jueves, 25 de octubre de 2018

Tarta de manzana americana. American apple pie.

Soy consciente de que esta semana la blogosfera se está llenando de ideas para celebrar Halloween.

Sí, esa fiesta importada que cada vez suma un mayor número de adeptos en nuestro país y que tiene pintas de ir a más conforme vaya pasando el tiempo porque las nuevas generaciones la están viviendo desde pequeños.

Y sí, soy consciente de que levanta ampollas que importemos tradiciones que van desplazando las nuestras propias, pero hoy voy a confesar que desde que era pequeña Halloween me fascinaba.

Yo veía esa celebración en series y películas americanas. Esas casas engalanadas para la ocasión, esos niños disfrazados pidiendo caramelos de puerta en puerta, esos cuantiosos botines de golosinas... y yo me moría por vivir algo así.

Lo he dicho hasta la saciedad. Y hoy me repito. Si alguien sabe coger una fiesta, tradición o receta, hacerla suya y conseguir que todo el mundo la conozca y la desee ¡esos son los americanos! No he visto a nadie con mayor capacidad para explotar su historia, sus costumbres, su comida, sus tradiciones...

En nuestra mano está abandonarnos o no a sus encantos, así como está saber legar a nuestros hijos nuestras tradiciones, explicárselas y recordárselas cada año para que las hagan suyas y aprender que se pueden importar otras celebraciones pero que no se deben olvidar las nuestras.

Otros años por estas fechas he preparado alguna receta temática como las tumbas de Halloween, las tartitas de calabaza y canela o los pastelitos con forma de calabaza pero este año no he tenido ganas de meterme en estas lides (amén de la falta de inspiración que ya sabéis que me encantan las recetas simpáticas pero huyo de las que resultan desagradables)

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Este año mi mente ha sido un poco más enrevesada y he optado por una receta que he elegido teniendo en cuenta a partes iguales el origen del Halloween que actualmente conocemos (la fiesta pagana celta denominada Samhain y que celebrara el final del verano) y una de las recetas más famosas del país que mejor publicidad ha hecho de Halloween y en el que todos pensamos indefectiblemente cuando hablamos de esta fiesta.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Si hablamos de Estados Unidos y del final del verano yo no puedo evitar pensar en manzanas y en su famosa tarta. El que no haya visto uno de estos postres enfriando en el alféizar de una ventana o a la perfecta ama de casa americana tocando a la puerta, subida en unos taconazos de vértigo y luciendo melena divina con una sonrisa de anuncio y una tarta de manzana en las manos para dar la bienvenida a los nuevos vecinos es que jamás ha oído hablar de USA ni ha visto la televisión en toda su vida.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Son clichés, lo sé. Probablemente si me mudo a vivir a Estados Unidos nadie toque a mi puerta para regalarme una deliciosa tarta de manzana casera y ninguna vecina deje en la ventana ningún postre para que se enfríe. Yo misma no lo hago y cada semana horneo alguna cosa, aunque en mi defensa diré que no lo hago porque no vivo en Estados Unidos y aquí no es costumbre. Creo que no cuela el farol, pero por intentarlo...

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Y puestos a decir verdades tampoco hay evidencias claras de que este sea un postre originario de Estados Unidos. El origen es incierto, probablemente sea europeo, pero volvemos a lo mismo. Si quieres que algo dé la vuelta al mundo haz que un estadounidense se fije en él, que los demás acabaremos codiciándolo.

Yo he crecido viendo series y películas donde había tartas de manzana caseras. Y toda la vida he estado preguntándome a qué sabrían.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Esto me ha pasado con otros postres. La tarta de cerezas (cherry pie) y la de calabaza (pumpkin pie) no despertaban menos mi curiosidad, pero esta fue saciada hace unos años cuando comencé con el blog y tengo como asignatura pendiente repetirlas y ofrecerles una segunda oportunidad en mi cocina virtual porque son recetas muy antiguas que a duras penas alcanzaron unos centenares de visitas y por supuesto necesitan una imagen más atractiva porque las fotos da pena verlas.

Así que este año ha llegado su momento y me he quitado esta espinita. En realidad no ha sido fruto de un antojo contenido durante años, las circunstancias (léase la avalancha de manzanas que ha traído mi padre del campo) ha hecho que le llegue el turno a este postre y no puedo estar más feliz.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

No sólo porque lleva toneladas de fruta y me ha ayudado bastante en mi propósito de que se estropeen las menos posibles (a veces, cuando hay tantas es prácticamente imposible que alguna no se acabe pudriendo por mucho que las coloques, mires y remires para detectar a tiempo las que se empiezan a pochar) sino porque es un postre delicioso y bien merece cada uno de los minutos que hay que dedicarle.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

En realidad yo he tirado por la vía fácil y he optado por utilizar láminas de masa quebrada industriales. Vale, igual no es la masa 100% original, lo acepto, pero a veces prefiero no ver las cantidades de mantequilla que hay que meterles a estas bases o acabaría por no utilizarlas jamás.

Y por otro lado mi tiempo es bastante escaso así que aquello que puedo simplificar lo simplifico sin remordimientos de conciencia ni nada parecido.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Antes de ponerme a ello miré mil recetas. Todas son muy similares pero cuesta encontrar dos que sean iguales (en cuyo caso es de algún blog que enlaza con el blog del que la ha sacado) Supongo que era de esperar y que en cada casa tendrán su "receta tradicional" con su toque personal como aquí ocurre con muchas de nuestras recetas tradicionales.

