jueves, 26 de marzo de 2020

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria

El tiempo sigue su curso aunque no podemos afirmar que la vida continúe.

Vivimos una sucesión de días con nuestras rutinas en suspenso y en mucho caso con el alma en vilo.

En casa continuamos con el descuento. Mi médico me dijo que el tiempo en esta ocasión corría a nuestro favor y puedo asegurar que jamás dos semanas se me han hecho tan largas.

Sé que es muy probable que si a estas alturas ninguno en casa (ni mis padres tampoco) hemos tenido síntomas podamos darnos por no contagiados por el foco de la guardería. Pero la vida a veces tiene un sentido del humor demasiado peculiar y prefiero ser cautelosa y no retarla.

Y hablo de foco en la guardería porque no sólo estaba el caso de la profesora de Elena (que por cierto ella no ha presentado síntoma alguno y a estas alturas su cuarentena ha finalizado) sino que por el momento hay otra profesora que sí que está hospitalizada y es un caso confirmado. Se rumorea además que la profesora que sustituyó a la de Elena (y que por ende estuvo en contacto con mi hija hasta el viernes) estaba presentando síntomas, pero como hasta mí ha llegado como un rumor de madres y no se han puesto en contacto con nosotros desde el hospital lo dejo como un posible rumor e intento no entrar en pánico.

Porque además la gente no tiene miedo a inventar, a decir, a cuchichear, a rumorear, a hacer correr noticias que pueden causar miedo, desatar pánico, crear desasosiego... maldita la gente que tiene vidas tan vacías que encuentra placer en los corrillos de comadres que en los tiempos que corren son más peligrosos que nunca gracias a redes sociales y grupos de WhatsApp.

Y sin embargo no les tengo odio, si acaso asco y toneladas de pena por tener tiempo y no saber qué hacer con él. A estas alturas de mi vida creo en pocas cosas, soy más material que espiritual, pero sí creo en el karma y espero que reciban, como mínimo, una parte de lo que dan, que con eso ya llevarían suficiente.

Antes de escribir más nada quiero daros las gracias a todos los que habéis pasado por aquí y os habéis interesado por nosotros estos días. No hay palabras suficientes para agradecer tantas muestras de cariño.

Como el blog se ha convertido en un ancla a mi vida anterior y escribir cada entrada me sirve de catarsis aquí me tenéis una semana más intentando poner color a estos días que para mí son tan grises aunque reine un sol cegador en el cielo.

Igual es cosa mía pero veo la atmósfera extraña, como cuando hay calima, aunque creo que es más una apreciación debido a mi estado de ánimo que a la situación del entorno que me rodea.

Nuestras vidas han quedado en suspenso pero igual a muchos miles de kilómetros hay quién sigue con su quehacer diario, ajeno a esta pandemia. Aunque no parezca real Semana Santa se acerca y en muchos países las vacaciones de Pascua están al caer así que esta galleta me ha parecido más que apropiada para compartirla con vosotros hoy.

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

No conozco mucho de las tradiciones de Pascua más allá de lo que he ido aprendiendo en series o películas americanas y que se resume en la búsqueda de los huevos de chocolate, en la figura del Conejito de Pascua (que igual tiene algún cometido interesante que yo desconozco) y en la divertida tarea de decorar huevos de Pascua.

Quizá en otro momento de mi vida me hubiera documentado un poco para escribir esta entrada pero hoy no tengo ganas. Tampoco creo que aporte nada porque si hemos pasado taitantos años de nuestra vida sin saberlo esperar un poco más no nos matará.

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

Os sorprenderá (o quizá no tanto) saber que esta receta lleva dos años en borradores. Me tocó una bolsa de huevos pecosos de Lacasitos en un sorteo y preparé esta galleta con ellos. Creo que no hice más recetas, debería mirar en borradores, aunque ya os digo yo que creo que fueron cayendo uno a uno (o puñado a puñado)

La idea de esta receta surgió de unas galletas de zanahoria que publicó mi amiga Olga. No sé si seguí su receta porque ella puso un enlace a la receta del blog que hizo pero a día de hoy esa página ya no existe.

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

Es evidente que le dí mi toque y mirando los ingredientes sé perfectamente que la hice aprovechando lo que tenía en los armarios y no probablemente siguiendo la receta original pero me parece justo reconocer siempre de dónde nos viene la inspiración.

A pesar del tiempo que ha pasado recuerdo lo jugosa y rica que salió esta galleta. Vale, también es muy golosona con los hilos y los huevos de chocolate que siempre podéis suprimir si no tenéis en casa o cambiar por Lacasitos o una tableta hecha trocitos. 

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

Lo importante es siempre dar salida a lo que tenemos en los armarios, más en estos días que creo que para todos están siendo clave para hacer limpieza y arrasar con eso que lleva tiempo y tiempo ahí esperando.

Otros lo que han hecho es precisamente lo contrario y han arrasado en los supermercados llenando a rebosar los armarios de la cocina y colocando alimentos y paquetes de papel higiénico en cualquier hueco libre que hubiera en casa (pocos si hay niños, eso os lo aseguro) 

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

A esa situación nosotros no hemos llegado aún y confío en que no sea necesario pero habrá que estar atenta a cómo se desarrollan los acontecimientos porque tal y como estamos a saber qué se puede esperar del que tenemos al lado.

Porque no me negaréis que esta situación saca lo mejor pero también lo peor del ser humano y cada día vemos muestras de egoismo y egocentrismo que te hacen saltar de tu asiento.

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

No me prodigo mucho últimamente por redes sociales. Probablemente sea una de las pocas personas que ahora que hay que estar recluídos en casa tiene menos tiempo del que tenía antes pero con dos niñas pequeñas metidas en un piso todo el día desde hace casi dos semanas podéis haceros cargo de todo el trabajo de limpiar y recoger, la cantidad de lavadoras, las horas en la cocina para preparar comidas y cenas y la atención que necesitan para mantenerlas entretenidas.

