jueves, 31 de octubre de 2019

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine)

Último día de Octubre. 

Algunos celebran Halloween.

Otros son más del día de Todos los Santos.

Yo vivo en tierra de nadie. Mis niñas son muy pequeñas para interesarse por la fiesta de calabazas, murciélagos y arañas. Si alguno viene buscando inspiración para llevar hoy a su mesa un postre "terrorífico" le advierto que llega una semana tarde pero que la receta de la tarta de queso, calabaza y chocolate le espera en el índice del blog, así como estas deliciosas, sencillas y divertidas tumbas de chocolate o estos pastelitos con forma de calabaza.
Por otro lado en mi zona no se hace nada especial más allá de la visita a los camposantos en este día.
Mucho me duele que no exista una tradición gastronómica en torno a esta fecha como los panellets, los buñuelos o la castañada con los que me estoy familiarizando desde que tengo el blog.

Intento rebuscar en lo más profundo de mis recuerdos. Rascar en las primeras tardes de frío, con menos horas de luz, en las que el olor a humo de chimeneas recién prendidas se colaba por las ventanas cuando mi abuela nos invitaba a entrar del patio, sentarnos en la mesa bajo la que había ya prendido un brasero de picón y calentarnos las manos.

Quiero recordar conversaciones de mis abuelos, historias que nos contaran de esos días, pero no soy capaz de encontrar ninguna tradición que se haya perdido. Hace un par de años, gracias a una amiga bloguera que ya publica muy esporádicamente recordé que por estos días mi abuelo traía del campo unas calabazas pequeñas, con forma de pera, de rayas verdes y amarillas que abría por arriba, vaciaba y tallaba con la punta de su navaja unas formas sencillas, casi siempre cruces y estrellas alrededor de la parte más gordita.

Después se añadía un poquito de aceite crudo en el interior, se ponía una mariposa (si tienes curiosidad por saber qué es pincha en este enlace) , se volvía a tapar y así hacía lo que él y mi abuela llamaban farolillos de Todos los Santos y que hacían desde pequeños.

Entonces mis abuelos no sabían qué era Halloween. Creo que ni yo misma (la mayor de los primos) lo sabía siquiera por los dibujos animados o los libros. Actualmente criticamos que nos traemos fiestas de otros países, pero si rebuscamos en nuestra memoria nuestros abuelos ya hacían cosas como vaciar calabazas y tallarlas, costumbres que han caído en desuso y olvido y que ahora parecen muy "extranjeras" porque es la tradición que vemos en otros sitios.

Las tardes de finales de octubre y principios de noviembre de mis recuerdos saben y huelen a manzanas (esta historia os la contaba hace poco en la receta del flan de manzana) a nueces recién recogidas y puestas a secar al sol en el patio, a batata cocida, a castañas, a gazpacho de patatas (una receta caliente que se tomaba acompañada de nueces recién partidas y bacalao desmigado), a dulce de membrillo en el fuego (su historia también os la conté hace tiempo cuando publiqué su receta), a pan de higo recién hecho, a compota de mebrillos...

Eran tiempos de recetas sencillas que aprovechaban lo que había a mano y daba la tierra. Veníamos de una cultura en la que nada se tiraba. El hambre y las penurias estaban aún muy presentes en la memoria de los que hacían con esmero aquellas recetas cuando los días se apagaban muy pronto y la oscuridad y el frío se colaba por las ventanas invitando más que nunca a refugiarse en el calor de los fogones.

Recuerdo que mi abuela preparaba gachas por estas fechas. Es un recuerdo vago y perezoso. Me esfuerzo y no soy capaz de verlas en su cocina, en cualquier plato colocado en la mesa o en el "poyo" que era como ella llamaba a la encimera que en su cocina era de obra.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Pero sé que las hacían (aunque no sé si las tomaban como plato principal o como postre, porque hay versión dulce y salada) así que he querido prepararlas y compartirlas con todos vosotros como homenaje a mis abuelos y como plato típico de mi tierra en estos días.

Evidentemente mi versión es dulce y os puedo asegurar que están tremendas.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Hacía bastante tiempo que me rondaba por la mente la idea de hacer gachas. Le había preguntado a mi madre en varias ocasiones pero su respuesta no me convencía. Sus indicaciones eran del tipo "primero tienes que tostar la harina en la sartén a fuego lento" "se le añade agua o leche poco a poco y se va espesando" 

Ante la pregunta ¿cuánta leche? la temida respuesta "la que admita" "a tu gusto" "eso depende de lo espesas que quieras las gachas"...

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Cuando llegó Monsieur Cuisine a mi casa (por si alguien está despistado es el robot de cocina de Lidl, el primo "pobre" de Thermomix) se me ocurrió buscar la receta y vi que con el robot era tremendamente sencillo prepararlas así que no había excusas (porque además las recetas eran bastante más precisas que las indicaciones de mi madre)

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Una vez hechas en el robot he de reconocer que su manera de contar la receta ya no me parece tan complicada. En realidad es tal y como ella lo contaba, añadir poco a poco un líquido a la harina tostada al fuego e ir espesando en la sartén.

Pensándolo de manera fría no hay misterio alguno, pero para las pruebas hace falta tiempo y paciencia y ni lo uno ni lo otro se prodigan en mi vida desde que llegaron las niñas. Por ello no me arrepiento de haber tirado por la vía fácil y haberlas preparado en el robot de cocina porque de otra manera igual nunca habrían llegado a mi mesa ¡y no sabríamos lo que nos estaríamos perdiendo!

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Miré muchas recetas y fui tomando ideas basándome también en lo que mi madre me había contado. Las gachas se pueden preparar con leche o con agua. Estas últimas eran las que elaboraban las familias más humildes. Si te podías permitir utilizar leche eran más nutritivas y símbolo de una economía familiar más pudiente.

Yo he puesto una pequeña parte de agua, porque lo vi en varias recetas, pero no habría problema alguno en sustituirla por leche. Dudo mucho que el resultado final, dado que es poca cantidad, varíe en cuanto a sabor o textura.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Con unos ingredientes sencillos, y bastante de andar por casa (quizá lo más "extraño" es la matalaúva que si no haces postres en casa seguro que no tienes, pero que se puede omitir y tampoco pasa nada) en un pispás tenemos listro un postre con sabor a la repostería de las abuelas que tantísimo me gustan y que deberíamos reivindicar y compartir más para que no se pierdan recetas tan sencillas y sabrosas.

La pregunta del millón ¿a qué saben las gachas? A limón, a anís y a canela. El toque de la matalaúva es muy sutil, yo al menos la uso en cantidades pequeñas, y si no tienes la puedes sustituir por un chorrito de licor de anís. El limón y la canela se notan pero tampoco predominan.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Yo que no me puedo estar quieta las he espolvoreado con más canela en polvo. No sé si lo he visto en algún sitio o ha sido una licencia mía total. Suelen servirse con trozos de pan fritos (picatostes, que son otro de los dulces de mi infancia y que un día traeré al blog) en la superficie pero ni tenía ganas de freír pan ni me apetecía aumentar el aporte calórico de las gachas.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

La textura es similar a la de unas natillas o un flan. Más o menos espesas en función de la cantidad de leche, agua o harina y las manos que las preparan pero bajo mi punto de vista una total delicia te salgan como te salgan.

