jueves, 27 de febrero de 2020

Magdalenas de vino dulce y naranja

Mañana  se celebra el Día de Andalucía y para festejarlo traigo unas magdalenas de vino dulce y naranja.

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

Otros años he traído algún dulce típico de mi tierra como esta torta de AOVE y azúcar y para este año quería preparar algo del estilo pero la vida a veces se da un giro en el momento menos pensado y decide cambiarte el compás.

Tranquilo todo el mundo que no ha pasado nada grave. O al menos irreparable. Mi señor costillo "decidió" el jueves pasado accidentarse en el trabajo y romperse una falange del dedo índice de la mano derecha. Como a estas alturas de juego tengo pocas obligaciones ¡una carga más!

Y ahí lo tengo postrado con una férula y una venda que parece que vaya a morir de un momento a otro.

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

Que no, que yo no sé lo que duele un dedo roto. Ni un hueso, ni nada por suerte.

Pero sé lo que duele un parto, y un desgarro y los cientos de puntos que me dieron cuando nació Lara. Y sé que cuando llegué a casa tuve que tirar con mis obligaciones y una bebé que no paraba de llorar como si no tuviese nada.

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

Y considero que mi carga era ya lo suficientemente grande como para además tener metido en casa un marido todo el santo día, sin nada que hacer (ni ganas porque dice que con la mano así no puede) de mal café porque por lo visto "lo suyo" duele muchísimo y sin hacer siquiera un esfuerzo por entretener y vigilar a las niñas para que al menos yo pueda seguir tirando del carro.

Porque además está todo el día cansado y durmiendo porque por lo visto por la noche duerme mal (cualquiera lo diría cuando escucha sus ronquidos) y el ibuprofeno le da sueño (que igual es posible pero yo no lo sé porque no lo he tomado más que un par de veces y a raíz de los partos para que no se inflamaran los puntos)

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

Así que regalo marido. Tiene un dedo roto. Por lo demás está perfecto. Disponibilidad inmediata para salir por la puerta. Si alguien lo quiere sólo tiene que decirlo que lo entrego sin cargas familiares, que las niñas ya me las quedo yo.

Como podréis imaginar con este panorama lo que menos pude el pasado fin de semana fue meterme en faena para hacer ninguna receta "especial"  para el día de hoy, así que revisando mis pendientes decidí publicar estas deliciosas magdalenas de vino dulce y naranja.

No es que las magdalenas sean típicas de aquí, ni dejen de serlo, pero para mí sí que es un dulce tradicional y típico de cualquier pueblo allá donde los haya.

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

No hay pueblo, por pequeño que sea, que no tenga una panadería u obrador en el que te vendan magdalenas "típicas" de allí y no hay lugar que visite en el que no las pruebe.

A mí las magdalenas me recuerdan a mi abuela y no sólo porque compartieran el nombre, sino porque en su casa siempre había unas cuantas guardadas en la alacena. No sé si alguna vez os lo he contado, pero en el salón de su casa había una alacena donde guardaba el dulcerío y donde yo, golosa, siempre echaba un vistazo furtivo a ver qué me encontraba.

En las puertas inferiores tenía unas ollas de porcelana esmaltadas en marrón por fuera y azules por dentro (que de esas sí que os he hablado en alguna ocasión) que solían estar llenas con los pestiños y los borrachuelos que hacía. Bien tapados se conservaban estupendamente durante mucho tiempo. Pero ahí no estaba el objeto de mi deseo.

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

Yo era de mirar en las puertas superiores, donde había dos baldas (y por tanto tres huecos) en los que había chocolate (que era muy malo, para hacerlo a la taza, pero que me comía a bocado puro igual) magdalenas de cualquier tipo (redondas, cuadradas, alargadas, cortes de bizcocho con la base de chocolate...) roscos... Todo bollería tradicional, pero por aquel entonces lo más sofisticado que conocíamos era un Bollycao o un Phoskito's que no siempre había en la tienda habida cuenta de que vivíamos en un pueblo con tiendas de barrio y por aquel entonces sin ningún supermercado grande.

Y si una tarde para merendar había una tarrina de Tulicrem de tres sabores (o al menos tres colores, chocolate, vainilla y fresa) eras el rey del barrio. A estas alturas ni siquiera me acuerdo del sabor de esta crema pero sí de esos tres bonitos colores de cada tarrina que por aquel entonces me parecía de lo más sofisticado del mundo.

