jueves, 23 de abril de 2020

Bizcocho de nata

"Es que esta mañana el bizcocho de nata, el bizcocho de nata..."

Hay cosas que se quedan grabadas a fuego en nuestra memoria para siempre y nos asaltan en el momento menos pensado llevándonos en un soplo a épocas que se nos antojan maravillosas.

Hoy 23 de abril se celebra el día del libro y me vais a permitir que os cuente una historia.

Aprendí a leer con cinco años. Igual esto no es exacto del todo. Mi primer recuerdo como lectora es con cinco años, o al menos en la clase de Párvulos B (los que hayáis ido a EGB sabéis de lo que hablo, para los que sean más jóvenes es el equivalente al último curso de Educación Infantil actual) donde la seño Mari Villegas (ya os he dicho que hay recuerdos grabados a fuego) nos leía pequeñas historias que había al pie de grandes dibujos del libro con el que trabajábamos en clase y yo iba leyendo, mentalmente, a su par.

La seño completaba la lectura con partes de su invención y supongo que fue ahí donde también comencé a desconfiar de que quienes están al mando siempre nos dijeran la verdad, pero ese es tema para otra ocasión.

Pero si hay un libro que marcó mi vida como lectora es sin lugar a dudas el libro de lectura de 1º de EGB. Jamás olvidaré ese libro con las pastas amarillas plagadas de osos de peluche con un peto rojo y un bote de cristal entre las patas. Era de la editorial Anaya y si alguno lo tuvo lo recordará perfectamente y quien sienta curiosidad puede verlo aquí.

Este libro estaba protagonizado por un niño de siete años llamado Borja y su oso de peluche, que se llamaba Pancete. Entre sus páginas conocimos a su familia, a su abuela María, a su hermana Marina (que quería ser bailarina), a Baldomero el pipero (cuando en los recreos se vendían chuches y no pasaba nada), a sus amigos Luis, Manuel y Elena, a la señorita Alicia... y al bizcocho de nata. 

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Conste que todo esto lo escribo tirando de memoria, sin abrir siquiera el libro que cuando nació Lara lo rescaté de casa de mis padres y me lo llevé a mi casa para leerlo con ella.

El bizcocho de nata me ha perseguido desde mi más tierna infancia. Este bizcocho era el preferido de Borja. Igual lo tomaba para desayunar que para merendar y a mí me parecía de lo más sofisticado en lo que a dulces se refería.

Las ilustraciones nos mostraban un bizcocho alargado (como el que os traigo) en cuyo interior había un relleno blanco (presuntamente de nata) que a mí me parecía que debía saber a gloria.

Mi madre nunca ha sido muy aficionada a la repostería, la que tenía más mano para ello siempre fue mi abuela Magdalena de la que os he hablado en muchas ocasiones, pero ella era la reina de la repostería frita y en su casa nunca hubo horno.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Así que yo que siempre he sido de buen diente dejaba volar mi imaginación de criatura de seis años y el bizcocho de nata tenía textura de nube y se derretía en la boca. Ni pensar siquiera en sugerirle a mi madre que hiciera bizcocho de nata. Podía imaginar su expresión si le decía algo.

Entonces las recetas eran casi cual tesoros y alguna vez nos hizo bizcocho de limón, en un molde redondo de aluminio que hasta la reforma estuvo dando vueltas en la despensa, pero siempre decía que la que tenía buena memoria para las recetas de dulces era su prima Mercedes, que entonces vivía en Barcelona, y no se complicaba más. Yo creo que no tenía ganas de meterse en jaleos, y si además la repostería no le llamaba ya lo teníamos todo hecho.

Siempre que alguien hablaba de bizcochos yo me acordaba de este y cuando comencé a hacer mis primeros pinitos en el mundo de la repostería me topé con una receta de una emergente repostera que ya por aquel entonces tenía muchos seguidores (era el boom de los blogs de repostería aunque aún faltaban unos años para que yo abriera el mío) y supe que tenía que hacerla.

Si mi mente infantil había idealizado el bizcocho de nata no quiero contaros lo que ocurrió cuando leí la entrada que acompañaba a la receta. No es que confirmase esa idea que se había ido forjando en mi mente es que superaba mis expectativas.

