jueves, 16 de enero de 2020

Cheesecake de turrón de Jijona

Hace mucho frío. Vivimos un enero de manual, con cielos rasos, madrugadas heladas y mucho frío en la calle.

Me encanta el invierno, pero reconozco que mirarlo a través del cristal es más bonito que salir a la calle y darme de bruces con él y con todo lo que conlleva porque en casa están deseosos de pillar todos los virus posibles. Yo por el momento sigo libre de mocos y toses, todo un logro porque desde el otoño vamos pasando todas las cosas posibles.

Enero es un mes que me gusta. Nos brinda año tras año la oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva, de comenzar cosas diferentes, de darle un nuevo enfoque a nuestra vida... A mí además me lo ofrece por partida doble porque nací en enero así que si pasado el fragor de la navidad se me olvidan rápidamente los buenos propósitos el día 19 tengo la posibilidad de replantearme las cosas de nuevo y después ya me dejo llevar sin pensar demasiado hasta el año próximo.

El próximo domingo es mi cumpleaños y puestos a elegir prefiero celebrarlo por adelantado que a toro pasado, así que os traigo una receta que más que una receta es un recetón.

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

Hace bastantes años que había visto una receta de tarta de queso con turrón de Jijona y le tenía ganas. Hasta entonces sólo había visto recetas de tartas de queso y turrón pero sin horno, y ya sabéis que yo soy muy fan de las tartas de queso al horno. No es que la haga ascos a ninguna, pero puestos a elegir prefiero que sean horneadas ¡una manía como otra cualquiera!

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

La idea nunca se me fue de la mente, pero por una cosa u otra nunca le llegaba el turno. Lo más curioso es que tenía clarísimo que sería una tarta ideal para celebrar mi cumpleaños porque jamás he sido muy fan del turrón de Jijona, pero desde que lo uso en postres ¡me tiene loquita!

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

Y como nunca es tarde si la tarta es buena haciendo limpieza en el frigorífico me topé con un par de tarrinas de queso ricota que había comprado para otra receta (que no hice) y después de darle muchas vueltas para ver en qué lo usaba me acordé de esta tarta, que en su versión original no llevaba este tipo de queso, así acabé haciendo mi propia versión personal.

¡Y menuda versión!

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

Si no fuera porque la báscula me ha tomado manía (yo creo que es porque es nueva, no porque me haya pasado en navidades con el chocolate y los bombones) la comería cada día de postre y creo que jamás me cansaría.

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

Es cremosa, con el sabor justo a turrón, con un equilibrio perfecto de texturas que le aportan la base de galleta y las almendras fileteadas que la decoran...¡es que no le puedo pedir más!

Es una de esas recetas que se quedan como básicas, que tienes de fondo de recetario y sabes que puedes tirar de ellas cuando tienes un compromiso porque vas a quedar bien.

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

No sabéis las ganas que tengo de repetirla y eso que en casa de bloguera pocas repeticiones caben (especialmente cuando somos muy poquitos en casa para repartir las calorías)

Soy consciente de que cada semana os digo que tenéis que hacer la receta que os traigo sí o sí, que os va a encantar y que está para ponerle un piso ¿pero qué os voy a decir si siempre traigo postres para chuparse los dedos? Y con este insisto más aún si cabe.

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca
He estado mirando en el blog y desde mayo de 2018 no publicaba una tarta de queso horneada ¿es o no para matarme? No puedo creer que siendo tan fan de este postre haga tantísimo tiempo que no comparta ninguna con vosotros.

Lo peor no es eso, lo pero es que estoy haciendo memoria y hace bastante tiempo que no preparo en casa, no vayáis a creer que estoy horneando cada semana y tengo Borradores petado de estas delicias. Tengo que ponerle remedio. Además con el cumpleaños de las dos princesas a la vuelta de la esquina (sí, en casa estos eventos se concentran en pocas semanas) tengo la excusa perfecta para hacer inventos.

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

Como el tiempo no invita precisamente a salir a la calle os propongo que este fin de semana os metáis en la cocina y preparéis esta tarta si os queda alguna tableta de turrón (probablemente, porque las navidades no han hecho más que pasar) dormitando en las estanterías de la cocina porque todos vais a quedar contentos con este postre ¡y con el calorcito y el aroma que desprende la cocina!

Si os animáis espero que me contéis que os ha parecido y ahora que me acompañéis con un buen trozo para celebrar (por adelantado) mi cumpleaños ¿A quién le sirvo?

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

Ingredientes:

* 500 gramos de queso ricota (se puede sustituir por requesón o en su defecto queso de untar)
* 200 gramos de queso de untar
* 2 yogures naturales (250 gramos) (los que yo he usado eran sin azúcar)
* Una tableta de turrón de Jijona (la mía de 250 gramos pero un poco arriba o abajo dará el mismo resultado)
* 3 huevos
* Una cucharada sopera colmada de harina de maiz (maicena)
* 120 gramos de azícar
* 1 cucharada de caramelo líquido

Para la base:

* Un paquete (rulo) de galletas
* 80 gramos de mantequilla.

Para decorar: 

* Almendras laminadas
* Sirope de toffee.

Elaboración: 

1. En la picadora ponemos la galletas y trituramos hasta dejarlas reducidas a polvo. Derretimos la mantequilla, la vertemos por encima de las galletas molidas, mezclamos bien y vertemos en la base del molde que vayamos a utilizar (debe ser desmoldable preferentemente).