Tampoco tengo muchas ganas de pasar ahí el tiempo pero alguna vez que me salta un aviso en el móvil he entrado y he podido ver que alguna compañera comenta que en algunos sitios comienzan a escasear los huevos.

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

No entiendo esta escasez, digo yo que las gallinas seguirán poniendo huevos como antes, y las vacas dando leche como hasta hace dos semanas. Además los huevos no aguantan mucho en casa, no entiendo si alguien está comprando docenas y docenas qué pretende hacer con ellos (salvo que la explicación sea comer tortilla cada día no lo puedo comprender)

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

Por suerte para esta galleta necesitamos un único huevo y si no tenéis salvado de avena podéis usar copos o directamente sustituirlo por harina ¡que la falta de un ingrediente no sea un obstáculo para preparar algo rico! Que cuentan por ahí que hay quien tiene mucho tiempo libre y no sabe qué hacer con él y la cocina es una manera estupenda de mantenerse ocupado.

Como siempre os invito a compartir un trocito conmigo, siguiendo las medidas de seguridad, que no es un juego lo que nos traemos entre manos, pero que nada nos quite las ganas de pasar un buen ratito que es lo que más nos hace falta estos días ¿me acompañáis?
 
Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

Ingredientes:

* 150 gramos de salvado de avena
* 150 gramos de harina integral
* 150 gramos de zanahoria 
* 35 gramos de almendra molida
* 100 gramos de miel
* 50 ml de AOVE
* 20 ml de leche
* 1 huevo
* 1 cucharadita de levadura química
* 1 cucharadita de canela molida
* 1 cucharadita de vainilla en pasta o extracto de vainilla
* 150 gramos de huevos de chocolate (o pepitas de chocolate)
* 1 cucharadita de harina
* 50 gramos de chocolate negro de cobertura
* Un puñadito de huevos de chocolate para decorar

Elaboración:

1. En un bol ponemos el aceite, la miel, el huevo y la leche y mezclamos hasta obtener una masa homogénea.

2. Añadimos la vainilla, la canela, la levadura, la harina y el salvado de avena y mezclamos hasta integrar todos los ingredientes.

3. Pelamos y rallamos las zanahorias y las añadimos al bol. Mezclamos para que quede bie repartida.

4. Ponemos los huevos de chocolate ligeramente troceados (yo aproveché los que llegaron rotos) y les añadimos una cucharadita de harina. Removemos bien para que todos los trozos queden impregnados de harina y los añadimos a la masa de la galleta. Repartimos bien.

Si no tenéis huevos de chocolate podéis usar pepitas de chocolate o una tableta de chocolate partida en trocitos.

5. Vertemos nuestra masa en un molde redondo (de 20 a 22 centímetros) y la repartimos bien con ayuda de una espátula.

6. Introducimos en el horno precalentado a 180ºC y horneamos unos 25 minutos aproximadamente. Debe quedar horneada pero se debe atravesar con facilidad con una brocheta de madera.

7. Dejamos enfriar en el horno con la puerta entreabierta unos quince minutos.

8. Sacamos y con cuidado desmoldamos (para evitar que se rompa) y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

9. Ponemos el chocolate en un bol y lo derretimos en el microondas en intervalos de pocos segundos para evitar que se queme (si lo prefieres puedes hacerlo al baño maría aunque con tan poca cantidad es más rápido el microondas)

10. Dejamos templar ligeramente y con ayuda de una cuchara vamos haciendo hilos sobre la galleta.

11. Repartimos unos cuantos huevos de chocolate más y dejamos que los hilos de chocolate solidifiquen.

 https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

¡Receta fácil, sencilla y rápida donde las haya!

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

Y no me negaréis que vistosa también es.

Además se ensucian pocos cacharros que eso es un must a la hora de meteres en la cocina por mucho tiempo que tengamos, porque fregar no es que sea una tarea que apetezca mucho (aunque reconoceré que cuando estoy de malas, o enfadada, o sobrepasada por algo me pongo a limpiar, tirar cosas, reorganizar y es toda una catarsis)

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

Para conservarla, al llevar zanahoria, lo mejor es meterla en un tupper y guardarla en el frigorífico. Vamos a evitar que se ponga mala y tener que tirar comida y sobre todo, a que pillemos ninguna intoxicación que no está el patio como para irnos para el hospital que hay casos más importantes que tratar.

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

La semana próxima espero estar por aquí de nuevo pero sobre todo espero traer buenas noticias (dado que mañana termina nuestra cuarentena) y saber que vosotros estais bien. 

Tardaremos más o menos en salir de esta, pagaremos un precio más alto o menos alto, eso aún no podemos saberlo, pero lo que es seguro es que un día terminará y cada mañana que amanece estamos más cerca del fin.

Mucho ánimo, mucha fuerza y también mucha suerte, porque a veces esto parece una (puñetera) lotería. Y gracias. Por seguir ahí y por vuestras muestras de cariño.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 19 de marzo de 2020

Tarta de queso y nubes en vasitos (en Monsieur Cuisine)

El mundo se ha parado. 

De la noche a la mañana nuestras vidas se han visto paralizadas y la mayoría de nosotros estamos recluídos en casa.

Acabo de caer en la cuenta de que hoy se celebra el Día del Padre pero desde el pasado viernes los días se suceden tan sumamente lentos que no tengo claro ni en qué día vivimos.

Cada mañana cuando me levanto me digo que un día más es un día menos. Es mi mantra desde que el domingo el mundo se nos vino encima.
Nosotros no sólo estamos recluídos por el estado de alarma. Estamos haciendo una cuarentena voluntaria porque nos enteramos que el marido de la monitora de Elena era víctima confirmada del Coronavirus y que la monitora estaba en su casa en cuarentena hasta ver si presentaba síntomas o no.

