jueves, 21 de mayo de 2020

Bizcocho de anís y limón (con Monsieur Cuisine y CrockPot)

No sé a vosotros pero tal y como está la vida al otro lado de la puerta a mí me apetece, sobre todo, preparar en casa recetas de las de toda la vida.

Probablemente sea mi subconsciente que me habla y me pide que desde mi cocina lleve a mi mesa recetas que nos transporten a época mejores. Y es que estaréis de acuerdo conmigo en que nada mejor que el gusto y el olfato para hacernos viajar en el tiempo.

Quizá recordéis que hace unas semanas cuando compartía con vosotros la receta del bizcocho de nata os decía que iba a traer poco a poco a mi cocina virtual recetas de las de toda la vida, de esas que nos traen recuerdos de nuestra infancia y que no deben perderse por nada del mundo.

Pues este bizcocho de anís y limón es una de esas recetas.

Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.

El anís siempre me va a recordar a mi abuela Magdalena. Os he hablado miles de veces de ella que era la reina de la repostería de sartén (que tanto respeto me da a mí)

Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.

Mi abuela no tenía horno en su casa. En realidad sí, pero creo que jamás lo usó. En la cocina de mi abuela había una cocina de gas (butano) que tenía cuatro fuegos y en la parte inferior un horno y una puerta en la que se ponía la botella de gas (que aquí conocemos popularmente como bombona).

He buscado en internet para dejaros el enlace a una foto para aquellos no que hayáis conocido estos artilugios y me he quedado ojiplática al ver que aún hoy se siguen vendiendo y que no son muy diferentes al que tuvo mi abuela (y también mis padres y que sigue guardado en la cochera)

El horno del butano de mi abuela (es que la cocina de gas se llamaba popularmente butano en mi familia) creo que no tuvo uso más allá de albergar sartenes.

Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.

¿Entonces por qué este bizcocho me recuerda a ella? porque el anís y el limón eran dos de los aromas predominantes en su repostería. En su casa siempre había una botella de Anís del Mono (dulce) ideal para hacer dulces y para tomarse una copichuela las mujeres después de la cena de Nochebuena (que dejó de celebrarse en su casa cuando mi abuelo murió) y los hombres en las mañanas de invierno para entrar en calor cuando salían hacia el campo para recoger la aceituna.

Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.

Cuando yo era pequeña fuera del limón, la naranja, el anís, el vino, el café, la canela y el chocolate los postres no tenían otros sabores. Y en realidad no nos hacía falta más.

Si os soy sincera a día de hoy si algo lleva canela es mi total y absoluta perdición y lo mismo me pasa con el limón y por supuesto el chocolate.

Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.

Este bizcocho lo preparé el año pasado para la guardería de Lara. Volvió a convocarse el concurso de recetas para el Día de Andalucía y en un arrebato, aún con Elena recién nacida, me apunté con la condición de que si la peque me dejaba presentaba algo y si no me dejaba pues no pasaba nada.

Y me dejó. Lo cierto es que fue bastante buena para dormir por las mañanas y poco a poco me pude ir organizando para preparar algunas recetas dulces y fotografiarlas por las tardes cuando se volvía a dormir.

Esta fue la primera receta que preparé tras su nacimiento, lo que indica que lleva ya un tiempo esperando en borradores, y hoy me ha apetecido rescatarla y compartirla con vosotros para que todos podamos disfrutar de los sabores de siempre en estos tiempos tan convulsos que nos ha tocado vivir.

Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.

Bien es cierto que comienza a hacer calor pero encender el horno aún no pesa así que es el momento ideal para preparar este bizcocho y disfrutar de un desayuno o merienda como los de nuestra infancia.

Yo lo hice usando mi Monsieur Cuisine Plus (la prina hermana pobre de la Thermomix) y lo horneé en mi olla de cocción lenta, pero la masa se puede hacer sin problema alguno a mano y meterla en el horno que va a quedar igual de estupenda. Y si no tenéis molde de bundt usáis uno redondo o alargado que lo único que tenéis que hacer es estar pendientes del punto de cocción a partir de los primeros cuarenta minutos. Versatilidad y capacidad de adpatación ante todo mis queridos amigos.

Esta receta sólo tiene un pero y es que no hay foto del corte porque evidentemente no iba a llevar el bizcocho cortado a la guardería. En casa lo probamos porque subió de forma irregular y antes de desmoldarlo lo emparejé con un cuchillo.

Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.

Nos encantó de sabor y textura y lo repetí poco tiempo después pero no caí en la cuenta de hacer fotos de nuevo para que viérais el interior. ¡Lo siento!

El sabor a anís es potente. Así que si no os convence demasiado podéis sustituir una parte por leche. Ahí ya entra en juego los gustos de cada uno.