Ya sólo quedaba ponerse manos a la masa ¡por fin iba a llegar el momento de probar ese maravilloso bizcocho de nata que me había estado rondando en la mente tantos años!

La caída fue de las grandes. De esas que te cambian la vida para siempre.

Menuda porquería de receta. No tiene otra definición.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Le he dado muchas vueltas al tema durante muchísimo tiempo. Repasé los ingredientes, por si me había equivocado al anotarlos o al ponerlos, repasé el paso a paso (que yo seguí fielmente al pie de la letra), los tiempos de horneado, el tamaño del molde, el desmoldado, el enfriado en la rejilla... Creo que pocas veces he seguido una receta tan fielmente y posiblemente sea uno de los peores resultados que he tenido jamás.

Un bizcocho seco, ahogadizo, sin gracia de ningún tipo...

Menudo fiasco el bizcocho de nata. No podía entender los desvelos de aquel chiquillo cuando a mí me salió semejante birria.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Pero el tiempo todo lo cura y acaba poniendo la mayoría de las cosas en su lugar. Así que hace unas semanas me vi en casa con un brick de nata abierto, del que había gastado muy poca para otra receta, y no sabía muy bien qué hacer con él.

Volví a acordarme del bizcocho de nata y me puse a buscar recetas. Las había de todo tipo, para todos los gustos, con distintas cantidades de nata... hasta que di con varia que usaban precisamente la cantidad que a mí me quedaba en el frigorífico y con la que no sabía muy bien qué hacer.

Tuve una corazonada y me dije que la receta se merecía una segunda oportunidad.

También tuve mis dudas. ¿Un bizcocho sin aceite o margarina? Bien es cierto que la nata tiene grasa, pero dudaba. No era para menos con la experiencia previa.

Sin embargo el resultado no pudo ser mejor. Ya la masa en crudo me enamoró (es como una crema) y el olorcito que desprendía el horno hacía vaticinar que allí se estaba cociendo algo bueno.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

La apariencia no era mala, pero la prueba de fuego era el corte y la cata. Creo que a la vista está que es una maravilla, con ese interior tan blanquito y esa miga que os aseguro es tremendamente suave, tierna, que prácticamente se deshace en la boca...

Esta vez sí que había dado con la receta adecuada y me pude congraciar con Borja y su pasión por el bizcocho de nata que tanto me hizo soñar y me acabó llevando muchísimos años después a esta receta que hoy comparto con vosotros.

A ver, un bizcocho ligero no es ya que lleva bastante nata pero os aseguro que merece la pena prepararlo aunque sólo sea una vez en la vida. Que ya os digo yo que si lo hacéis ¡repetís! porque está buenísimo, porque no tiene dificultad alguna y porque es quizá el bizcocho que mejor ha aguantado de todos los que he hecho.

¡Diez días en perfectísimo estado!

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

¿Y cómo duró tanto si está tan rico? Porque básicamente me lo comí yo sóla para desayunar, quitando algún trozo que se comió Lara y un par o tres mi señor esposo.

Lo habitual hubiera sido que mi costillo lo hubiera devorado pero al poco de hornearlo se vino pertrechado de palmeras de chocolate y donuts industriales, de esos que se ponen duros como piedras en pocos días y lo "castigué" sin probar el bizcocho hasta que acabase con semejante arsenal del que yo no tenía intención de probar nada porque me suelen sentar mal.

Fue toda una sorpresa que durase tan bien envuelto tan sólo en film transparente y guardado en los armarios de la cocina.

Cuando lo horneé me propuse traer al blog una vez al mes una receta de las tradicionales, de esas que hemos visto toda la vida en nuestras casas y que merece ser rescatada y compartida para que no se pierda. Recetas que no tienen misterio alguno y no lucen sofisticadas y majestuosas pero que si te animas con ellas te enamoran para siempre y pasan a ser un básico en tu cocina.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

El COVID-19 lo ha frenado todo, pero esta idea no se me va de la cabeza.

He comenzado con este bizcocho que me hizo soñar, glotona de mí, desde las páginas de un libro infantil, para rendir mi pequeño homenaje a los libros en su gran día. Siempre he esperado el 23 de abril con muchas ganas pero este año no hay ferias, puestos ni libros por descubrir al aire libre, pero eso no impide que contemos nuestras propias historias como he hecho yo.