La información no nos vino desde el centro escolar como creo deberían haber puesto en conocimiento de las familias directamente afectadas en cuanto supieron que esta persona no acudía al trabajo por estar en cuarentena sino a través de rumores que cado uno fuimos confirmando como buenamente pudimos hasta que por la noche corrió la noticia del fallecimiento de este hombre por una dolencia agravada por el Coronavirus.

De repente me vi en casa con una niña que podía ser portadora del virus. Sin saber cuando fue el último contacto con la monitora, si otras monitoras del centro podrían ser portadoras... Llamé al teléfono que hay para estos casos en Andalucía, me dijeron que en 24-48 horas se pondría en contacto el epidemiólogo con nosotros para darnos instrucciones pero seguimos esperando esa llamada.

Por precaución no me he incorporado al trabajo en la oficina, pero no puedo (debo) seguir en casa si no nos decretan en cuarentena pero mi conciencia no me permite tirarme a la calle sin que las autoridades sanitarias hayan dado el visto bueno a que salgamos y correr el riesgo de contagiar a nadie.

Ninguno tenemos síntomas, pero igual somos portadores silenciosos, los más peligrosos de todos.

Yo miro a Elena, tan chiquita, con esos moños mal hechos porque no se deja peinar, esos pasos indecisos que lleva dando desde que estamos recluídos, ese balbucear inconexo y no me cabe en la cabeza que pueda ser portadora de tanto mal.

La miro y se me cae el mundo pensando que pueda haber contagiado a mis padres. Cada día lo primero que hago es llamar a mi madre y preguntarles cómo están. Mi padre tiene una dolencia pulmonar. Si me seguís desde hace años igual alguno recordaréis que estuvo ingresado en el hospital hará ya mismo cinco años.

Mi madre es hipertensa. Son el colectivo más vulnerable y han estado en contacto con Elena cada día hasta el viernes que la dejaron en mi casa a media tarde.

Ni en mis peores pesadillas pude imaginar que nuestro riesgo viniera de la guardería.

Hasta el pasado fin de semana el número de contagios en nuestro pueblo era 0, y hasta el momento en el que estoy escribiendo el único infectado por el virus es este hombre. 

Es una broma macabra del destino que tantas familias estemos en vilo esperando ver si alguno mostramos síntomas.

Pero la vida sigue al otro lado del cristal, y como bien me dice mi médico el tiempo corre a nuestro favor, por eso cada día que pasa y seguimos bien es una pequeña victoria.

Estoy deseando ir retomando algunas rutinas. Son pequeñas batallas que se le ganan a esta situación que nos hacen estar más cerca de la normalidad. O de toda la normalidad que podamos recobrar cuando esto termine.

Le había dado muchas vueltas. No sabía si publicar o no durante estas semanas y me he dicho a mí misma que el blog es la única ventana que me lleva más allá de las paredes de mi casa y me ancla a una realidad que dentro de tres, cuatro o cinco semanas va a seguir ahí fuera.

Espero que todo esto quede en una pesadilla. Una de esas anécdotas negras que con el paso del tiempo se cuentan muertos de risa aunque ahora mismo no tengan ni puñetera gracia.

Eso sí, seguimos sin hacer acopio de víveres y mucho menos de toneladas de rollos de papel higiénico.

Para poner un poco de color a estos días y habida cuenta que mañana damos la bienvenida a la primavera creo que esta tarta de queso y nubes es la receta ideal para este jueves.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Esta receta la preparé el año pasado por estas fechas. Es curioso ver cómo nos ha cambiado la vida en tan poco tiempo y no tenéis idea de las ganas que tengo de que los días pasen volando y nos lleven al mes de abril.

Para bien o para mal, pero la incertidumbre me mata.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

El año pasado por estas fechas estuve aprovechando muchas cosas que tenía en la despensa para hacer recetas, entre ellas dos bolsas de nubes que llevaban ahí ni me acuerdo cuánto, pero seguían tiernas como el primer día.

Con una de ellas preparé esta crema que ya compartí con vosotros y con las que quedaron le llegó el turno a esta tarta de queso.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Partía de esta receta de la tarta de galletas con leche condensada y limón  y de mi idea original al final sólo quedó la presentación en vasitos.

Mi idea era darle a la tarta un color azul, al más puro estilo del Monstruo de las Galletas, pero en cuanto ví que tenía nubes rosas, amarillas y naranjas me dije que con esa base me iba a costar la vida que el colorante azul no acabara tomando tintes verdes ¡y no me equivoqué!

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Como tampoco era cuestión de gastar toneladas de colorante (ni tampoco las tenía en casa) me dije que el color verde me tenía que valer y me acordé de unas decoraciones de azúcar de animalitos que me tocaron en un sorteo en Instagram ¡y este es el resultado!

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Ni qué decir tiene que esta receta es una bomba de calorías, pero ¿acaso no nos merecemos un capricho por un día y dejar de contar calorías?

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Habló la que más las cuenta, la que casi a diario se somete al veredicto de la báscula, la que intenta llevar la dieta más equilibrada del mundo y compensar durante una semana cualquier exceso que se permita un día...

Pero no sé si esa persona va a seguir ahí cuando esto termine. No sé cuándo va a terminar esto, ni qué precio vamos a pagar, ni cuántos van a quedar para contarlo, lo que es seguro es que la mayoría ya no van a ser como eran antes.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

No sé si evolucionaremos o involucionaremos, lo que es casi seguro es que no vamos a seguir siendo los mismos.