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

A lo que iba que me voy por las ramas. Las magdalenas estoy segura de que han formado parte del desayuno y la merienda de muchos de nosotros, es algo muy nuestro y me ha parecido una receta apropiada para el día de hoy.

Además con ese toque de vino dulce y de naranja, que tenemos de muy buena calidad, las hago un poquito más nuestras (y acabo con un resto de una botella que llevaba abierta no sé ni cuánto tiempo y que ha dado para más de un postre)

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

Han quedado unas magdalenas riquísimas, tiernas, esponjosas y que se acaban en un abrir y cerrar de ojos. El vino deja un cierto sabor dulzón que contrasta muy bien con la naranja, sin llegar a ser excesivo y son ideales para dar salida a los restos de frutas confitadas que quedan muchas veces después de navidad.

Si no tenéis vino dulce siempre lo podéis sustituir por zumo de naranja que estoy segura de que el resultado va a ser maravilloso igualmente y aprovecháis las naranjas que siguen estando en su mejor época y nada mejor que los productos de temporada para la repostería.

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

La elaboración es tremendamente fácil, no hacen falta electrodomésticos y puede hacerse a mano con un bol y unas varillas ¡y un buen brazo para mezclar! pero si tenéis una batidora con varillas (que las traen hasta las de 20 euros) ayuda y bastante.

Además me encanta el aroma que desprenden. Es una gozada estar en la cocina mientras se hornean y lo rico que huele el tupper donde se conservan ¡pura tentación! 

Espero que os animéis con ellas y si lo hacéis que me contéis qué os han parecido. Voy sirviendo el desayuno y mientras nos tomamos una os cuento cómo hacerlas en casa ¿os apuntáis? 


Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

Ingredientes:

* 135 gramos de azúcar blanca
* 3 huevos
* 150 ml de vino dulce
* 100 ml de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
* La ralladura de una naranja
* 7 gramos de levadura química (impulsor)
* 1 cucharadita de canela en polvo
* 240 gramos de harina para repostería
* 100 gramos de naranja confitada 
* Una cucharadita de harina para la naranja.
* Azúcar perlado para la superficie.

Elaboración:

1. En un bol ponemos el azúcar y los huevos y batimos hasta que la mezcla comience a blanquear.

2. Añadimos en hilo el vino a la mezcla sin dejar de batir y a continación el AOVE de la misma manera.

3. Rallamos la naranja e incorporamos la ralladura junto con la levadura química y la canela. Mezclamos

4. Añadimos la harina tamizada y batimos hasta integrar.

5. Tapamos el bol y llevamos al frigorífico. Mejor de un día para otro, o al menos dejándola reposar toda la noche. Si tenemos prisa podemos obviar este paso.

6. Antes de hornear ponemos en un bol la naranja confitada en daditos y añadimos una cucharadita de harina. Mezclamos bien para que todos los trocitos queden impregnados.

7. Sacamos la masa del frigorífico, añadimos la naranja enharinada y con ayuda de una espátula los repartimos bien.

8. Ponemos las cápsulas de papel en nuestra bandeja para muffins y con ayuda de una cuchara para helados repartimos la masa (yo suelo ponerla casi hasta el borde)

9. Espolvoreamos la superficie con azúcar perlado e introducimos en el horno precalentado a 210º C. Horneamos durante unos 20 minutos o hasta que veamos que los muffins están doraditos. Antes de apagar comprobamos el punto de cocción pinchando con una brocheta de madera.

10. Apagamos el horno y dejamos los muffins dentro con la puerta entreabierta durante unos diez minutos.

11. Pasado este tiempo los sacamos, los quitamos de la bandeja y los pasamos a una rejilla hasta que se enfríen por completo.

 https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Receta fácil donde las haya ¡y muy resultona!

Ya sé que unas magdalenas no visten tanto como un cupcake o una tarta elaborada y llena de capas y cremas, pero entre nosotros, a mí esos postres no me gustan. Reconozco que a la vista son muy llamativos pero que soy incapaz de comerlos porque me empalagan. Por no hablar de las calorías que tienen que si me pongo a pensar en ello salgo corriendo.

Lo que está claro es que por lo general  lo más sencillo es lo que triunfa. Que las modas van y vienen, que para eso son modas, pero que las recetas de toda la vida triunfan siempre por mucho tiempo que pase.

Magdalenas de vino dulce y naranja. Receta tradicional, esponjosas, fáciles, ricas, sencillas, desayuno, merienda postre, de toda la vida. Con horno. Cuca

Para conservarlas las meto en un tupper que cierra bien y aguantan perfectamente (siempre que se mantenga bien cerrado)

Las crónicas de Lara y Elena están llenas de percances esta semana.