Espero haberos entretenido durante un rato y si además os animáis con la receta de hoy ¡no podré pedir más!

Terminamos nuestro rato juntos con un café y un buen trozo ¿alguien se anima a este desayuno de libro?

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

Ingredientes:

* 4 huevos
* 130 gramos de azúcar
* 400 gramos de nata (35% de materia grasa)
* 1 cucharita de vainilla
* 350 gramos de harina
* 1 sobre de levadura
* Azúcar aromatizada con vainilla y ron

Elaboración:

1.  Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que estén esponjosos. 

2. Añadimos la nata y la vainilla y volvemos a batir. 

3. Incorporamos la levadura y la harina y mezclamos hasta integrar. 

4. Forramos un molde con papel de hornear y vertemos la masa. Alisamos la superficie con una espátula y espolvoreamos con azúcar aromatizada. 

5. Introducimos en el horno precalentado a 180 grados y horneamos durante 50-55 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta de madera en el centro esta salga limpia. 

6. Apagamos el horno y dejamos dentro con la puerta abierta. Pasados 15-20 minutos desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla

https://sites.google.com/s/1783xc4_B6CdhwHV0iv0oZvzVy7u6L0SP/p/1jfENiv2OvAPvOvl6n9IfOrpq-YQlojx8/edit

Una vez frío lo envolvemos en film transparente y lo guardamos a temperatura ambiente.

Bizcocho de nata. Receta tradicional para desayunos, meriendas, postres, sencilla, rica, tierno esponjoso, suave, fácil, horno, Cuca

También podemos cortarlo en rebanadas y congelarlo en porciones individuales aunque como os he comentado se conserva perfectamente durante muchos días. Cosa diferente es que no queráis desayunar lo mismo durante muchos días consecutivos.

El molde que yo he usado es uno de Pyrex de unos 30 centímetros de largo. Da para un buen bizcocho, así que siempre podéis hacer la mitad de ingredientes y hornear un bizcocho más pequeño si queréis limitar el consumo de dulce durante el confinamiento.

No tengo mucho que contar, mi vida es muy aburrida entre obligaciones laborales y domésticas.

Espero que todos sigáis bien y que poco a poco retomemos una nueva rutina, porque lo que está claro es que después de esto nuestras vidas no van a volver a ser iguales.

Nos leemos la semana próxima. ¡Cuidaos mucho! 


 Manos a la masa y ¡bon appétit! 

 

34 comentarios:

  1. Los libros guardan historias preciosas, no solo de quien las cuenta, también de quienes las leen. A veces recordamos alguna anécdota asociada a uno determinado y ya no se nos olvida nunca. El bizcocho de nata guardado en el disco duro de tu memoria estaba deseando ser cocinado por ti y así ha sido, has dado con la fórmula mágica, sencilla por cierto, y has conseguido el que aparecía en tus sueños. Así que como verás, los sueños se cumplen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el bizcocho de nata, para mi tiene un sabor de lo más característico.
    En mi casa siempre se ha leído mucho, de hecho teníamos una habitación que era la "biblioteca" llena de libros, pero a mi de pequeña no me gustaba nada. Mis padres oyeron hablar de Harry Potter en la radio cuando iba a salir en España, lo compraron y mi padre tuvo que leerselo primero para conseguir convencerme de leerlo y desde entonces no he dejado de leer jajajajaj
    8 añitos tenía :)

    ResponderEliminar
  3. Cuca, veo que tienes esos recuerdos entrañables sobre tus primeras lecturas marcados a fuego en tu memoria.

    Y es cierto lo de tu corazonada y la segunda oportunidad, a veces hay recetas que no salen a la primera y tenemos que trabajarlas más.

    Ahora está claro que haces un bizcocho estupendo, no hay nada más que ver las fotos, ideal para darse una alegría de vez en cuando

    Abrazos y cuidaros!!