Y mientras ese ansiado momento llega tenemos que estar en casa, entretenernos, mantenernos ocupados y sacar lo mejor de lo peor que no es sino el momento que nos ha tocado vivir.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Los que tenemos niños no tenemos mucho tiempo para leer ni ver películas. Yo os aseguro que ninguno y no os podéis imaginar los ratos que le voy dedicando a la entrada de hoy porque por mucho que queramos mantener la normalidad las niñas acusan este encierro y han cambiado los horarios y por tanto se duermen muy tarde (aunque siguen despertando temprano para disfrutar de más tiempo para rellenar de nada)

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

A veces, llevármelas a la cocina es una forma de entretenerlas. No tienen mucha edad de meter las manos en harina, sobre todo Elena que mantiene un precario equilibrio, pero se divierten mucho si les dejo boles, cortadores, espátulas, moldes de silicona...Llenan el suelo de chismes, sí, pero se lo pasan bien, que es lo importante.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Esta receta es una alternativa a tener en cuenta para llenar estas horas. Si no tenéis Monsieur Cuisine o Thermomix (los tiempos, temperaturas y velocidades son iguales para ambos robots de cocina) también podéis preparar estos vasitos poniendo todos los ingredientes en una cazuela, a fuego lento y removiendo con mucha paciencia ¡será por tiempo!

Si alguien lo quiere hacer de modo tradicional y tiene alguna duda que me deje un comentario e intentaré resolvérsela encantada.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla
La textura es cremosa, con el punto justo de dulzor (aunque pueda parecer lo contrario, que a mí las cosas empalagosas no me gustan) porque el limón lo equilibra bastante y le da un toque refrescante tremendamente peligroso porque no sientes el postre pesado y por ende no eres consciente de lo que te estás metiendo entre pecho y espalda.

Si queremos pecar mucho buscamos unos vasitos pequeños y así la ración es menor.

Creo que no me queda nada que contaros, para no perder las buenas costumbres ni en los malos tiempos tengo reservado un vasito para cada uno de vosotros para poner un punto dulce en este día. ¿Quién se anima?

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Ingredientes:

* 280 gramos de nubes
* 2 cucharadas soperas de leche
* 200 ml de nata para montar
* 500 gramos de queso de untar (yo he puesto una tarrina normal y una light)
* Un limón
* Colorante
* Mini galletas y decoraciones de azúcar (opcionales)

Elaboración:

1. Ponemos las nubes y la leche en el vaso de la Monsieur Cuisine, programamos 5 minutos, 90º C velocidad 2

2. Añadimos la nata y el queso de untar y programamos 30 segundos velocidad 4

3. Exprimimos el limón y añadimos el zumo. Programamos 20 segundos velocidad 4

4. Si queremos darle color añadimos unas gotitas de colorante alimenticio y programamos 20 segundos velocidad 4.

5. Vertemos en los vasitos en los que vayamos a servir, tapamos y dejamos reposar en el frigorífico.

6. Antes de servir decoramos con unas figuritas de azúcar y mini galletas o con cualquier otra cosa que tengamos en casa y nos apetezca.
 https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Una receta sencilla e irresistible ideal para poner color a estos días tan grises (metafóricamente hablando) que nos ha tocado vivir, con la esperanza de ver la luz al final del tunel lo más pronto posible. 

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Es casi media noche cuando estoy terminando de redactar la entrada para que esta mañana se publique muy pronto.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

Si no pasa nada en un rato regresaré a mi puesto de trabajo. Las niñas se quedan con mi marido (impensable dejarlas con mis padres, bastante los hemos expuesto ya) e intentaremos afrontar esta etapa lo mejor posible.

Lo primero es cruzar los dedos para que ninguno tengamos síntomas de nada, con ello podemos darnos por satisfechos. Lo segundo es hacernos a esta nueva rutina porque hasta ahora jamás se han quedado solas con él, pero en la oficina hay mucho trabajo y hago falta ahí.

Regreso con sentimientos encontrados. Por un lado tengo muchas ganas de retomar rutinas (y en realidad sólo llevo tres días sin ir a mi trabajo) pero por el otro me marcho con el corazón encogido pensando que las dejo atrás y que cada vez que salgo a la calle me expongo y nos expongo a esta mierda de virus.

Mi idea es seguir publicando recetas pero si alguna semana no asomo por aquí o no me véis por vuestras cocinas espero sepáis perdonarme.

Gracias por seguir ahí.

Manos a la masa y ¡bon appétit!


 

jueves, 12 de marzo de 2020

Bundt cake de cava y frambuesas

Somos seres alarmistas. Por naturaleza.

Nos dejamos llevar por la opinión del que grita más fuerte.

Y las redes sociales dan voz a cualquiera sea cual sea su discurso.

Hace un tiempo pensaba que las personas, en general, éramos más críticas (y menos crédulas) con la información que recibíamos, pero de un tiempo a esta parte todas mis convicciones se están viniendo abajo.

No sé si es porque llevo bastante tiempo trabajando (parcialmente) en contacto con mucha gente o si es porque con la globalización de internet y el acceso desde los smartphones cualquiera puede en cuestión de segundos estar leyendo las tonterías más grandes que a cualquier otro se le haya ocurrido publicar en alguna red social, un blog o una página web que para eso todos tenemos derecho a expresarnos libremente.

Y supongo que igual que hace veinte años mi abuela decía que tal o cual cosa era verdad porque lo habían dicho en el Telediario, en los tiempos modernos que nos ha tocado vivir aquello que esté publicado en internet será una verdad a creer sin que quepa ¡oh sacrilegio! la menor duda.

Estoy a punto de plantarme con el tema Coronavirus. Creo que los medios deberían ser más escuetos con lo que cuentan y que necesitamos menos debates y menos "supuestos expertos" opinando en tertulias de radio o televisión y más pautas sencillas, veraces y realmente efectivas para prevenir y afrontar la situación que se nos puede (o no) presentar.