La miga queda tierna, jugosa y esponjosa. Un bizcocho de los de toda la vida, vamos.

La receta que seguí, del blog Kanela y limón, ponía 400 gramos de azúcar. Me parece una barbaridad. Soy incapaz de poner algo así en un postre. La primera vez puse sólo 120 gramos y se quedó corto, todos en casa estuvieron de acuerdo cuando probaron el recorte del primer bizcocho, así que repetí con 150 y quedó a gusto de todos.

Ya sabéis que yo suelo ser muy recortada con el nivel de dulzor, por eso me gusta comentarlo para que nadie se lleve una desagradable sorpresa si lo prepara en casa.

En el paso a paso os explico cómo hacerlo con todos los cacharros del mundo y con ninguno, para que no haya excusas y todos disfrutéis de un bizcocho de los de siempre.

¿Os animáis?

Bizcocho de anís y limón. Receta tradicional para desayunos y meriendas.

Ingredientes:

* 150 gramos de azúcar
* 4 huevos
* 100 gramos de licor de anís
* 250 gramos de leche
* 50 gramos de aceite de girasol
* 400 gramos de harina
* 1 sobre de levadura química (impulsor) (15 gramos)
*  Ralladura de un limón
* Azúcar glas para espolvorear (opcional)

Elaboración en robot de cocina (Monsieur Cuisine o Thermomix) y en CrockPot (olla de cocción lenta)

1. Con la mariposa puesta añadimos los huevos y el azúcar y programamos 4 minutos velocidad 3

2. Quitamos la mariposa y ponemos el anís, la leche y el aceite y mezclamos 15 segundos a velocidad 5

3. Añadimos la harina, la levadura y la ralladura de limón y mezclamos 20 segundos a velocidad 4.

4. Vertemos en un molde e introducimos en la CrockPot. Programamos dos horas en temperatura ALTA y ponemos un paño de cocina limpio y seco y cubrimos con la tapa.

A partir de la hora y media vamos controlando el nivel de cocción pinchando con una brocheta de madera. Si fuera necesario apagamos antes y si no está hecho programamos media hora más.

5. Cuando termine destapamos, sacamos con cuidado el molde y dejamos enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.

Elaboración tradicional sin robot y en horno:

1. En un bol ponemos los huevos con el azúcar y batimos.

2. Añadimos el anís, la leche y el aceite y volvemos a batir.

3. Incorporamos la ralladura del limón, la levadura y la harina y mezclamos hasta que no queden grumos.

4. Vertemos en nuestro molde e introducimos en el horno precalentado a 180º C durante unos 50-60 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta de madera esta salga limpia.

https://sites.google.com/d/1L8LApWsu53WLfK5AgAh0FvVRPM9Y-omu/p/1ma7muAc-V-iPJ1bsK0zH-fvO0M4BgJWf/edit

Para conservarlo lo envolvemos en film transparente y lo podemos dejar a temperatura ambiente o en el frigorífico y nos evitamos sorpresas desagradables si comienza a hacer calor.


Aguanta bastante bien el paso de los días, pero ya os digo yo que va a durar bien poco de lo rico que está.

Las niñas presentan pocas novedades. A Elena le ha salido otro diente y cada vez come más cosas. Yo me sigo emocionando cada vez que pide comida y abre la boca y se come aquello que le des. No puedo evitarlo. Lara es tan mala comedora que me emociona ver que Elena, por el momento, es todo lo contrario.

Esta semana en mi trabajo nos hemos hecho las pruebas del COVID-19 y estamos a la espera de los resultados. Siempre planeó la duda de si Elena lo tuvo o no y ya os digo yo que si ella lo tuvo, yo que soy una madre kamikaze, jugué a la ruleta rusa porque esos días Elena estaba inquieta y dormía conmigo y en más de una ocasión me vi apurando el yogur que le quedaba con la misma cuchara que comía ella.

Ya sabéis de esa vocación de cubo de basura que tenemos las madres y que no queremos que ningún alimento se tire.

Estoy deseando que llegue el resultado y saber si tengo o no anticuerpos, aunque os confesaré que creo que a todas las compañeras (sí, en mi trabajo ya sólo somos mujeres) nos van a salir negativos ambos resultados. La semana que viene os digo qué tal me ha ido.

Espero que estéis todos bien, que lleveis esta situación lo mejor posible (yo desde principios de mes, por mi salud mental, he dejado de ver las noticias. Que sea del mundo lo que tenga que ser. Con leer el BOE tengo suficiente y porque es obligatorio para nuestro trabajo) y que tiremos hacia delante con cabeza y prudencia, que de esta está en nuestra mano, y no en las manos de los que nos (des)gobiernan, salir.