Elena lo tiene todo. Diarrea desde el jueves de la semana pasada pero que por suerte remite desde principios de esta (probablemente de los dientes, de llevárselo todo a la boca o de un virus). Dos dientes a punto de romper (sin comentarios) Una tos idiota que sólo le da cuanto la acuesto hasta que la pobre acaba echando alguna bocanada, se despierta, llora, nos levantamos con ella, se vuelve a dormir y vuelta a empezar el juego hasta las dos o las tres de la madrugada. Una erupción en distintas zonas del cuerpo que comienzo a sospechar que sea el virus mano, boca, pie que a estas alturas, y estando en la guardería desde septiembre, es extraño que no haya pasado aún.

Lo curioso es que lo tiene todo y no tiene nada a la vez, porque el lunes la visitó la pediatra y dijo que sí que eran muchas cosas pero que no encontraba nada concreto, que podían ser los dientes o un virus, pero que en principio no veía nada. 

Y Lara... pues es Lara. Ahora se despierta cada noche, se baja de la cama y se planta en la mía para que me acueste con ella. Y en nada que me muevo la niña abre los ojos y se levanta conmigo.

Así que tengo sueño atrasado desde hace no sé cuánto tiempo y temiéndole a este fin de semana largo que para mí es de tres días (porque mañana es festivo en Andalucía) pero que para las niñas es de cuatro porque el lunes no hay colegio ni guardería (y el miércoles próximo hay huelga, así que no os quiero ni contar)

Por esta semana me despido y espero veros de nuevo el jueves próximo. Sed felices y disfrutad de este buen tiempo que nos acompaña.

Manos a la masa y ¡bon appétit!


jueves, 20 de febrero de 2020

Galleta gigante con nibs de cacao

Casi sin darnos cuenta nos hemos metido de pleno en el Carnaval.

En mi pueblo, y no me preguntéis la razón porque la desconozco, los carnavales siempre se adelantan. Aquí se han celebrado este fin de semana pasado, coincidiendo además con San Valentín y en mi caso particular con la fiesta de cumpleaños de Lara (y Elena, que como es tan pequeña y hay sólo 19 días entre uno y otro, este año su cumpleaños lo hemos celebrado con el de la hermana. A partir del año que viene tocará montar dos fiestas en menos de un mes)

Como podréis suponer tan magno acontecimiento ha eclipsado por completo (al menos en casa) las otras celebraciones ¡no podía ser menos! 

En Instagram hay publicadas algunas fotos de la mesa dulce que le monté a las princesas. Es la primera que hago y tiene muchas cosas mejorables, pero por otro lado estoy bastante contenta con el resultado.

La receta que os traigo hoy no tiene nada que ver con el cumpleaños de Lara. A estas alturas y teniendo en cuenta que desde el 26 de Diciembre (cumpleaños de mi marido, en plena navidad) hasta el 17 de Febrero (cumpleaños de Lara) pasamos además por tres cumpleaños en Enero (el de mi padre, el mío y el de Elena) comprenderéis que no me queda ni un ápice de ganas de seguir con el modo festivo ON.

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Como además en mi zona no hay una tradición repostera (al menos que yo conozca) para Carnaval aquí estoy con una "triste" galleta gigante que no será festiva pero que hará del desayuno o la merienda toda una fiesta cuando la horneéis.

A mí las galletas me gustan. Soy capaz de coger un paquete y no parar de comer hasta que toque fondo. Hay cosas con las que no tengo mesura. Me da igual si tienen chocolate, relleno de crema, canela, semillas, fruta...es oir (u oler) galleta y muto en Triki.

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Y aquí entra el dilema de lo poco saludables que son las galletas industriales y que para hacerlas caseras a veces se necesita más tiempo del que yo dispongo. El tema de estirar, cortar, hornear, volver a estirar la masa, volver a cortar y así hasta terminar no es algo que pueda hacer cada semana ¡ni cada mes! 

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

A veces ni siquiera doy para hacer bolitas y hornear por lo que las galletas se han convertido en las grandes olvidadas de mi cocina desde que las niñas llegaron. 

Pero un día te planteas que por qué no hacer una galleta gigante, de esas que son pura tentación, que no tardas nada en tenerla en el horno (y casi menos aún en devorarla a pellizcos)

Confesaré que tengo varias en borradores pendientes de ver la luz. Hice unas cuantas durante mi baja maternal cuando nació Elena y prometo irlas publicando poco a poco.

