jueves, 30 de abril de 2020

Gibanica. Tarta de masa filo, queso ricota y fresas.

Último día de Abril.

Un cuarto de 2020 que se nos va y casi la mitad lo hemos pasado en casa.

Creo que no nos imaginábamos esta situación cuando comenzó a hablarse del confinamiento y lo que es peor, no sabemos hasta cuándo va a llegar.

Nuestro vocabulario del día a día incluye términos que unos meses atrás eran impensables. Hablamos de confinamiento, cuarentena, contagio, pandemia, desescalada... y el término estrella es sin lugar a dudas coronavirus. A este paso va a ser la primera palabra que diga Elena.

La vida nos ha cambiado y el que no quiera hacerse a la idea de que esto, al menos por el momento, no va a ser como fue, que se dé de bruces con la cruda realidad cuando le toque.

Lo que por ahora no cambia es que el primer domingo de mayo se celebra el Día de la Madre y aunque ahora las celebraciones se viven y comparten de otra manera nada nos impide preparar un rico postre y celebrarlo desde la distancia.

El postre que os traigo hoy lo hice el último día que vi a mi madre. Si a esto le unimos que lleva fresas, que aún están de temporada, que fue una receta de aprovechamiento y que además la idea está inspirada en una receta de mi amiga Natalia no podía ser más ideal para este día.

Gibanica. Tarta de masa filo, queso ricota y fresas. Postre, receta, con horno, de Montenegro, típica, tradicional, mermelada, Cuca

Todo comenzó con un marido que se hace un lío en el supermercado (para variar) Los maridos, al menos el mío, son seres cuadriculados (y bastante despistados) que siguen la lista de la compra al pie de la letra (salvo que se topen con porquerías que a ellos les convienen tipo patatas fritas, refrescos mega azucarados, chuches varias y embutidos grasientos entre otros)

En mi lista de la compra ponía claramente dos láminas de masa quebrada. Y mi señor esposo se presentó con dos paquetes de masa filo. También ponía una lámina rectangular de hojaldre y se presentó con una masa pastelera. Eso sí, rectangular, al menos en algo había acertado. 

Alguien había estado jugando en el supermercado a coger y soltar paquetes en el lugar equivocado y mi señor esposo es tan cuadriculado que si en el cartel del estante del frigorífico pone Masa de hojaldre no mira lo que está cogiendo. Da igual que alguien haya dejado allí un rollo de papel de aluminio, si en el dichoso cartelito pone que ahí debe haber hojaldre ese rollo de papel de aluminio es hojaldre. Porque lo coge sin mirar ¡a lo loco! para desesperación mía porque no es la primera vez que ocurre.

Gibanica. Tarta de masa filo, queso ricota y fresas. Postre, receta, con horno, de Montenegro, típica, tradicional, mermelada, Cuca

Y yo insisto. Puedo jurar que insisto. Hasta mutar en algo similar a un alien. Escribo la lista de la compra sin omitir letra, en mayúsculas para que no diga que no lo entiende. La repaso con él. Le explico cada cosa. Insisto en que quiero hojaldre y no masa quebrada, o al contrario. Le repito la de veces que se ha equivocado por el comportamiento incívico de los demás (no porque él no mire, que en realidad el problema es ese). Pues ni por esas.

Así que se presentó el caballero con tres paquetes que ninguno era lo que yo quería. Que sólo con sacarlos de la bolsa, sin mirar siquiera las etiquetas, al peso y la forma ya le estaba diciendo yo que no era lo que le había pedido. Y él diciendo que sí, que había mirado bien los carteles de los estantes del frigorífico del supermercado.

Cabreo monumental, sobra decirlo.

Pues al frigo con ellos y a ver qué se hacía.

Gibanica. Tarta de masa filo, queso ricota y fresas. Postre, receta, con horno, de Montenegro, típica, tradicional, mermelada, Cuca

Mi cabecita, que tiene muy buena memoria, se pondría a rebuscar en cajones olvidados de recetas sin que yo se lo pidiera y a los pocos días, así de repente, mientras partía fresas para el postre me dejó caer la imagen de una tarta de masa filo, ricota y fresas que alguna vez había visto en el blog de Natalia.

Así que en cuanto tuve un hueco la busqué y aunque me costó un poco dar con ella (para nada me acordaba de este nombre tan evocador) di con ella y supe que era precisamente lo que quería hacer.

Tenía ricota en el frigorífico (siempre que traen productos italianos a LIDL me hago con un par de tarrinas), unas fresas buenísimas y un bote de mermelada abierto que llevaba aburrido unos cuantos días así que el viernes 13 de marzo me puse a dar forma a este postre, que llevé un poco a mi terreno en cuanto a cantidades se refiere, para aprovechar todo lo que tenía en casa y que no quedasen mini restos.

Gibanica. Tarta de masa filo, queso ricota y fresas. Postre, receta, con horno, de Montenegro, típica, tradicional, mermelada, Cuca

Aquel viernes me tocó a mí librar por la tarde y no ir a la oficina. En un principio iba a librar otra compañera, pero surgió un imprevisto y dado que yo no suelo hacer planes de escapada los fines de semana me ofrezco (ofrecía) como comodín para cambiar los viernes tarde libre que a mí siempre me venían bien.

Recogí a Lara del colegio y llegamos a casa muy tarde y yo muy enfadada. Volvimos con tres compañeras más y se portaron fatal por el camino, gritando, desobedeciendo, parándose en cualquier esquina... Era como si supieran que iban a tardar mucho, mucho, muchísimo tiempo en volverse a ver y quisieran gastar todas las risas y juegos en esos últimos momentos juntas.