Nos leemos la semana próxima.

Manos a la masa y ¡bon appétit! 

40 comentarios:

  1. Buenos días mi querida Cuca, primero que nada, no te preocupes, lo que ha de ser, será, pero que a estas alturas y después de pasado tantas semanas, es más que evidente que la enfermedad no la tienes, por la inmunidad y los anticuerpos, tampoco hay que fiarse, es una cosa desconocida, y ni siquiera los expertos lo tienen claro, así que lo mejor es no somatizarse y vivir sin presión ni agobios.
    Este bizcocho tiene buena pinta, yo no soy partidaria de quitar azúcar ni nada de lo que indique una receta de repostería. Es química y más de una vez he visto ante mis ojos un desastre por experimentar, precisamente durante este confinamiento he tenido uno de ellos, y no veas el disgusto, pero prefiero no hablar de ello que aún me dura.
    Tampoco me gusta el sabor a anís de licor, si el de especia, la matalahúva y el anís estrellado si, pero claro no es lo mismo, al ser uno líquido y las otras especias secas. Pero bueno si es por líquido y como dices se puede sustituir por leche, ya tenemos el problema resuelto.
    En fin hija mía, que para gusto los colores, y para alegría de unos, y disgusto de otros, aquí ni Dios está conforme con nada. Creo que si remáramos todos en la misma dirección nos iría mejor y saldríamos adelante con más tranquilidad, pero es imposible, algunos incautos piensan que por llevar la contraria conseguirán su objetivo, cuando en realidad lo único que conseguirán será que el barco acabe hundiéndose.
    A pesar de todo no hay que perder la fe, la esperanza mueve montañas y más que le pese a algunos, tenemos que salir de esta.
    Besos y cuídate de tus pequeñas princesitas.

    ResponderEliminar
  2. Un bizcocho con historia, el primero después del nacimiento de Elena, ya tiene su fecha especial, como también lo sería en la guarderia, yo le hubiera quitado un buen cacho, pues los bizcochos de anís me pierden, de hecho preparo uno que tengo publicado, muy rico.
    Los hornos con botella de butano no son tan antiguos como parece, mi madre aún tiene uno, aunque ya no lo usa, pero qué no habrá cocinado, y lo bueno que nos parecía todo.
    En cuanto al covid, si lo habéis pasado, dichosas vosotras, de alguna forma ya estáis inmunizadas y no tenéis que hacer tanto confinamiento, que algunas ya estamos hasta la corona.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Cuca, cuántos días hace que no podía pasar por tu cocina... en primer lugar, creo que no debes preocuparte, por lo de las pruebas del Covid-19... seguro que no lo tienes, o si lo has tenido junto con la peque... ya estaréis inmunizadas, para próximas pandemias.... aunque esperemos que no vengan más, por favor, esto es un despropósito: nos mantienen retenidos a los sanos..., en fin... un sin sentido a mi entender, si estás con la gripe común, normalmente el enfermo se queda en casa, arropadito y con la medicación o las tisanas correspondientes, hasta que se recupera... y el sano sigue su vida normal... pero aquí lo han hecho al revés... no me lo explico (bueno, son disertaciones mías... no me eches mucha cuenta...).

    Tu bizcocho, ciertamente, tiene aspecto de bizcocho antiguo, de los de antes... de esos que te comías sin pensarlo... qué ganas tengo de comer uno de esos... sabes... cuando describías que tenías ganas de volver a las recetas sencillas, de las antes, de nuestras abuelas y madres, a la comida y la repostería casera, de siempre, me he sentido completamente identificada contigo, porque yo estoy teniendo la misma sensación: hacer comida más tradicional (en mi caso adaptada a mi cocina ovolactovegetariana, claro...)

    Te mando un abrazo y un beso enorme para ti y para las peques, seguid cuidándoos y nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  4. No había escuchado nunca ésta combinación de limón y anis!!!!!!!!!, es mas, nunca la he probado... Creo. Pero me ha encantado leer la historia sobre tu abuela, y de sus artilugios, los cuales yo sí que tengo claro que he conocido pero no te puedo ubicar ahora exactamente donde, la verdad.

    Lo que si que me trae recuerdos es la botella de anis del mono. Mi tia de Jaen siempre se toma una copita tras comer y cenar. Y en las reuniones de Navidad no podía faltar la botella para ella, la cual acabábamos tocando con ayuda del tenedor, mientras otros acompañaban con la pandereta y la zambomba en los villancicos... Es curioso como la misma cosa nos trae recuerdos distintos a cada persona, verdad?