En casa duraron un suspiro. Tenemos buen saque y aquello que nos gusta no lo demoramos demasiado.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Hace unas semanas, a raíz de la foto de la boda, alguna de vosotras me preguntó qué hacía para estar tan delgada. Me encantaría decir que es genética, que me hincho de comer y no engordo pero no es cierto. Procuro comer de todo en cantidades pequeñas. Los postres por lo general se quedan en casa. Sólo me falta llevarlos a la oficina para estar comiendo todo el día, allí sólo botellas de agua y paquetes de chicles para no terminar redonda.

Hay cosas que no como: salsas industriales, snacks (ya sean patatas fritas, chocolatinas o gominolas), refrescos, alcohol... y otras como el pan que como con muchísima moderación.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Durante mi segundo embarazo me harté de escuchar que la recuperación tras el segundo parto no es tan fácil ni tan rápida. Que la media de tiempo está entre uno y dos años para volver a la talla que tenías antes del segundo embarazo. Elena cumplió el martes pasado 9 meses y he recuperado el peso que tenía cuando me quedé embarazda de ella.

No sólo eso, sino que he perdido además un par de kilos que había ganado aquella semana santa y que no perdí antes de enterarme del embarazo.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Vuelvo a estar en los 50 kilos y la talla 36 me vuelve a quedar holgada. Quizá mi ritmo de vida influye un poco, pero ya os digo yo que he tenido que ponerme seria y cerrar el piquito para recuperar mi peso, que los kilos no han caído solos por mucho que madrugue, mucho que trasnoche y mucho que me mueva a lo largo del día.

Pero este no es el tema de hoy y sigo con la receta, que en breve tenemos a los niños tocando a las puertas pidiendo caramelos y los que estamos trabajando estamos ya pensando en el puente que se nos avecina.

Es lo que tiene la globalización, yo os traigo un postre español de los de toda la vida y en el vestido llevo colgado un broche de calabaza (¿en alguna ocasión os he contado por casualidad que me encantan?)

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Probablemente muchos de vosotros no hayáis probado las gachas, me atrevo incluso a afirmar que puede que alguno ni siquiera haya oído hablar de ellas, pero os invito encarecidamente a que una tarde cualquiera de este otoño os metáis en harinas y las hagáis en casa.

Estoy casi segura de que no os van a defraudar.

No me demoro más con la entrada de hoy. Tengo un bol reservado (en realidad dos, uno con canela y otro sin) para dar buena cuenta en vuestra compañía mientras os cuento cómo se preparan (en Monsieur Cuisine o Thermomix) y vosotros me contáis qué hacéis estos días o qué recuerdos os traen estas fechas.
Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Ingredientes:

* 60 gramos de AOVE
* Una cucharada sopera de matalaúva
* La piel de un limón a tiras (sin la parte blanca)
* 120 gramos de harina
* 800 gramos de leche entera
* 150 gramos de agua
* 100 gramos de azúcar
* 50 gramos de miel
* Una cucharadita de canela en polvo
* Canela en polvo y/o picatostes para decorar


Elaboración:

1. Ponemos en el vaso el AOVE, las semillas de matalaúva y la piel del limón. Programamos 5 minutos, 120 grados, velocidad 1

2. Cuando termine colamos el aceite para retirar las pieles del limón y las semillas o simplemente retiramos las pieles y dejamos las semillas. Eso al gusto de cada uno. Volvemos a poner el aceite tostado en el vaso si lo hemos colado.

3. Añadimos la harina. Programamos 5 minutos, 100 grados, velocidad 2

4. Ponemos la leche, el agua, el azúcar, la miel y la canela y programamos 15 minutos, velocidad 3, 90 grados.

5. Cuando termine programamos 4 minutos, 100 grados velocidad 3 y retiramos el cubilete. 

6. Vertemos en los boles en los que vayamos a servir. 

7. Antes de presentar espolvoreamos con canela en polvo o acompañamos de trozos de pan frito (picatostes)

 https://sites.google.com/s/1JyEsuqMyeOLgpyl-1aoXfofEN7KtmCVB/p/1eCqNcgOOWmzcqeSVXgc_5dEWOvVKA367/edit

Podemos tomarlas frías o calientes ¡Están deliciosas en cualquier caso!
Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Para guardarlas en el frigorífico hay que taparlas o acabarán resecas.

Si las queremos menos espesas aumentamos la cantidad de leche en 100 gramos y/o reducimos 20-30 gramos la cantidad de harina.

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Como os he dicho antes os recomiendo que las preparéis en casa ¡al menos una vez merece la pena probarlas!

En mis indagaciones sobre la receta he aprendido además que hay zonas en las que es típico tomarlas en semana santa. En esta época se dejan preparadas aguardando el regreso tras horas de procesión para reponer fuerzas y en muchas ocasiones, sobre todo cuando se viene el tiempo frío, entrar además en calor si se toman templadas o calientes.

Y vosotros ¿cuándo las tomáis? ¿Son típicas de vuestra tierra? Contadme cositas que me encanta leer sobre tradiciones, recuerdos y recetas de abuelas que pasan de generación en generación.

Las crónicas de Lara y Elena vienen repletas de novedades. Pequeñas nimiedades pero grandes logros para ellas.

Lara ya escribe su nombre. Con letras torcidas, de tamaño irregular, no muy exactas, pero su nombre al fin y al cabo. Además reconoce la mayoría de las letras y cuando vamos por la calle me va diciendo ¡mira mi letra! ¡y la de Elena! ¡y la tuya! Se refiere a las iniciales pero también es capaz de reconocer otras letras que forman parte de los nombres de los demás (las suyas todas)

Elena tiene ya dos dientes. Bueno, más o menos. Uno ya le ha roto entero y el otro un piquito. Para navidad ya podrá estar comiendo turrones ja ja ja

Además ha aprendido a sentarse solita si está reclinada, se mantiene mucho más rato sentada y el tema gateo sigue siendo en plan culebra pero ya se le ve otra actitud.

El sábado pasado fue además su primera visita a la biblioteca. No había nadie y Lara y ella pudieron estar a sus anchas en la sección infantil. Lara lo disfrutó mucho más, es mayor y los libros le gustan. Volveremos este sábado para hacerle el carné a Elena y para que Lara devuelva el libro que se llevó y coger uno nuevo.

Y yo más ancha que larga. Me encanta meterles el gusanillo de la lectura en el cuerpo.

Una semana más me despido de vosotros agradeciendo vuestras visitas y comentarios ¡Sois lo mejor de esta aventura! Nos leemos en una semana y si tenéis puente ¡disfrutad!

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 24 de octubre de 2019

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween

El mes de Octubre ha pasado a la velocidad de la luz.

Es increíble que sólo quede una semana para que comience noviembre y de ahí a estrenar 2020 hay sólo un paso.