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Con esta en concreto quise darle salida a un paquete de panela que llegó en una caja de productos a la que estoy suscrita. Mi idea de la panela es que dejaba un sabor acaramelado en lo que se preparaba con ella. La primera vez que la usé fue también para preparar galletas, en este caso con aceite de oliva, y comenté que no notaba ese sabor acaramelado en ellas. Fue Isabel la que me dijo que usándola con mantequilla sí que se acentuaba el sabor y me metí de nuevo en harinas ¡pero ni por esas! 

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Matadme sin queréis, pero yo no noto, en lo que a sabor se refiere, diferencia entre usar azúcar blanco, azúcar moreno o panela. Será más sana, olerá mejor y todo lo que queramos, pero aquí la que escribe no percibe ni un matiz de diferencia.

Esta fue la galleta de los restos. Que si un poco de panela, que si un resto de harina de espelta, que si los nibs de cacao... y yo feliz de ir sacando paquetitos que rodaban por los armarios de la cocina. ¡Y el resultado no podía ser mejor! 

Duró un suspiro.

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Para mi gusto sólo tiene un pero, y son precisamente los nibs. No es que no estén buenos, es que no funden y cuando te los comes no es precisamente lo que esperabas. Así que si no tenéis en casa pues gotas de chocolate o una tableta troceada ¡y quedará perfecta!

A mí que me encantan estas galletas gigantes con el centro poco hecho (en las fotos se aprecia bastante bien) hubiera agradecido unos trocitos de chocolate fundidos recién salidos del horno ¡entonces no hubiera quedado nada en el mismo día! 

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Que rica está, nadie se llame a engaños, pero le faltaba ese punto para ser perfecta.

Y al que no le guste el centro menos hecho ¡no hay problema! se deja diez o quince minutos más en el horno ¡y arreglado! ¡una galleta al uso! (aunque de tamaño maxi)
Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Tampoco sería problema hacer bolitas y hornear galletas de tamaño "normal" Habrá que ajustar los tiempo de horneado (no más allá de 12-15  minutos por hornada) y llenaréis un bote de deliciosas galletas para desayunar o merendar. Si las hacéis por la mañana no creo que lleguen a la noche ¡avisados estáis! 

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Espero que os animéis y para futuros años espero tener alguna receta típica de Carnaval que compartir con vosotros en estas fechas ¡aunque sea del otro confín del mundo! A ver si cojo muchas ideas de vuestros blogs en esta semana.

Os invito a un trozo de esta galleta y lo acompañamos de un café, un té, chocolate...¡lo que queráis! y os cuénto cómo prepararla en casa ¿me acompañáis?

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Ingredientes:

* 95 gramos de mantequilla
* 275 gramos de harina de repostería
* 25 gramos de harina de espelta
* 1 cucharadita de bicarbonato sódico
* 135 gramos de panela
* 3 huevos
* 1 cucharadita de esencia de vainilla
* 55 gramos de nibs de cacao (o chips de chocolate)

Elaboración:

1. En un bol ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y la panela y batimos hasta obtener una mezcla cremosa. 

2. Añadimos los huevos de uno en uno y batimos hasta integrar.

3. Incorporamos la esencia de vainilla y el bicarbonato sódico.

4. Por último vamos agregando la harina y vamos mezclando hasta que esté integrada. La masa será húmeda pero manejable.

5. Ponemos los nibs de cacao y mezclamos bien para que queden esparcidos por toda la masa.

6. Vertemos en el molde en el que vayamos a hornear e introducimos en el horno precalentado a 180ºC

7. Horneamos durante 20 minutos o hasta que la galleta esté dorada.

La mía ha quedado con el interior húmedo que era lo que buscaba. Si la queréis más crujiente dejadla de 25 a 30 minutos en el horno ¡cuidado con pasaros de tiempo o acabará dura!

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Receta sencilla y rápida donde las haya. Ya sabéis que a mí me encanta ensuciar poco en la cocina y tampoco soy muy fan de recetas que requieran sí o sí de algún tipo de aparato para hacerlas porque entonces soy yo la primera que se desanima.

Para conservarla la podéis envolver en film transparente o meter dentro de una lata o un tupper que cierre bien.

Galleta gigante con nibs de cacao. Cookie, chocolate, galletas caseras, desayuno, merienda, postre, con horno. Receta fácil, sencilla, rápida, Cuca

Para mi gusto con un toque de micro, con el centro calentito está de locura, pero eso es a gusto de cada uno.