    A mi no me gusta mucho el anis, la verdad, así que yo sería de las de leche en su mayoría.

    Me ha encantado el post de hoy.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Cuca!!
    Desde luego que es un bizcocho para disfrutar de principio a fin. Me encanta el anís!!

    Ahora podrás salir de tus dudas con el Test. Yo también estaría nerviosa esperando los resultados.
    Aquí he visto que por 35 Euros los hace el hospital, pero bueno, tampoco tengo ganas de acercarme ahí jeje Así que me quedaré con las ganas de saber.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Ese bizcocho tiene que estar de lujo, el anís le da un toque fantástico, muy rico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo también adoro la canela y el limón, pero no el chocolate :-)) rarezas que caracterizan a una jjjjjjjj
    Muy bonito.
    1 saludito

    ResponderEliminar
  8. Hola Cuca.
    Un bizcocho con tantos aromas y sabor, solamente puede estar delicioso.
    Seguro que allí donde lo llevaste se disfrutó muchísimo.
    No nos has dicho como quedastes en el concurso, pero seguro que en uno de los primeros, y menos msl qie dl slcohol se evapora... que ya imagino a las profe y niños y niñas la mar de contentos.
    A mi si que me gusta ese sabor y me recuerda a los dulces que preparaba mi madre.
    Y que sabían a gloria.
    Y lo de los tornillos de butano, ya conté en alguna entrada, me traen unos agradables recuerdos.
    Estaba esperando la semana haber si nos contabas lo dicho en la anterior entrada, ya nos contarás que nos dejaste en suspense... lo del pago. Mientras gozamos de las vistas de este dulce.
    Un besazo para toda la familia. 😚

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola Cuca!! Yo también he tenido una cocina de esas en mi infancia, y vamos, puede ser que aún esté la última que compramos, que recuerdo era enorme, en la casa, como no sea que la haya cambiado mi hermano, que es el que más va a esa casa, yo hace muchísimos años que no voy. Sé que ha cambiado muchas cosas y ahora hay una nevera americana más grande casi que la cocina, ja, ja, si los del Corte Inglés, cuando la trajeron, la tuvieron que entrar por el patio (con una grúa por encima de los muros), porque no cabía por la puerta principal. Y ahora, que se fue a pasar la cuarentena allí porque no vive de normal nadie (aunque nos ha dicho que el lugar se llenó de gente que pensó lo mismo, pero es que es el mejor lugar para pasar la cuarentena, entre las montañas y con sólo 14 grupos de casas) y nos ha estado contando que no ha parado de hacer cosas en la casa y algunos cambios. Así que nos podemos encontrar con cualquier cosa en la casa.
    En mi casa siempre había una botella de anís el mono, pero más por usarla para hacer roscos fritos en semana santa que otra cosa, o rara vez, mi padre se tomaba alguna copita en navidad, pero de la última vez ya ni me acuerdo de verle beber anís. Pero es que mi padre no es de beber alcohol, salvo un vasito de vino de vez en cuando comiendo. Tenemos varias botellas allí en su casa de alcohol, más por regalo de cestas navideñas y no sé, no terminamos de tirarlas cada vez que limpiamos, pero creo que alguna vez tendremos que hacerlo, porque hasta la botella de coñac con la que a veces cocinamos, aún sigue ahí desde no sé cuantos años, ja, ja.
    No soy mucho de postres con anís, siempre y cuando no tenga mucho sabor, pero vamos, un trocito de tu bizcocho me lo comía, y siempre se puede reducir un poco la cantidad si vemos que a la primera nos sale fuerte, como has hecho tú con el azúcar, primero reduces, y si ves que no, pues se rectifica en la siguiente, así es meterse en la cocina, probar y rectificar.
    Me alegro que las niñas sigan bien, pobres, como les ha cambiado la rutina, aunque sé que ellas son felices igual, nadie se merece esto que nos ha pasado. Haces bien en no ver las noticias, pocas cosas nuevas hay en el panorama y todo el futuro sigue incierto. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Mis dos abuelas eran muy diferentes, una tenía una casa y una cocina de ensueño; la otra un piso muy antiguo, un cuarto sin ascensor y escalera estrecha donde se subía de uno en uno... tenía una cocina de carbón!! nunca he vuelto a ver una cocina así en mi vida. Era una viuda de guerra con siete hijos, con los ojos azules casi grises y siempre vestida de negro. A pesar de que era muy niña cuando murió siempre recuerdo sus historias de la postguerra, de rojos y azules, algo que creía olvidado. Ojalá todo se redujera a un cambio de gobierno, como dices, ojalá, pero me parece que se está cociendo algo mucho peor, un ambiente hostil entre la gente, unas ganas de liarse a palos que no va a traer nada bueno. Cuando la gente tiene hambre, y mucha lo está pasando ya, no tiene nada que perder. Vienen tiempos muy duros, Cuca, y si tenemos kamikaces en el gobierno, azuzando a los suyos a ir a por los otros, esto va a acabar muy mal. Es de irresponsables jugar con esas cosas cuando la mayoría son niños bien por muy progres que se declaren, y eso me da más miedo que el virus.
    Espero que en tu próxima entrada nos digas cómo ha salido la prueba que os han hecho. De todas formas lo hayas pasado o no, no cambia nada porque seguimos sin saber si los anticuerpos son suficientes o cuanto dura una supuesta inmunidad... y de eso no le puedo echar la culpa a nadie porque es un virus desconocido y todo el mundo está dando palos de ciego.
    En fin, por hablar de cosas más agradables, tu bizcocho (para mi en horno) se ve de lujo. De esos sabores de la infancia yo añadiría la fresa, en batido. De niña era mi batido preferido y de mis hermanas el de chocolate, y puedes creer que jamás ví en mi casa fresas frescas? Será por eso que me volvía loca por aquel batido, jajaja. Y en general todos los bizcochos me dan como ternura, todos tienen un componente hogareño y por eso me encantan!! La última vez que usé anis, no se para qué si galletas, rosquillas o algo asi, descubrí que mi marido era alérgico, jajaja, a la vejez viruelas... así que eso no se lo puedo poner. Bueno, que me ha encantado.
    Un abrazo, preciosa, cuidaros mucho y a seguir.