Con ayuda de una cuchara y con las manos bien limpias vamos repartiendo las galletas por la base y por los laterales del molde propurando que nos quede bien nivelada. Reservamos en el frigorífico.

2. A continuación ponemos en la picadora los yogures, un chorreón de caramelo líquido y el turrón y trituramos hasta conseguir una masa lisa y sin grumos ni trozos. Reservamos.

3. En un bol amplio ponemos la ricota y el queso crema, que deben estar a temperatura ambiente, y con unas varillas manuales vamos mezclando hasta que quede una masa cremosa y sin grumos.

4. Añadimos el azúcar y los huevos de uno en uno batiendo en cada adicción. Es muy importante no añadir el siguiente hasta que el anterior no esté bien integrado. 

5. Añadimos el yogur batido junto con el turrón y mezclamos lo justo para integrar. Cuando menos aire añadamos a la masa menos probabilidades tendremos de que se agriete la superficie. 

6. Sacamos el molde del frigorífico, vertemos la mezcla dentro, alisamos la superficie si fuera necesario e introducimos en el horno precalentado a 170ºC durante una hora. Apagamos y dejamos otra hora dentro.

7. Abrimos la puerta y pasada media hora sacamos la tarta y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Una vez a temperatura ambiente cubrimos con film transparente y guardamos en el frigorífico.

8. Antes de consumir sacamos, desmoldamos y ponemos sirope de toffee y almendras fileteadas en la superficie.


https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Como veis la tarta no tiene dificultad alguna, es de esas facilonas que tanto me gustan a mí pero con un resultado magnífico.

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

Es un postre digno de cerrar cualquier celebración o comida especial. No voy a decir que vayais tomando nota para las navidades próximas porque igual alguno se me enfada, pero es una opción de lo más apropiada no sólo por los ingredientes sino por su sencillez en la elaboración y porque podemos tenerla lista con algunos días de antelación porque como buena tarta de queso gana en sabor y textura con el paso del tiempo.

Cheesecake de turrón de Jijona. Tarta de queso ricota y turrón blando de almendra. Tarta de queso al horno. Postre, merienda, receta fácil, cuca

Como es una receta de total aprovechamiento también va para el reto 1+/-100, desperdicio 0 de Marisa ¡porque hay que mantener las buenas costumbres y no dejar que ningún alimento vaya a la basura!


Las niñas siguen en el límite. Están entre resfriarse y aguantar y para más emoción a Elena le está saliendo (aunque aún no le ha roto) otro diente y está por lo peor.

Lara está atravesando una fase de mamitis aguda. Agudísima diría yo. Nunca ha tenido problema en ir al colegio y el segundo día después de navidad se quedó llorando amargamente y así tres o cuatro días y el resto al borde de las lágrimas. Dice que me quiere mucho y que no quiere que me vaya. De hecho ella quiere quedarse en el colegio ¡pero que yo me quede con ella!

Y en casa es una pesadilla. Si no estamos en la misma habitación está todo el rato llamándome a ver donde estoy y que dice que me quede a su lado. Es un poco agotador porque además hasta despierta por la noche y me tengo que acostar con ella.

Por otro lado aún le estamos haciendo hueco a los juguetes de Reyes y está pensando en lo que quiere para su cumpleaños. De aquí a nada os anunciaré la inauguración de mi tienda de juguetes, porque vamos por el camino. La otra semana hablábais de que llegarán los juguetes "grandes" en breve. No, en breve no, porque cocina tenemos desde que cumplió los dos años, y dos carros de muñecas y uno de médico, y una cuna de Nenuco y una peluquería y la trona y la bañera... ¡y hasta un hospital! Lo que no sé es qué nos queda por regalarle a Elena y que no tenga ya Lara.

En fin, no me enrollo más. Sigo la mar de liada con el trabajo y las niñas, de ahí mi ausencia de vuestras cocinas que espero sepáis disculparme.

Nos leemos la semana que viene, mientras tanto no paséis mucho frío y sed felices

Manos a la masa y ¡bon appétit!


jueves, 9 de enero de 2020

Barritas de granola caseras

Las navidades terminaron.

Hace sólo tres días y parece que ya haya pasado una eternidad. Pensamos en la nochebuena y parece que quede tan lejos como las vacaciones de verano y sin embargo no hace más que dos semanas que estábamos a golpe de zambomba dándolo todo con los villancicos y las mesas opíparas.

Estrenamos un nuevo año y todos queremos cambiar algo de nuestras vidas. Cuando termine enero, si queréis, volvemos a repasar esos buenos propósitos.

Hace muchísimo tiempo que vengo comparando el inicio de cada año con un cuaderno nuevo. Recuerdo perfectamente cómo cada vez que comenzaba un cuaderno ponía especial esmero. Dejaba su primera hoja en blanco, con el nombre de la asignatura, escrito en el centro, con letras muy bonitas y a continuación escribía usando distintos colores para poner el número o el título del tema, los apartados y procuraba hacer una letra bonita, sin tachones, usar siempre el mismo bolígrafo...

Daba gusto ver las primeras hojas de cada cuaderno, pero con el paso de los días llegaban las prisas, la dejadez, el hastío y ya daba igual el bolígrafo, si había que tachar algo, si no se separaban los apartados...

Lo mismo ocurre con cada Enero. Comenzamos con muy buenos propósitos y muchas ganas. Pasa Nochevieja (o Reyes) nos subimos a la báscula y nos queremos morir. Algunos no necesitan ni eso, basta con intentar ponerse unos pantalones o abrochar un vestido que en diciembre nos iban perfectamente pero que misteriosamente han encogido en el armario.