Poco a poco me voy haciendo dueña de algo más de tiempo, aunque siempre surgen mil y una cosas que me impiden estar en la blogosfera al ritmo que me gustaría. Dadme un poco más de tiempo y estaré ahí dando guerra.

Quiero daros las gracias por seguir pasando por mi cocina cada semana y por todos y cada uno de vuestros comentarios. Me demostráis mucho y no tengo palabras para agradecer tanto cariño y tanta fidelidad.

Como os he dicho si entráis en mi perfil de Instragram podéis ver algunas fotos del cumpleaños de Lara, la semana que viene espero contaros más cositas de estas niñas y explicar cómo hemos dado entrada en casa a una nueva remesa de juguetes. El Corte Inglés tiene menos Nenuco que mis nenas, palabra de Cuca.

El jueves que viene nos vemos con una nueva receta. Mientras tanto disfrutad de los carnavales y sed felices.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 13 de febrero de 2020

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten.

Lentejas.

Si quieres las tomas y si no las dejas.

Era complicado esperar una receta con lentejas en este rinconcito habida cuenta de que aquí vengo semana tras semanas con dulces y más dulces, como si en mi casa nos alimentásemos de pasteles y chocolate (que igual no era mala idea, la verdad, pero no creo que nuestros organismos lo aguantaran durante demasiado tiempo)

Pero en la repostería tienen cabida más alimentos de los que en un primer momento podamos pensar. A estas alturas nadie se extraña si le ofrecen un trozo de tarta de zanahoria o un bizcocho de calabaza o de calabacín.

La cosa no queda aquí, y podemos hacer bizcocho con patata y hasta con berenjena. (este último uno de los mejores que he probado nunca) lo que igual no es tan común ¡aunque sí tiene un resultado más que delicioso!

Dar el salto de las frutas y las verduras a las legumbres era cuestión de tiempo. Y conste que se ha hecho esperar más de lo que me gustaría porque hace bastantes años que tenía guardada una receta de bizcocho de lentejas (que sigue pendiente de hacer) y curiosamente vengo a estrenarme con un brownie cuya receta no había guardado pero la idea me rondaba en la mente desde hace mucho tiempo.

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

Ni en septiembre ni en enero he podido sentarme (bueno sentarme es un decir, más bien dedicarle un tiempo) a plantear el camino a seguir durante los próximos meses del blog. No es que hasta ahora haya hecho una planificación rigurosa pero sí que me había marcado, a grandes rasgos ciertos objetivos pasados años.

Creo que en 2020 voy a intentar preparar esas recetas que llevan mucho tiempo en mis pendientes e intentar probar ingredientes que hasta ahora no han llegado a mi cocina, sin perder de vista dar salida a lo que hay en los armarios y aprovechar esos restos de cosas que todos tenemos.

Para inaugurar este nuevo propósito traigo un brownie de lentejas muy arregladito además para celebrar San Valentín.

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

Le estuve dando vueltas un tiempo a qué receta preparar para este día en el blog. Quería usar este molde con forma de corazón que sólo he utilizado dos veces para este bizcocho de chocolate y canela y para un blondie en los inicios de mi rinconcito. Así las cosas no se amortizan y he de demostrar en casa que cada rincón que abarroto de cosas es por una buena causa.

El molde lo tenía claro pero ¿qué hacer con él?

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

La inspiración llegó cuando me topé con un bote de lentejas que estaba aburrido al fondo de un armario. Suelo usar las lentejas de bote para hacer ensaladas en verano. En invierno también comemos lentejas ¡faltaría! (quizá no he dicho que es mi legumbre favorita) pero para potajes y estofados prefiero ponerlas a remojo y cocerlas en casa. Con las alubias y los garbanzos no noto tanta diferencia, pero con las lentejas ¡para mí es abismal!

Así que cuando lo vi se hizo la luz en mi cabeza y supe que había llegado el momento de usarlas en repostería.

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

 Estuve buscando recetas y el brownie de lentejas me cautivó. Si una receta lleva chocolate ¿qué puede ir mal? y aunque suene tremendamente extraño mezclar lentejas con miel y chocolate confiaba en que el resultado nos gustaría.

Aunque hice algunos cambios respecto a las recetas que encontré (como usar más o menos cantidad de AOVE, nada de azúcar, rectificar la cantidad de cacao, añadir nueces...) en esencia mantuve la línea de las recetas en las que me he inspirado.