    ResponderEliminar
  4. Los libros son tan necesarios para darnos vida , crear magia y hacernos soñar que quien no lee , no sabe lo que se está perdiendo. A mi de pequeña me tenían hasta que reñir porque quería comer con el libro en la mano ja ja , más de una vez estuve castigada , lo que hoy vendría siendo el tema del móvil en la mesa, pues lo mío era con el libro.
    Y respecto a la receta pues qué decirte más que tenemos la suerte de que nos guste meternos entre fogones y poder volver a sentir a través de la cocina, aquellos momentos maravillosos de recuerdos felices.
    El bizcocho de nata desdeluego es una maravilla y me alegro que por fin hayas conseguido elaborarlo de la manera que recordabas .Tiene pintaza.
    Un abrazo Cuca y a seguir siendo cautos y cuidarse mucho.

    ResponderEliminar
  5. Los bizcochos de nata me llevan a mi infancia también, cuando mi abuelina al hervir la leche fresquita que nos traía el lechero todas las mañanas separaba la nata en un tarro y cuando tenía una buena cantidad preparábamos un riquísimo bizcocho...ains...qué tiempos aquellos...Besines!

    ResponderEliminar
  6. Hola Cuca, por fin lo conseguiste y tienes razón de pequeños solemos idealizar las cosas yo devoraba los libros de los cinco, los de aventura, misterio, toda la obra de Enyd Blynton, aún recuerdo los nombres de algunos de ellos Jorge Dolly, Jack y Lucy y también recuerdo que comían pastel de carne, tortitas y bebían cerveza de Jengibre, yo que no tenía ni idea de lo que era el jengibre, como dices tu lo encontraba de lo más "sofisticado" y tan inglés... Bueno tu receta para probarla, un beso grande y sobre todo cuidaros

    ResponderEliminar
  7. Es un bizcocho muy rico. Te quedó de lujo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola Cuca!! Me ha encantado tu historia, y es que de niños idealizamos muchísimas cosas y lo de idealizar algo dulce creo que es algo común, incluso lo vemos mejor en nuestra cabeza que el real, y es un poco lo que te pasó a ti con el primer bizcocho de nata, porque ahora, has encontrado fórmula estupenda para tu bizcocho, pero lo mismo, no lo hubieras hecho y hubieras tenido siempre la percepción de que el bizcocho de nata, no era nada del otro mundo.
    No sé, mi hermana pequeña creo que empezó a leer con Micho, y yo con Senda, un libro marrón también de la época de EGB. Y ya ves, con lo que me gusta a mi leer, no recuerdo quienes eran los protagonistas, pero bueno, los primeros años, me metían el de mi año y el del año siguiente, era como superdotada en lectura y me adelantaban de curso, pero sólo en esa materia, porque las mates, no me atrasaban de curso porque mira, no sé, porque se me daba fatal, ja, ja. Pero me decían que tenía una facilidad asombrosa para la lectura y ahí estuve en primaria con libros adelantados de lectura todo el tiempo. Pero claro, con siete años, me leía las novelas de Corín Tellado que mi hermana mayor leía (ella tenía entonces 20 años). Porque como vivía en un pueblo muy pequeño no había ningún sitio para comprar cuentos ni nada y me gustaba tanto leer, pues leía cualquier cosa que caía en mis manos aunque no fuera precisamente para mi edad, más bien, todo lo contrario. Y mi hermana mayor, tenía tantas novelas de Corín Tellado, porque en el quiosco de chuches, las podían intercambiar por cinco pesetas y cada semana se traía varias. Y ahí me tenías a mi leyendo novelas casi pederastas, porque las protas siempre tenían 15 años y ellos, hombres de 40, que por cierto, cuando los describían, me daban mucho asco, los veía como abuelos, ja, ja y no entendían como podían ellas enamorarse de alguien así. Y yo con siete años, imagínate.
    Lo de idealizar tartas o postres a mi también me pasaba, sobre todo los de los dibujos animados, o los que veía en los libros o cuentos, ¡cómo miraba aquellas tartas! y es que mi madre, tampoco era muy repostera que digamos.
    Lo dicho, me ha encantado tu entrada, con bonitos recuerdos que nos llevan a tiempos felices, porque la mayoría, afortunadamente, hemos tenido infancias felices y hemos crecido sin preocupaciones y sin traumas. Y quieras que no, aquellos profesores de la EGB, fueron unos grandes maestros (está claro que no todos, pero sí la mayoría) y nos han ayudado a ser, un poco, como somos ahora.
    También me gusta tu bizcocho de nata, soy muy, muy bizcochera, y me encanta que hayas hecho una receta tan estupenda y jugosa. Tu idea de ir subiendo recetas clásicas, también es maravillosa, y más si tienen una historia detrás, como esta o más de uno, le recuerden cosas de su infancia al verlas de nuevo. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Que bonita historia.
    El bizcocho pura delicia.