Y en redes sociales... uf! prefiero casi ni hablar, porque las redes sociales están muy bien para que la vecina del quinto cotillee el modelito que su amiga del colegio, a la que no ve desde hace treinta años, llevaba el pasado sábado en la boda de su prima segunda de Cuenca, pero como fuente fiable de noticias no termino de verlas, máxime cuando cuaquiera puede decir lo que le venga en gana y corre como la pólvora dado el poco criterio general de crítica y la facilidad de compartir a la velocidad de la luz cualquier cosa que nos llega o vemos (y que a veces sin leer siquiera compartimos)

En la calle se escucha de todo. Dos barbaridades, porque no puedo definirlas de otra manera, que he escuchado en los últimos días son:

Primera. 

Atención:

Cómo no iban a sacar los chinos un virus que no tiene vacuna.

Qué poco atentos los chinos que sacan una versión de un virus, como si de un teléfono móvil o un coche se tratara y viene sin parches de seguridad.

Hablamos de un virus como si de una canción del verano o una moda hortera se tratara.

A mí me dejó anonadada.

Segundo. 

Y no menos sorprendente.

Para el Coronavirus no hay vacuna, pero eso vas y te vacunas de la gripe que como los síntomas son los mismos te sirve igual.

¡Toma ya!

Y aquí venga gastar millones buscando una vacuna cuando la solución está al alcance de la mano y seguro que hay cientos de miles de dosis de la última campaña de vacunación sin usar (y probablemente en vías de ser destruídas en breve)

Y si no quedan siempre podemos preguntar en nuestra farmacia de confianza la dosis de qué vacuna es la más cara y pedir que nos pongan una de esas para llevar. Que digo yo que siendo la más cara será la mejor y seguro que vale para lo que pone en su prospecto y para cualquier otra enfermedad nueva que a un chino de estos le dé por sacar (Nótese el modo ironía ON en este párrafo. Por si acaso alguien piensa que me he tomado una botella de ginebra a palo seco y en ayunas antes de escribir esto)

Lo peor es que hay quién escucha cosas de estas y se las cree, porque doy fe de que hay quien se ha presentado en su centro de salud para ponerse la vacuna de la gripe para protegerse contra este virus. 

De traca. Como lo del aislamiento de ciudades como Milán o Venecia pero sin embargo permitir la salida internacional de aviones desde sus aeropuertos. Y que en los aeropuertos de destino, como los nuestros, no haya ni un mínimo de control sanitario de los pasajeros que llegan

¡Un aplauso por las grandes mentes que velan por la salud mundial porque se lo están currando!

Ironías aparte. No quiero restarle importancia, es una epidemia importante, pero tampoco creo que se trate del fin del mundo. La OMS da unas pautas sencillas para frenar el contagio que no son diferentes a las buenas costumbres que deberíamos guardar cada año frente a la gripe y en definitiva unas medidas higiénicas que deberían ser nuestro ABC de cada día.

No creo que la mitad de los que estamos por aquí vayamos a morir ni creo que sirva de nada crear alarma social, provocar el desabastecimiento de supermercados, cerrar colegios, institutos y universidades creando trastorno en los hogares de los que siguen teniendo que ir a trabajar y provocando que los niños en lugar de estar juntos en el colegio lo estén en parques, ludotecas o cualquier otro centro que los acoja durante el horario laboral de sus padres.

El tiempo me dará o me quitará la razón, pero mientras espero no sé si estoy dispuesta a escuchar tremenda sarta de tonterías.

En lo que estoy segura de que me vais a dar la razón es que este bundt que os traigo hoy está para ponerle un piso.
Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

Si os soy completamente sincera esta receta había pasado al olvido. 

Puntualizo. Al más injusto olvido porque como podéis ver por las fotos es toda una maravilla y puedo asegurar que el sabor acompaña al aspecto. 

Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

Pero es una de esas cosas que por los avatares del destino nunca te pones a publicar y el tiempo pasa mientras publicas postres de otoño, de Navidad, de Halloween, de Semana Santa, de verano... y este pobre bundt se iba sumiendo en el más profundo olvido.

Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

Y un día de repente me topo con una carpeta, ni me suena el nombre de la receta, la abro y me pregunto a mí misma cómo he podido dejar esta maravilla esperando tantísimo tiempo (mejor ni os digo cuánto hace que lo preparé)

Este bundt fue un cúmulo de casualidades en plan tengo un poco de esto, un poco de aquello, vamos a ver qué hago...¡et voilá!

Os he contado muchas veces que en casa sobra siempre cava en Navidad. No sé muy bien por qué mi madre lo sigue comprando, más por costumbre que por otra cosa, y por qué acabamos abriendo todos los años una botella al final de la cena cuando la mayoría ni lo prueba y los demás nos servimos un culín nada más en la copa.

Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

Al final me tenéis acarreando con la botella bajo el brazo (si no esa misma noche sí al día siguiente) y planeando qué hacer ese año con el cava.

No es que sea demasiado original porque casi siempre lo acabo utilizando en algún tipo de masa (salvo esta crema de naranja y cava que os enseñaba hace pocas semanas y que si no habéis hecho os invito a que la preparéis) pero es que así el buen resultado está casi garantizado.

Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

El cava da una jugosidad y una esponjosidad maravillosa a los bizcochos y muffins y el sabor no se nota mucho después de horneados así que es una manera estupenda de aprovecharlo.

En otra ocasión lo combiné con fresas y me gustó mucho el resultado. Esta vez le ha tocado el turno a las frambuesas y no podía gustarme más. No las uso mucho en repostería pero porque me resulta difícil encontrarlas frescas (y que no cuesten un riñón) y aunque las congeladas hacen el apaño para recetas como la de hoy no quedan vistosas, por ejemplo, para decorar tartas.

Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

Si no tenéis frambuesas y os apetece preparar esta receta en casa bien podéis sustituirlas por fresas, que están en plena temporada (y que en casa nos estamos comiendo por cajas de dos kilos cada semana) o moras que las de morera ya mismo están maduras.