Lo de hacer dieta, perder peso, comer sano...llámalo como quieras es todo un clásico en estas fechas ¡si sale hasta en las noticias cada año! Pero con el paso de los días perdemos fuelle y para San Valentín estamos renovando armario y no despensa.

Sea como fuere seguro que a día de hoy los que no estáis haciendo dieta seguís empachados después de la bacanal de comidas y cenas del mes de diciembre. Y los que no estáis apurando lo que queda de las fiestas, que se va quedando olvidado y después da más pereza.

Así que hoy traigo una receta fácil (más que fácil boba, la verdad) para ayudar a comenzar (o retomar) la alimentación sana y sobre todo para comenzar el día cargados de energía.

Barritas de granola caseras. Receta saludable. Muesli, avena, frutos secos, fruta deshidratada, miel, hecho en casa, con horno, Cuca

No sé si os pasa a vosotros pero a mí por la mañana llenar un bol de leche y ponerle avena, muesli o cereales me da una pereza infinita. Mira que le dedico mi tiempo al desayuno pero esto me cuesta horrores. Y lo de comerme la avena a puñados tampoco es que lo vea ni práctico ni cómodo (ni atractivo)

Es por ello que desde hace tiempo hago en casa mis propias barritas, les pongo lo que me viene en gana y desayuno mucho más cómodamente. Esta vez he usado un muesli comercial que vino un mes en la caja de productos a la que estoy suscrita, pero muchas veces las he hecho usando avena, fruta deshidratada, frutos secos y/o trozos de chocolate negro.

Barritas de granola caseras. Receta saludable. Muesli, avena, frutos secos, fruta deshidratada, miel, hecho en casa, con horno, Cuca

Aquí lo importante es mantener las cantidades (o la proporción) y tenemos una receta ideal para dar salida a los restos de los paquetes que pueblan los armarios de la cocina. 

En menos de diez minutos hacéis la mezcla y la tenéis marchando en el horno ¡y a otra cosa! Puedo asegurar que no merece la pena comprar las industriales, por muy saludables que nos las vendan, porque hacerlas en casa nos garantiza unas barritas a nuestro gusto y además muchísimo más baratas que las compradas ¡que también hay que mirar por el bolsillo aunque sólo sea de vez en cuando! 

Barritas de granola caseras. Receta saludable. Muesli, avena, frutos secos, fruta deshidratada, miel, hecho en casa, con horno, Cuca

Si queréis llevarlas para tomar a media mañana o después de entrenar las envolvéis en papel encerado ¡y con ellas al fin del mundo! 

Además aguantan bastante bien. Yo suelo guardarlas en el frigorífico si tengo hueco, pero si no lo tengo están en la cocina y nunca se me han puesto malas, así que podéis hacer sin miedo para tener para varios días. 

Barritas de granola caseras. Receta saludable. Muesli, avena, frutos secos, fruta deshidratada, miel, hecho en casa, con horno, Cuca

Cortarlas es sólo cuestión de práctica, dejarlas enfriar por completo y buscar un cuchillo grande. Y si se rompen, pues hacemos trocitos, los metemos en un bote y ya tenemos bocaditos para ir picando de manera saludable ¡hay que ver siempre el lado bueno de las cosas!

Espero que os animéis a prepararlas. Es una receta ideal para dar salida a los restos de frutos secos y fruta deshidratada que suelen quedar tras las navidades. Mientras os invito a una y nos ponemos al día de los regalos de Reyes ¿os parece?

Barritas de granola caseras. Receta saludable. Muesli, avena, frutos secos, fruta deshidratada, miel, hecho en casa, con horno, Cuca

Ingredientes:

* 300 gramos de muesli o granola
* 100 gramos de miel
* Dos cucharaditas de canela
* Un chorrito de vainilla
* Dos cucharadas de caramelo líquido

Elaboración:

1. Ponemos el muesli en el bol, añadimos la miel (si está muy dura podemos calentarla un poco en el microondas), la vainilla, el caramelo y las especias y mezclamos bien.

2. Forramos una bandeja alargada con papel de hornear, vertemos la mezcla, esparcimos bien y presionamos con ayuda del dorso de una cuchara o con un rodillo de repostería para que quede nivelado y bien compactado.

3. Introducimos en el horno precalentado a 160º C y horneamos de 25 a 30 minutos.

4. Sacamos, dejamos enfriar por completo (podemos intentar desmoldarlo con ayuda del papel y dejarlo enfriar sobre una rejilla ¡con cuidado! para no partirlo) y una vez frío cortamos en porciones al gusto.

 https://sites.google.com/s/1QnPhIO7fXk4so4Enm5Q6ePqav75Fk0CI/p/1ugG3RW8h0EHcybEh9JeJD4aqGaFdUx3Z/edit

Como os había comentado es una receta tremendamente fácil y muy versátil que podemos modificar a nuestro gusto o según lo que tengamos en casa en ese momento.

Además se tarda muy poco tiempo en prepararlas así que no hay excusas para no ponerse a ello.

Barritas de granola caseras. Receta saludable. Muesli, avena, frutos secos, fruta deshidratada, miel, hecho en casa, con horno, Cuca

Podéis envolverlas o dejarlas cortadas en un tupper si no las vais a consumir fuera de casa. Incluso hacerlas trocitos del tamaño de un bocado y conservarlas en un bote o una lata. 

Esta receta va también para el reto 1+/-100, desperdicio cero de mi amiga Marisa ¡espero que le guste!