    ResponderEliminar
  10. Cuca lo que cuentas no es nuevo para mi ,si hay algo que me gusta es leer,recuerdo de bien pequeña los cuentos de hadas que mi madre me compraba de vez en cuando, entonces los vendian en el metro de Madrid y mi tio nos llevaba a mi hermano y a mi al rastro madrileño y nos los compraba, luego yo empece con los libros y ya no he parado ,he hecho alguna receta de algún libro que me ha llamado la atención ,a si que te entiendo perfectamente tu interes por el bizcocho de nata ,que si dura tanto es el bizcocho perfecto para los desayunos ,me encanta
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. A mi me marcaron los libros de Los Cinco, me leí toda la colección una y otra vez, y otra y otra. De sus historias me fascinaban las meriendas con sus tartas de manzana, budines, galletas saladas, etc. Cada vez que hago un pudin con sobras de pan me acuerdo siempre de esos libros.
    Cuando mi hijo tenía la edad adecuada le compré un par de aquellos libros y me llevé la gran decepción, como tu bizcocho de nata original, no les hizo ni puñetero caso... y es que la primera lección que aprendes como padre es que tus hijos no son réplicas tuyas, ni tienen que hacer todo lo que te gustaba ni mucho menos ser lo que tú no pudiste ser o hacer. Me conformo con haber ayudado a formar buenas personas con valores y principios.
    Bueno, menudo rollo te he soltado, jajaja, y yendo a tu bizcocho ya he perdido la cuenta de recetas que he seguido al pie de la letra y han resultado un fraude. Ya sólo me fio de lo que veo, y sobre todo de quién lo ha hecho. Me ha encantado el resultado de tu bizcocho, y si se conserva tanto tiempo mucho más que ahora somos dos en casa y no es plan de acabar con todo en un día...
    Un beso enorme, niña, cuidaros mucho que esto va para largo.

    ResponderEliminar
  12. Hay recuerdos muy curiosos de cuando eramos peques,jeje. Normal que idealizarás el bizcocho, una pena que la primera vez no saliese bien, lo bueno es que ahora has dado con esa super receta (solo el corte dan ganas de pegar un bocado) y la has compartido con nosotras. Me has dejado alucinada con los 10 días ¡oleeee! Nada tengo que hacerlo sin dudar así que guardo la receta. Por cierto (sabes que nunca te lo comento) pero me gustaría mucho que te pasases por mi entrada del blog del martes, os cuento una cosa persona que espero que te alegre un poco. Un besazo!

    ResponderEliminar
  13. Cuca tu historia me ha encantado , pero ese bizcocho me ha gustado mucho besitos cuidaros

    ResponderEliminar
  14. Yo como NuriaM, me chupé de pequeña tod la colección de Los Cinco y muchas más colecciones, soy una deboradora de libros, ya no queda hueco en mi casa para ponerlos, asi que hace unos años me compré el ebook y aunque no es lo mismo que el olor y la textura del libro en papel mientras lees, al menos no tengo problemas de almacenamiento... Muy rico este bizcocho, en casa también nos gusta mucho!! Cuidate guapa!! uN BESO.