El resultado es bueno. Como he dicho, si hay chocolate de por medio pocas cosas pueden salir mal, pero esto un brownie no termina de ser. Está rico, sí, pero le falta algo para que yo lo pueda llamar brownie ¡y no son precisamente las nueces que se las he puesto como le gusta a mi amiga Olga!

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

Y el problema está en la textura, que sí es que muy suave y fundente, pero demasiado fundente para este postre. Recuerda más a una crema que a un brownie. Conste que está cuajado, que se corta perfectamente en porciones, que te lo comes con las manos y no te pringas... pero no acaba de ser lo que yo esperaba.

Como no paro de maquinar tengo una idea que quizá mejore la textura, así que en cuanto me haga con otro bote de lentejas es bastante probable que repita y espero que quede como para poder compartilo con vosotros otra vez en este rincón.

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

Que nadie se vaya a pensar que no es que no esté rico, lo que pasa es que no es lo que esperaba y ya sabéis que yo soy clara y transparente con todas y cada una de las recetas que traigo, que no quiero que nadie se llame a engaños y se lleve un chasco al hacer nada de lo que publico.

Tampoco las fotos son de mi gusto. Me cuesta mucho hacerlas cuando es un postre con chocolate. Además para más inri fue con un móvil nuevo que no manejaba nada bien (pero que no voy a aprender a manejar porque lo he devuelto ya que no funcionaba todo lo bien que yo quería) pero ya puesta tenía que hacerlas porque debía volver al trabajo.

Es que últimamente todo lo voy haciendo en cuatro ratos libres para poder dedicar el máximo de tiempo a las niñas los fines de semana.

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

Lo bueno de este brownie es que tardamos menos de diez minutos en tenerlo en el horno porque es sólo echar ingredientes en el vaso de la batidora, batir hasta obtener una mezcla lisa, añadir las nueces y verter en el molde. Más fácil imposible.

Si os digo que lo preparé una mañana mientras desayunaba antes de salir para el trabajo os lo digo todo. Y las fotos las hice en la hora de la comida ¡no se puede aprovechar más el tiempo!

Si os animáis creo que os va a gustar. No es un brownie al uso, pero rico está un rato, así que espero compartáis conmigo un trozo ¿quién se resiste a este corazoncito?

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

Ingredientes:

* Un bote de lentejas cocidas (400 gramos peso escurrido aproximadamente)
* 120 gramos de miel
* 4 huevos 
* 80 ml de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
* 30 gramos de cacao en polvo
* 100 gramos de nueces peladas

Elaboración:

1. Ponemos las lentejas en un escurridor y las lavamos bien para quitarles el líquido que las conserva. Dejamos escurrir el agua.

2. En el vaso de la batidora ponemos las lentejas, los huevos, la miel, el aceite y el cacao y batimos hasta obtener una masa lisa y sin grumos.

3. Añadimos las nueces peladas y troceadas ligeramente con las manos y mezclamos bien procurando que queden bien repartidas .

4. Pintamos con mantequilla un molde desmoldable y ponemos un papel de hornear en la base. Vertemos la mezcla y alisamos la superficie con una espátula. 

5. Introducimos en el horno precalentado a 180 º C y horneamos durante 25-30 minutos aproximadamente. Apagamos el horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla o con la puerta el horno abierta.

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Yo para conservarlo lo he metido en un tupper y lo he guardado en la nevera. Ha aguantado perfecto durante toda una semana y para mi gusto ha ido mejorando en cuanto a textura y sabor con el paso de los días o será que poco a poco me he hecho a él y cada vez me ha gustado más.

Brownie de lentejas. Receta saludable y sin gluten. Desayuno, merienda, postre, chocolate, miel, cacao, nueces, con horno. Receta fácil, rápida Cuca

Aunque no sea la mejor receta de brownie del mundo sí que es bastante curiosa y creo que merece la pena darle una oportunidad aunque sólo sea por verle la cara a quién se lo come y cuando acaba le dices que está hecho con un bote de lentejas.

Las niñas están pasando cosas varias. Hay una epidemia de gripe, Elena está con un diente que lleva queriendo romper dos semanas, hace otras dos que se vacunó de la triple vírica... y el sábado hacemos una fiesta merienda de cumpleaños que a ver cómo sale.

Voy muy corta de tiempo. No sé cuándo me voy a poner al día. Millones de gracias por seguir viniendo a mi cocina a pesar de que últimamente estoy más perdida de lo que me gustaría.

La semana próxima espero poder contaros qué tal nos fue la fiesta de las peques ¡y el carnaval que aquí se celebra este fin de semana!