    ResponderEliminar
  11. Hola Cuca, que razón tienes los aromas y los sabores como nos transportan a otros tiempos y lugares. En casa usaban ese anís para hacer rosquillas, pero será por que las tomé mucho de pequeña pero ahora el sabor a anís me echa un poco para atrás, en cambio adoro todo lo que lleva limón.
    Ya nos dirás del test, en cuanto a si lo has pasado pues mira casi mejor, ahora estarías más segura. Me alegro de que tu pequeña coma tan bien, eso es una tranquilidad para las madres.
    Cuidaros mucho, un beso

    ResponderEliminar
  12. Cuca mi madre sigue teneiendo ese butano con horno y funciona estupendamente, que bizcocho mas rico el anis y el limon me encanta en los dulces , se ve riqusimo, ya veras como las pruebas te sale negativa ya nos contaras besitos

    ResponderEliminar
  13. Me parece un bizcocho riquísimo, tal lo digo lo siento, me llevo la receta porque sí o sí lo voy a probar. Si a ti te salió divino, quitando azúcar, seguiré tus pasos, no me merece poner más si el éxito está asegurado. Participo tu opinión con respecto a la gestión política y pido a Dios que nos coja confesados, por lo menos. Tranquila, las pruebas saldrán bien. No llego a entender que hoy te hacen las pruebas das negativo y una hora después te has contagiado y tan tranquilos todos. Besos para las tres.

    ResponderEliminar
  14. Hola Cuca!
    Seguro que el resultado irá bien, ya lo verás.
    Esta situación se está alargando tanto que se hace eterno, pero tomando todas las precauciones debidas, debemos de ir soltando lastre y no agobiarnos más de lo necesario , más que nada, porque tampoco vamos a conseguir que esto se pase más rápido y lo único que ganamos a cambio , es ansiedad. Parece fácil llevarlo a cabo, así escrito, pero día a día se hace más cuesta arriba, pero bueno siempre hacia adelante , con garra y pensando como prioridad en nuestra salud y la de los demás.
    Del bizcocho qué decirte más que es una exquisitez , ese sabor a anís me priva y al igual que a ti, me trae muchos recuerdos de la infancia , de comidas con la familia cuyas sobremesas se alargaban y en la que las mujeres se tomaban un poquito de anís que era la bebida de moda. Los niños nos limitábamos a comer las rosquillas sobre todo, con aquel olor y sabor tan peculiar, que hoy en día sigo recordando como si las tuviera delante.
    Un abrazo y cuidaros mucho.