Octubre suele ser un visto y no visto porque es un mes de mucho trabajo para mí, por eso estoy tan ausente de mi cocina, las vuestras y redes sociales. Pero tengo la sensación de que el calendario corre más rápido con cada año que termina.

La semana pasada, entre liquidación y liquidación de impuestos, estuve dándole vueltas a la cabeza sobre la entrada de hoy ¿sería demasiado pronto para las recetas de Halloween? ¿publicar el mismo día 31 sería demasiado tarde?

En esas andaba yo cuando saqué un ratillo para ver qué novedades había en la blogosfera y me topé con recetas para navidad así que decidí que cualquier jueves de octubre iba a ser bueno para esta receta.

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween cheesecake sin horno recetas divertidas postre fiesta celebración cuajada Cuca

En realidad es una tarta que podéis preparar cuando se os antoje, que de Halloween no tiene más que la apariencia gracias a este molde de calabaza tan cuqui que aunque fue un flechazo os aseguro que tardé bastante tiempo en llevármelo a casa pero al final se vino porque siempre me ponía ojitos (literalmente ji ji ji)

Con que tengáis calabaza asada en el congelador es más que suficiente aunque ya os digo yo que en esta época  es cuando mejor sabe ¡yo es que soy así de metódica y me gusta comer calabaza en otoño y no en mayo!

Sé que Halloween tiene sus defensores y sus detractores. Yo estoy totalmente en contra de que eclipse nuestras tradiciones en torno a la festividad de Todos los Santos. Me horroriza pensar que con el paso de los años pueda caer incluso en el olvido por traer "modas" más atractivas a los ojos de las nuevas generaciones.

Por otro lado soy una enamorada total de parte de la estética y el ambiente de esta celebración con orígenes tan antiguos que los norteamericanos han sabido explotar y popularizar tan bien.

Y digo "de parte de la estética" porque no comulgo con el mal gusto ni lo gore, especialmente en lo que a comida se refiere. Me gusta ver los blogs repletos de calabazas, fantasmas, arañas, momias... todo lo que sean recetas simpáticas son bienvenidas pero si veo mucha sangre, casquería, miembros amputados...ya puede ser la receta más rica del mundo que difícilmente me decida a probarla, mucho menos a hacerla en casa.

Lo que me tiene fascinadita aparte de las tonalidades, cosa lógica porque son otoño en estado puro, es encontrarme con calabazas por doquier. Con gusto tendría mi casa llena de calabazas todo el año y todos los accesorios serían de calabaza aún a riesgo de parecer una loca (incluso las niñas tienen varias calabazas de juguete ¡me las estoy llevando a mi lado oscuro!)

Creo que a Lara no le importaría. Ella, fiel seguidora de mamá, dice que el otoño le gusta mucho y le encanta meter las manos en las cosas de atrezzo que utilizo para las fotos.

La tarta le encantó, por la forma y los colores. Probarla fue más complicado. Ni siquiera se animó diciéndole que tenía chocolate. Ella decía que era de calabaza y que no le gustaba. Y lo decía por la forma, no porque hubiera visto los ingredientes. Además, gracias a su amiga Peppa (Pig, nota imprescindible para los que no tenéis niños a vuestro alrededor) sabe que con las calabazas se hacen tartas. Así que una batalla perdida de antemano.

Lo bueno del postre es que se hace en un suspiro. Lo peor es tener que esperar a que termine de cuajar, pero preparándola la noche de antes pasamos la mayor parte del tiempo durmiendo y es más llevadero.

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween cheesecake sin horno recetas divertidas postre fiesta celebración cuajada Cuca

Los que me seguís hace tiempo sabéis de mi gusto por las tartas de queso y últimamente no me prodigo demasiado con ellas. Soy muy fan de las horneadas aunque últimamente se están colando algunas sin horno e incluso presentadas en vasitos porque me parecen la mar de cómodas.

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween cheesecake sin horno recetas divertidas postre fiesta celebración cuajada Cuca

Hace unas semanas, cuando publiqué la mousse de calabaza y chocolate os comentaba que casi nunca había comido la calabaza "en crudo" o en postre sin hornear o cocinar. Como la experiencia fue buena el siguiente paso ha sido esta tarta y os aseguro que seguiré experimentando.

El resultado es fantástico. Si combino queso, calabaza, canela y chocolate la apuesta es casi segura y mucho se debían torcer las cosas para que no me gustase.

Me ha gustado que la tarta tenga dos texturas. No sólo a simple vista se notan las dos elaboraciones. La parte del cacao ha quedado más firme, la parte a la que sólo le añadí calabaza ha quedado más cremosa. Como están muy combinadas no ha sido problema a la hora de desmoldar ni partir, pero si queréis que la textura sea idéntica tendréis que añadir una cucharadita de maicena junto con la canela. Creo que con eso será suficiente.

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween cheesecake sin horno recetas divertidas postre fiesta celebración cuajada Cuca

En cuanto al dulzor he sido muy minimalista. Se ha quedado justo en el límite. Para mí estaba bien. Pero sé que mi marido esperaba más. Porque se lanzó muy feliz a zamparse su trozo pero la cara le cambió. Le preguntaba pero sólo decía "está bien" o "no es el mejor de los postres que has hecho" y sé que es porque se esperaba un postre más dulzón, empalagoso... más a lo de siempre que acabas saturado de azúcar.

Vosotros tendréis que ajustarlo a los gustos de vuestra casa, usar algún edulcorante...

El queso lo podéis sustituir por queso de untar, mascarpone... cualquier queso cremoso os irá bien. A mí me gusta el quark porque no aporta muchas calorías aunque tiene un "pequeño problema" y es que las elaboraciones con este queso sueltan mucho suero.

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween cheesecake sin horno recetas divertidas postre fiesta celebración cuajada Cuca

El yogur estaba empadronado en el frigorífico, pero lo podéis sustituir por cualquier yogur que tengáis en casa o por más queso o nata de montar. Como siempre os traigo una receta bastante versátil a la hora de prepararla en casa.

Espero que os animéis a prepararla. cualquier molde que tengáis en casa irá de perlas, y cualquier día será una ocasión perfecta para disfrutar de esta tarta con un producto tan de temporada como es la calabaza porque al chocolate no hay quién se resista!

Y ahora sí que sí ¿truco o trato? y os sirvo un buen pedazo

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween cheesecake sin horno recetas divertidas postre fiesta celebración cuajada Cuca

Ingredientes:

* 500 gramos de queso quark (queso fresco batido)
* 500 ml de leche evaporada
* 400 gramos de calabaza asada
* 150 gramos de yogur natural (yo usé Skyr)
* 2 cucharaditas de caramelo líquido
* 120 gramos de azúcar
* 100 ml de leche
* 3 sobres de preparado para cuajada
* 2 cucharaditas de canela en polvo
* 30 gramos de cacao en polvo sin azúcares añadidos
* Colorante naranja (opcional)

Elaboración:

1. En la jarra de la batidora ponemos el queso, la leche evaporada, la calabaza asada, el azúcar y el caramelo líquido y batimos hasta obtener una mezcla cremosa y sin grumos.

