Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Pudin de pestiños

Mi vuelta a los fogones tras el breve parón de Semana Santa tenía que ser retomando las buenas costumbres del aprovechamiento que tanto me gusta. En ocasiones, por muy buena boca que tengamos, hay postres que dejamos atrás. O no salen como queríamos o bien había tanto entre lo que elegir que alguna cosa se queda rezagada y pasados unos días nadie le hace caso. Cuando esto ocurre a mí me da mucha rabia. A ver que soy consciente de que llega un punto en el que estamos saturados pero me enfada sobremanera ver cómo mi señor esposo se hace el loco en alguna ocasión con algunos dulces (especialmente los coletazos finales de la repostería navideña y de semana santa) alegando que no le apetece tomar postre y a los cinco minutos está asaltando las gominolas, las chocolatinas... Así que a estas alturas de la vida yo dejo de insistir. No tengo ganas algunas de escuchar que soy una pesada y que cuanto más digo a él menos le apetece y más se le atraviesa aquello a lo que yo quiero dar fin (y por su

Entradas más recientes

Flores fritas

Torrijas de naranja

Bizcocho de naranja y aceite de oliva.