 A todo esto ¿cómo se han portado los Reyes con vosotros? En casa fue toda una locura. Las niñas, por una vez en la vida, tardaron en levantarse. Que a las nueve no se hayan movido es todo un récord. De hecho yo creo que ese fue mi regalo de reyes, dormir varias horas del tirón y un rato a solas que hizo que me cundiera bastante la tarea en casa.

Cuando se levantaron aquello se convirtió en una casa de locos. De hecho todo el día fue una locura, porque no pararon de llegar a casa con más regalos y por la tarde hicimos ruta en la casa de los abuelos. Toneladas de juguetes que siendo los reyes tan magos ya podían traer montados y con las pegatinas puestas.

No os quiero decir hasta dónde estoy de la casa encantada de Pinypon y del colegio de Pinypon y de la casa de muñecas de Playmobil con todos sus ensambles, pegatinas y accesorios de tamaño minúsculo que por otro lado son todo un peligro para Elena y que no siempre Lara es capaz de mantener fuera del alcance de la otra fiera.

En fin, ahora no sé si buscar hueco en la habitación de las niñas para colocar los juguetes (que en su mayoría siguen en el salón hasta nueva orden) o buscar un piso más grande, o saltar por el balcón porque Lara ya está pidiendo cosas para su cumpleaños. Se ve que nunca es suficiente.

Yo no me quejo, he tenido varias cosas, pero en especial estoy enamorada de un plato y una pala de servir tartas que me han regalado mi hermano y mi cuñada y que espero enseñaros muy pronto.

No me lío más por hoy. Enero es quizá el mes más complicado de trabajo para mí y ya voy tarde. Pido disculpas anticipadas por si estas semanas no aparezco tanto por vuestras cocinas como debiera ¡es que la vida no me da para más!

Nos leemos la semana próxima ¡sed felices y disfrutad del fin de las fiestas!

Manos a la masa y ¡bon appétit! 

jueves, 2 de enero de 2020

Roscón de Reyes de calabaza

¡Feliz año nuevo!

¡Y bienvenidos a los felices nuevos 20!

¿Cómo habéis empezado el 2020? Es una cifra bonita, no me lo negaréis (y eso que yo he sido siempre de números impares, pero me ha encantado la sensación al teclearla)

Mucho me temo que algún afortunado aún esté de vacaciones y no haya salido siquiera de debajo de las mantas. Probablemente aún quede algún resacoso. Igual no de alcohol, pero sí de las comidas copiosas o incluso de las reuniones familiares y con amigos o compañeros de trabajo. Que gusta reunirse, pero también cansa (aunque no quede bonito decirlo en voz alta)

Estéis como estéis toca afrontar la jornada. En las noticias en breve empezarán a bombardearnos con miles de consejos para expiar los excesos del mes de diciembre y nos saturarán con imágenes de calles y comercios abarrotados por los kamikazes que gustan de las compras de última hora o los que ya andan aprovechando los primeros descuentos de la temporada de Rebajas.

Hacedme un favor y no os subáis aún a la báscula. Alguien tendrá que acabar con los restos de los dulces y las comidas navideñas que se han atrincherado en nuestras cocinas. Y además hay que hacerle un hueco al Roscón.

Que la Navidad no se termina de la misma manera si no plantamos un señor Roscón en nuestra mesa el día 5  de enero (o el 6, según la costumbre de vuestro hogar) aunque en casa no quedéis a estas alturas más que dos pelagatos y el día siete no sepáis muy bien dónde meter el roscón que queda y que os va a salir por las orejas.

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

La tradición es la tradición y no hay que perderla ¿no es cierto?

Estaría bonito hablar de tradiciones en nuestros blogs y no seguirlas en casa. Yo es que soy muy fan del Roscón. Es un gusto que se ha ido perfilando con el paso del tiempo. Antes no me gustaban mucho (igual es porque eran de los comerciales) pero desde que los hago en casa ¡es que no los perdono!

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

Es por eso que hoy ya vengo con el mío calentito para que os dé tiempo a prepararlo en casa y recibir a sus reales majestades. Os aseguro que si les dejáis un trozo de este roscón paran de repartir regalos en vuestra casa y los dejan todos allí.

Ya sabéis de mi gusto por la repostería con calabaza. Este roscón llevaba en mis pendientes un montón de años y ya era hora de servirlo en mi mesa y traerlo al blog. ¡Es espectacular!

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

La calabaza no se le nota en el sabor y en mi caso tampoco en el color, pero aporta una jugosidad y una esponjosidad espectaculares a la masa. El roscón se mantiene, envuelto en film transparente, tierno durante varios días (en mi casa duró casi una semana). No como recién hecho, pero sí bastante bien.

Tened en cuenta además que nosotros no lo rellenamos. Si lo rellenáis estará bastante más jugoso. Lo sé porque mi señor esposo le ponía crema de cacao a sus trozos y estaba tierno, tierno, como los industriales cuando los compras.

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

Lo más espectacular de esta masa es lo bien que leva. Y ya no hablemos de cómo crece en el horno ¡se hizo enorme! Así que si no sois muchos en casa mejor la mitad de las cantidades o incluso dividir la masa para hacer dos roscones. O mucho mejor aún: podéis congelarlo hecho porciones e irlas sacando cada día para desayunar o disfrutar ¡no os va a sobrar ni una miga!