2. La vertemos en una cacerola y la ponemos a fuego medio-bajo removiendo de vez en cuando.

3. Mientras en un vaso ponemos la leche y desleímos los sobres de preparado para cuajada. Reservamos.

4. Cuando la mezcla de la cazuela esté a punto de romper a hervir retiramos del fuego, añadimos la leche con el preparado de cuajada disuelto, removemos bien y volvemos a poner al fuego durante unos cinco minutos removiendo de vez en cuando.

5. Apartamos del fuego y vertemos la mitad de la mezcla aproximadamente en un bol. A una de las mitades añadimos la canela y a la otra el cacao en polvo y removemos bien.

6. Con ayuda de dos cucharas de helados vamos echando de manera alterna las masas en el molde elegido. Cuando acabemos podemos hacer remolinos con ayuda de un palillo de dientes para que se mezclen mejor ¡pero sólo si la masa no está cuajando ya! 

7. Dejamos enfriar por completo, tapamos con film transparente y guardamos en la nevera hasta que haya cuajado totalmente o mejor de un día para otro.

8. Desmoldamos antes de servir.

Si el tono de nuestra mezcla no fuera lo suficientemente naranja podemos utilizar un poquito de colorante naranja para darle el tono que más nos guste. Es algo meramente estético y completamente opcional.

 https://sites.google.com/s/1JyEsuqMyeOLgpyl-1aoXfofEN7KtmCVB/p/1eCqNcgOOWmzcqeSVXgc_5dEWOvVKA367/edit

Si tenemos la calabaza asada en menos de media hora tendremos esta tarta lista para dejar enfriar y que cuaje.

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween cheesecake sin horno recetas divertidas postre fiesta celebración cuajada Cuca

Al igual que sucede con todas las tartas de queso está mejor de un día para otro y va ganando en sabor y en textura a medida que pasan los días.

Tarta marmolada de queso, calabaza y chocolate para Halloween cheesecake sin horno recetas divertidas postre fiesta celebración cuajada Cuca
El tema lo sacamos a relucir todos los años, pero con el paso del tiempo los gustos también cambian, así que si os apetece contadme qué hacéis vosotros en estas fechas, si habéis sucumbido por devoción o por obligación (a raíz de la guardería o el colegio de los hijos/nietos) a esta fiesta... ¡lo que queráis! ¡soy toda oídos! 

Yo este año estoy bastante perdida porque no sé qué se hace en el colegio de Lara. Parece mentira que lleve 12 años trabajando en el mismo lugar y el colegio esté pared con pared con mi oficina ¡soy incapaz de recordar si los niños otros años han venido o no disfrazados el día 31! 

Quiero creer que si no los recuerdo disfrazados será porque aquí no se celebra nada y on tengo nada previsto para el disfraz de Lara. Tampoco quiero preguntar, sólo confío en que avisen con un poco de margen de tiempo para poder preparar algo.

En la guardería de Elena sí que van los niños que quieran disfrazados y si no se pone malita es posible que veamos una brujita la mar de guapa. Como aún falta una semana no sabemos qué puede ocurrir.

Y en casa, fuera de algún postre que preparo para el blog tampoco se hace nada especial por el momento ya que las niñas son muy chicas. Ya pedirán en años venideros.

Esta semana estoy poniéndome al día poco a poco con las visitas a vuestras cocinas. Gracias por seguir pasando por aquí y por vuestros comentarios cargados de cariño ¡así da gusto!

Nos vemos la semana próxima ¡sed felices!

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 17 de octubre de 2019

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco

Ahora sí que sí el otoño ha llegado.

Con sus días más cortos, vestido de colores ocres, con los mantos de hojas cubriendo las calles, con el viento frío que te asalta en el momento menos pensado y con las primeras lluvias, que aún siendo escasas, se agradecen.

Como era de esperar el otoño también está llegando a nuestras fruterías y puestos del mercado (no sabéis lo que me gustaría tener un mercado donde vivo) y es todo un placer vestir nuestras mesas con recetas calentitas, aromáticas y coloridas.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca

Lo creáis o no la receta que os traigo hoy lleva un año esperando en borradores. Es casi un pecado haber guardado celosamente este brownie de batata tanto tiempo pero me negaba a publicarlo fuera de temporada y que cayera en el olvido sin que pudiérais hacerlo en casa.

Como el tiempo es un remedio que lo cura (casi) todo el calendario ha dado un giro de 360 grados (cada vez más deprisa, por cierto) y los boniatos están llegando de nuevo al mercado así que no podía esperar más a compartir esta maravilla.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca

Hace muchos años que había visto la receta por internet, pero entonces no estaba interesada en repostear con batatas (en realidad no estaba interesada en las batatas en general y punto). Los que me seguís hace tiempo igual recordáis que fue a raíz de mi primer embarazo que de repente aquel otoño mi cuerpo me pidió comprar batatas y meterme en harina con ellas.

De aquel digamos antojo surgieron recetas tan buenas como la crema de batatas asadas o el bizcocho de batata y caí rendida ante este tubérculo que tan poco me había interesado hasta el momento a pesar de que en casa tanto mi madre como mi abuela lo preparaban asado o cocido en la olla exprés y lo servían espolvoreado con azúcar y canela tal y como un tiempo más tarde os enseñé en el blog.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca

A veces mi cabecita que no para de dar vueltas me recuerda que desde que tengo el blog no sólo he conocido a un montón de gente estupenda sino que me ha llevado a probar recetas e ingredientes que de otra manera probablemente no hubieran llegado a mi vida ni formarían parte de mi alimentación habitual.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca

Hoy mi cocina virtual se viste de otoño con esta receta y ha faltado muy poco para que por primera vez desde que abrí el blog no hubiera receta un jueves (salvo vacaciones y paradas por maternidad se entiende) En el trabajo estamos hasta arriba con las liquidaciones trimestrales y en casa...bueno, en casa es un no parar siempre.

Al final ha sido a base de sacar cuatro ratillos por las noches para editar las fotos y redactar la entrada la única manera de llegar fiel a esta cita que si bien no es una obligación es mi parcelita personal, que me recuerda que sigo teniendo cosas que son mías y sólo mías (aunque los postres siempre sean compartidos, la verdad) y que es sólo cuestión de tiempo que recupere un poquito de mi espacio.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca

Creo recordar que la receta de este brownie era la misma en todos los blogs en los que la encontré. Yo la hice un poquito mía incrementando la cantidad de boniato (y de canela, no puedo evitarlo) y reduciendo la de azúcar así como variando algunos ingredientes a mi gusto y según lo que había en la nevera.

El resultado ha sido francamente espectacular. Desde el color (no me negaréis que ese color naranja no es llamativo) hasta el aroma (francamente irresistible si os gusta la canela tanto como a mí, así como el olorcito de la batata asada) pasando por el sabor (la combinación batata y chocolate blanco es de lo más adictiva formando un tándem de lo más top) y acabando en la textura (súper cremosa, fundente y totalmente irresistible)

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca

En las fotos podéis ver el brownie al "natural" (totalmente precioso con ese tono) y espolvoreado con azúcar glas. Sabéis que no soy muy amiga de añadir más azúcar de la imprescindible a las recetas y siempre voy reduciendo la cantidad.  Estoy segura de que con los dedos de una mano podemos contar las recetas que tengo publicadas que he espolvoreado con azúcar (y es muy probable que sobren dedos). Mi intención no era espolvorearlo, lo había visto en las recetas que había consultado pero no me llamaba. Sin embargo cuando había acabado de hacer las fotos se me encendió la bombilla y me pareció que quedaba mono así que hice más fotos.