Ahora lo pienso y me digo que aquellos enfados eran una tontería. Que tengo muchas ganas de poder regresar de nuevo a casa con Lara de la mano después de una jornada de colegio. Y en el fondo sé que falta aún muchísimo tiempo para eso.

A primera hora de la tarde me puse a preparar esta tarta y justo cuando mi madre llegó con Elena llevaba un rato fuera del horno y mientras las niñas jugaban con la abuela me puse a hacer las primeras (y únicas) fotos.

Mi intención era hacer estas fotos ese día, y tras el reposado en frío, porque yo seguí el consejo de Natalia de dejar la crema "temblorosa" y que se acabara de cuajar en el frigorífico, hacer las fotos del corte. Pero llegó Pedro Sánchez y paró nuestras vidas, y al rato me enteré del asunto que se cocía en la guardería de Elena y se me quitaron las ganas de todo.

Una lástima porque el corte es bastante interesante aunque por otro lado también os confieso que no es fácil que salga una porción "limpia" y elegante dadas la cantidad de capas y de ingredientes de distinta textura que manejamos.

Gibanica. Tarta de masa filo, queso ricota y fresas. Postre, receta, con horno, de Montenegro, típica, tradicional, mermelada, Cuca

Eso sí, rica ¡riquísima! y la combinación del crujiente de las hojas superiores (que en casa aguantaron crujientes hasta el último día) con la cremosidad de la ricota, la mermelada y las fresas es espectacular.

Igual un poco más de horno ayuda a que el corte sea perfecto, pero os digo que creo que perdería en textura y para mí merece más la pena la cremosidad que la hermosura en el plato. Eso sí, cada cual sabe lo que quiere y si tiene o no que lucirse, que no es lo mismo para tomar en casa que para llevar a una reunión con más gente.

La dificultad es casi nula, poco más que batir ingredientes y partir fresas. Colocar las hojas de masa filo no es difícil y aquí vale el "como caiga cayó", que es lo que le da encanto y personalidad a esta tarta.

Se me ha olvidado comentar que es una receta típica de Montenegro, pero creo que la mía es una interpretación demasiado libre como para ser guía de la original. Espero que los montenegrinos sepan perdonarme las enormes licencias que me he tomado.

Y aunque no es la tarta más bonita que os he traído os puedo asegurar que está deliciosa y que me encantará repetirla aunque en cocina de bloguera pocas recetas tienen su bis ¡son muchas las recetas a preparar que tenemos en pendientes!

Espero que os animéis y si es así que me contéis qué os ha parecido. ¿Alguien se apunta a compartir un trozo conmigo?

Gibanica. Tarta de masa filo, queso ricota y fresas. Postre, receta, con horno, de Montenegro, típica, tradicional, mermelada, Cuca

Ingredientes:

* 10 láminas de masa filo
* 500 gramos de queso ricota
* 200 gramos de queso de untar
* 70 gramos de azúcar glas
* 4 huevos
* 400 gramos de fresas
* 150 gramos de mermelada (frutos rojos, fresas, frambuesas...)
* 10 ml de zumo de limón
* Mantequilla (la que sea necesaria para pincelar)

Elaboración:

1. Lavamos, secamos y picamos las fresas 

2. En un bol ponemos los quesos, el zumo y el azúcar y mezclamos. Añadimos los huevos de uno en uno y no añadimos el siguiente hasta que el anterior no está integrado. Reservamos

3. Derretimos la mantequilla y pincelamos dos láminas. Las colocamos en la base de nuestro molde y añadimos un tercio de la mezcla de quesos. 

4. Pincelamos dos láminas más, ponemos la mitad de la mermelada y añadimos parte de las fresas. 

5. Cubrimos con dos láminas más, ponemos el resto de la mermelada y otro tercio de la mezcla de quesos. 

6. Ponemos dos láminas más de masa filo pinceladas de mantequilla y añadimos el resto de la crema de quesos y las fresas restantes. 

7. Pincelamos las dos láminas que quedan y las colocamos encima sin cubrir del todo. 

8. Introducimos en el horno precalentado a 180 grados y horneamos durante 55 minutos aproximadamente. 

9. Una vez frío tapamos con film y dejamos reposar en el frigorífico para que acabe de coger cuerpo.

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Como veis lo único que necesitamos es un poco de paciencia para ir preparando las capas y tendremos un postre muy rico y con fruta de temporada. 

Gibanica. Tarta de masa filo, queso ricota y fresas. Postre, receta, con horno, de Montenegro, típica, tradicional, mermelada, Cuca

Al ser una receta de aprovechamiento, tal y como os he contado, va para el reto de mi amiga Marisa 1+/-100, desperdicio 0 que lo tengo un poco olvidado últimamente y eso no está bien.

http://thermofan.blogspot.com/2018/05/1-100-desperdicio-0.html

Espero que estéis todos bien y nos leemos la semana próxima.

Manos a la masa y ¡bon appétit!
 

jueves, 23 de abril de 2020

Bizcocho de nata

"Es que esta mañana el bizcocho de nata, el bizcocho de nata..."

Hay cosas que se quedan grabadas a fuego en nuestra memoria para siempre y nos asaltan en el momento menos pensado llevándonos en un soplo a épocas que se nos antojan maravillosas.

Hoy 23 de abril se celebra el día del libro y me vais a permitir que os cuente una historia.

