igual forma ver tantas y tantas versiones maravillosas.
    Tus torrijas se ven cargadas de almíbar, ese delicioso almíbar de naranja una delicia.
    Voy por las preciosas flores fritas que me han dejado O.O alucinada te digo ❤︎
    besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias.
Por llegar por primera vez, por regresar tras un largo tiempo, por venir cada semana.
Gracias.
Por leer hasta el final y por las palabras que me dejas o te guardas para ti.
Gracias.
Por formar parte de esta aventura.

Entradas populares