Así que he ido cogiendo ideas de aquí y allá (aunque en el fondo todas utilizan manzana, mantequilla, azúcar y canela) he calculado mis proporciones en base al molde que quería utilizar ¡y aquí tenéis la tarta de manzana americana versión Cuca!

De hecho sí que hay una cosa que me ha sorprendido. Yo pensaba que lo tradicional era presentarla con el enrejado y he visto que en muchísimas páginas dicen todo lo contrario, que esta es la manera más extendida y popular en USA aunque no negaremos que la otra queda bastante mona ¡así que la dejo pendiente para otra ocasión!

 Y aunque suponga sumar algunas calorías cuesta menos que hacer el enrejado, así que yo feliz.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

También me ha sorprendido el toque tan delicioso que le da pintar la superficie con leche y espolvorearla con azúcar moreno. Que sí, que se puede obviar, pero os aseguro que una cucharada más o menos de azúcar en este postre merece la pena ¡y mucho!

Es uno de esos pequeños detalles que en un postre marca la diferencia y como cuesta muy poquito hacerlo os animo a que no os lo saltéis.

El sabor y la textura son deliciosos. Os recomiendo que utilicéis manzanas maduras y dulces. Yo no entiendo de variedades y no sé cómo se llaman las que he utilizado, como os he dicho son las que tenemos en el campo y son las que véis en las fotos. Son dulces y  ligeramente granulosas, y para los postres van estupendamente.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Fui seleccionando las que había más maduras, algunas ya presentaban alguna herida y comenzaban a podrirse. Fue una manera estupenda de aprovecharlas y todo un acierto (aunque fuera de manera colateral) porque al hacerlas con la mantequilla, el azúcar y la canela quedan impresionantes.

El contraste del relleno con la masa es brutal, y os aseguro que a mí me gustó más al día siguiente, aunque la base estuviera más blandita, creo que gana en textura y sabor, para mí merece la pena esperar porque además el corte es más limpio y el relleno no tiende a desmoronarse ¡son cositas que hay que tener en cuenta!

Si nunca lo habéis probado os animo a que esta tarta inunde vuestro hogar con el aroma de la canela, la manzana y la mantequilla. Además un postre que lleva fruta ¡es sano! ¡mucho más este que lleva muchas manzanas en su interior!

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Tampoco es cuestión de zamparse la tarta de una sentada, pero os aseguro que es una manera estupenda de que coman fruta sin darse ni cuenta, aunque como siempre os digo más sano y natural que una fruta (sin meter dentro de ningún postre, que nos conocemos) no hay nada.

Ah! y si queréis rizar el rizo servidla templada con una bolita de helado de vainilla. Para mi gusto templada está sublime, y para eso se inventó el microondas.

Espero que os animéis y para daros el último empujón  os invito a un trocito de esta maravilla.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

 Ingredientes:

* 2 láminas de masa quebrada
* 1.200 gramos de manzana (peso de la fruta sin piel ni corazón)
* 50 gramos de mantequilla
* 70 gramos de azúcar moreno
* 1 cucharada sopera de canela en polvo
* 3 cucharadas soperas de harina de maíz (maicena)
* 1 chorrito de leche
* 1 cucharada sopera de azúcar moreno

Elaboración:

1. Comenzamos pelando las manzanas, las partimos en cuartos, les quitamos el corazón y las hacemos láminas hasta tener unos 1.200 gramos de fruta limpia.

2. En una sartén grande ponemos la mantequilla al fuego, y cuando esté derretida añadimos las láminas de manzana, junto con el azúcar moreno y una cucharada generosa de canela en polvo.

3. Mezclamos bien y vamos removiendo hasta que la manzana esté blandita y caramelizada. Yo dejé cocinar unos 20 minutos o un poquito más.

4. Añadimos la harina de maiz, mezclamos bien y dejamos cocinar unos 5 o 10 minutos más. 

5. Retiramos del fuego y dejamos templar (y si podemos esperar a que se enfríe mucho mejor)

6. Ponemos una lámina de masa quebrada cubriendo la base del molde que vayamos a utilizar. Yo dejo el papel que la envuelve porque así es muy sencillo desmoldar, pero también podéis optar por pintar con mantequilla.

7. Vertemos el relleno sobre la masa, repartimos y nivelamos con ayuda de una espátula.

8. Cubrimos con la otra lámina de hojaldre, cortamos el sobrante por los lados y presionamos con los dedos los bordes para sellar ambas láminas.

9. Pintamos la superficie con un chorrito de leche y espolvoreamos una cucharada de azúcar moreno.

10. Hacemos unos cortes en el centro para que la tarta respire al hornear.

11. Si nos apetece con la masa que sobra podemos hacer unas figuras y decorar un poco la superficie.

12. Introducimos en el horno precalentado a 180ºC y horneamos de 45 a 55 minutos hasta que veamos la superficie dorada.

13. Dejamos templar con la puerta del horno entreabierta y pasados unos quince minutos sacamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

https://sites.google.com/s/1TZ4HTErLtlDzq0JnE9O_M63ERsEeP5S4/p/19TzykrcUAhBng7QxLAulfVJHUGSReLLi/edit

Una vez fría tapamos con film transparente y la guardamos en la nevera. Los postres con fruta hay que conservarlos en frío para no llevarnos sorpresas desagradables. No me canso de repetirlo.