Aprendí a leer con cinco años. Igual esto no es exacto del todo. Mi primer recuerdo como lectora es con cinco años, o al menos en la clase de Párvulos B (los que hayáis ido a EGB sabéis de lo que hablo, para los que sean más jóvenes es el equivalente al último curso de Educación Infantil actual) donde la seño Mari Villegas (ya os he dicho que hay recuerdos grabados a fuego) nos leía pequeñas historias que había al pie de grandes dibujos del libro con el que trabajábamos en clase y yo iba leyendo, mentalmente, a su par.

La seño completaba la lectura con partes de su invención y supongo que fue ahí donde también comencé a desconfiar de que quienes están al mando siempre nos dijeran la verdad, pero ese es tema para otra ocasión.

Pero si hay un libro que marcó mi vida como lectora es sin lugar a dudas el libro de lectura de 1º de EGB. Jamás olvidaré ese libro con las pastas amarillas plagadas de osos de peluche con un peto rojo y un bote de cristal entre las patas. Era de la editorial Anaya y si alguno lo tuvo lo recordará perfectamente y quien sienta curiosidad puede verlo aquí.

Este libro estaba protagonizado por un niño de siete años llamado Borja y su oso de peluche, que se llamaba Pancete. Entre sus páginas conocimos a su familia, a su abuela María, a su hermana Marina (que quería ser bailarina), a Baldomero el pipero (cuando en los recreos se vendían chuches y no pasaba nada), a sus amigos Luis, Manuel y Elena, a la señorita Alicia... y al bizcocho de nata. 

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Conste que todo esto lo escribo tirando de memoria, sin abrir siquiera el libro que cuando nació Lara lo rescaté de casa de mis padres y me lo llevé a mi casa para leerlo con ella.

El bizcocho de nata me ha perseguido desde mi más tierna infancia. Este bizcocho era el preferido de Borja. Igual lo tomaba para desayunar que para merendar y a mí me parecía de lo más sofisticado en lo que a dulces se refería.

Las ilustraciones nos mostraban un bizcocho alargado (como el que os traigo) en cuyo interior había un relleno blanco (presuntamente de nata) que a mí me parecía que debía saber a gloria.

Mi madre nunca ha sido muy aficionada a la repostería, la que tenía más mano para ello siempre fue mi abuela Magdalena de la que os he hablado en muchas ocasiones, pero ella era la reina de la repostería frita y en su casa nunca hubo horno.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Así que yo que siempre he sido de buen diente dejaba volar mi imaginación de criatura de seis años y el bizcocho de nata tenía textura de nube y se derretía en la boca. Ni pensar siquiera en sugerirle a mi madre que hiciera bizcocho de nata. Podía imaginar su expresión si le decía algo.

Entonces las recetas eran casi cual tesoros y alguna vez nos hizo bizcocho de limón, en un molde redondo de aluminio que hasta la reforma estuvo dando vueltas en la despensa, pero siempre decía que la que tenía buena memoria para las recetas de dulces era su prima Mercedes, que entonces vivía en Barcelona, y no se complicaba más. Yo creo que no tenía ganas de meterse en jaleos, y si además la repostería no le llamaba ya lo teníamos todo hecho.

Siempre que alguien hablaba de bizcochos yo me acordaba de este y cuando comencé a hacer mis primeros pinitos en el mundo de la repostería me topé con una receta de una emergente repostera que ya por aquel entonces tenía muchos seguidores (era el boom de los blogs de repostería aunque aún faltaban unos años para que yo abriera el mío) y supe que tenía que hacerla.

Si mi mente infantil había idealizado el bizcocho de nata no quiero contaros lo que ocurrió cuando leí la entrada que acompañaba a la receta. No es que confirmase esa idea que se había ido forjando en mi mente es que superaba mis expectativas.

Ya sólo quedaba ponerse manos a la masa ¡por fin iba a llegar el momento de probar ese maravilloso bizcocho de nata que me había estado rondando en la mente tantos años!

La caída fue de las grandes. De esas que te cambian la vida para siempre.

Menuda porquería de receta. No tiene otra definición.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Le he dado muchas vueltas al tema durante muchísimo tiempo. Repasé los ingredientes, por si me había equivocado al anotarlos o al ponerlos, repasé el paso a paso (que yo seguí fielmente al pie de la letra), los tiempos de horneado, el tamaño del molde, el desmoldado, el enfriado en la rejilla... Creo que pocas veces he seguido una receta tan fielmente y posiblemente sea uno de los peores resultados que he tenido jamás.

Un bizcocho seco, ahogadizo, sin gracia de ningún tipo...

Menudo fiasco el bizcocho de nata. No podía entender los desvelos de aquel chiquillo cuando a mí me salió semejante birria.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Pero el tiempo todo lo cura y acaba poniendo la mayoría de las cosas en su lugar. Así que hace unas semanas me vi en casa con un brick de nata abierto, del que había gastado muy poca para otra receta, y no sabía muy bien qué hacer con él.

Volví a acordarme del bizcocho de nata y me puse a buscar recetas. Las había de todo tipo, para todos los gustos, con distintas cantidades de nata... hasta que di con varia que usaban precisamente la cantidad que a mí me quedaba en el frigorífico y con la que no sabía muy bien qué hacer.

Tuve una corazonada y me dije que la receta se merecía una segunda oportunidad.

También tuve mis dudas. ¿Un bizcocho sin aceite o margarina? Bien es cierto que la nata tiene grasa, pero dudaba. No era para menos con la experiencia previa.