Aunque este año el tiempo no está invitando precisamente a encender el horno y disfrutar del calor y el aroma que se desprende mientras preparamos cualquier cosa mientras no tengamos un calor sofocante intento cada semana hornear un bizcocho, muffins o galletas para disfrutar de un desayuno casero y delicioso (amén de solitario, aunque no siempre, que tengo niñas muy madrugadoras)

Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

Lo mejor de este bundt además de la textura que os aseguro es muy jugosa y esponjosa, es que se prepara ensuciando un bol y unas varillas, la dificultad es nula y los ingredientes son muy de andar por casa y se encuentran en cualquier tienda, por pequeña que sea.

Y se adapta a los gustos de cada uno porque el azúcar lo puedes sustituir por miel, panela, azúcar de abedul o cualquier otro endulzante que utilicéis. Lo mismo ocurre con la harina que podéis usarla integral, de espelta, de maíz de arroz... Incluso los yogures se pueden cambiar por leche, o por nata o leche evaporada. No siempre es necesario seguir las recetas al pie de la letra y está bien darles nuestro toque y adaptarlas a lo que tenemos en casa o a los gustos de nuestra familia.

Espero que os animéis con esta receta porque de verdad que no os va a defraudar. Voy cortando trocitos para el desayuno ¿alguien se apunta?

Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

Ingredientes:

* 150 ml de cava
* 100 gramos de azúcar
* 3 huevos
* 2 yogures griegos naturales (250 gramos)
* 120 gramos de mantequilla
* 9 gramos de levadura química
* 270 gramos de harina para repostería
* 40 gramos de almendra molida
* 150 gramos de frambuesas (las mías congeladas)
* 1 cucharadita de harina

Elaboración:

1. En un bol ponemos el azúcar y los huevos y batimos hasta que esponjen.

2. Derretimos la mantequilla en el microondas o al baño maría y la añadimos poco a poco sin dejar de batir.

3. Incorporamos los yogures y batimos hasta integrar.

4. Añadimos el cava y mezclamos.

5. Por último añadimos la harina, la almendra molida y la levadura y mezclamos hasta que no queden grumos.

6. En un bol aparte ponemos las frambuesas y una cucharada de harina. Mezclamos para que queden bien rebozadas

7.  Incorporamos las frambuesas a la mezcla y repartimos bien por toda la masa con ayuda de una espátula.

8. Untamos con mantequilla nuestro molde y vertemos la masa. Damos un par de golpes secos sobre la encimera por si quedara alguna burbuja de aire.

9. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos durante 55 - 60 minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.

10. Dejamos enfriar el molde sobre una rejilla porque el bundt es muy quebradizo al salir del horno y nos lo podemos cargar.

11. Cuando haya perdido calor y haya tomado más consistencia lo desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar por completo.

12. Antes de servir podemos espolvorear con azúcar glas.

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit
 
Para conservarlo siempre hago lo mismo, lo envuelvo en film transparente y directo a la nevera. Con las masas que llevan trozos de fruta no nos la podemos jugar porque en nada se pone mala si la dejamos a temperatura ambiente aunque no haga mucho calor.

Receta de bundt cake de frambuesas y cava Bizcocho jugoso, esponjoso, tierno fácil Desayuno merienda postre Con horno Champán Fresas Cuca

Como veis es una receta tremendamente fácil de hacer y el resultado es más que vistoso ¿o soy yo que me vuelvo loca con esos trocitos rojos que resaltan en el corte?

Una semana más mi receta va para el reto 1+/- 100, desperdicio 0 de Marisa


En esta ocasión me vais a perdonar lo escueto del final de la entrada pero es que la vida no me da para más. Es uno de los días que más ajustada estoy redactando la entrada, muerta de sueño y mirando continuamente la hora a la par que afinando el oído deseando no escuchar a ninguna de las dos princesas despiertas en sus camas.

Está siendo una semana complicada. No puedo contar más ni tampoco viene al caso, pero no es nada relacionado con las niñas que están bien.

En la próxima os contaré más de ellas y os pediré consejo con una cosita de Elena.

Nos leemos el próximo jueves ¡sed felices!

Manos a la masa y ¡bon appétit! 

jueves, 5 de marzo de 2020

Tarta cremosa de limón.

Fue el año pasado por estas fechas cuando mi amiga Mabel publicó su receta del Cake jugoso de limón.

Y yo quedé enamorada.

Ha sido este año cuando me he visto en una situación similar a la suya. Un día, cuando dejo a Lara en casa de mis padres para volver a la oficina por la tarde veo a mi madre que avanza por el pasillo con una bolsa a rebosar y me suelta a bocajarro "Tú que tanto inventas a ver qué haces con esto"
De primeras ni supe qué había en la bolsa. En la distancia pensé que era algún tipo de manzana, pero cuando terminó de acercarse vi que eran limones, recién cogidos, que un amigo de mi padre les había dado de su árbol.

Mi cabeza se puso en acción desde ese mismo momento.

Esta tarta no se me había ido de la memoria y eso que me pilló con Elena casi recién nacida, pero cuando surge el flechazo, surge.

Así que un año más tarde vengo a traer mi propia versión de esta maravillosa receta.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

He de confesar que mi idea no era publicarla esta semana, pero a veces Blogger juega malas pasadas y cuando hace unos días me disponía a redactar la receta y dejarla en borradores no sé qué serie de comandos pulsaría en el teclado que de buenas a primeras me encuentro con que se había publicado una entrada que sólo tenía el título de la receta (porque no me había dado tiempo a redactar más nada)

No entiendo cómo publicar la entrada es inmediato (no es la primera vez que dándole al intro del teclado, si el ordenador va lento, he acabado publicando lo que estaba redactando) y no aparece una ventana para confirmar si quieres o no publicar. En alguna ocasión les me mandado a los de Blogger una sugerencia al respecto pero hasta ahora ¡ni caso! Y sinceramente es una cosa que me molesta.
Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

Aunque tenía preparada otra receta para hoy me dije que igual el universo me estaba enviando señales y  había llegado el turno de publicar esta receta que está recién salida del horno. Porque como el pasado fin de semana trajo un día más para mí los he aprovechado para repostear, llenar el frigorífico de postres de limón, disminuir las reservas de limones y engrosar la lista de borradores.