    ResponderEliminar
  15. Cualquier cosa que tenga limon me puede, que lindas se ven esas fotos por dios!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola Cuca ! después de tanto tiempo no creo que tengas nada ya que si no ya hubiera dado la cara ,pero supongo que hasta que no te lleguen los resultados no estarás tranquila ,estoy de acuerdo contigo en los sabores de la infancia ,cada casa tenia su olor y sabor y entre los de mi abuela y mi madre el anis y la canela ,junto al limón y la naranja eran los que predominaban,mi suegra tenia una cocina como la que describes y efectivamente solo la usaba para guardar las sartenes
    el bizcocho tiene muy buena pinta y supongo que darían buena cuenta de el
    besitos

    ResponderEliminar
  17. Cuca que entrada más bonita recordando a tu abuelita, los dulces tradicionales siempre nos traen recuerdos de la niñez. En casi todas mis entradas de los dulces de siempre hablo de una de mis abuelitas, no lo puedo evitar porque todos me recuerdan a ella que era una gran pastelera. Ella también hacía bizcochos y dulces en una sartén porque no tenía horno, la primera cocina que yo le recuerdo era de carbón, y aún así era un gustazo ir a su casa, hacía maravillas.
    Lo del anís del mono era típico que hubiera una botella en las casas, y en Navidad los pequeños la rascábamos para hacer música.....que recuerdos.
    Tu bizcocho de anís y limón me encanta, es de toda la vida, sinceramente no lo recuerdo bien pero seguro que lo hacía, la verdad es que el anís le gustaba mucho para pastelería.
    Seguro que todo te sale bien, cuidaros mucho.
    Un bst.

    ResponderEliminar
  18. Querida Cuca, que recordemos a nuestras personas queridas a través de una receta es lo mejor, las recetas nos traen recuerdos y mucho amor y además la tuya ha quedado preciosa...tiene una pinta para meterle un bocao ahí en el centro que tiene pinta de estar mas blandito que el resto, jeje....me ha encantado...y además es muy interesante las variaciones de azúcar, estas cosas yo también hago.
    Las niñas están criandose este año fenomenal, mi pronóstico no falló...soy madre ya veterana, jaja....y es una maravilla cuando comen y duermen bien, parece que se les quiere mas....(he dicho parece), ha sido un buen año para los niños, el poder estar con sus padres tanto tiempo así que QUE LES QUITEN LO BAILAO...Hoy que me he decidido a sentarme con el amor de mi vida en una terraza.....se está poniendo mas oscuro que nise....aquí desde luego el verano lo olemos cuando sale...pero a mi me encanta este tiempo, desde luego aquí si se puede encender el horno.
    Mil besos reina
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  19. Cuca! Que pasada de bizcocho!! Me encanta! Y una combinación de sabores perfecta! :)

    ResponderEliminar
  20. Hola guapetona que delicia nos traes hoy por dios!😋 unos ingredientes que combinan muy bien👍yo tenía una cocina en casa de mi madre igual que el de tu abuela y bien ricos bizcochos salían.. 🤭que pases un buen fin de semana besinos

    ResponderEliminar
  21. Wow! Vaya pintaza rica... y en crockpot! Yo no he hecho bizcochos en la olla, pero ya estoy tardando!besos

    ResponderEliminar
  22. Cuca, qué bonitos recuerdos tienes de tu abuela. Estos aromas de anís y limón son una pasada para los bizcochos, seguro que en la guardería gustó mucho. En casa también trato a veces de reducir el azúcar en este tipo de elaboraciones. Espero que el resultado de la prueba salga bien, para ti y todas tus compañeras

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  23. Hola Cuca. Pues ya ves como pasa el tiempo pero nunca es tarde si la dicha es buena y ha merecido la pena esperar todo este tiempo hasta que has decidido sacarlo a la luz.
    No sé por qué pero cada vez que te leo siempre me traes recuerdos de tiempos pasados. Hoy he leído lo del Anís del Mono y has hecho que vuelva a revivir momentos muy especiales y es que siempre que iba a casa de mis padres en los días que podía que no eran otros que Navidad y Semana Santa, siempre, especialmente en Navidad, mi madre tenía preparados unos mantecados y ese anís además de otros licores como ponche y menta. Lo que siento es no tener la receta de como los hacía y ya me quedo con las ganas.
    Un bizcocho que me guardo porque, casualidad, tengo una botella de ese anís casi entera y estoy seguro de que antes de que empiece la "nueva normalidad" que, al paso que vamos, no sé cuando llegará pero que deseo sea como mínimo igual a la que teníamos antes de que los que nos rigen llegaran a hacerlo. Pero tengo la impresión de que eso es imposible.
    Tienes unos moldes muy bonitos, no tengo ninguno jj y a ver si en alguna ocasión encuentro alguna ganga.
    Este bizcocho tiene que estar exquisito y estoy seguro que la cocina quedará impregnada de esos olores a anís y limón consiguiendo que al abrir el horno creamos que nos encontramos en un lugar paradisíaco. Debe ser una delicia poder saborearlo.
    Estate segura de que tanto tú como tus compañeras de trabajo tal y como está la situación y el tiempo que ha pasado estáis completamente libres de ese maldito virus.
    Confío en que todos os encontréis perfectamente.
    Un abrazo y cuidaros que ya falta menos.