Y que nadie diga que no tiene tiempo. Si yo con dos peques en casa he podido preparar el roscón ¡cualquiera puede! Basta con un poco de organización y un poquito de calor en casa para que la masa suba como es debido y por la tarde tenéis un roscón calentito que invita a sentarse en la mesa y no levantarse hasta que no quede ni el recuerdo.

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

Cuando lo comprábamos me encantaba relleno de crema pastelera o de trufa (más la primera que la segunda porque lo hacía más jugoso) La nata montada y yo nunca hemos sido muy amigas y creo que se nota bastante porque en mi blog en pocas recetas (quizá en ninguna) la he usado.

Pero ya os digo yo que este roscón admite el relleno que queráis darle. Desde que los hago en casa me gusta disfrutar de ellos tal cual. A veces cuando se ponen un poco secos les pongo mermelada o crema de cacao y ¡tan buenos que quedan! pero me he acostumbrado a tomarlo sin nada y me gusta mucho más (amén de ser más práctico para mojarlo en la leche o el chocolate)

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

La decoración ha sido bien sencilla y aprovechando unas almendras fileteadas que tenía en casa de otra receta y azúcar granulada (que lleva abierta no recuerdo cuántos roscones, la verdad) no me he calentado mucho la cabeza, pero como siempre os digo esto va a gusto del que lo hace y según lo que haya en casa.

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

Hay que comenzar el año dando salida a lo que tenemos por los armarios de la cocina, es uno de los mejores propósitos que podemos hacernos. Nuestro bolsillo y nuestra conciencia nos lo agradecerán.

No me enrollo más. Seguramente no estáis aún para largas peroratas y creo que este roscón se vende solo. Voy cortando trozos ¿Alguien más se apunta a inaugurar el año desayunando (o merendando) conmigo?

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad


Ingredientes:

* 60 gramos de leche
* 20 gramos de zumo de naranja (aproximadamente el zumo de media naranja pequeña)
* 50 gramos de mantequilla
* 3 huevos
* 200 gramos de calabaza asada
* 8 gramos de agua de azahar
* 100 gramos de azúcar
* 1 sobre de levadura seca 6-7 gramos
* 650 gramos de harina de fuerza
* Un pellizco de sal

Para decorar:

* 1 huevo
* Almendra laminada
* Azúcar perlado

Elaboración:

1. Ponemos en la cubeta de la panificadora los ingredientes en el orden en el que están escritos. Añadimos la mantequilla derretida, los huevos batidos como para tortilla y la calabaza asada chafada o en puré.

2. Ponemos el programa de amasado. En la panificadora de LIDL es el 7, que dura 15 minutos y lo he programado dos veces porque cuando acabó el primero la masa era más pegajosa de lo que me gusta.

3. Cuando acabe de amasar pintamos un bol grande con aceite de oliva y con las manos impregnadas de aceite sacamos la masa de la panificadora, la hacemos una bola, la ponemos en el bol y la tapamos con film transparente tocando la masa. Cubrimos con un paño limpio y seco y dejamos reposar en un lugar cálido de la casa hasta que doble su volumen.

En casa tardó unas dos o tres horas y subió bastante.

4. Nos ponemos una gotita de aceite en las manos, cogemos la masa, amasamos un minuto, hacemos una bola y agujereamos en el centro. Vamos cogiendo el roscón por el agujero y lo vamos levantando haciéndolo girar suspendido. La masa se irá estirando poco a poco y le iremos dando forma de roscón.

5. Cuando esté lo suficientemente estirado (lo normal es que se quede como muy alargado y el agujero muy grande porque al levar el agujero se va haciendo pequeño) lo ponemos sobre un papel de hornear, o una lámina de silicona en la bandeja del horno y colocamos en el centro un aro de emplatar pintado de aceite o mantequilla. Yo uso una flanera metálica, así si crece mucho al levar o al hornear, como pasó con este roscón, no se cierra el agujero.

6. Lo tapamos con un paño limpio y dejamos levar de nuevo. Cuando veamos que ha crecido (no es necesario que doble el volumen) lo pintamos con mucho cuidado con huevo batido y ponemos en la superficie azúcar perlado y almendra laminada o decoramos como más nos guste.

7. Introducimos en el horno precalentado a 180ºC durante 25-30 minutos. Cuando la superficie esté dorada podemos tapar con papel de aluminio o de hornear para que no se queme.

8. Pasado el tiempo abrimos la puerta del horno sólo una rajita. A los cinco minutos abrimos y sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla con la lámina de silicona o el papel de hornear debajo. Pasados 10-15 minutos más, cuando no esté excesivamente caliente (para ni quemarnos ni que se parta) levantamos y retiramos el papel o la silicona y dejamos sobre la rejilla para que se enfríe más rápido y no se humedezca.

9. Una vez frío podemos abrir y rellenar a nuestro gusto o dejarlo tal cual y disfrutarlo solo ¡que está espectacular!

 https://sites.google.com/s/1QnPhIO7fXk4so4Enm5Q6ePqav75Fk0CI/p/1ugG3RW8h0EHcybEh9JeJD4aqGaFdUx3Z/edit

Para conservarlo yo siempre espero a que esté completamente frío y entonces lo envuelvo cuidadosamente en film transparente y lo dejo en la encimera de la cocina o dentro del horno (por eso de que haya menos cosas por medio)

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

Si optáis por rellenarlo hay que conservarlo en frío (al menos yo no me fío de dejar a temperatura ambiente varios días la crema pastelera que se hace con huevo ni tampoco la nata, pero si alguien tiene información que demuestre lo contrario soy toda oídos)

Espero que os animéis a prepararlo en casa. Si no esta receta cualquier otra que tengáis en pendientes (y puestos a vendernos, podéis echar un vistazo a mi índice de recetas que tengo versiones para todos los gustos) ¡no tiene nada que ver un roscón casero con uno industrial! 