    ResponderEliminar
  15. Cuca tú época de EGB es muy posterior a la mía, yo aprendí a leer con la primera cartilla de Paláu, y mi primer libro de lecturas aún lo conservo como oro en paño. Curiosamente mi madre nos puso a mi hermana Carmen y a mí en un colegio distinto que el de mis otras hermanas, estando en el mismo barrio, pero mi madre era amiga de la directora de mi colegio, y como había que cubrir plazas en ambos, le recomendaron que nos pusiera a cada una en uno diferente, y claro eso llevaba a diferentes libros y diferentes sistemas de estudio, mis hermanas leían el Senda y a mí como me gustaba un montón, lo leía los fines de semana, Jajajaja, así que hacía doblete en lectura. Mi primer libro donde aparecía algunas recetas fue en 7º con el de francés donde se pasaban el día comiendo omelette, jambon et le pain au Chocolat y en ocasiones les marrons glacé et le souflé aux noix , pero lo de la omelette me marcó de por vida Jajajaja de ahí creo me puede venir mi pasión por la tortilla, Jajajaja
    Tu bizcocho tiene una pinta riquísima, por cierto mi marido hace uno con nata y mantequilla que está para perder el sentío, yo no quiero que lo traiga ni me lo haga en casa por mi colesterol, y además porque es tenerlo y no parar hasta que me lo como entero, y tampoco es plan, Jajajaja...
    Besos y feliz día del libro

    ResponderEliminar
  16. Hola Cuca me encanta leerte siempre me sacas una sonrisa 😏mi infancia está tan lejos que ni me acuerdo de lo que leía 🤔 pero eso si en mi memoria están esas recetas de mi abuela y mi madre...que siempre están presentes en mi cocina😋las segundas partes no son buenas(eso dicen de las pelis) pero desde luego no es tu caso..☺ me quedo con tu receta haber si empatizo con Borja👍me alegra que tu vida cotidiana siga igual de ajetreada eso es que todo va bien❤. Cuidaros mucho y nos vemos la próxima semana besinos wapa

    ResponderEliminar
  17. Cuca , que bueno ese bizcocho , ideal para la merienda
    besinos y cuidate mucho

    ResponderEliminar
  18. Hola cuca, los libros siempre dejan huella en nuestra infancia, yo también tengo muy buenos recuerdos de algunos. Y está claro que este bizcocho lo llevabas en tu memoria, me alegro mucho de que lo hayas compartido, porque tiene que estar buenísimo con los ingredientes que lleva, y además se ve con mucho Feeling, esta etapa que estamos viviendo nos va a cambiar muchas cosas y mucha perfección, y espero que todo sea para bien, lo bueno perdura. Y lo malo que se vaya solo.Bueno un día más, y esperemos que poco a poco todo vaya volviendo a la normalidad, aunque sea lento pero seguro.

    Espero que estéis bien tu familia, un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Perfección no, queria decir.. percepción de las cosas 😂

    ResponderEliminar
  20. Holaaaa !!! de verdad que hay lecturas que se nos quedan para siempre....me ha encantado tu entrada y encima esas fotos con ese suculento bizcocho...para soñar no, lo siguienteeee...no puede tener más buena pinta!!!
    Besitosss.

    ResponderEliminar
  21. Hola Cuca.
    Me encanta leerte, porque siempre enganchas y a pesar de tener letras la entrada se me hace corta.
    Esra bizcocho que te dejo marcado esta de lujo...
    Besossss

    ResponderEliminar
  22. Hola Cuca. Veo por lo que relatas que ya desde pequeña te atraía la lectura y también la cocina ya que quedó grabada en tu mente ese bizcocho de nata que se tomaba en las meriendas en casa de Borja, personaje de tu libro de lecturas.
    Y al quedársete grabado no tenía más remedio que volver a revivir esos recuerdos cuando llegara la ocasión. Y llegó cuando viste la receta de una famosa repostera donde cocinaba ese bizcocho que tanto querías hacer y probar. Y lo hiciste siguiendo al pie de la letra las indicaciones y el resultado, según refieres, fue un auténtico desastre.
    Pasado el tiempo volviste a releer la receta con los ingredientes por si habías olvidado alguno o habías modificado cantidades y no, estaba todo igual, así que no fue culpa tuya. Había algo que no cuadraba y creo que lo captaste rápido ←no es oro todo lo que reluce← y no todas las recetas de los famosos son creíbles ya que pienso que siempre guardan algo en su zurrón para que el resto de los mortales no puedan intentar hacer algo parecido, claro, es mi opinión.
    Los días de confinamiento siguen su curso y ya hemos alcanzado los 42 y aún nos faltan otras dos semanas aunque por lo que dicen y, después de la unanimidad reflejada en los miembros del gobierno, ya que tuvieron que rectificar en 5 horas dos veces la decisión tomada, mañana domingo los peques pueden salir a pasear. Veremos en que queda todo.
    En cuanto a tu bizcocho de nata solo decirte que tiene que estar de vicio, te lo digo porque tengo hecho también uno de nata y nos encantó, por eso sé que el tuyo es todo un lujo.
    Espero que todos os encontréis muy bien.
    Un abrazo y cuidaros.