Tarta de manzana americana. American apple pie. Postre, canela, azúcar, rico, fácil, con fruta, en el horno, masa quebrada. Cuca

Estoy segura de que os va a gustar si os animáis y la hacéis en casa. 

Y sí, hay sabotaje en la sesión de fotos. Si Lara no se duerme y tengo que hacerlas con ella dando vueltas en casa esto no es lo peor que puede pasar porque no se retira de mi lado, me dice que ya no le haga más fotos a las tartas y se empeña en meter manos y pies por todos sitios y mover lo que se le tercia.

Siente fascinación por la tabla de madera y se ve que tiene alma de baile porque a la mínima que me descuido está encima saltando y bailando cual tablado flamenco.

Así que esa mano que roba las manzanas es suya ¿no tenía tantas ganas de coger cosas? Pues saquémosle partido (aunque después la cosa se fue de madre y hubo que hacer una parada porque no dejaba títere con cabeza.

Pero por supuesto ella sigue sin probar nada de lo que le ofrezcamos en casa. Voy a tener que poner en práctica el truco que me contábais la pasada semana en los comentarios y llevar lo que cocine a casa de la vecina a ver si allí se anima.

Por esta semana más nada. Espero que disfrutéis mucho del tiempo libre y que os metáis en los preparativos para Todos los Santos y/o Halloween. ¡Estoy deseando ver vuestras propuestas! ¡Sed felices!

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 18 de octubre de 2018

Tarta de batata asada y chocolate blanco

Ahora sí que ha llegado el otoño y  no sé vosotros pero yo llevo unas semanas reposteando con los frutos que nos regala y que mi padre trae casi cada día desde el campo.

Ahí me tenéis buscando recetas y dejando volar mi creatividad para dar salida en cada receta a la mayor cantidad posible de frutas o verduras y evitar así que se pongan malas.

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

Hoy sin embargo hago un alto y aunque os traigo una receta que sabe, huele y se viste de otoño con mayúsculas no la he horneado estos días sino que lleva en pendientes todo un año.

Me vais a odiar. Y os entiendo. Es casi un delito guardarse una receta así, pero por no hacerme pesada con las recetas de batata el pasado otoño se fue quedando atrás y publicarla en abril no tenía sentido.

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

Pero no creáis que se me ha ido de la cabeza ni un sólo día y al fin ha llegado el momento de resarcirme y compartirla en mi cocina.

Esta tarta surgió de las ganas de seguir reposteando con la batata (boniato, camote, papa dulce...) más allá de los bizcochos y muffins (porque ya había comprobado que en masas va estupendamente)  o la crema (muy similar a unas natillas) que ya había probado y compartido con vosotros.

Buscaba nuevas texturas, otras combinaciones de ingredientes y como no encontraba lo que quería sólo quedaba el recurso de inventar.

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

Mi mente inquieta me planteó el reto de utilizar la batata como si de calabaza se tratara y os aseguro que ha sido una idea maravillosa.

Cuando hice esta tarta tenía mis dudas, pero cuando salió del horno...¡cuando salió del horno fue amor a primera vista!

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

No sabía si el sabor o la textura nos iba a gustar, pero a mí ese aspecto tan de repostería de abuela me enamoró. Y ese color tan otoñal... ¿cómo resistirse a este postre?

Cuando estaba haciendo las fotos y llegó el momento del corte os aseguro que me gustó muchísimo, la cosa pintaba bien, así que terminar con ellas y lanzarme a probar ese trozo fue todo uno.

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

En mi fuero más interno albergaba la esperanza de que dado el color y al decir que era de batata mi costillo decidiera que igual no era de su gusto y no probarla y acabar con ella yo solita. Pero no hubo suerte (o sí, según se mire) y no sabría deciros si me gustó más a mí o a él.

Yo creo que está esperando con expectación que este otoño la repita y no es para menos porque el sabor y la textura son increíbles.

La combinación de la batata asada con el chocolate blanco es espectacular. Queda un postre con su punto justo de dulzor y con una textura cremosa, untuosa, firme pero que se deshace en la boca... ¡es brutal!

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

A mí me encantó sola, pero como tengo en casa al rey de los golosos él la probó con sirope de chocolate y también con nata. Supongo que su combinación favorita fue con el chocolate porque repitió con él hasta dar fin a la tarta.

Que no es que diera fin en un sólo día, pero no fue por falta de ganas, sino porque ya estoy yo para decir basta y llevarme la tarta a la cocina.

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

Otra cosa que me gusta mucho es que no se ensucian muchos cacharros en la cocina y que la receta, si compráis la batata asada en la frutería, tiene un trabajo casi nulo ¡apta para novatos! Y no os hacéis una idea de lo bien que váis a quedar con este postre.

Y sí, sabe a batata, evidentemente, pero el sabor es sutil, así que os invito a que la probéis porque no os vais a arrepentir si os gustan los frutos que esta estación nos regala.

Si queréis que vuestra cocina, y el resto de la casa, huela a otoño ¡no dejéis de hacer esta maravillosa tarta! 

A ver, que levante la mano quien quiera un trozo ¡y os voy sirviendo para acompañar la receta!

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

Ingredientes:

* 500 gramos de batata asada (una batata grande)
* 200 mililitros de leche
* 150 gramos de harina para repostería
* 3 huevos
* 100 gramos de miel
* 1 sobre de levadura química (16 gramos)
* 1 cucharadita de canela en polvo
* 40 gramos de mantequilla
* 150 gramos de chocolate blanco
* Una nuez de mantequilla para untar el molde (no es necesario si utilizas un molde de silicona)

Elaboración:

1. Para comenzar, si no tenemos la batata asada la asamos tal y como os explicaba en esta entrada.

2. Ponemos la leche a calentar hasta que esté a punto de romper a hervir (en el microondas será muy rápido pero tenemos que estar atentas que puede rebosar ¡os lo digo por experiencia!)