No puse más que una cucharadita de café, soy bastante escueta cuando espolvoreo, pero fue más que suficiente. Es que no me gustan los pasteles que tienen medio centímetro de azúcar encima.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca

Aparte de que no son nada prácticos para comer porque acabas poniéndolo todo perdido (amén del bigote blanco y los churretes que te dejan) no me parece que sea necesario añadir tal cantidad superflua de azúcar porque acaba empalagando el dulce al que lo añadas. Conste que para gustos los colores y que vosotros en casa podéis o no espolvorear el brownie cuando lo hagáis.

Sé que lo repito casi cada semana pero no podéis dejar de hacer este brownie. Es que os va a encantar y lo vais a repetir siempre que tengáis un boniato en casa y no sepáis muy bien qué hacer con él. Yo sólo os dejo caer que es uno de nuestros favoritos y no es precisamente uno de los más pecaminosos en cuanto a calorías se refiere.

Es más, yo creo que podríamos decir que es medio saludable y todo.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca

No tengo mucho tiempo más. Sólo espero que las fotos de la receta de esta semana hablen por sí solas y os animéis a prepararla en casa .Soy toda oídos si os decidís.

Para no faltar a mi costumbre, porque las buenas costumbres hay que mantenerlas contra viento y marea, aquí os dejo un trocito para compartir con vosotros la receta.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca


Ingredientes:

* 150 gramos de chocolate blanco
* 20 gramos de mantequilla
* 3 huevos
* 70 gramos de harina
* 125 gramos de azúcar moreno
* 315 gramos de boniato asado
* 1 yogur natural (125 gramos)
* Azúcar glas para decorar (opcional)

Elaboración:

1. Asamos la batata,  la pelamos cuando esté templada y la partimos en trozos.

2. Mientras se templa podemos poner el chocolate blanco y la mantequilla a derretir al baño maría o en el microondas.

3. En un bol amplio o en el vaso de la batidora si es grande ponemos los trozos de boniato, el chocolate y la mantequilla derretidos y el resto de ingredientes y batimos hasta obtener una mezcla cremosa y sin grumos.

4. Forramos un molde cuadrado de 20x20 con papel de hornear o pintamos con mantequilla o spray desmoldante y vertemos nuestra masa. Alisamos la superficie con una espátula.

5. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos durante 45 minutos o hasta que esté cuajado.

6. Apagamos el horno, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Si hemos optado por forrar el molde con papel de hornear podemos desmoldarlo al cabo de una media hora y dejarlo sobre la rejilla hasta que se enfríe por completo (así tardará menos)

7. Una vez frío, guardamos en un tupper o lata en el frigorífico hasta el momento de consumirlo.

8. Antes de servirlo lo partimos en porciones y espolvoreamos con azúcar glas.

 https://sites.google.com/s/1JyEsuqMyeOLgpyl-1aoXfofEN7KtmCVB/p/1eCqNcgOOWmzcqeSVXgc_5dEWOvVKA367/edit

Lo podemos consumir el mismo día que lo preparemos aunque mi consejo es hacerlo la víspera porque mejora la textura y el sabor con el reposo.

Brownie de boniato (o batata) asado y chocolate blanco Camote, papa dulce, blondie, postre, desayuno, merienda, horno, recetas fáciles, sencillas, de otoño, con horno. Cuca


Imprescindible conservarlo en el frigorífico al llevar la batata porque acabaría malo en un par de días. Yo suelo dejarlo envuelto en el papel de hornear dentro del tupper tal y como os indico en el paso a paso.

Igual es sólo manía mía pero creo que se conserva más jugoso.

De todas formas os podéis hacer cargo de que no dura mucho en casa ¡ya lo veréis si os animáis!

Las peques siguen igual. Lara está muy contenta en su cole y en poco más de cinco semanas de curso ya he notado un cambio en ella.

Es bastante reservada y por mucho que le preguntes (directa o indirectamente) no suelta prenda de lo que hacen. Sin embargo yo que siempre estoy con la parabólica conectada la escucho hablar mientras juega porque repite con sus muñecos muchas de las cosas que hacen y dicen en clase y así me voy enterando.

A veces también cuenta cosas. El viernes pasado salieron con una bandera con motivo del día de la hispanidad y me fue contando que el capitán Colón llevaba tres barcos, dijo tierra a la vista, descubrió "la América" y trajo chocolate, patatas (fritas o no según el momento en el que lo cuente), maíz y tomate. Creo que ya sabe más que muchos adultos sobre este tema.

Está haciendo pinitos además con la escritura. Desde el curso pasado ella decía que estaba escribiendo y hacía "gusanos" en un papel y decía que estaba poniendo su nombre pero ahora ya sabe escribir la L, la A (aunque se empeña en cerrarla también por abajo, tipo ocho ji ji ji) y algo similar a la R. Partiendo de la base de que tiene tres años no se le puede pedir más.

El otro día me dejó con la boca abierta al contarme que la L no es sólo de Lara sino también de Laura, Lucía y Luca (todos niños de su clase)

Elena no avanza mucho. Es más relajada de lo que en su día fue Lara. No se mantiene muy bien sentada, se va para los lados, pero comienza a levantarse sobre las rodillas y las palmas de las manos y lo de gatear para Navidad lo tendrá dominado.

También parece que un diente le va a romper en breves, para esto sí que va más ligera que Lara, la cual estuvo sin dientes hasta los nueve meses y medio justos que le rompió el primero.

A ver si la semana próxima os puedo contar más cosas.

Quiero pediros disculpas porque esta semana estoy bastante ausente de vuestras cocinas aunque prometo ponerme al día en breve. Me faltan palabras para agradeceros vuestra fidelidad y que paséis cada semana por mi cocina virtual.

Nos leemos la semana próxima. Sed felices y disfrutad del otoño.

Manos a la masa y ¡bon appétit! 

jueves, 10 de octubre de 2019

Flan de manzana en Crockpot

Una vez acaba el verano parece que las hojas del calendario comienzan a caer a más velocidad y que el año tiene prisa por terminarse.

Sé que más de uno estáis pensando que eso de que el verano ha terminado es algo que podríamos discutir y os doy la razón porque estamos teniendo unos días bastante cálidos en la calle aunque en la oficina, sentadita tras mi mesa, os aseguro que hace frío, así que es un poco desesperante decidir qué te vas a poner cada mañana y encontrar el mejor equilibrio posible para este carrusel de temperaturas a las que me enfrento desde las ocho y media que salgo de casa hasta las ocho y media que vuelto a entrar, aunque entre medias tengo varias idas y venidas.