    ResponderEliminar
  23. Ay, Cuca, a veces a mí también me ha pasado lo mismo: ir a un blog de esos maravillosísimos, con fotos que parecen sacadas de un concurso de fotografía gastronómica, con mucho "cuento"... y, a la hora de hacer la receta, estrellarme porque aquello no había por dónde cogerlo ni tenía nada que ver con la maravilla que nos presentaban.Y también me ha pasado lo contrario: encontrar magníficas recetas en blogs de lo más humilde y desconocido.
    Me alegro de que, por fin, hayas encontrado una receta que haga justicia a tus sueños infantiles. Desde luego, tiene una pinta maravillosa, merece la pena probarlo. Yo, que soy muy "bizcochera" (es más, prefiero un buen bizcocho a una tarta),me la anoto.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  24. Las recetas con recuerdos siempre tienen sus cosas y sus fraudes jajaja
    He preparado varios dulces con nata (montada o crème fraîche) y el resultado siempre ha superado mis expectativas! Además que aligera mucho la factura calórica, 3 veces menos calorías que el aceite!!!
    Ahora mismo tengo un brioche de nata en el horno, a ver que tal saldrá!
    Cuidaos mucho.
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  25. Querida Cuca, te debo mil visitas, parece que ahora tengo menos tiempo que antes para tantas cosas, qué te puedo decir...
    He disfrutado mucho tu historia de hoy y esos recuerdos infantiles, cómo las cosas, por normales o insignificantes que parezcan, nos marcan cuando niños.
    Tu bizcocho me parece riquísimo, como dices, tan blanquito y esponjoso, veo este tipo de bizcochos y lo único que pienso es acompañarlo con una buena taza de café con leche, muy espumoso, jaja!
    Lo voy a apuntar en mi lista de pendientes porque creo que hasta ahora no he hecho ningún bizcocho con nata y ya quiero probarlo.
    Espero estén bien todos en tu familia, las niñas especialmente Lara que ya está mas grande, debe estar muy aburrida de estar en casa sin poder salir a corretear al parque o ver a sus amiguitos, mi niña lo ha llevado bien, pero se que le hace falta esas actividades, ya tenemos mes y medio sin salir de casa y no imagino cómo puede ser la vuelta al colegio...en fin, un día a la vez.
    Besos a las tres, cuidense mucho!

    ResponderEliminar
  26. Hola Cuca, espero que esteis bien, hace muchos días que no se de vosotros.
    Mira que he escuchado hablar de este bizcocho pero nunca lo he hecho yo veo que a ti te a quedado divino, me comería un trocito ahora!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Hola Cuca, por cierto , yo también aprendí a leer con cinco años, je je je, aventajadas fuimos. Aquel libro no se te ha olvidado, como yo tampoco los míos, son recuerdos que no se van fácilmente y a mí me encanta tenerlos bien guardados en mi memoria-
    Ahora nos partimos un trocito de bizcocho de nata que has bordado y nos disponemos a disfrutar. Un beso!!

    ResponderEliminar
  28. Qué delicia de bizcocho, en el corte se ve lo esponjoso y rico que tiene que estar... Besos

    ResponderEliminar
  29. Lo primero de lo primero (si, soy muy cotilla) me muero de ganas de saber qué blog era! jajaja..., aunque se que se dice el pecado y no el pecador! :D
    Lo segundo, me encanta el bizcocho de nata, lo probé hará un tiempo ya, y como bien dices es un bizcocho perfecto.
    Lo tercero, me encanta la nueva "sección" que vas a hacer!
    Y por último, pronto volveré a comer bizcocho de nata, estoy segura! :D
    Un abrazo y cuidaos!