3. En un bol amplio ponemos el chocolate, la mantequilla y la miel y agregamos la leche muy caliente. Dejamos reposar un par de minutos y removemos. El chocolate, la miel y la mantequilla se habrán derretido gracias al calor de la leche.

4. Añadimos la batata pelada y partida en trozos, los huevos, la harina, la levadura y la canela y con ayuda de la batidora batimos hasta obtener una masa lisa y homogénea. Si fuera muy pastosa podemos añadir un chorrito de leche pero probablemente no os haga falta.

5. Untamos el molde que vayamos a utilizar con una nuez de mantequilla (sed generosos para que desmolde la tarta perfectamente) y vertemos nuestra masa en él. Alisamos la superficie con una espátula o agitando el molde de derecha a izquierda sobre la encimera.

6. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos durante unos 50-60 minutos (dependerá el diámetro del molde) hasta que veamos que la tarta está cuajada y al pinchar con un palillo éste sale limpio.

Es posible que a mitad del tiempo de horneado sea necesario abrir el horno y cubrir con un trozo de papel de aluminio para evitar que la superficie se queme.

También os advierto que la tarta sube bastante al hornearse pero que al apagar el horno se baja sola ¡no la toquéis que es mucho peor!

7. Apagamos el horno y dejamos la puerta entreabierta. Cuando se haya enfriado la tarta la tapamos con film transparente y la metemos en el frigorífico. Ideal dejarla reposar toda la noche para que asiente bien.

https://sites.google.com/s/16BeXWf61ambxppVOhA5rAdPTHrj6MHH3/p/1mJyxpKVFQCB5Ka4xFUcee1XevL2tmZY0/edit

La cantidad de batata es orientativa. Un poquito más o un poquito menos (hablamos de unos 50 o 70 gramos arriba o abajo) no alterará el resultado y la idea es que no queden restos de batata rodando por la nevera porque corren el riesgo de acabar en la basura.

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

Para mi gusto gana con el paso de los días tanto en textura como en sabor así que es una receta ideal para prepararla con antelación si tienes algún evento y quieres lucirte con el postre.

Tarta de batata asada y chocolate blanco. Receta de otoño con boniatos camote papa dulce. Horno. Recetas sencillas y bonitas. Cuca. Postre, merienda.

Si os animáis me encantará saber vuestras impresiones.

El test de la semana pasada fue bien. A mi el líquido para la prueba esta no me da asco y no me resulta por tanto nada traumática. Muchas veces he pensado que vamos muy mal predispuestas cuando nos toca esta prueba porque todo el mundo te cuenta lo mal que lo pasó, lo malo que es el brebaje en cuestión y en definitiva lo peor de lo peor.

Así sólo conseguimos ir con miedo, lo que junto con la revolución de hormonas  y estar en ayunas es una mezcla que acaba poniendo enferma a la más pintada. ¡Ojo! que no digo yo que no haya embarazadas a las que la sobrecarga de azúcar no les siente mal, pero que la fama de la prueba no es buena es vox pópuli.

Si a estas alturas de semana no me han llamado corriendo de laboratorio para repetirla y hacer la curva larga es buena señal en principio porque quiere decir que no presento diabetes gestacional. De todos modos la semana que viene pediré cita con mi médico y le daremos un repaso a todos los parámetros. ¡Por lo que pueda pasar! 

Mi resfriado duró 48 horas. No puedo permitirme el lujo de estar enferma, y el de Lara fue pasando a lo largo del fin de semana. Del costillo mejor no hablamos. Él como buen hombre estaba malo, malo, malísimo.

Os voy a contar una nueva anécdota de Lara. A principios de mes celebraron la fiesta de la patrona del centro y ese día hay una tarta. Cuando llegó a casa le preguntamos y dijo que ella no había comido tarta porque no le gusta, que "es fea" (como el 99% de los alimentos del mundo mundial según mi hija) pero que sí había comido gusanitos y Lacasitos.

Hasta ahí todo bien. La semana pasada publican las fotos de la fiesta. ¿Sabéis que me encuentro? Mi hija junto a la tarta en cuestión comiéndola a puñados y con la boca tan abierta que le cabía la mano entera.

Menos mal que esta niña no había comido tarta. En casa ya os digo yo que no consiente probar ninguna pero comprendo que las que le ofrecen fuera son mejores.

Por esta semana nada más. Espero ir sacando tiempo para ponerme al día con vuestras cocinas, pero el trabajo este mes es intenso y me deja poco tiempo libre.

Espero que seáis muy felices y disfrutéis de este tiempo tan otoñal que al fin se decide a acompañarnos.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 11 de octubre de 2018

Crumble de peras y manzanas

El otoño huele a manzanas.

Sé lo que me vais a decir, que el otoño huele a muchas más cosas, que también huele a calabaza, a las primeras lluvias, a hojas secas, a setas, a humo, a castañas y batatas asadas... pero yo pienso en otoño y me huele a manzanas.

Recuerdo perfectamente cuando era pequeña que mi abuelo iba un día al campo (con mi tío o con mi padre, porque él no tenía carné de conducir) y que llegaban cargados con cajas y sacos de manzanas.