La semana pasada comentaba mi amiga Patty que el tema de la conciliación en este país es de vergüenza y no puedo más que darle la razón. La conciliación viene a ser algo así como los Reyes Magos. No existe, pero nos la creemos.

Es el comodín que queda genial en todo programa electoral o en la carta de presentación de muchas empresas que quieren dar buena imagen, pero si indagas más allá no es más que una bonita cortina de humo. Mientras seamos esclavos de horarios de trabajo eternos y no dispongamos de guarderías con horario ampliado (las públicas en Andalucía cierran a las cinco de la tarde) o tiras de abuelos o pagas a alguien para que esté con tus hijos.

Es muy triste que te veas en el brete de decidir entre la maternidad o el trabajo. Con lo complicado que está tener empleo a día de hoy es una puñalada tener que dejarlo si decides ser madre. Con el coste de vida que soportamos no es sencillo que una familia con hijos salga adelante con un sueldo mileurista. Y así entramos en un círculo vicioso que no tiene fin.

Luego ves a los políticos quejarse en televisión de la baja tasa de natalidad y en lugar de tomar medidas efectivas plantean medidas que no son más que el reflejo de su ideología (que yo respeto mucho pero me revienta que me la quieran imponer) y que suponen un paso atrás en nuestros derechos.

Muy kafkiano todo.

Y todo esto solo a raíz de mi problema con la ropa con este tiempo tan disperso según las horas del día.

Y es que yo tengo ganas de otoño ¡a todas las horas! No quiero estos coletazos del verano, quiero que haga frío todo el día y dejar atrás esta locura de armarios en los que está todo puesto por medio y no sabes muy bien de qué percha tirar por las mañanas.

Con lo que no tengo problemas es con la receta de hoy. Este flan de manzana está para ponerle un pisito en la playa.

Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

Curiosamente es una receta con sabor a otoño (ya os explicaba el otro día por qué a mí el sabor y el olor a manzana me recuerda a esta estación) pero que tomamos fresquito ¡ideal para los días que estamos viviendo!

Además es estupenda para dar salida a esas manzanas que se van quedando atrás en el frutero o que han llegado dañadas a casa y nos resultan menos apetecibles.

Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

A principios de verano quedaron unas manzanas en el frutero. A casa iban llegando otras frutas que nos apetecían más, que disfrutamos sólo durante pocos meses (no me canso de decir que yo soy de fruta y verdura de temporada por mucho que la mayoría las encontremos todo el año en las fruterías) y las manzanas seguían allí. Solas. Tristes. Y cada día más mustias.

En mis rutinas diarias está, al menos dos veces en semana, vaciar los fruteros (sí, en plural, porque en casa solemos tener al menos dos llenos de diferentes frutas) y revisar las piezas para controlar las que están más blanditas o se están empezando a estropear para consumirlas ese mismo día y evitar así que más piezas se pongan malas.

Semana tras semana las manzanas pasaban por mis manos. Veía cómo se iban arrugando. Las dejaba arriba del todo a ver si alguien las cogía, pero las pobres se marchitaban sin que nadie se fijara en ellas.

Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

Uno de mis días de vacaciones entré por la puerta de la cocina y las vi de frente. Fue un cara a cara y supe que había llegado su momento. Al lado la CrockPot. Abrí la puerta del frigorífico, eché mano de lo que buenamente había y la receta salió sola.

El flan nos gusta. No es complicado de elaborar. Es una magnífica receta de aprovechamiento. Y sin embargo no es una receta que suela hacer mucho en casa. Revisando el índice del blog sólo tengo un flan "tradicional" con nata, este con queso y miel sin horno, y otro con queso y uvas.

Paso a engrosar la lista con la receta de hoy. Y me hago la promesa de preparar más flanes porque es una receta sencilla y rápida de preparar y en casa es un visto y no visto.

Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

Yo la he preparado al baño maría en mi olla de cocción lenta, pero se puede hacer en el horno, en el microondas o en la olla rápida (si somos más de este cacharro) sin problema. Sólo hay que estar pendiente de cuando ha cuajado y eso dependerá del molde que usemos y de cada horno (u olla)

Lo bueno de la olla lenta es que la pones a funcionar y te olvidas, pero cada uno sabemos lo que más nos conviene en casa. No voy a venir yo a convencer a nadie.

Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

De lo que estoy segura es de que el sabor va a seguir siendo una maravilla hagamos como hagamos el flan porque la combinación manzana, canela y caramelo es muy top y totalmente infalible.

También os digo que es una receta para darle tiempo. Para mi gusto está mejor al día siguiente, cuando ha reposado en el frigorífico porque gana en sabor y en textura. Por no decir que facilita enormemente el desmoldado y evita percances y sustos innecesarios.

Yo he puesto poca cantidad de azúcar. Con la fructosa de las manzanas y la que llevan los yogures no lo he considerado necesario pero esto va en cuestión de gustos y se puede aumentar o disminuir sin problemas.

Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

Tampoco he puesto mucho caramelo. No me gusta que el sabor del caramelo enmascare la receta así que pongo lo justo para darle el toque acaramelado que tanto me gusta. Pero insisto en que esto va en cuestión de gustos y lo podéis adaptar.

Y la receta no puede ser más sencilla de preparar. Con deciros que la máxima dificultad reviste en pelar y partir las manzanas ya os lo he dicho todo. En menos de cinco minutos está lista para pasarla al horno y eso se agradece bastante cuando vas corta de tiempo pero quieres llevar a tu mesa un buen postre casero.

Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

La textura es cremosa y jugosa a la vez. A mí me sorprendió bastante y supe que tenía que publicarla pronto para que tengáis una deliciosa manera de aprovechar las manzanas que este otoño que no se acaba de decidir a quedarse con nosotros nos va a regalar.

Espero que os animéis con este flan que estoy segura os va a encantar. Voy cortando ¿quién quiere un trozo?

Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

Ingredientes:

* 3 manzanas
* 2 yogures naturales (los podéis sustituir por yogures de vainilla o limón)
* 200 mililitros de leche
* 4 huevos
* 80 gramos de azúcar
* Dos cucharaditas de canela en polvo
* Caramelo líquido

Elaboración:

1. Pelamos las manzanas y las partimos en trocitos

2. Las ponemos en el vaso de la batidora junto con los huevos, la canela, el azúcar y los yogures y batimos hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos

3. Mezclamos con la leche

4. Ponemos caramelo líquido en el fondo del molde y vertemos la mezcla

5. Ponemos dos dedos de agua en la cubeta de la crockpot e introducimos el molde tapado con papel de aluminio

6. Cubrimos con un paño limpio y ponemos la tapa. Programamos tres horas en alta

7. Una vez finalizado dejamos dentro una hora más

8. Sacamos y una vez frío pasamos al frigorífico. 

https://sites.google.com/s/1JyEsuqMyeOLgpyl-1aoXfofEN7KtmCVB/p/1eCqNcgOOWmzcqeSVXgc_5dEWOvVKA367/edit

Recordad. Mejor de un día para otro. Gana en textura y en sabor.
 