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 6 de febrero de 2020

Crema de naranja y cava




Estremanos el mes de febrero y la blogosfera y las redes sociales se llenan de corazones, color rojo y toda la parafernalia que procede para festejar el día más empalagoso del año.

Reconozco abiertamente que a mí este día jamás me ha gustado, ni de adolescente ni de adulta, ni con pareja ni sin ella. Nunca. Me parece una fecha un tanto cruel. (Lo del consumismo me ahorro criticarlo, porque a mí comprar me gusta)

Y cuando la crueldad alcanza su máximo apogeo es en los años de instituto cuando se repartían cartas, piruletas, corazones, flores... ¿Y qué pasa con el que no recibía nada? Es una edad complicada, afloran las inseguridades, los miedos, los complejos... habrá a quién le dé lo mismo, pero hay gente a la que le suponía un mal rato.

A mí es que todo me ha dado siempre bastante igual, pero os aseguro que durante un tiempo tuve una compañera que se rebotaba cuando en San Valentín alguna recibía flores en el trabajo y ella no. Todo muy maduro, sí.

Que yo no lo celebre no quiere decir que el ambiente no me parezca bonito, porque seguro os he contado en más de una ocasión que el rojo es mi color favorito y mejor celebrar que penar ¿no os parece?

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca
 
La receta que os traigo hoy no tiene corazones ni decoración en rojo. Es una receta de aprovechamiento y con producto de temporada, pero os aseguro que es un postre divino para cualquier celebración.

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca
 
Esta crema de naranja y cava surgió de la necesidad de dar salida a un resto de cava que había quedado de Navidad. En otras ocasiones había preparado muffins (también con fresas y chocolate blanco) o un bundt cake pero en esta ocasión me apetecía hacer algo diferente, que no fuera masa, ni llevara horneado...
 
Mientras le daba vueltas caí en la cuenta de que tenía muchas naranjas en casa y que eran muy buenas. Cuando digo muchas, digo muchas de verdad. Mi marido había traído en menos de una semana dos sacos de diez kilos de naranjas sevillanas, muy dulces, muy ricas, que casi se deshacían en la boca al comerlas... 
 
Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca
 
Una maravilla sí, pero veinte kilos de naranjas a las que dar salida. Y conste que para mí no es problema comer fruta. Que la recomendación de cinco piezas al día se me queda corta, pero terminar con 20 kilos es terminar con 20 kilos. 

Así que con los ingredientes claros la receta no se hizo mucho de esperar ya que me inspiré en la de la crema pastelera y os aseguro que el resultado ha sido francamente bueno.

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca
 
O será que yo tengo muy buena boca, que también es cierto, pero creo que ha quedado un postre de lo más resultón que lo mismo te vale para un domingo cualquiera, que para la cena de San Valentín o para la comida de Navidad ( y así aprovechas los restos de las botellas de Nochebuena)

Cuando la preparé no tenía robot de cocina así que la hice siguiendo el método tradicional, o lo que es lo mismo ¡cazuela y al fuego! pero seguro que las que lleváis mucho tiempo utilizando aparatos seguro que la adaptáis sin problema y más fácil aún es de preparar.

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca
 
Porque lo bueno de esta crema es que no se ensucian muchos cacharros y que a pesar de tener que estar pendiente de ella para removerla no se tarda demasiado en tenerla lista. Sólo hay que sacar un hueco para estar al pie del fuego y tendremos un postre sencillo, rico, y de los que se pueden preparar con antelación ¡es que lo tiene todo! 

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca
 
Además es una receta versátil que lo mismo funciona con naranjas que con cualquier otra fruta que tengamos en casa y que se pueda exprimir o licuar. Yo he usado el zumo sin colar dejando la pulpa, pero esto va a gusto del que cocina o del que se lo va a comer, que a veces hacemos cosas que no nos convencen para contentar a los nuestros. 
 
Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca
 
También podéis cambiar el azúcar por miel o por cualquier otro endulzante. Yo no he puesto demasiada cantidad, pero las naranjas eran dulces y el cava también me resulta dulzón así que consideré que no hacía falta más. Pero vosotros debéis sopesar lo dulceros que sois en casa para ajustar las cantidades a vuestros gustos o necesidades.

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca
 
La textura es cremosa y suave, creo que daría incluso para relleno de tartas, pero eso es mucho inventar sobre la marcha y tiene el punto justo entre dulce y ácido.