Porque nada me da más serenidad que tener recetas en borradores. Puede parecer una tontería pero tener una reserva de la que tirar cuando surgen imprevistos hace que me sienta en paz conmigo misma. Ya sé que el blog es un hobbie, y que si una semana ( o dos, o tres...) no se llega no pasa nada.

Pero ese es el principio del fin. Si comienzo a tomarme licencias con mis hobbies al final acabo abandonánlos y por ende la constancia es toda una virtud para mí. Eso por no repetir que soy un animal de costumbres y que tener horarios y pautas marcados me resulta imprescindible para estar bien conmigo misma y con el mundo que me rodea.

Me dejo de reflexiones humanas y divinas y paso a hablaros de la receta de hoy que no se merece que nada ni nadie le robe el protagonismo.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

En cuanto tuve un hueco la busqué entre mis pendientes. Leí y releí la receta y me puse en contacto con Mabel porque tenía dudas sobre el tamaño del molde que había usado. Me contestó de momento y dejó la conversación esperando poder ver pronto mi versión. Creo que ninguna de las dos esperábamos que la publicara tan pronto y deseo de corazón que le guste.

Después de prepararla me pasa como a ella. No sé muy bien cómo llamarla. El resultado es un interior cremoso y muy jugoso tipo pudin o flan envuelto en una finísima capa (milimétrica) de bizcocho.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

Este postre es todo un enigma. No es un bizcocho, a la vista está, pero gracias a esa costra que lo rodea puedes partir un trozo , cogerlo con la mano y devorarlo a mordiscos tranquilamente.

No es un pudin, pero puedes partir un trozo, servirlo en un plato y comerlo con cuchara, su interior cremoso lo permite tranquilamente.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

Las alternativas están planteadas, comerlo de una u otra manera sólo te corresponde decidirlo a ti si te animas a prepararlo.

No he hecho muchos cambios con respecto a la receta de Mabel, pero alguno hay. No es que su postre no fuera perfecto tal cual, es que me he ido adaptando a las circunstancias.
Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

La primera de ellas es que ella da las recetas en tazas, y yo cocino usando gramos, así que ahí me puse yo a hacer la conversión (y a redondear a mi estilo)

La segunda es que cuando hablé con ella sobre el tamaño del molde y elegí el molde que iba a usar yo me di cuenta de que era un poco más grande y por tanto tendría que incrementar un poco las cantidades o me iba a quedar muy finito.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

Y la tercera, que por cierto surgió sobre la marcha, fue la de sustituir parte de la leche por nata para montar, porque justo había abierto un brick para otra receta (que ya publicaré) y me dije que ya puestos mejor usarlo en este postre que dejarlo en el frigorífico hasta la semana siguiente (que igual ni aguantaba bien) Así que si queréis aligerar el peso calórico de esta tarta en lugar de 250 ml de nata y 100 de leche podéis ponerlo todo de leche (o cambiar las proporciones a vuestro gusto o necesidad siempre y cuando respetéis los 350 ml totales)

Otra cosas que yo no he hecho ha sido confitar limón para decorarlo y usar parte del almíbar para bañar este postre. Pero quiero hacerlo, y no queda más remedio que repetir (menudo esfuerzo, oiga) Pero eso ya será otra primavera (ojalá el amigo de mi padre le regale más limones) y espero seguir aquí para publicarlo.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

No me voy a poner intensa ni voy a anunciar el fin del mundo. Para eso ya están las noticias y las redes sociales en las que el Coronavirus corre más que en la vida real.

No voy a entrar en el juego de asustar al personal porque no creo que este sea el fin del mundo ni el inicio de una pandemia pero sí que voy a aprovechar la tesitura para volver a romper una lanza a favor de las vacunas.

Sí, ya sé que para el Coronavirus no hay vacuna ni tratamiento conocido pero la situación que estamos viviendo debería hacernos recapacitar y comprender que en el mundo en el que vivimos surge un brote cualquiera de una enfermedad cualquiera a cientos de miles de kilómetros y en menos de lo que canta un gallo tenemos un caso al lado de casa. 

Y ahí desatamos el pánico.
Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

Cuando hoy estamos en casa y mañana viajamos a la China (nótese la ironía) es más que evidente la necesidad de vacunar a nuestros hijos e incluso a nosotros mismos cuando viajamos a según qué paises.

Ahí tengo yo a mis hijas hartas de vacunas. Las que financia la Junta de Andalucía y todas aquellas que recomienda y que hemos pagado de nuestro bolsillo. Pero no es suficiente cuando están en contacto en el colegio y en la guardería con niños que no se vacunan.
Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

El efecto rebaño ya no es suficiente en una población tan globalizada, tan viajera y que está en contacto con gente de cualquier confín del planeta. Esto en los ochenta o los noventa del siglo pasado sería ideal (y no creo que entonces existiera el movimiento de los antivacuna) pero hoy no. Hoy ponemos en riesgo a nuestros hijos pero también a los hijos de los demás. Y no es justo. Ni debería ser siquiera legal.

Yo ahí lo dejo, y que cada cual saque sus propias conclusiones.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

Menos mal que no quería hacerle sombra a la receta de hoy con nada, pero a veces la actualidad llama y ya sabéis que a mí me gusta ponerme guerrera (aunque a veces no pueda por falta de tiempo y redacte las entradas sin entrar en divagaciones)

Volviendo al postre que nos ocupa confesaré que a mí como más me gustó fue recién hecho. Lo horneé a primera hora de la mañana (para las once y pico estaba ya fuera del horno enfriándose) le hice las fotos antes de la hora de comer y lo atacamos como postre.