Sin embargo el resultado no pudo ser mejor. Ya la masa en crudo me enamoró (es como una crema) y el olorcito que desprendía el horno hacía vaticinar que allí se estaba cociendo algo bueno.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

La apariencia no era mala, pero la prueba de fuego era el corte y la cata. Creo que a la vista está que es una maravilla, con ese interior tan blanquito y esa miga que os aseguro es tremendamente suave, tierna, que prácticamente se deshace en la boca...

Esta vez sí que había dado con la receta adecuada y me pude congraciar con Borja y su pasión por el bizcocho de nata que tanto me hizo soñar y me acabó llevando muchísimos años después a esta receta que hoy comparto con vosotros.

A ver, un bizcocho ligero no es ya que lleva bastante nata pero os aseguro que merece la pena prepararlo aunque sólo sea una vez en la vida. Que ya os digo yo que si lo hacéis ¡repetís! porque está buenísimo, porque no tiene dificultad alguna y porque es quizá el bizcocho que mejor ha aguantado de todos los que he hecho.

¡Diez días en perfectísimo estado!

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

¿Y cómo duró tanto si está tan rico? Porque básicamente me lo comí yo sóla para desayunar, quitando algún trozo que se comió Lara y un par o tres mi señor esposo.

Lo habitual hubiera sido que mi costillo lo hubiera devorado pero al poco de hornearlo se vino pertrechado de palmeras de chocolate y donuts industriales, de esos que se ponen duros como piedras en pocos días y lo "castigué" sin probar el bizcocho hasta que acabase con semejante arsenal del que yo no tenía intención de probar nada porque me suelen sentar mal.

Fue toda una sorpresa que durase tan bien envuelto tan sólo en film transparente y guardado en los armarios de la cocina.

Cuando lo horneé me propuse traer al blog una vez al mes una receta de las tradicionales, de esas que hemos visto toda la vida en nuestras casas y que merece ser rescatada y compartida para que no se pierda. Recetas que no tienen misterio alguno y no lucen sofisticadas y majestuosas pero que si te animas con ellas te enamoran para siempre y pasan a ser un básico en tu cocina.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

El COVID-19 lo ha frenado todo, pero esta idea no se me va de la cabeza.

He comenzado con este bizcocho que me hizo soñar, glotona de mí, desde las páginas de un libro infantil, para rendir mi pequeño homenaje a los libros en su gran día. Siempre he esperado el 23 de abril con muchas ganas pero este año no hay ferias, puestos ni libros por descubrir al aire libre, pero eso no impide que contemos nuestras propias historias como he hecho yo.

Espero haberos entretenido durante un rato y si además os animáis con la receta de hoy ¡no podré pedir más!

Terminamos nuestro rato juntos con un café y un buen trozo ¿alguien se anima a este desayuno de libro?

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Ingredientes:

* 4 huevos
* 130 gramos de azúcar
* 400 gramos de nata (35% de materia grasa)
* 1 cucharita de vainilla
* 350 gramos de harina
* 1 sobre de levadura
* Azúcar aromatizada con vainilla y ron

Elaboración:

1.  Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que estén esponjosos. 

2. Añadimos la nata y la vainilla y volvemos a batir. 

3. Incorporamos la levadura y la harina y mezclamos hasta integrar. 

4. Forramos un molde con papel de hornear y vertemos la masa. Alisamos la superficie con una espátula y espolvoreamos con azúcar aromatizada. 

5. Introducimos en el horno precalentado a 180 grados y horneamos durante 50-55 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta de madera en el centro esta salga limpia. 

6. Apagamos el horno y dejamos dentro con la puerta abierta. Pasados 15-20 minutos desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Una vez frío lo envolvemos en film transparente y lo guardamos a temperatura ambiente.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

También podemos cortarlo en rebanadas y congelarlo en porciones individuales aunque como os he comentado se conserva perfectamente durante muchos días. Cosa diferente es que no queráis desayunar lo mismo durante muchos días consecutivos.

El molde que yo he usado es uno de Pyrex de unos 30 centímetros de largo. Da para un buen bizcocho, así que siempre podéis hacer la mitad de ingredientes y hornear un bizcocho más pequeño si queréis limitar el consumo de dulce durante el confinamiento.

No tengo mucho que contar, mi vida es muy aburrida entre obligaciones laborales y domésticas.

Espero que todos sigáis bien y que poco a poco retomemos una nueva rutina, porque lo que está claro es que después de esto nuestras vidas no van a volver a ser iguales.

Nos leemos la semana próxima. ¡Cuidaos mucho! 


 Manos a la masa y ¡bon appétit! 

 

jueves, 16 de abril de 2020

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) con chocolate.

Seguimos confinados.

Hemos pasado una Semana Santa con un tiempo magnífico. Tiene gracia que la mayoría de los años estemos mirando al cielo (o a la app del tiempo, mucho más acorde con la época que vivimos), unos para ver si su hermandad sale o no, otros para ver si hará buen tiempo durante sus mini vacaciones o símplemente para salir de casa a disfrutar del sol en una terraza acompañados de una buena cerveza y olvidándonos de la prisa.

Pues este año que ni hermandades, ni vacaciones ni cervezas al sol la lluvia ha brillado por su ausencia en casi todo el país. Cuanto menos da qué pensar.

Hasta en las noticias se hacen eco de que cocinar se ha puesto de moda durante este encierro. Hay tema más allá del COVID-19 y sus números en España y en el resto del mundo, porque sigue habiendo vida. De interior, pero vida al fin y al cabo. Y la gente se mueve del sofá a la cocina, y en estos casos internet brinda una sabiduría casi infinita y quien no se atreve con un bizcocho lo hace con unas galletas y el que no con una pizza casera y el de más allá con el pan.