¿Y qué me decís del color? ¡Si es bonito a rabiar! Sin necesidad de colorantes o de retoques en el ordenador. Lo cierto es que cuando se dispone de buena materia prima los postres salen con un color y una textura inigualables ¡por no hablar del sabor! 
 
Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca

No creo que necesitéis más razones para hacer esta crema en casa, ni siquiera la excusa de una ocasión especial porque cualquier día se merece un buen postre ¿no estáis de acuerdo conmigo?

Como es de rigor tengo reservado un tarrito para compartir con vosotros mientras os cuento cómo prepararla.

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca

Ingredientes:

* 600 mililitros de zumo de naranja (de 5 a 6 naranjas grandes)
* 300 mililibros de cava
* 110 gramos de azúcar
* 2 huevos
* 40 gramos de harina de maíz.

Elaboración:

1. Extrimimos las naranjas y ponemos el zumo (sin colar) en una cazuela al fuego junto con el cava.

2. Mientras se calienta ponemos en un bol el azúcar, la harina de maíz y los huevos y los batimos hasta obtener una mezcla homogénea. Es posible que al principio parezca algo imposible pero os aseguro que queda perfecto en unos minutos con un poco de paciencia.

3. Cuando el zumo y el cava estén calientes sin llegar a hervir retiramos la cazuela del fuego y vamos añadiendo en un hilito la mezcla de huevos, azúcar y harina mientras batimos sin parar para evitar que el huevo se cuaje.

4. Cuando esté perfectamente integrado volvemos a poner al fuego (un fuego medio para evitar que se queme) y vamos removiendo hasta que la mezcla comience a espesar.

5. Retiramos del fuego y lo vertemos en los vasitos o boles en los que vayamos a servir.

6. Cuando estén fríos, tapamos y guardamos en el frigorífico.

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Mi truco para que no se hagan burbujas y no quemarme es poner la crema en una jarra y desde ahí verter en los vasitos ¡muy fácil, cómodo y limpio!

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca

Con estas cantidades dan para ocho vasitos de cristal como los que veis en las fotos.

Además aguanta bastante bien en el frigorífico así que no pasa nada si sobra ¡seguro que nadie se queja si se la ponéis de postre varios días! 

Crema de naranja y cava. Postre sencillo con delicioso sabor a cítrico. Facil de elaborar, Sin horno. Cuca

Como es una receta de aprovechamiento vuelvo a incluirla en el reto 1+/-100, desperdicio 0 de Marisa en el que no me canso de deciros que tenéis que participar ¡o al menos pasar cada mes para haceros con un montón de deliciosas ideas para preparar en casa!

Las princesas de la blogosfera siguen creciendo. Elena no se decide a caminar sin apoyo. Agarrada a los muebles o de la mano de alguien (más bien de las dos manos) va perfectamente pero si la dejas sola...¡ay! echa la cabeza antes que los pies y así le va.

La revisión del año fue estupendamente. Seguro que ella no opina lo mismo porque la vacunaron antes de que la pediatra la viera y como iba escamada estuvo toda la revisión llorando ¡menudo berrinche! Se retorcía tanto que la pediatra fue incapaz de hacer una valoración adecuada de las caderas así que para descartar una posible displaxia le hicimos al día siguiente una radiografía. 

Yo le temía bastante porque no pensaba que se fuera a estar quieta y ni siquiera suspiró. Todo está perfectamente así que una duda más que nos quitamos.

Hay madres que se toman muy a pecho cuando las derivan para hacerle la radiografía de caderas a sus hijos. Es cierto que puede impactar pero el hecho de hacerla o no no implica que haya o no un problema porque si está está, hagas o no la radiografía ¿no será mejor entonces hacerla cuanto antes para salir de dudas? Además con toda la tranquilidad de saber que el diagnóstico es en base a una prueba médica.

Ahora estamos con las miras puestas en la fiesta de cumpleaños de Lara. En realidad este año es de las dos, porque Elena es súper pequeña y como solo hay 19 días entre sus cumpleaños hemos decidido hacer una única merienda para celebrar con sus tíos y primos los dos cumpleaños. Ahí estoy planificando las cositas y espero poder hacer alguna foto para que la veáis.

Estoy intentando ponerme al día con las visitas, no llevo mucho retraso pero aún no voy todo al día como me gustaría. A ver si a lo largo de esta semana lo consigo.

Espero contar con vuestra presencia la semana próxima. Mientras tanto sed felices y disfrutad del buen tiempo que nos está brindando este mes.

Manos a la masa y ¡bon appétit!