Ideal la textura cremosa, el sabor, el aroma del limón...

Al conservarlo en la nevera, cuando lo consumes la textura es más dura. Mejora un poco si tienes la precaución de sacarlo un rato antes de comerlo, pero te tienes que acordar.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

A mí como más me gustó fue recién hecho. Supongo que si confitas el limón como hizo Mabel y lo bañas con el almíbar que queda será mucho más jugoso. Pero si te planteas prepararlo como postre para alguna comida o celebración yo te invito a que lo hagas el mismo día o en todo caso, siempre que la temperatura lo permita, que no lo guardes en la nevera antes de consumirlo.

Para que os hagáis una idea, la fuente que he usado tiene un interior que mide aproximadamente 27 x 17 centímetros y tiene unos 5 centímetros de alto.

Si os encontráis como Mabel o yo, de repente con una bolsa de limones recién cogidos en la cocina no dudeis en preparar este postre ¡os va a encantar!

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

Espero que alguno de vosotros os animéis y que la cadena de versiones siga y podamos verlo publicado dentro de poco ¡será señal de que os ha gustado!

Ahora sólo me queda contaros la receta (muy fácil porque no se ensucia más que un bol, unas varillas y el rallador) e invitaros como siempre a compartir un trocito ¿quién se apunta?

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca


Ingredientes:

* 250 gramos de harina
* 4 huevos
* 250 ml de nata para montar
* 100 ml de leche entera
* 100 ml de AOVE
* 6 gramos de levadura química (impulsor)
* 175 ml de zumo de limón
* La ralladura de un limón
* 150 gramos de azúcar
* Azúcar glas para espolvorear (opcional)

Elaboración:

1. Rallamos el limón y exprimimos el zumo.

2. En una jarra ponemos la nata y la leche y añadimos una cucharada de zumo de limón. Dejamos reposar.

3. En un bol ponemos el aceite, los huevos y la ralladura del limón y batimos hasta integrar.

4. Removemos la nata, leche y zumo de limón y lo añadimos a la mezcla anterior. Batimos hasta integrar.

5. Incorporamos el zumo de limón restante y mezclamos.

6. Añadimos la levadura y la harina y mezclamos lo justo para integrar.

7. Pintamos con mantequilla nuestro molde o lo forramos con papel de hornear. Vertemos la mezcla e introducimos en el horno precalentado a 180º C

8. Horneamos unos 50-55 minutos o hasta que al pincharlo en el centro con una brocheta de madera esta salga limpia.

9. Retiramos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

10. Antes de servir espolvoreamos con azúcar glas.

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Para conservarlo yo lo he dejado en la fuente en la que lo he horneado y lo he tapado con film transparente. Como os he comentado antes lo he guardado en el frigorífico pero si lo vais a consumir en breve mejor dejarlo a temperatura ambiente que la textura me gustó más.

Tarta cremosa de limón. Cake jugoso, bizcocho, postre, pudin flan, lemon pie. Recetas fáciles, sencillas, de fiesta, con horno Cuca

Es una receta súper fácil, ideal para novatos en la cocina y para sorprender a todo el mundo ¡espero que os animéis!

Como ha sido una receta ex profeso para dar salida a esos maravillosos limones (qué privilegio tener limones recién cogidos del árbol) va directa para el reto 1+/-100, desperdicio cero que tengo un poco abandonado últimamente y en el que no me canso de invitaros a formar parte.

Las peques están genial. Ellas han tenido un súper puente desde el viernes pasado hasta el lunes, ambos incluídos y además Lara ayer tampoco fue a clase porque se había convocado huelga en el ámbito educativo en Andalucía y nosotros decidimos unirnos a ella.

Los días en casa con las niñas y el padre manco (sí, sigue con su dedo tieso, que también lo ofrezco como San Pancracio, que regalarlo la pasada semana no tuvo mucho éxito, pero por si alguien se anima la oferta sigue en pie) se han hecho largos. Porque además tenía trabajo que preparar para el colegio de Lara, que están este trimestre con el proyecto de los castillos y a estas alturas aún no había hecho nada.

Mi idea era haberlo hecho el fin de semana anterior, pero como ya tenía al accidentado en casa ¡como para ponerme a dibujar! 

Elena la pobre sigue con sus dientes que no acaban de decidirse a romper aunque el bulto bajo la encía se aprecia perfectamente. También ha tenido la piel muy irritada. Yo creo que hemos pasado el virus mano-boca-pie por mucho que la pediatra dijera que no.

Lara no tuvo llagas en la boca cuando lo pasó y creo que la pobre Elena lo ha sufrido de una forma similar. 

Otro problema que tengo con Elena es el peinado. No se deja tocar la cabeza y tiene el pelo bastante largo (aunque a estas alturas creo que se lo hemos cortado al menos cuatro veces)

Pasarle un peine es misión imposible y cogerle un lazo o ponerle una goma ¡horror! Si por un casual se despista (a base de dejarle cosas que una niña no debería tener en las manos) y consigues hacer algo (medio decente) ¡no cantes victoria! que cuando menos acuerdas se pasa las manos por la cabeza en busca de objetos no deseados y acaba arrancándose lo que tuviera por mucho que le duela.

Para que os hagáis una idea, su look es similar al del chico del flequillo de las películas de Marisol con la única diferencia de que la raya se la hago en el otro lado.

En fin, estas son las correrías de esta semana. Espero que os animéis con el postre y recordad que tenemos una cita la próxima semana en este rinconcito ¡Sed felices!

Manos a la masa y ¡bon appétit!