Flan de manzana en Crockpot (olla de cocción lenta). Receta sencilla, fácil y rápida que sabe y huele a otoño.Postre merienda Caramelo Baño maría Cuca

Si os animáis quiero que me contéis qué os ha parecido. Sobra decir que la manzana se puede cambiar por cualquier fruta de vuestro gusto.

Como es una receta para aprovechar esas manzanas feas que se quedan a veces en el frutero va para el reto de mi amiga Marisa 1+/-100, desperdicio 0 ¡no dejéis de participar en él!


El que más y el que menos sabíais que el fin de semana pasado estuvimos de boda. Lara tenía su pequeño gran papel protagonista en la ceremonia al ser una de las niñas que acompañaban a la novia.

Os aseguro que me sentí muy halagada cuando la novia me pidió hace más de un año a la niña para este día y la cedí de mil amores porque me llevo muy bien con ella. También os digo que es un tema complicado cuando tienes que lidiar con más madres y que a día de hoy es una experiencia que no sé si repetiré.

Habida cuenta de que mi hermano está casado y que a mi costillo sólo le queda un hermano soltero (si hay alguna interesada ya os advierto que es muy apañado) es poco probable que me encuentre en esta situación de nuevo. Sería cuestión de meditarlo.

Eso sí. Mi niña monísima y se portó muchísimo mejor de lo que yo esperaba (y cabía esperar para una niña de tres años) La mayoría nos habéis visto en redes sociales ya que el sábado subí una foto de las tres. Los que no ya podéis salir corriendo a cotillear.

Lara acabó agotada. Cuando llegamos a casa cayó rendida. Elena también (aunque ella en el banquete no estuvo, se la dejé a mi madre porque ya iba con los horarios de comida, leche y sueños trastocados. Que yo respeto lo que cada padre decida hacer con sus hijos, pero estos saraos no son para niños)

Y cuando ellas cayeron a mi me tocó empezar a recoger, colocar y lanzar al cesto de la ropa sucia todo lo que había preparado. Porque igual llevaba cosas de más, pero cuando estás fuera de casa tienes que ir prevenida para todos los "por si" que puedan surgir. Además no debemos olvidar que Elena llevaba unos días con mocos en la garganta y por ende vomitaba cada vez que sentía angustia. Y Lara tiene una facilidad brutal para echar a la calle todo lo que tiene en el estómago.

Por suerte ni la una ni la otra tuvo percance alguno, cosa que yo agradezco muchísimo.

A estas alturas aún hay alguna cosilla por colocar y algunos seguimos pagando los excesos cometidos en la boda. Sigo con mi propósito de regresar al peso pre embarazo de Lara aunque a alguno os parezca que no tengo necesidad alguna de perder peso ¡es que soy muy cabezota!

En fin, muchísimas gracias por acudir una semana más a mi cocina. Nos leemos la próxima y si tardo en aparecer por vuestros blogs espero sepáis disculparme ya que estoy hasta arriba de trabajo en la oficina y la vida no me da para todo.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 3 de octubre de 2019

Brownie de calabacín y chocolate especiado. Receta vegana

Todos sabéis que en casa tenemos la suerte de disfrutar de frutas y hortalizas del huerto de mi padre.

Desde que se jubiló, y para mantenerse activo y ocupado, todos los veranos planta tomates, calabacines, calabazas (esto a insistencia mía) judías verdes, berenjenas, pepinos, sandías, cebollas...así que desde hace unos meses os hacéis cargo de que en la frutería nos han dado por desaparecidos.

Además están los árboles frutales. Peras, manzanas, ciruelas e higos han llenado este verano el frutero de mi casa. A veces resulta agotador enfrentarte cada día a los mismos alimentos pero no vamos a salir corriendo a comprar otro tipo de fruta o de verduras sólo por aburrimiento (aunque ya os adelanto que mi señor costillo se ha presentado algún día con fruta cuando ha regresado de la compra. Sin comentarios)

A esto le uno a mi padre diciendo un día sí y otro también que ha traido chorrocientos calabacines y que a ver si gastamos más que si no vamos a gastarlos otro año no pone hortaliza (y os aseguro que rara vez hay que tirar algo)

El sermón de todos los veranos. Y yo agotadita perdida diciéndole "pero papá si esta semana ya he hecho crema de calabacín, lasaña de calabacín, salteado de calabacín y calabacín rebozado y frito...que nos falta desayunar calabacín"

Y en ese preciso momento se hizo la luz. Un milagro. Porque estábamos en pleno agosto, con el sol entrando a raudales por las ventanas y de repente el mundo brilló aún más.

¡Claro que podía meter el calabacín en el desayuno! ¡y sin necesidad de verme acompañando la leche con crudités de calabacín! Con lo bien que funciona el calabacín en repostería tenia ante mí un abanico de posibilidades casi infinito para que los calabacines fueran rebajándose a un ritmo aún más alegre.

El único inconveniente era que estábamos en pleno verano, pero horneando bien temprano o  por la noche el calor sería soportable. En todo caso el resultado bien lo iba a merecer.

En el blog ya tengo algunas recetas elaboradas con calabacín como este bizcocho de calabacín y chocolate (de las primeras recetas que compartí con vosotros),  gofres con chocolate, unos bizcochitos muy resultones acompañados de un buen helado o el bizcocho de calabacín y limón.

Había que seguir explorando nuevas combinaciones, nuevas maneras de presentarlo, pero sobre todo había que utilizar muchísimo calabacín.

Y entre prueba y prueba tengo en borradores más de una receta dulce con calabacín que poquito a poco irán viendo la luz.

Por empezar por algún lado le ha tocado el turno a este brownie. Que además de saludable es vegano.

Brownie de calabacín y chocolate especiado. Receta vegana. Desayuno, merienda, postre. Sencillo. De temporada. Rico. Con horno. Cuca.

Una de las primeras ideas que tuve fue hacer un brownie y rápidamente recurrí a Google para buscar recetas e inspiración.

Fue toda una sorpresa descubrir que prácticamente no hay ninguna (frente a las miles de versiones de bizcochos con calabacín que podemos encontrar) así que más ganas me entraron de hacer mi propio brownie.

Me inspiré en esta receta, aunque yo he variado cantidades a mi gusto (incrementando considerablemente la cantidad de calabacín por ejemplo) y el resultado ha sido más que aceptable.

Brownie de calabacín y chocolate especiado. Receta vegana. Desayuno, merienda, postre. Sencillo. De temporada. Rico. Con horno. Cuca.

He de reconocer que era bastante excéptica cuando lo metí en el horno.

El aspecto no era el más apetecible. Aquello parecía un engrudo. La culpa fue mía por aprovechar un resto de salvado de trigo que tenía en la despensa desde hace un montón. Si le añadís sólo harina la cosa mejorará considerablemente.

La mezcla era rara. Era una especie de pasta que me hacía dudar si una vez en el horno eso iba a cuajar, pero como nunca tiro la toalla por adelantado seguí adelante y me llevé toda una sorpresa.

Brownie de calabacín y chocolate especiado. Receta vegana. Desayuno, merienda, postre. Sencillo. De temporada. Rico. Con horno. Cuca.