Sólo eran dos manzanos, y no muy buenos por entonces, pero su cosecha era abundante. Recuerdo que mi abuelo pasaba los días siguientes haciendo ristras de manzanas atadas por el rabito que colgaba del techo y que ponían cartones en el suelo de uno de las habitaciones vaciías y ahí colocaban cuidadosamente, una al lado de otra, el resto de manzanas que no tenían rabito.

A mí me maravillaba el olor a manzana que salía de ese cuarto casi inmediatamente y sobre todo, a día de hoy, me maravilla que esas manzanas aguantaran tanto tiempo en perfecto estado, sin podrirse, únicamente con el paso de las semanas y los meses su piel comenzaba a arrugarse, perdía tersura la carne, y su olor era más intenso y más dulzón si cabe pero era raro que alguna de aquellas manzanas llegara a pudrirse.

Y aquel botín daba para todo el otoño y para todo el invierno y al final casi toda la casa olía a manzana a pesar de que mi abuela mantenía la puerta de aquel cuarto cerrada.

Esos manzanos siguen estando ahí. No dan las mejores manzanas del mundo pero son ahora mis padres los que las recogen y yo me siento en la "obligación" de aprovecharlas al máximo. Y como por mucho que quiera no me las puedo zampar todas este año estoy haciendo postres para darles salida y busco aquellas recetas en las que pueda utilizar la mayor cantidad de fruta posible.

¿Y en qué postre se utiliza mucha fruta? ¡Pues en un crumble!

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Porque además de los susodichos manzanos (que este año han tenido una cosecha de lo más aceptable) también tenemos un peral la mar de fructífero y ¡sorpresa, sorpresa! toda la fruta ha madurado a la vez. Y las peras, amigos míos, duran un suspiro, al menos estas y se pudren antes de que queramos darnos cuenta (más con el calor que tenemos este año aún dando martirio)

El otro día se me encendió la bombillita y me acordé de esta receta así que me metí en la cocina y en un ratito tenía el crumble en el horno.

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Y yo que no soy miserable para nada, y menos para la fruta, me puse a pelar manzanas y peras hasta llenar la fuente y dejar espacio sólo para el crumble (aunque al hornearse fue perdiendo jugo y acabó reducida a la mitad)

Digo yo que ya puestos, hacemos en cantidad, que una vez encendido el horno vamos a gastar lo mismo y llevamos a la mesa un postre bastante sano que ya sabéis que todo lo que lleve fruta no es pecaminoso (o casi)

Además sin quererlo me ha salido un postre apto para veganos ya que cuando echo mano ¡hay cero mantequilla en el frigorífico! y sólo encuentro un resto de margarina (justo la cantidad que lleva la receta). Cómo se nota que he perdido el control en mis dominios después del parón veraniego y mi costillo se ha aprovechado y ha estado venga ponerse mantequilla en el pan y en los bocadillos. Y se ha callado cuando ha terminado mis reservas y eso no se perdona, que yo soy la bloguera mejor abastecida ¡si casi parece que viviera en un supermercado de El Corte Inglés!

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Pero os aseguro que ya estoy recuperando la soberanía sobre los productos de la cocina y que uno que yo me sé no va a terminar la mantequilla nunca más y callarse.

Debería haberlo castigado sin probar este crumble, pero me pareció demasiado cruel. Aunque por otro lado me convenía mucho que comiera porque últimamente no consigo que nadie en casa coma fruta.

Lara porque dice que la fruta "es fea" (y yo prefiero resignarme y darle tiempo al tiempo) y el otro porque se inventa la excusa de que está muy lleno y no quiere postre pero cuando recogemos la mesa a la mínima que me descuido lo veo royendo gominolas o cualquier porquería de bollería industrial que haya metido en casa a pesar de que me salen rayos por los ojos cada vez que aparece con una de esas bolsas.

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Que no digo yo que no se pueda tomar bollería industrial, pero tomarla por hábito me parece nefasto. Todos en algún momento compramos (o hemos comprado) unas galletas, un paquete de croissants, unos donuts o unas ensaimadas por poner un ejemplo. Y no pocas veces hemos tenido que tirar de algún postre de supermercado por una visita imprevista o por falta de tiempo para preparar un postre.

Y no pasa nada. Y no se juzga a nadie por ello. Pero de ahí a que sean un hábito diario (y repetitivo) va un trecho.

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Lo que yo os decía, he perdido mi soberanía y ahora tengo que volver a meterlos en cintura. Así que este crumble (y otros postres que ya iré publicando) ha sido la excusa perfecta para que al menos mi marido coma algo de fruta.

Además tenía una canela en polvo recién comprada que despedía un olorcito... ¡irresistible! y estaba deseando hacer algo con ella y en el último momento se me encendió la bombillita y me acordé de un paquete de salvado de avena que había abierto en el armario desde finales de la primavera y decidí sustituir parte de la harina por salvado y el resultado ha sido la mar de rico por lo que volveré a repetir con él en los crumble.

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Las peras que yo he usado son tremendamente jugosas. Me río yo de ese anuncio que he visto varias veces en televisión (y miro que la veo poco) en la que una chica tenía apetencia de una pera jugosa (que me parecía un anuncio de lo más ridículo del mundo)

A lo que iba. Estas peras tienen mucho contenido en agua y por tanto durante el horneado han desprendido mucho jugo. Como yo conocía el producto de sobra dejé el crumble más tiempo en el horno con la idea de que se fuera evaporando, aunque todo no se consumió.