Creo que es una de las cosas buenas de este encierro. Movernos a hacer cosas para las que antes no había tiempo, o ni siquiera nos habíamos planteado intentar. La cara B es la escasez de harina y levadura, pero por el momento siempre que le he pedido harina a mi marido (que es el que se arriesga haciendo la compra, ya lo hago yo entre semana saliendo a trabajar) me ha traído sin problema alguno.

Así que hoy toca meterse en harina y preparar un bizcocho para el desayuno o la merienda que ahora que estamos encerrados en casa va a durar un suspiro (o menos) porque si bien huele ¡ni os quiero contar cómo sabe!

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Por suerte la crema Lotus cada vez es más fácil de encontrar (bueno, no sé si es una suerte si tenemos en cuenta lo rica que está y la tentación que supone) por lo que hacer esta receta no os va a costar demasiado. En Carrefour la tenéis sin problema, también en DIA (al menos hace un tiempo la tenían, que yo he comprado varias veces) y en el Supermercado de El Corte Inglés. Seguro que en más establecimientos, pero yo os pongo en los que yo la he comprado al menos alguna vez.

Para mí es toda una tentación. Mira que no soy para nada golosa, que las cosas muy dulces me repelen, pero esta crema...no sé qué tiene esta crema que me encanta. Vaya por delante que nunca me la como sola, ni a cucharadas ni untada en pan. Que rara vez la he probado a palo seco, salvo que por gula haya cogido una cucharilla para apurar el tarro después de tenerlo casi limpio tras preparar alguna receta... pero tiene algo que me atrae.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Yo creo que es el aroma. Ese olorcito acaramelado me obnubila y cuando abro un bote no paro de inventar recetas con él hasta verle el final. Siempre procuro tener alguno en casa, por si de repente me llega la inspiración, pero intento no abusar porque no es la crema más sana del mundo y más de uno comienza a mirar de reojo y con cierto pavor la báscula después de haber cumplido casi cinco semanas completas de confinamiento.

Yo también lo hago. Siempre le he tenido mucho respeto, y aunque no paro con las dos peques en casa, mi ritmo físico no es el mismo  y los gramos se van acumulando aunque he hecho el pacto de no subirme hasta que pasen al menos dos semanas después de los dulces semanasanteros (que Semana Santa no hemos tenido pero sí repostería típica, que alguna cosa se ha dejado entrever en las Stories de mi cuenta de Instagram) para que no me dé un microinfarto.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Que no quiero ser yo como los protagonistas de esos vídeos que circulan por WhatsApp con el antes y el después de la cuarentena, que cuando volvamos a salir estaremos a las puertas del verano y a ver quién entra en el bañador de la temporada pasada.

Y ya no sólo es cuestión de entrar en una u otra talla. Es cuestión de salud y es la máxima con la que vivo desde hace algunos años. Defiendo a ultranza una alimentación variada y equilibrada basada en una forma saludable (que no aburrida) de cocinar los alimentos.

Al menos a mí es lo único que me ha funcionado para mantener el peso, para sentirme bien y para estar sana.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Creo que un buen estado de salud es indispensable ya sea para nuestro día a día o para afrontar situaciones extremas como la que estamos viviendo. Esta cuarentena debería ser un punto de inflexión para muchas cosas y ojalá supiéramos reconducir nuestros hábitos hacia una alimentación más variada, más equilibrada y casera, sobre todo casera, que con eso ya ganamos mucho, y no sólo en salud, sino que también se nota en el bolsillo.

Os puedo asegurar que en mi día a día siempre hay hueco para un postre o un desayuno con alguna dulcería casera. No me como media docena de magdalenas ni un cuarto de bizcocho por la mañana y media tarta de queso a mediodía pero sí una porción pequeña, lo suficiente para quitarme el gusanillo de algo dulce y con la tranquilidad de que es algo hecho en casa.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Salta a la vista que la receta de hoy no es saludable, pero es justo ese capricho que te arranca la ansiedad y te permite seguir el resto del día con tus comidas saludables y equilibradas y no acabar por la noche dándote el atracón con una bolsa de patatas y una pizza de la sección de los congelados.

Porque el secreto está en aprender a comer y no en vivir a dieta para siempre. Eso va abocado al fracaso. Al menos esa es mi experiencia, pero hoy no quiero seguir más con este tema, lo dejamos aplazado para otro día y mejor seguimos con este bundt que es una lástima que no traspase el olor la pantalla porque os tendría ganados.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Es súper fácil de preparar, no necesitas ningún robot (aunque si lo tienes puedes hacer la masa en él) se ensucia sólo un bol y unas varillas y en un pispás lo tienes en el horno y tú a otra cosa ¿verdad que dan ganas de ponerse a cocinar ahora mismo?

La receta que os traigo hoy es una adaptación libre de las que hay por internet. Hace bastante que la preparé (y cuando digo bastante hablo de un par de años mínimo esperando en borradores) pero tengo el vago recuerdo de que casi todas las recetas que encontraba eran iguales. Al final me guié por la de Marta, a la que sigo desde los inicios de mi blog, y acabé adaptándola a lo que tenía en casa.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Nunca había combinado la crema (ni las galletas) Lotus con chocolate y el resultado ha sido increíble. Claro que casi todo mejora con chocolate, así que el riesgo tampoco era demasiado. A raíz de desempolvar esta receta del baúl de los recuerdos donde esperaba pacientemente retomo la idea de esta combinación para llevarla a otro tipo de postres ¡que espero lleguen a mi cocina virtual sin tanta demora!