No sólo cuajó sino que además olía muy bien y cuando lo probamos ¡estaba buenísimo! El salvado le da una textura (además de la apariencia) diferente a los brownies tradicionales, pero el añadido extra de fibra, al menos en mi caso, lo compensa (por no hablar de ir acabando paquetes de los que rondan por los armarios)

Por si aún queda algún excéptico en lo que a utilizar verduras en las masas se refiere os diré que en absoluto nadie notaría por el sabor que el brownie lleva calabacín.

Pero la textura y la humedad que aporta son brutales ¡es que salta a la vista!

Brownie de calabacín y chocolate especiado. Receta vegana. Desayuno, merienda, postre. Sencillo. De temporada. Rico. Con horno. Cuca.

El sabor a chocolate es bastante pronunciado. Utilicé un cacao en polvo especiado que me había tocado en un sorteo y estaba sin abrir y ha sido todo un acierto porque la combinación de especias le dan un toque tan delicioso como atractivo.

Siempre podéis utilizar cacao en polvo normal y añadir especias a vuestro gusto o no según lo que os apetezca ese día o las ganas que tengáis de enredar en la cocina.

Y como siempre que hago un brownie me acordé de mi amiga Olga que no para de decir que un brownie sin nueces no es un brownie y ahí que las metí. Si queréis reducir el aporte calórico se las quitáis, o ponéis menos cantidad. También podéis añadir trozos de chocolate o cualquier cosa que se os ocurra y que tengáis en casa.

A nosotros nos ha gustado bastante y por tanto merece un hueco en mi cocina virtual.

Brownie de calabacín y chocolate especiado. Receta vegana. Desayuno, merienda, postre. Sencillo. De temporada. Rico. Con horno. Cuca.

Os adelanto que no va a ser el único brownie con calabacín que veáis desfilar por aquí. Pero tranquilos que no me voy a volver "mono-ingrediente" y en sucesivas semanas publicaré recetas con diferentes ingredientes típicos de esta época.

Espero que os animéis a preparar esta receta, que insisto que merece muchísimo la pena y no os va a defraudar ¿acaso no os llama este cachito que tengo guardado para vosotros?

Brownie de calabacín y chocolate especiado. Receta vegana. Desayuno, merienda, postre. Sencillo. De temporada. Rico. Con horno. Cuca.

Ingredientes:

* 550 gramos de calabacín
* 125 gramos de aceite de girasol
* 130 gramos de azúcar moreno
* 125 gramos de salvado de trigo (se puede sustituir por harina)
* 80 gramos de harina de espelta
* 25 gramos de cacao en polvo especiado
* Una cucharada de esencia de vainilla
* Una cucharadita de bicarbonato sódico
* 120 gramos de nueces peladas

Elaboración:

1. Ponemos el calabacín troceado en el vaso de la batidora junto con  el aceite y batimos hasta obtener una pasta sin grumos.

2.  Vertemos en un bol y añadimos el azúcar y el cacao junto con la esencia de vainilla y el bicarbonato y mezclamos hasta integrar. 

3.  Incorporamos el salvado y la harina y mezclamos hasta obtener una masa homogénea. 

4. Por último añadimos las nueces y repartimos bien. 

5. Vertemos la masa en un molde 20x20 cubierto con un papel de hornear y alisamos la superficie con una espátula. 

6. Introducimos en el horno precalentado a 180 grados y horneamos de 40 a 45 minutos.

7. Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

 https://sites.google.com/s/1JyEsuqMyeOLgpyl-1aoXfofEN7KtmCVB/p/1eCqNcgOOWmzcqeSVXgc_5dEWOvVKA367/edit

Para conservarlo yo lo metí en un tupper, sin quitarlo del papel de hornear ¡y al frigorífico directo!

Se conservó perfectamente durante casi una semana.

Brownie de calabacín y chocolate especiado. Receta vegana. Desayuno, merienda, postre. Sencillo. De temporada. Rico. Con horno. Cuca.

¿Tanto duró? Sí, porque había hecho más experimentos con calabacín y había donde elegir cuando el antojo de dulce nos llama. Además esta que escribe se puso las pilas en agosto para ir recuperando poco a poco el peso pre embarazos.

Ya he recuperado el peso que tenía cuando me quedé embarazada de Elena. Pero no he parado ahí porque entonces contaba con tres kilos extra que me había ganado con todas las recetas que preparé el pasado año típicas de Semana Santa para el blog.

Esos me están costando más, aunque tengo la esperanza de que al regresar a la jornada partida (la de verano pasó a mejor vida el viernes pasado y desde el lunes estoy mañana y tarde en la oficina) y la de vueltas que doy repartiendo y recogiendo niñas se vayan cayendo solitos en un par de meses (soy muy optimista)

Así que seguro que en vuestra casa dura bastante menos porque el brownie está espectacular.

Balance de la semana de la república independiente de mi casa.

Elena empezó a vomitar el sábado. De manera espontánea y sin motivo aparente una hora después de comer lo vomitó todo. Yo entré en pánico porque era el primer día que le daba pescado y me temía una reacción alérgica aunque no tenía más síntomas.

El domingo vomitó varias horas después de merendar. Lunes visita a la pediatra. Tiene mocos en la garganta. Paciencia y muchas lavadoras.

El señor padre amaneció también con gastroenteritis el lunes. Por lo visto tenemos un virus pululando por el pueblo. Yo creo que está haciendo operación pre boda, porque el sábado es el gran día y nuestra pequeña Lara será una de las niñas que le lleven las arras a los novios.

Estoy bastante nerviosa. Tengo muchas ganas de que llegue el día y de que pase. De que llegue para echar un buen rato. De que pase y que todo haya ido bien. Además de cruzar los dedos para que todos estemos bien y no tengamos fiebres, vómitos, mocos, diarreas...¡es que nos toca todo!

Lara y yo por el momento nos libramos. En mi caso porque no tengo tiempo ni de ponerme enferma. Lara me dio el susto la noche del lunes. Despertó a las 03:40 y vomitó en la cama (sobra decir que la noche de sueño terminó para mí en ese momento). Mucho me temía que su padre le hubiera pegado la gastroenteritis así que se quedó en casa de mis padres a la espera de ver cómo evolucionaba, pero como por suerte siguió bien ayer ya estuvo de nuevo en el colegio.

Como ya no tengo jornada de verano recojo a Lara a la salida del colegio y come con nosotros en casa. Después la dejo en casa de mi madre y vuelta a la oficina. Son ritmos y rutinas diferentes a los que teníamos hasta ahora y debemos empezar a funcionar con esta nueva situación.

Es complicado. Son muchos cambios para Lara. Pero creo que encontraremos un punto cómodo para todos. Tiempo al tiempo.

La semana próxima espero contaros más cosas interesantes y tener menos mocos y virus que compartir. Pero es lo que toca los dos primeros años de guardería mientras Elena se inmuniza.

Espero que os haya gustado la receta de hoy. La semana que viene os espero con este rincón. Mientras tanto sed felices y disfrutad de este tiempo tan magnífico.

Manos a la masa y ¡bon appétit!