Receta de roscón de reyes con calabaza. Masa tierna, esponjosa, jugosa, sencilla, Cuca. Postre de Navidad

Como he usado ingredientes que tenía en casa para la decoración empiezo el año mandando mi primera receta para el reto 1+/-100, desperdicio 0 de mi amiga Marisa ¡hay que comenzar con buen pie!
 
Las navidades con las niñas han ido regular. Ambas se resfriaron en torno al 20-21 de diciembre y la nochebuena estuvo acompañada de una estela de mocos, toses y vómitos. Elena además sube la apuesta porque le está rompiendo un diente en la encía de arriba y está pasando unos días a base de llantos que no hay quien la aguante.

Ahora toca esperar la llegada de los Reyes Magos. De antemano os digo que nos hemos pasado un poquito con los regalos, y no pierdo de vista que los cumpleaños de las niñas están a la vuelta de la esquina.

Lara lo vive todo más intensamente, pero también está mostrando una faceta un poco egoísta y quiere sus regalos y los de la hermana. Con los de Papá Nöel ha pasado y con los de Reyes volverá a pasar. Pobre Elena, condenada al reciclaje de las cosas de su hermana y a que esta no le deje ni sus propios regalos... En fin, dentro de nada podrá defenderse ella solita (y no estaremos mejor)

Os dejo, para que podáis preparar vuestros últimos regalos y aprovechar los últimos coletazos de la navidad. Si eso, la semana próxima ya hacemos balance, contamos lo saturados que estamos, todo lo que nos ha quedado en la nevera y las cosas típicas cuando las fiestas acaban. Mientras tanto aguantamos el tirón ¿os parece?

Nos leemos la semana próxima, sed felices y ¡que los Reyes os traigan muchas cosas!

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 26 de diciembre de 2019

Adiós 2019. Bienvenido 2020.

Una vez más dedico el último jueves a hacer un breve balance del año que termina y a daros las gracias por seguir acompañándome en este rinconcito virtual otros 365 días más.


No encuentro palabras suficientes para agredecer vuestra fidelidad y amistad incondicional en esta andadura de cinco años.

Ser blogger ya no está de moda. Tuvo su boom allá por el dos mil y pico y de ahí salieron cocinas que han sido un referente para muchos de nosotros.

Ahora la tendencia marca otro camino y cada vez quedamos menos, pero los que quedamos formamos una pequeña gran familia en la que las ausencias se notan y llegan a pesar.

Soy muy afortunada de contar con vosotros en esta aventura. Aprendo, crezco, evoluciono, río, lloro y me emociono con cada una de vuestras entradas, de vuestras visitas y de vuestros comentarios.

Quien no lo vive no lo entiende. Yo misma no lo creeria si no lo viviera en carnes propias.

Quiero daros las gracias por continuar a mi lado, por pasar cada jueves por mi cocina y por las palabras que me dedicáis cada semana.

Agradeceros que hayáis vuelto tras cada uno de mis parones por maternidad dando sentido al esfuerzo por llevarlo todo hacia delante y haciendo que la satisfacción sea infinitamente mayor que el trabajo que hay detrás para llegar cada jueves a nuestro encuentro.

Faltan pocos días para que acabe 2019. Para mí ha sido un bonito año, no podía ser menos con la llegada de una nueva bebé a casa, pero estoy deseando ver qué nos depara el 2020 y esta década que se las podía prometer tan felices como lo fue la del siglo pasado ¿no os parece?


Desde aquí quiero brindar virtualmente con vosotros y mandaros mis mejores deseos. No necesitamos de grandes cosas para ser felices, a nosotros nos basta con buenos momentos, que es lo que le pido a este nuevo año para todos.


Espero que tengáis una bonita despedida y una mejor entrada en 2020. Nos vemos de nuevo el día 2 ¡hay que retomar las buenas costumbres cuanto antes! ¡no vaya a faltarnos tiempo!


jueves, 19 de diciembre de 2019

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas.

Comienza la cuenta atrás: 3,2,1...

¡Corre!

Tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina y es más que probable que al final nos haya pillado el toro al más pintado.

Mucho quejarnos a finales de septiembre que los comercios adelantan la campaña pero al final vamos dejando las cosas y nos vemos a cinco días de Nochebuena y seguro que alguna cosilla nos falta por atar (eso siendo generosos, que en casos extremos puede que sea casi todo)

Si les hiciéramos caso a los comercios a estas alturas teníamos que haber comenzado ya con la operación post Roscón y haber perdido la mitad del peso ganado en navidades. Al hilo de esto me ha venido a la memoria un mensaje de WhatsApp que me enviaron en noviembre que venía a decir que ya iba a empezar a engordar que luego llegaban las navidades y eran todo prisas.

Pues eso. Cada cual que se organice como pueda.

Lo que es casi seguro es que todos andamos acelerados. Llega diciembre y parece que el mundo se vaya a terminar. En mi trabajo es agobiante. Nadie se acuerda de su contabilidad hasta que faltan pocos días para cerrar el ejercicio y son todo prisas, sustos, lamentos, malas caras...y así cada año. A ver, no se puede arreglar nada en dos carpetazos.