Hay algunos ingredientes que podéis cambiar. Por ejemplo el azúcar moreno por panela, azúcar blanco, miel (en este caso quizá unos veinte gramos menos) o cualquier endulzante que utilicéis. La leche evaporada se puede sustituir por leche normal, por nata para montar, por bebida vegetal (soja, almendra, avena...) incluso por yogur o queso de untar. Hay que hacer las recetas nuestras y tirar de imaginación y de lo que tenemos en casa, que no estamos para escaparnos un momento a la tienda de la esquina a comprar una cosita de nada.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

El resultado es un bundt tierno, suave, jugoso...en una palabra ¡irresistible! El olorcito que desprende es una pasada , al menos para mí es tremendamente adictivo, y se conserva bastante bien envuelto en film transparente.

No hace falta meterlo en el frigorífico, es suficiente con tenerlo a temperatura ambiente salvo que lo hagas en pleno mes de agosto con cuarenta grados a la sombra que ahí sí que deberías conservarlo en frío para evitar sorpresas desagradables.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Espero que al menos os haya picado la curiosidad con esta receta y que si un día encontráis esta crema en el supermercado os animéis a echar un bote en el carrito y prepararla ¡no os vais a arrepentir!

Y ahora ¿quién se anima a compartir un trocito?

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca

Ingredientes:

* 200 gramos de crema Lotus
* 2 huevos
* 500 gramos de leche evaporada
* 300 gramos de harina de repostería
* 100 gramos de azúcar moreno
* 7 gramos de levadura química
* 100 gramos de pepitas de chocolate
* 1 cucharadita de harina


Elaboración.

1. En un bol ponemos el azúcar moreno junto con los huevos y batimos hasta obtener una mezcla cremosa.

2. Añadimos la leche evaporada y volvemos a batir.

3. Incorporamos la crema Lotus (mejor si está a temperatura ambiente) y mezclamos hasta integrar.

4. Por último añadimos la harina y la levadura y batimos hasta que queda una mezcla lisa, cremosa y sin grumos.

5. Ponemos las pepitas de chocolate en un bol y añadimos una cucharadita de harina. Mezclamos bien para que todas las pepitas queden impregnadas de harina y las ponemos en la masa. Con ayuda de una espátula las repartimos bien en la mezcla.

6. Vertemos la masa en nuestro molde de bundt cake e introducimos en el horno precalentado a 180º C

7. Horneamos durante 50 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta de madera esta salga limpia.

8. Sacamos del horno, dejamos templar sobre una rejilla, damos la vuelta, desmoldamos y dejamos enfriar por completo.

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Se conserva perfectamente envuelto en film transparente.

Cuidado al desmoldar. Las prisas no son buenas y es mejor esperar un poco, sobre todo cuando las masas son tiernas, a encontrarte con un bizcocho roto sobre la rejilla.

Bundt cake de crema LOTUS (de galletas Speculoos) Bizcocho, desayuno, merienda, postre, nordic ware, rico, sencillo,fácil, chocolate, horno, receta Cuca


Si no tenéis molde de bundt cake se puede usar un molde de bizcocho normal, redondo o alargado, lo que tengáis en casa, pero tendréis que estar más pendientes de los tiempos de horneado.

Las peques siguen encerradas en casa. Mañana a mediodía ellas cumplirán ya cinco semanas de confinamiento porque entramos en casa el viernes 13 de marzo a mediodía y no volvimos a salir.

Elena ni se acuerda de lo que es salir. Lara a veces pregunta cuándo se van a ir los bichos malos y si cuando salgamos, si hace buen tiempo, si podemos ir a tomar un helado.  Uno no, veinte. O todos los que quieran porque se están portando mejor que muchos adultos.

Tampoco ven a los abuelos. Tras 25 días de confinamiento mi madre estuvo en casa el martes de la semana pasada porque yo tenía que ir al trabajo y mi marido tenía revisión con la mutua. Poco más de dos horas y salvo que surja un imprevisto así seguimos sin vernos. Es mejor para todos. Sobre todo para ellos que son grupo de riesgo.

Poco más que contaros. Agradeceros vuestros mensajes y visitas y todo el cariño que recibimos. Espero que todos estéis bien y llevéis el confinamiento lo mejor posible. Nos leemos en nuestras cocinas aunque yo vaya un poco a contrapie porque tenemos más trabajo del que os podéis imaginar ¡Esto es la burocracia!

Manos a la masa y ¡bon appétit!

miércoles, 8 de abril de 2020

Recopilatorio de recetas de postres típicos de Semana Santa

Desde que abrí el blog todos los años en Semana Santa me he tomado un respiro y no he publicado.

Este año es diferente. En realidad desde hace unas semanas todo es diferente en nuestras vidas.

Mi intención primera era no publicar pero hace unos días caí en la cuenta de que por primera vez en mi vida no iba a comer el Viernes Santo con mis padres (quitando algún año que nos hemos ido de viaje) y me sentí un poco huérfana.

Supuse que más de uno se iba a sentir así estos días lejos del calor de las cocinas de madres y abuelas y pensé que igual era una buena idea publicar un recopilatorio con las recetas típicas de estas fechas. Si no podemos ir hasta ellas vamos a traerlas a nuestras cocinas.

Y aunque nada sabe igual hecho por las manos de una madre o de una abuela es posible que metiéndonos entre fogones el tiempo pase más deprisa y haremos felices a nuestra familia llevando a la mesa alguna de nuestras tradiciones reposteras que son de las poquitas cosas que este maldito virus no ha podido quitarnos este año.