    ResponderEliminar
  24. Me gustan tanto las recetas clásicas, que tu bizcocho me parece ideal. Además, ese molde es precioso :)

    ResponderEliminar
  25. Un bizcocho espectacular, lo tengo que probar, en este confinamiento me he dedicado a los bizcochos de todas clases, mi peso lo nota pero encasa les encantan.
    Besitos guapa y a seguir cuidandonos.

    ResponderEliminar
  26. Cuca al hablar de la cocina de gas con la bombona debajo me has transportado a mi infancia, mi madre siempre hacía en ese horno los bizcochos, a pesar de que tenía uno eléctrico, y salían perfectos. Los sabores de tu infancia son muy parecidos a los míos, pienso porque estábamos rodeadas de grandes cocineras y recetas tradicionales. Yo también recorto siempre el azúcar de los dulces, o la sustituyo por algún edulcorante.
    Mi abuela sí horneaba bizcochos de anís y limón y ha sido uno de los recuerdos de ella que tengo bien atesorados; imagino el sabor tan rico que tendrá el que tú has preparado...
    Un besito

    ResponderEliminar
  27. Holaaa!!! que buena receta...desde aquí parece que huelo su aroma, eso sabe a hogar, que es lo que debe de ser, las tradiciones al poder !!!
    Espero que te den buenas noticias en los resultados, aunque no hay que bajar la guardia en ningún momento. Un besazo.

    ResponderEliminar
  28. ¡¡¡Buenas Cuca!!! que bueno "volvernos" a leer ;) la verdad es que este bundt nos tiene enamoradas! Tiene unos colores desde arriba súper bonitos, parece un degradado y con el toque blanco... para brillar. Una pasada! Un besote fuerte guapa!

    ResponderEliminar
  29. En mi piso de estudiante había una cocina de las que describes, pero ojo, ¡nos la compraron nueva cuando nosotros entramos al piso!, así que sí, se siguen vendiendo...
    Recuerdo que encender el horno era una locura, enciende el gas, quita una pletina que había, busca un mechero largo, o en su defecto cerillas y no te quemes..., vamos que hacer una simple pizza, típica en estudiantes, era una aventura! jejeje...
    Para mí los olores de mis abuelos, son los mismo que los tuyos, no había mas, y como bien dices, no hacía falta más...
    Qué bueno tiene que estar el bizcocho, no sabes cuanto me alegro de que por fin vea la luz! :)
    Un abrazo y cuidaros mucho!

    ResponderEliminar
  30. Hola Cuca no debes angustiarte con la prueba, todo estará bien, ya veras han pasado muchos dias.
    Vaya que recuerdos me trae este bizcocho recuerdo mi madre tuvo un horno de esos y hacia es bizcocho en una olla con ese aroma de limón y anís del mono.
    Sabes cuando lo hago en casa y vienen mis hermanas siempre digo he hecho el bizcocho de la mama, que por cierto esta semana ya puedo verlas lo volveré a hacer.
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Hola, preciosa:

    Espero que las pruebas te hayan dado muy bien. Yo desesperada ya porque no tengo balcón ni terraza ni naaa. Saco las manos por la ventana (y las estiro bien porque la ventana está hacia adentro) para que me llegue algo de sol. Llevo desde una semana antes del cofinamiento encerrada y me han dicho que todavía no me dejan salir; ni me van a hacer las pruebas de mi enfermedad (que tocaban el año pasado, pero con el fallecimiento de mi padre no me las hice) porque el riesgo para mi salud sería mayor. Luego, yo sin trabajo y mi pareja también, ni te cuento. Y más cosas que me han pasado y mejor no sigo que se me saltan las lágrimas. ¡Ufff, vaya, fue leerte y reavivarse en mí tantas cosas! Disculpa.

    Voy a la receta que luego me pierdo contando cosas ni van ni vienen. Este bizcocho tiene una pinta espectacular. Personalmente, adoro el toque de anís en grano o en licor y el limón en los postres. Creo que les aporta un plus de sabor muy interesante. Además, cuando los cocinamos, el aroma que se queda en la cocina es espectacular. Este bizcocho tuyo tiene una pinta estupenda; aunque no veamos el corte por las circunstancias, estoy segura de que triunfó.

    Qué bien que Elena te salió buena de boca. Ya es suficiente con tener que luchar con un hijo como para que las dos te salieran igual.

    Un besito, cuídate mucho y feliz semana.