Y el para-arranca al que nos someten los festivos de este mes tampoco ayuda. Y conste que no me quejo ¿eh? pero a veces da un poco de vértigo los pocos días que se trabajan en diciembre (y los muchos que se trabajan en otros meses) Y lo dice una que vuelve a disfrutar de puente porque mañana es festivo local y nos despedimos hasta el 23 (ya podía ser el 26 pero no ha colado, no)

Vengo con una receta para levantar el espíritu navideño. No sabía muy bien cómo llamar la entrada de hoy y al final he puesto todo lo que se me ha ocurrido (y en el fondo es todo lo que he puesto)

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

Hace muchísimo tiempo que quería preparar un árbol de navidad con galletas. Es de esas cosas que veía por internet cuando comenzaba a buscar recetas para preparar en casa  (entonces ni siquiera tenía blog) y que se me antojaban fáciles pero a la vez les tenía respeto por aquello de que lo que parece fácil no tiene por qué serlo precisamente.

Hará unos años (tres o así) me hice con un juego de cortapastas ideal para esto (además tremendamente barato) pero se quedó felizmente en el cajón olvidado.

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

Este año, a raíz del parrandón de recetas navideñas que organizó mi amiga Angélica me puse a buscar recetas navideñas de otros países y encontré esta que me enamoró. No solo porque llevara canela y fuera sencilla de hacer, sino porque llevaba almedra con piel y tenía en casa un paquete de 500 gramos con el que no sabía muy bien qué hacer.

Evidentemente pasó a mi lista de posibles en la primera posición, aunque a raíz de seguir investigando, se fueron colando otras recetas y al final la elegida fue una completamente diferente y que compartí hace un par de semanas.

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

No obstante la idea de preparar estas ¿galletas? ¿pastas? (en realidad no sé muy bien cómo definirlas) seguía dando vueltas en mi cabeza, más que nada por darle una salida digna a la almendra antes de que se pusiera mala, la verdad, y de repente un día veo aparecer a Lara con algo en la mano preguntando qué es.

¿Adivináis qué era?

Sí, el juego de cortapastas de estrella. El universo se había alineado y todas las piezas encajaron en mi mente.

A Lara le encanta revolver en los cajones y armarios de la cocina. Habitualmente se lleva muchos de mis cacharros para jugar (no es la primera vez que ordenando el parque que está lleno de juguetes he vuelto a la cocina con un puñado de nuestros cubiertos) y a mí no me importa, pero nunca había dado con estos cortapastas (que en realidad hasta se me habían olvidado un poco y todo)

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

Le dí algunas vueltas más. Ya sabéis lo que me cuesta salir de mi zona de confort repostera, pero me dije que si no salía el árbol de navidad al menos podría hacer las fotos de las estrellas solitas.

Tampoco me hacía mucha gracia el tema del glaseado. Ya sabéis que no soy muy dada a añadir demasiado azúcar, pero esta vez me dejé llevar y no cambié la receta original. Tras dar muchas vueltas por la red todas las recetas que encontré eran prácticamente idénticas pero como no quería que me quedara un triste resto de almendras en casa eché unos cálculos, ví que podía aumentar una clara más, me arriesgué un poco, pero el resultado ha sido magnífico.

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

Con deciros que hasta Lara ha comido estrellas ya os lo digo todo. Ella pensaba que estaban cubiertas de chocolate blanco, no notó que no lo era, y no quise entrar en más explicaciones. Para mí que voluntariamente pida comer algo es todo un logro.

Montar el árbol tampoco me costó mucho, ni siquiera le puse un puntito de glasa a las galletas en el centro para que se fueran pegando. Es que ni siquiera tuve cuidado de nivelar bien la masa pero al final girando unas estrellas sobre otras quedó un árbol de lo más resultón y sin que pareciera que se iba a desmoronar de un momento a otro.

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

Lo cierto es que con la glasa de las puntas quedó cogido, pero puedo prometer y prometo que las fotos las hice con la glasa recién echada y no hubo ni un percance.

En realidad no sólo eran las prisas por hacer las fotos es que no sabía qué podía pasar cuando la glasa se secara así que preferí ser rápida y no quedarme sin fotos para poder publicar la receta en el blog.

Si alguien se lo pregunta del árbol ya no queda nada. Primero nos comimos las galletas que no usé para hacerlo, que fueron bastantes, aunque casi todas de los tres tamaños más pequeños. Después hubo que decidir, porque puesto en la mesa del salón estaba muy cuqui (envuelto en un celofán transparente, con su lazo) pero siendo prácticos ¿cuánto lo íbamos a conservar? Porque si llega a febrero ahí es todo lo más ¿y luego qué? ¿a la basura? ¡No way! que en casa no se tira nada, así que para la panza y directo a las caderas ja ja ja

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

Ya vendrán más árboles de galletas (aunque tarden cinco años más) porque Lara estaba encantada de meter mano (y yo muerta de miedo porque de las galletas grandes que usé para la base tenía dos de cada tamaño. Afortunadamente llegaron vivas) y se lo pasó en grande ayudándome a montarlo. Repetiré experiencia con las dos. Aunque no sé si quedará algo en pie para poder compartirlo con vosotras. Tiempo al tiempo.

Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy y que gustéis acompañarme para disfrutar de estas galletas con un café (té o chocolate, lo que prefiráis) mientras os cuento la receta.


Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca


Ingredientes:

* 500 gramos de almendra cruda con la piel.
* 4 claras de huevo
* 250 gramos de azúcar glas (yo he usado icing sugar)
* 1/2 cucharadita de zumo de limón o en su defecto unas gotitas de aroma
* 2 cucharadas generosas de canela en polvo
* 1 pellizco de sal.