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Las fotos están hechas con el crumble recién templado, sin pasar por el frigorífico y se aprecia en el fondo, pero al día siguiente, después de haber reposado en frío, no quedaba prácticamente nada, la fruta lo había reabsorbido y se ha mantenido bastante jugosa y tierna hasta el último día.

Ya sabéis que me gusta ser clara con las recetas, sus pros y sus contras, para que nadie se lleve una sorpresa si se decide a prepararlas en casa.

Así que ya sabéis, si estáis saturados de fruta en casa y no sabéis cómo terminar con ella ¡no perdáis de vista esta receta que seguro os da un buen resultado!

Mientras os voy sirviendo un bolecito, que lo que lleva fruta es sano, y hoy hay para todos.

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Ingredientes:

* 6 peras
* 6 manzanas
* Una cucharada generosa de canela en polvo
* Una cuchradita de azúcar
* 75 gramos de harina
* 75 gramos de salvado de avena
* 50 gramos de margarina
* 25 gramos de azúcar blanca
* 25 gramos de azúcar moreno

Elaboración:

1. Comenzamos preparando el crumble y para ello ponemos en un bol amplio la harina, el salvado, los dos tipos de azúcar y la margarina a temperatura ambiente o ligeramente reblandecida en el microondas.

2. Vamos mezclando hasta que los ingredientes adquieran la textura de arena mojada. El aspecto será similar al de unas migas. Reservamos.

3. Pelamos, quitamos las pepitas y partimos en trocitos las peras y las manzanas. 

4. Añadimos una cucharadita de azúcar y canela (de manera generosa o a vuestro gusto) y mezclamos.

5. Vertemos la fruta en una fuente que pueda ir al horno y cubrimos totalmente la superficie con el crumble.

6. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos durante unos 45 minutos.

7. Apagamos y dejamos templar antes de servir.

https://sites.google.com/s/1cAWqT6Q3iUfoFL4IwZBJ5oLzUCk6MTZN/p/1TYEqVIF48O3DAhto_3B_0qf8kxRCDmgN/edit

Para conservalo lo tapamos con film transparente y lo metemos en el frigorífico.

La cantidad de fruta es indicativa. Yo puse seis piezas de cada fruta y os aseguro que antes de hornearla llegaba casi hasta arriba de la fuente.

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno.

A medida que se fue cocinando fue soltando bastante jugo y quedó reducida en volumen a la mitad así que tendréis que adaptaros a la capacidad de vuestro molde y sobre todo tener en cuenta que una vez horneada pierde bastante volumen.

Crumble de peras y manzanas. Canela. Recetas de otoño con horno. Sencilla, saludable, healthy, postre, canela, avena, sana, fácil, rápida, apta para novatos. Cuca

Si la fuente es transparente podéis ver si queda más o menos jugo para dejarlo más o menos rato en el horno. De todos modos os aseguro que la fruta lo reabsorbe casi todo al reposar en el frigorífico.

Con esta receta quiero participar en la iniciativa 1+/-100 desperdicio 0 de mi amiga Marisa. Si pretendemos alcanzar el nivel 0 de desperdicio tanto de alimentos como de recursos debemos aprender a gestionar lo que tenemos en casa y si tenemos cantidades ingentes de un alimento hay que buscar alternativas para darles salida y aprovecharlos.


Os invito a pinchar en el enlace y echarle un vistazo si aún no lo conocéis, y por supuesto que os planteéis el reto de 0 desperdicio en vuestros hogares. 

La princesa (única) de la casa (por poco tiempo, que ya sabéis que hay otra en el horno) se debate entre resfriarse o no. Con estos cambios de temperatura y el mix de virus y mocos que siempre hay en la guardería es complicado no caer. Lo malo es que ha cogido y nos lo ha pegado a nosotros así que aquí estoy yo, luchando contra los virus y deshidratándome con un continuo fluir de mocos.

Cada vez que pienso que cuando nació Lara llevaba cuatro años ¡cuatro! sin pescar un triste resfriado... ¡ains! me deprimo. Cuando los niños entran en casa también lo hacen los virus y no hay cuerpo que lo resista ¡son una fuente variada e inagotable de enfermedades!

Y esta mañana no estoy tras la pantalla del ordenador en la oficina. Si todo va bien estaré en el centro de salud haciendo el test de O'Sullivan, popularmente conocido como la prueba del azúcar y al que muchas personas se refieren despectivamente como la prueba del líquido naranja ese que está tan asqueroso. A mí la primera vez no me estuvo tan malo. Estaba fresquito, yo tenía hambre y lo demás vino solo.

Así que esta vez voy sin miedo (la primera vez, y dado que la gente sólo te cuenta lo peor yo iba dispuesta a enfrentarme en el vaso a algo peor que la lejía) y pertrechada con mi libro electrónico para haer más llevadera la espera entre extracción y extracción y después la espera hasta mi turno en la matrona.

La semana próxima os cuento. Disculpad mi ausencia de vuestras cocinas estos días. Entre el resfriado, las pruebas del embarazo y las liquidaciones trimestrales no saco un solo hueco, pero prometo pasar rauda a ponerme al día en cuanto acabe esta vorágine de números y papeles Mientras tanto sed felices y disfrutad de este maravilloso tiempo.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 4 de octubre de 2018

Muffins de canela y frutos rojos

Si el otoño no quiere venir por voluntad propia yo me he hecho el firme propósito de invocarlo desde mi cocina.