¿Os animáis?

Empezamos por las reinas de la Semana Santa ¿o acaco pensar en estas fechas y en las torrijas no es todo uno? 

Como en la variedad está el gusto podemos elegir entre las torrijas tradicionales de mamá Carmen (mi madre) aprovechando los restos de pan duro.

torrijas leche semana santa repostería frita sartén cuaresma azúcar canela tradicionales pascua desayuno merienda postre mamá sencillas ricas jugosas

Las torrijas hechas con pan especial para torrijas

https://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com/2015/11/torrijas.html

O estas de chocolate para los más golosos que en lugar de freírse las hacemos al vapor y las terminamos en el horno

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine) Receta de Semana Santa Tradicional, tradiciones, desayuno, merienda postre pascua Cuca


Siguiendo con la repostería de sartén tan típica de estos días podemos ponernos con estos pestiños, receta de la abuela,

https://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com/2015/04/pestinos-de-la-abuela.html


o estos deliciosos roscos fritos, receta también de mi madre

https://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com/2015/03/roscos-fritos-de-mama-carmen.html

Sin olvidarnos de la leche frita

Leche frita Receta tradicional Semana Santa Cuaresma Repostería de sartén Desayuno Merienda Postre Canela Limón Vainilla Cuca

Un imprescindible de mi casa en el postre del Viernes Santo es el arroz con leche

https://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com/2015/07/arroz-con-leche.html

Que también puedes hacer en olla lenta (CrockPot)

Arroz con leche en olla de cocción lenta CrockPot. Postres tradicionales. Fresquitos. Verano. Sin horno. Cuca. Canela.

O prepararlo con bebida de soja y chocolate blanco

Arroz con leche de soja y chocolate blanco. Bebida vegetal. Postres sencillos, fáciles, rápidos, fresquitos, de verano, sin horno. Cuca

O darle una vuelta de tuerca y preparar esta crema de arroz con leche

Crema de arroz con leche de soja y chocolate blanco. Postre de verano con leche vegetal, sin horno, sencillo y fresquito con canela. Cuca

o incluso en versión tarta con esta receta belga llamada Rijsttaartje

https://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com/2015/11/rijsttaartje-pastel-de-arroz-belga.html

Tampoco puede faltar el flan y os propongo este de huevo y nata ¡espectacular y muy cremoso!

flan huevo nata caramelo horno tradicional semana santa cuaresma pascua eva arguiñano receta fácil rico sencillo cremoso postre

y este de queso y miel, que no es para nada el tradicional, pero que no necesita horno y es muy fácil de preparar.

Flan de queso y miel sin horno Postre de verano sencillo y fresquito

En muchas zonas del país también son muy típicas en Semana Santa las gachas dulces o poleás

Gachas dulces o poleás (en Monsieur cuisine) Postre típico del día de Todos los Santos. Canela, limón, leche, matalaúva, anís, cremoso, sin horno, Cuca Halloween

Y si tenéis niños en casa igual os apetece preparar alguna receta más vistosa y colorida, que recuerde a las celebraciones de Pascua de otros países como estos vasitos de tarta de queso y nubes

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla

 o esta galleta gigante de avena y zanahoria con muchos huevos de chocolate

Galleta gigante de Pascua de avena y zanahoria. Easter mega cookie. Chocolate, pecosos, Lacasitos, huevos, receta de semana santa, con horno, sencilla, rápida, fácil, rica, saludable, merienda, desauyuno, postre Cuca

Recetas para todos los gustos, con no demasiada dificultad y para toda la familia. Espero que este recopilatorio os haya servido para poner un punto dulce de tradición en la Semana Santa más atípica de la historia.

Nos leemos el jueves próximo. Disfrutad de estos días de fiesta.

Manos a la masa y ¡bon appéit!



jueves, 2 de abril de 2020

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine)

Vivimos con las vidas en suspenso, cada vez más a tenor de cada medida de contención que el equipo de gobierno va tomando.

Hoy no voy a entrar en el debate de si las cosas se están haciendo mal o bien, pronto o tarde. Hoy. Más adelante daré mi opinión. Lo que tengo clarísimo es que esto es una patata caliente que al que le cayera en las manos le iba a quemar.

Gestionar esta situación es una pesadilla y si nosotros no somos capaces de acatar las directrices que nos dan sin entrar en trucos y triquiñuelas (como hacerse quince kilómetros con la excusa de pasear al perrito o salir cada día con la excusa de comprar y volver a casa con un paquete de pipas después de llevar una hora dando vueltas por el supermercado y hablando con todo el que nos encontramos) esto se va a alargar casi eternamente.

No voy a calentarme, que la de hoy va a ser una entrada breve.

Seguimos en Cuaresma y estamos a unos días de la Semana Santa. Probablemente una de las más extrañas de la historia, con todo el mundo en casa, sin operación salida ni retorno, sin vacaciones escolares, sin salida de hermandades... pero en nuestras cocinas nada nos impide que los sabores y olores de esta época inunden nuestros hogares.

Sé lo que vais a decirme. Que cuando acabe la cuarentena tenemos que salir de casa por la misma puerta por la que entramos. Pero una Semana Santa sin torrijas no es Semana Santa y siempre podemos hacer un pequeño sacrificio después de zamparnos una de estas maravillas

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine) Receta de Semana Santa Tradicional, tradiciones, desayuno, merienda postre pascua Cuca

Si os sirve de consuelo la versión que os traigo hoy es un poco más light (un poco) que las torrijas tradicionales.