    ResponderEliminar
  30. ¡Hola Cuca! Tengo que ponerme al día... pero ya sabes que me gusta venir siempre con tiempo para leerte... Me ha hecho gracia que digas al final... No tengo mucho que contar jajaa... Tus posts están llenos de historias y es imposible venir a comentar solo la receta... Yo los comparo a cuando tienes tiempo en casa y te sientas a leer un buen libro... pues algo así me pasa cuando vengo a verte Cuca... Este confinamiento en lugar de tener más tiempo en casa, para dedicarlo a estar tranquila y echar mis ratillos con el blog... Pues es al contrario... estoy como en un fin de semana eterno... y teniendo a mi marido en casa... es más difícil sentarme junto al ordenador... porque se me aburre jajaa.. en fin... todo sea eso jajaa...
    Me ha hecho gracia que tú también conserves los libros de la EGB... yo recuerdo que tengo una foto en facebook donde subí los de 1º y 2º que tengo en casa de mi madre... soy incapaz de tirarlos, porque le tengo mucho cariño como tú.

    El corte del bizcocho se ve muy rico... menos mal que al final has podido dar, con esa receta que buscabas... Si te digo la verdad... llevo unas semanas que también me ronda la cabeza el bizcocho de nata... asi que tomo nota del tuyo...
    Un beso y cuidaros mucho.

    ResponderEliminar
  31. Cuca, esos recuerdos de nuestras primeras lecturas son imborrables, me encanta eso que hayas pillado el libro antiguo y lo hayas rescatado para leer con Lara. Lo de la repostería de tu madre me parece normal, ya te he contado que mi madre ni repostería ni nada de nada de cocina, una cosa de risa. En fin, mientras tanto como dice Pilar de la Olla Vegetariana (me encanta es mientras tanto...) aquí seguimos cocinando como si no hubiese un mañana y aplicadas como nadie con este desastre que tenemos y el que nos vendrá en nuestras economías y que tanto dolor traerá. A ver si se acaba y salir poco a poco sin hacer barbaridades...
    Pues me he acordado que tengo un bizcocho de nata muy bueno y creo que básicamente es muy parecido a este tuyo aunque con la mitad de nata que la tuya (he entrado a buscar el mío, pues aunque no te lo creas no estaba segura si lo tenía o no...son tantas recetas que me despisto). Se ve muy bien y seguro que las chicas solas comiendo este bizcocho habréis entrado a más...ja, ja, ja. Otra cosa que no puedo entender ese afán por comprar esas cosas industriales, mi "santo" a pesar de mis broncas sigue aunque con mesura comprando esas porquerías como le digo yo... colesterol, caballero, azúcar... grasas en fin. Debe ser algo de la infancia, que quizá no les dejaban o sí, que no había en sus casas a lo mejor unas reposteras fijas como nosotras. Cualquiera sabe. Son buenos, son como niños.
    Mil besos, preciosa. A tus niñas achuchones como siempre aunque ahora no se puede se los guardas todos juntos para cuando se pueda, acuérdate que son míos y no tuyos...

    ResponderEliminar
  32. Madre mía, Cuca! qué historias nos cuentas! te pones a leer y leer, te empicas con la lectura y te sabe a poco, jajaja. Al fin pudiste realizar tu sueño bizcochero. Es una pena grande no poder compartir un trocito contigo, me has creado necesidad de probarlo. Es ésto lo que querías que viera? o es mañana? Vendré de todas formas ¡a ver si mañana no me lían! Besos de los grandes para las tres.

    ResponderEliminar
  33. Un bizcocho estupendo, me quedo con la receta. Encantada de conocer tu blog.
    Saludos

    https://micocinayotrascosas.com/

    ResponderEliminar
  34. Que bonito que compartas libros de tu infancia con tu hija, y que bonita la historia que tiene ésta receta. Los bizcochos son lo mas, es alucinante lo que es el sentido del olfato, es verdad que es unico evocando recuerdos. Y este bizcocho es una maravilla, un gran clásico con el que siempre se triunfa... Y mas con ese significado.

    Besos

    ResponderEliminar

Gracias.
Por llegar por primera vez, por regresar tras un largo tiempo, por venir cada semana.
Gracias.
Por leer hasta el final y por las palabras que me dejas o te guardas para ti.
Gracias.
Por formar parte de esta aventura.