El bizcocho de la semana pasada le dio cierto empujón y espero que estos muffins que os traigo hoy desprendan su magia encantadora para hacer otro tanto.

Muffins de canela y frutos rojos. Receta adaptada de Lorraine Pascale. Desayuno, merienda, postre. Sanos, saludables, healthy. Con horno. Cuca

Creo que os conté que la pasada semana volví a la jornada partida. Es de los años que más me ha costado porque esa ola de calor tardía junto con mi tripa que cada día es más grande no ayuda en exceso a sobrellevar con dignidad el cambio.

Las primeras tardes en la oficina se han hecho eternas (no sólo por el calor sino porque tenía además el trabajo al día) así que he podido dedicar tiempo a mirar blogs. Hace muchos años seguía muchos blogs de moda. A estas alturas el 95% están abandonados y el resto ha perdido mi interés, aunque hay uno que de vez en cuando visito porque habla de las tendencias de la temporada, las prendas imprescindibles y chorradas del estilo sin incorporar fotos de postureo de la persona que lo escribe.

Y digo chorradas porque a esta altura de mi vida me pongo lo que me gusta y sobre todo lo que me sienta bien. Me importa un pito que se lleve tal o cual color, estampados o un bolso con luces de neón. Me conozco mejor que nadie y sé qué me puedo o no poner, independientemente de que sea o no la última tendencia.

En los últimos años me planteo además dónde está el límite entre crear tendencia y ser una mamarracha y si las chicas que aparecen en blogs y redes sociales con esas combinaciones de prendas, calzado y accesorios hacen su día a día así vestidas o símplemente se visten para las fotos y después tiran de un pantalón y un jersey "de los de toda la vida"

Yo entiendo que en esta vida hay que arriesgar, pero entre innovar y hacer el ridículo hay un trecho. Cada vez más cuando veo las presentaciones de las colecciones de ropa (desde firmas de alta costura a las low cost donde compramos todo hijo de vecino) o las imágenes que hay en las páginas web me digo que los estilistas de la marca buscan exclusivamente llamar la atención y provocar para que nos fijemos en ellos más que ofrecernos ideas para vestir en nuestra vida diaria.

Por mucho que quieran venderme la moto de que esta temporada es tendencia combinar las sudaderas con capucha siete tallas más grandes con una falta plisada de satén junto con calcetines de deporte a la rodilla y sandalias-pantufla de pelo, si una mañana yo salgo de esta guisa para llevar a Lara a la guardería e irme después a trabajar os aseguro que cuando llego a la oficina hay una patrulla de la guardia civil esperándome en la puerta para encerrarme en un psiquiátrico.

Igual es que tengo una mente cerrada por vivir en un pueblo y moverme en ciudades pequeñas. Pero os aseguro que cuando he estado en Madrid, Roma o Atenas la gente viste normal por la calle y no veo en el street style, como lo definen en el mundillo, esas combinaciones imposibles (y bastante absurdas) que nos intentan vender las influencers del momento.

¿Y en qué se resume todo esto? En que en toda una semana no he encontrado nada que comprarme, así que ahorro para mi bolsillo.

¿También vosotros encontráis absurdas muchas de las fotos de influencers de moda o soy yo que estoy fuera de tendencia?

Lo que de seguro no va a pasar de moda son las recetas caseras y estoy casi segura de que el olorcito de estos muffins empieza a traspasar vuestra pantalla. 

Muffins de canela y frutos rojos. Receta adaptada de Lorraine Pascale. Desayuno, merienda, postre. Sanos, saludables, healthy. Con horno. Cuca

Hace muchísimo que no publico una receta de muffins ¡desde mayo! cuando os traía estos muffins de sirope de arce ¡¿Tanto?! Pues había que ponerle remedio, más cuando encontré en borradores estos muffins (receta de Lorraine Pascale) que os aseguro llevan ahí dos años esperando ver la luz.

¡Imperdonable! 

Muffins de canela y frutos rojos. Receta adaptada de Lorraine Pascale. Desayuno, merienda, postre. Sanos, saludables, healthy. Con horno. Cuca

Esta receta ha sido la de las largas esperas. Estuvo en mis pendientes perfectamente un par de años y después ha tenido que esperar otro tanto para llegar a mi cocina virtual ¡y no es justo! Porque os aseguro que están buenísimos y es una receta bastante sanota para darnos un capricho en el desayuno o la merienda.

De hecho me enamoré de ellos cuando los prepararon en el reto Lok@s por Lorraine (que lleva bastante tiempo en suspenso y es una lástima) y me consta que muchas de vosotras me vais a decir que los hicísteis entonces y de vuestros comentarios y sugerencias surgieron algunas modificaciones que dieron lugar a esta receta.

Muffins de canela y frutos rojos. Receta adaptada de Lorraine Pascale. Desayuno, merienda, postre. Sanos, saludables, healthy. Con horno. Cuca

Una de las recomendaciones que seguí fue la de usar una latita de frutos rojos en conserva que venden en Mercadona. Me pareció buena idea, pero una vez metida en harinas no me gustó en absoluto el contenido de la lata. Se los puse porque no tenía otros y porque odio tirar comida, pero sinceramente creo que si no los encontráis naturales mejor tiréis de las bolsitas de frutos rojos congelados que venden en muchos supermercados.

Son unos muffins muy ricos, jugosos, tiernos y llenos de trocitos de fruta que junto con el aroma de la canela...¡mmm! a ver quién se resiste.