    ResponderEliminar
  32. Qué buena pinta y lo mejor de todo son los recuerdos que te traen esos ingredientes. A mi me gusta mucho cocinar justo por eso, hay determinados ingredientes y especias que relacionamos con personas queridas y es una manera de seguir teniendo a esas personas en nuestras vidas. bsts

    ResponderEliminar
  33. Hola Cuca, tengo la olla lenta hace casi un año y aún no he probado a hacer dulce, veo que te quedan espectacualres, ademñas de no tener que estar tan pendinete de ellos. Gracias por tus recetas y recomendaciones. siempre aprendo contigo. Un beso!!

    ResponderEliminar
  34. este bizcocho estuvo muy de moda hace unos años, y todo el mundo decía lo rico que estaba. Yo en su momento no lo hice, pero siempre me quedé con las ganas

    ResponderEliminar
  35. Vaya pintaza que tiene!
    xx
    Mónica Sors
    MES VOYAGES À PARIS
    NEW POST: HAUL SHEIN PV2020 - 8 OUTFITS

    ResponderEliminar
  36. Que buena pinta tiene el bizcocho Cuca. Aquí se toma mucho la combinación en rosquillas y cosas así, pero nunca he hecho un bizcocho con esta combinación. Me lo apunto ;)

    ResponderEliminar
  37. Que exquisito se ve tu bizcocho y me imagino el perfume en tu cocina del limon con anis, mmm! Espero que todo salga muy bien con las pruebas del COVID, animo ya iran saliendo las cosas y poniendose todo en su lugar, la vida sigue!
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Creo que estos últimos meses nos hemos puesto todos muy melancólicos y con recuerdos... me emocioné viendo un plantero de maria luisa recordando su olor en nuestro viaje de novios... y miles de detallitos así :o) Así que los dulces clásicos más que nunca nos tienen que reconfortar recordando tiempos mejores. En casa de mi tía sabía a canela y limón, de mi abuela vainilla y la otra tía anís jajaja Dulces recuerdos, ojalá me siguieran preprando estos dulces que no sabría repetir yo hoy...
    A seguir adelante, que total no nos queda otra y a cuidarse, a ver qué tal salen las pruebas!
    Un beso y a cuidarse mucho,
    Palmira

    ResponderEliminar
  39. Cuca, se ve estupendo y con pinta de buena repostería de toda la vida. Hablando del butano te diré que en el campo tengo una Smeg de gas y con horno igualmente de gas y cocina maravillosamente. No echo de menos mi otro horno grande de mi casa y eléctrico todo, para nada. Además no me da ninguna pereza encenderlo en nuestros veranos andaluces de esos de agárrate y no te menees... ja, ja, ja. Un año raro, sin primavera, sin ferias, sin Semana Santa... pero espero olvidar toda esta pesadilla que nunca hubiera imaginado. Todos los días que al principio salía a comprar (pocos), me impresionaba el silencio total de la calle y poder cruzar la avenida donde vivo con el semáforo en rojo... ni un alma, nadie, me daba vértigo ver esto que te cuento. Fue impresionante. Una experiencia única.
    Me alegro de lo de Elena, que sea una buena “comedora” es terrible tener que dar de comer a niños que no abren la boca. Me he reído mucho con lo de madres con espíritu de basureros recicladores, eso lo hemos hecho todas o casi todas, ¿quién no ha robado unas cucharadas de puré con pollo y el chorrito de aceite de oliva? Venga, que tire la primera piedra... ja, ja, ja.
    Me gusta el olor más que el sabor del anís y me encantaría probarlo prontito.
    Cuídate mucho para poder seguir haciéndolo con tus niñas. Seguro que estarás bien.
    Saludos a tu “santo”y para vosotras tres muchos besos.

    ResponderEliminar
  40. ¡Hola Cuca! Menudo bizcocho más rico con sabor de siempre, estoy encantada con esta idea que te ronda la cabeza en estos tiempos, de traernos esos sabores de antes... El anís es uno de los ingredientes que desde pequeña me han gustado mucho, porque los postres que lo llevaban... eran de los que más me gustaban... de hecho tengo en borradores un bundt de anis también... pero ya ni me acuerdo... porqué no lo he llegado a publicar... con la cabeza que tengo últimamente, no es de extrañar, que no encontrara la receta y la tenga pendiente por eso jajaa... luego la miraré... La verdad que el colorcito que te ha quedado, junto al sabor... será de 10... menos mal que no pusiste toda esa cantidad de azúcar... madre mía... 400 gr sería como comerte un terrón de azúcar... por mucho que le guste a alguien el dulce... yo también creo... que es demasiado... Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias.
Por llegar por primera vez, por regresar tras un largo tiempo, por venir cada semana.
Gracias.
Por leer hasta el final y por las palabras que me dejas o te guardas para ti.
Gracias.
Por formar parte de esta aventura.