Elaboración:

1. Ponemos las almendras en la picadora y trituramos hasta dejar reducida a polvo. Reservamos.

2. Separamos las claras de las yemas (estas últimas las guardamos para otra receta) y a las claras les añadimos un pellizco de sal y las montamos a punto de nieve.

3. Añadimos el zumo de limón y el azúcar glas  a cucharadas mientras seguimos batiendo, para que se vaya incorporando poco a poco y obtengamos una glasa espesa.

4. Reservamos unas 5-6 cucharadas soperas en un cierre con tapadera para decorar y lo guardamos en el frigorífico.

5. Añadimos la canela y la almendra en polvo a la glasa restante y mezclamos con movimientos envolventes. Quedará una masa un poco pegajosa, pero la textura cambia con el frío.

6. La tapamos con film transparente y la metemos en el frigorífico. Yo la dejé de una tarde para la mañana siguiente pero con unas 4-6 horas puede ser suficiente.

7. Pasado el tiempo de reposo sacamos la masa, la ponemos sobre un papel de horno o una lámina de silicona y encima ponemos otra lámina de silicona o un papel de hornear y extendemos con el rodillo hasta dejarla con un grosor de medio centímetro aproximadamente.

8. Cortamos con nuestro cortapastas y vamos pasando a la bandeja del horno que habremos cubierto con papel de hornear.

9. Los recortes de la masa se juntan, se amasan, se estiran de nuevo y seguimos cortando. Así hasta quedarnos sin masa.

10. Introducimos en el horno precalentado a 140ºC y horneamos de 35 a 40 minutos.

11. Apagamos el horno, sacamos la banjeda y con ayuda de una espátula vamos poniendo las galletas sobre una rejilla hasta que estén completamente frías.

12. Una vez enfriadas cubrimos con el glaseado que teníamos reservado en la nevera llegando bien a los bordes.

Si queréis presentarlas en forma de árbol, como he hecho yo basta con apilarlas (paciencia que al final la montaña de galletas no se mueve y en todo caso podéis poner un punto de glasa si creéis que se tambalea. Puedo prometer y prometo que mi árbol no la necesitó para estar estable) y a continuación glasear al gusto.

13. Una vez endurecida la glasa las guardamos en una lata que cierre bien.

  https://sites.google.com/s/19rBcn0857QyIAoPK3r9XA35ZTPPSUDOk/p/1-nytbsEKRvShWATPF66KSysrSDzKk6q2/edit

Puedo prometer y prometo que es una receta sencilla. Aunque no me creáis.

La masa la hice un día a mediodía antes de volver a la oficina. En menos de media hora (siempre y cuando tengáis las almendras partidas, por supuesto) la tendréis lista para meter en el frigorífico y dejar reposar.

A la mañana siguiente la estiré. Al principio parece que ese mazacote va a ser un dura adversario para el rodillo pero en cuestión de pocos minutos será muy fácil extenderla (usando papel de hornear porque en caso contrario se pega la masa al rodillo)

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

Lo que es más aburrido es tanto volver a amasar y estirar para aprovechar todos los restos de masa hasta dejar todas las galletas cortadas.

Si en lugar de hacer un árbol usáis un único cortapastas será más sencillo, sobre todo a la hora de organizar las bandejas de horneado.

Y montar el árbol fue cuestión de pocos minutos. Tuve mucha suerte, la verdad, las galletas fueron encajando perfectamente ¡la suerte de la principiante! 

Zimtsterne. Estrellas de canela. Árbol de Navidad de galletas. Receta navideña europea para hacer en casa con niños. Glasa, galletas, con horno. Recetas de Cuca

Con esta receta me despido de vosotros hasta al nuevo año. La blogosfera se va quedando vacía estos días y la semana próxima no habrá postre a compartir. Lo creáis o no mi cocina real lleva cerrada varias semanas en lo que a postres se refiere. No me da la vida entre el trabajo de la oficina, la casa, las niñas y el trabajo de los fines de semana y festivos de la recogida de la aceituna.

La semana pasada montamos el árbol en casa. Es un árbol nómada. Ya ha pasado por tres ubicaciones diferentes y no estoy segura de que llegue montado al día de Reyes. Elena en cuanto lo ve se tira al suelo y el trecho que no lo hace gateando lo hace a rastras pero llega, se sienta al lado y comienza a tirones con las bolas y las flores.

¿Para qué pondría flores de purpurina? Barro y parece que se ha celebrado un congreso de Dracs en casa. Pero monas están un rato, la verdad.

Espero que tengáis una navidad maravillosa, que disfrutéis de días tranquilos, en familia, de bullicio ¡lo que vosotros queráis! pero sobre todo que lo paséis bien y nos veamos a la vuelta. 

Y si el domingo la suerte quiere acordarse de alguno de nosotros aquí estaremos en unos días para celebrarlo virtualmente en familia. Yo nunca pierdo la ilusión, todos los años tengo un décimo porque si tiene que tocar con uno solo es suficiente.

Puntualizo antes de marcharme hoy. No habrá receta pero sí una entrada para despedir el año, por si alguien quiere pasar.

Como es una receta con la que le he dado salida a la almendra con la que no sabía muy bien qué hacer va, como última aportación del año, para el reto de Marisa 1+/-100 desperdicio cero. El año que viene a seguir aprovechando todo lo que hay en casa

 

Espero que seáis muy felices y nos leemos en unos días.

Manos a la masa y ¡bon appétit!