No son excesivamente dulces, tienen el punto justo de dulzor que en mi caso sabéis que suele ser bajito, primero porque me empalago y segundo porque prefiero compensarlo con el uso de la canela por ejemplo.

Muffins de canela y frutos rojos. Receta adaptada de Lorraine Pascale. Desayuno, merienda, postre. Sanos, saludables, healthy. Con horno. Cuca

Uno de mis cambios ha sido usar miel, que no la llevaba la receta original (no recuerdo si era azúcar moreno o sirope de arce lo que ponía Lorraine) pero si no os gusta la cambiáis por azúcar o por el endulzante que utilicéis habitualmente y asunto resuelto.

La dificultad de la receta es nula y la satisfacción enorme así que si os embargan las ganas de encender el horno pero queréis que sea poco rato ¡no perdáis de vista esta receta que no os va a defraudar! 

Como siempre he reservado unos cuantos para compartirlos con vosotros mientras os doy la receta. ¿Verdad que apatece coger uno?

Muffins de canela y frutos rojos. Receta adaptada de Lorraine Pascale. Desayuno, merienda, postre. Sanos, saludables, healthy. Con horno. Cuca

Ingredientes:

* 300 gramos de harina de trigo integral
* 1 cucharadita de levadura química
* 1 cucharadita de bicarbonato sódico
* 1 cucharadita (generosa) de canela en polvo
* 2 huevos
* 200 ml de leche de soja
* 100 gramos de yogur griego de frutos rojos
* 50 ml de aceite de girasol
* 100 gramos de miel (de buena calidad)
* 110 gramos de frutos rojos (utilicé una lata de Mercadona, conservados en zumo de uva que escurrí)
* 125 gramos de arándanos desecados

Elaboración.

1. En un bol ponemos los huevos, el yogur, la miel, la leche y el aceite y mezclamos hasta integrar.

2. Añadimos la levadura. el bicarbonato, la canela y la harina y mezclamos lo justo para conseguir una mezcla homogénea sin sobre batir la masa.

3. Si usáis frutos rojos de lata como ha sido mi caso los escurrimos previamente para que no incorporen un exceso de líquido.

4. Incorporamos los frutos rojos y los arándanos y con la ayuda de una espátula repartimos bien por toda la mezcla.

5. Ponemos las cápsulas que vayamos a utilizar en nuestra bandeja para muffins y con ayuda de una cuchara para helados vertemos la mezcla en las cápsulas sin llegar hasta el borde.

6. Introducimos en el horno precalentado a 200º C y horneamos unos 20 minutos o hasta que al pinchar el muffin por el centro con un palillo este salga limpio.

7. Apagamos el horno y los dejamos dentro con la puerta entreabierta cinco minutos.

8. Sacamos, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

https://sites.google.com/site/dulcessecretosdecuca/muffins-de-canela-y-frutos-rojos

Cuando estén completamente fríos los metemos en una lata o un tupper que cierren bien y al frigorífico con ellos.

A nadie le gusta ir a coger un muffin o un pedazo de bizcocho y encontrarse que se ha puesto malo. Y sí, sigue haciendo demasiado calor como para tenerlos sin refrigerar.

Muffins de canela y frutos rojos. Receta adaptada de Lorraine Pascale. Desayuno, merienda, postre. Sanos, saludables, healthy. Con horno. Cuca

Otra opción es meterlos en una bolsa de congelar y al congelador con ellos ¡bien cerrada la bolsa por favor! Los sacamos un rato antes de consumir ¡y como recién horneados! Confieso que yo tiro poco de congelar no sólo porque mi costillo es de buen diente sino sobre todo porque el congelador de mi frigorífico es de tres cajones y suele estar bastante saturado.

Ya veo que la pasada semana las ocurrencias de Lara os encantaron así que para que os sigáis derritiendo con la niña os voy a contar la conversación de hace sólo unos días mientras le daba la cena.

- Mamá tienes la barriga muy grande
- Es por el bebé cariño
- Estás muy guapa
Momento madre que se derrite hasta que la niña continúa diciendo
- Es como la barriga del papá de Peppa (Pig, para las que no estéis familiarizadas con los dibujitos en cuestión)

Aquí llega el momento madre con mirada asesina que empieza a valorar si merece o no la pena ponerle el bol del puré sobre la cabeza para mostrar su indignación por haber pasado de ser una belleza embarazada a ser un cerdo barrigón de color rosa.

Así que ahí seguí yo cucharada va y viene de puré mientras pensaba que le iba a echar en cara de por vida que me hubiera comparado con el papá de Peppa cuando estaba embarazada.
 
Las ocurrencias de esta niña no dejan de sorprendernos, ni de entretenernos. Y si esto es con dos años y medio, nos vamos agarrando que no hay duda de que vienen curvas.

El embarazo marcha bien. Cada vez se notan más los movimientos del bebé y casi todas las noches tiene hipo, como le ocurría a Lara. La semana que viene tengo que hacerme el test de O'Sullivan pero como antes me fue bien no creo que nos llevemos ninguna sorpresa (ni le tengo tanto miedo ante los comentarios de lo malo que está el brebaje en cuestión y lo que cuesta bebérselo porque me parece más que exagerado)

Gracias como siempre por seguir visitando mi cocina. Si en los próximos días me encontráis más dispersa es por las obligaciones del trabajo, que Hacienda me tiene la mar de entretenida.

Manos a la masa y ¡bon appétit!