El año pasado como Elena era un bebé tranquilito en sus ratitos de sueño podía hacer algunas recetas. Por estas fechas me centré bastante en el tema torrijas probando con distintas maneras de cocinarlas y con distintos sabores.

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine) Receta de Semana Santa Tradicional, tradiciones, desayuno, merienda postre pascua Cuca

La técnica de esta receta se la copié a mi amiga Olga (sí, últimamente no hago más que publicar recetas que me ha inspirado su blog) Ella la hizo en Thermomix y yo en Monsieur Cuisine pero el tema de tiempos, temperatura y velocidad es idéntico para estos dos aparatos, así que tengas el que tengas podrás seguir el paso a paso sin problema.

Y no dejan de ser torrijas, y son calóricas, pero menos calóricas que has que preparamos fritas.

Y os aseguro que están para chuparse los dedos.

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine) Receta de Semana Santa Tradicional, tradiciones, desayuno, merienda postre pascua Cuca

Recuerdo que le di a mi prima que estaba hablando por teléfono conmigo la mañana que las estaba haciendo y se enteró de lo que me traía entre manos. Se acercó por casa, y ni siquiera llegó sino que bajé y le dí algunas. Antes de llegar a su casa ya se había comido una y las que llevaba no las compartió con nadie sino que fueron para ella (y cayeron en el mismo día)

Me hizo mucha gracia el comentario que me hizo. Si me das más, más me como ¡están increíbles!

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine) Receta de Semana Santa Tradicional, tradiciones, desayuno, merienda postre pascua Cuca

Y es cierto que salen muy ricas, bastante jugosas y no tienen nada que envidiar a las de sartén. Me dijo que ella no les había notado diferencia aún sabiendo que las había hecho en el horno y no de manera tradicional.

El criterio de mi marido no cuenta. Él se las comía de dos en dos y de tres en tres y con la boca llena aún preguntaba cuándo iba a hacer más. Pero chiquillo ¡si acabo de hacer un paquete esta mañana! No tiene mesura, os lo digo yo. ¡Ese sí que va a salir redondo de esta cuarentena! Y eso que en casa aún no he hecho torrijas porque aunque parezca mentira el tiempo no me sobra precisamente.

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine) Receta de Semana Santa Tradicional, tradiciones, desayuno, merienda postre pascua Cuca

Nosotros seguimos trabajando. A ver quién si no va a presentar ERTES, bajas y demás quehaceres que estos días agobian a gestores, asesores y abogados, por no hablar de los impuestos trimestrales, que se presentan en abril y por el momento no han suspendido desde el gobierno.

Yo sólo voy a la oficina cinco horas por la mañana. Las tardes las paso en casa pero las niñas dan tarea suficiente para que no tenga tiempo libre. De hecho estoy más cansada que cuando trabajo todo el día.

Así que a petición popular tengo que sacar un hueco y hacer torrijas o cualquier otro postre típico de estos días ¡a ver si me inspiro y hago alguna cosa que no haya preparado antes!

Y vosotros ¿qué vais a preparar estos días? Contádmelo si os apetece mientras nos tomamos un café y una de estas deliciosas torrijas que quitan todos los males.

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine) Receta de Semana Santa Tradicional, tradiciones, desayuno, merienda postre pascua Cuca

Ingredientes

* Una bolsa de pan para torrijas
* Medio litro de leche
* Cuatro cucharadas soperas colmadas de cacao en polvo
* Dos huevos
* AOVE para pintar el film transparente
* Azúcar para rebozar

Elaboración

1. Calentamos un vaso de leche en el microondas y le vamos añadiendo el cacao hasta disolverlo. Mejor cucharada a cucharada

2. Lo vertemos en un bol amplio junto con el resto de la leche, añadimos los huevos y batimos hasta integrar. 

3. Vamos mojando las rebanadas de pan hasta que estén bien empapadas y las colocamos en trozos de film transparente pintados con AOVE. Cerramos haciendo paquetes con cada torrija

4. Ponemos un litro de agua en la cubeta de la Monsieur cuisine y pulsamos el programa Vaporera. Programamos 20 minutos (a partir de que empiece a descontar) y colocamos el cestillo tapado y con las torrijas dentro envueltas en film

5. Cuando termine retiramos el cesto con cuidado, abrimos y vamos abriendo los paquetes, rebozamos las torrijas en azúcar y las colocamos en la bandeja del horno sobre un papel para hornear

6. Introducimos en el horno, con calor sólo arriba ( o grill si tiene esta función) a  200 grados durante 10 minutos.

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Receta muy sencilla que requiere de menos atención que cuando se hacen fritas.

Torrijas de chocolate al vapor y al horno (con Monsieur Cuisine) Receta de Semana Santa Tradicional, tradiciones, desayuno, merienda postre pascua Cuca

Si queremos aligerar un poco la carga calórica podemos rebozarlas en azúcar sólo por una cara y los bordes o bien ponerlas en la bandeja y espolvorear un poco de azúcar por la superficie antes de hornear.

No digáis que no miro por vuestra línea que cuando salgamos del encierro tenemos que embutirnos en el bañador.

No sé si la semana que viene voy a publicar o no. Hasta ahora siempre me he tomado un descanso en Semana Santa y probablemente este año haga lo mismo pero igual se me pone la cabeza del revés y aparezco por aquí.

Lo que sí voy a intentar es aparecer y dejar constancia de ello en vuestros blogs que los tengo muy abandonados.

Gracias por seguir siempre ahí

Manos a la masa y ¡bon appétit!