jueves, 19 de septiembre de 2019

Mousse vegana de calabaza y chocolate.

Última semana de verano.

El próximo lunes daremos la bienvenida al otoño y este año, sorprendentemente, parece que el tiempo que nos acompaña al otro lado de la ventana está siendo acorde con la estación que el calendario está marcando.

Esto no quiere decir que dentro de unas semanas no vuelva a visitarnos el calor para volvernos más locos aún. No sé vosotros pero a mí esto me ha pillado de sorpresa y estoy con los armarios revolucionados. De la noche a la mañana me veo buscando un zapato cerrado y desterrando las sandalias porque como decía la canción yo con los pies helados ni pienso bien ni vivo bien ni estoy de buen humor.

Por no hablar de la locura de los armarios de las niñas. Eso es una jungla, no un cambio de armario. 

A Lara no le vale nada de lo que tenía en primavera. De hecho es que ni la mitad de la ropa de verano le estaba bien a principios de Septiembre (zapatos incluídos)

Como madre previsora que soy suelo comprar en las rebajas alguna cosita de entretiempo de cara a tener algo en el armario que me salve si una mañana el frío llama a la ventana para no tener que sacar a la niña a la calle con las piernas al aire o en tirantes.

Mi "problema" ha venido con las tallas. Durante la primavera Lara cogió mucho peso y todos los pantalones le estaban pequeños. En pocas semanas me vi obligada a comprarle varias veces pantalones porque la niña iba ensanchando por días, así que de cara al inicio de curso compré pantalones haciendo una estimación al ritmo de crecimiento de la niña.

A lo largo del verano se ha mantenido más o menos, pero en las dos últimas semanas ha dado un estirón tremendo y se ha afinado una barbaridad. Es que los pantalones que en primavera no le iban ahora no sólo le van bien sino que le están sueltos. Así que tengo a la niña con ropa que parece prestada.

Por no hablar de los zapatos, que precisamente para curarme en salud siempre tengo en la reserva un zapato de un número más para cuando se presente el cambio y ahí está con unas bailarinas (que con este frío se le quedan los pies helados) y unas zapatillas (que si por ella fuera no se las quitaba ya que son rosas y con purpurina)

Lo de Elena es incluso peor. Que mis hijas hayan nacido casi en la misma época es una ventaja, de eso no cabe duda. Es todo un ahorro porque puedo utilizar, por el momento, toda la ropa que tenía guardada de Lara. 

La locura viene cuando se acerca una nueva temporada y hay que abrir cajas. Habitualmente toda la ropa de la misma talla está junta. Pero siempre hay excepciones. Me consta que no soy la única madre que ha dejado sin guardar cosas "por si le valen en otoño" "por si el verano que viene aún le va este vestido que este verano le estaba aún sueltecito..." y cuando llega el momento te das cuenta de que no le sube, no le abrocha o le falta una cuarta y lo colocas en otra caja.

Antes de incoroporarme al trabajo me di la paliza de abrir todas las cajas que tenía de Lara (más que suficiente para abrir una tienda, os lo aseguro) y creo que lo dejé todo colocado por talla. Como el verano no daba muestras de querer marcharse no estaba yo muy por la labor de sacar la ropa de otoño invierno.

Que no es solo sacar la ropa, es sacarla, separarla por colores, lavarla, tenderla, plancharla y colocarla. Que nadie se piense que guardé la ropa sucia. Al contrario. Lavada y planchada. Pero mi madre se empeña que después de tres años es mejor lavarla (por mucho que la caja al abrirla te atufe a suavizante)

Pues una tarde de estas no sé qué luz se me encendió que me dio por sacar la ropa de Elena, separar por colores y empecé a lavar. La semana pasada el cambio de tiempo me pilló con la mitad de la ropa aún por lavar y la que estaba lavada estaba sin planchar.

Así que tuve que meter el turbo porque para más inquina lo que ya estaba lavado no combinaba entre sí, ya fuera por la talla o el color. Peor imposible. 

Y aprovechando que mañana es fiesta local donde vivimos iremos a Granada a comprarle a la niña grande trapitos y zapatos para que destroce en el patio del colegio. 

De mi cambio de armario no hablo. Con decir que ha terminado el verano y aún no he sacado las sandalias que tenía de años anteriores os lo digo todo.

Para despedir el verano traigo un postre fresquito pero con aires de otoño. Muy a juego con el tiempo que nos acompaña desde la pasada semana.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

En el mercado podemos encotrar calabazas casi todo el año, pero es sobre todo a finales de verano y a lo largo del otoño cuando disponemos de más variedades de temporada que nos regalan formas y colores variados que encierran un delicioso interior para disfrutar en recetas dulces y saladas.

He de reconocer que en salado le saco poco partido y no voy más allá de los purés y cremas, pero en dulce...¡ay en dulce! ¡se lo pondría a todo! Muffins, galletas, bizcochos, tartas, gofres ¡incluso un panettone! En el blog tengo un amplio repertorio de recetas con calabaza ¡a cuál más rica! pero todas tienen un denominador común ¡todas pasan por el horno!

Sin embargo no tenía ninguna receta en la que la calabaza se consumiera "en frío"

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Es una de esas cuestiones existenciales en las que no caes hasta que das con la receta apropiada, y en este caso ha venido, como no podía ser de otra manera, de la mano de mi amiga Olga. Ella le ha dado un giro a su alimentación y su estilo de vida y comparte de un tiempo a esta parte recetas más saludables (o fit, término tan de moda últimamente) que nos ayudan a tomar conciencia de la importancia de una alimentación sana y basada en productos reales y nos enseña a poner un punto dulce en nuestras vidas sin azúcares o harinas refinadas y otros productos no demasiado aconsejables en nuestro día a día.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Lo mío con su receta de hoy fue amor a primera vista. Aunque la publicó durante mi baja le eché el ojo y la guardé a buen recaudo porque tenía que hacerla sí o sí.

Creo que os lo he comentado ya, pero durante la baja de maternidad de Elena de vez en cuanto echaba un vistazo y estaba al tanto de lo que íbais publicando, lo que contábais...no comentaba, porque desde el móvil es complicado, pero más o menos podía seguiros a todos y guardar todas aquellas recetas que me gustaban.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Además este postre me venía de perlas porque en una reorganización de la cocina me encontré con una bandeja de dátiles que se habían quedado olvidados desde Navidad. Nos gusta preparar dátiles con bacon y suelo comprar una bandeja que nos da para nochebuena y nochevieja (es que nosotros somos poquitos en casa) pero esta vez sobraron (bastantes) y se quedó en el olvido.

Cuando los encontré estaban duros como piedras (y además eran con hueso así que no sabía bien si se podrían salvar para algo), pero al ver que Olga aconsejaba ponerlos en remojo seguí su consejo y los dejé hasta que estuvieron lo suficientemente blanditos como para sacarles el hueso.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Así que no sólo traigo una receta saludable sino que además traigo una receta de aprovechamiento porque de otra manera esos dátiles hubieran ido a la basura.

Como los puse todos en remojo los utilicé todos para hacer la mousse, pero en realidad no es necesario poner tanta cantidad como os indico aunque ya os adelanto que queda ¡de escándalo!

Yo me dije ¡de perdidos al río! y todos los dátiles en remojo a ver si se podían salvar.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

La textura es genial. Aquí entra en juego tener un buen procesador de alimentos. Una batidora o un robot potente hace mucho por esta crema. Y si utilizas ingredientes de calidad (ten en cuenta que hablamos literalmente de cuatro ingredientes) el éxito (más bien exitazo) está más que asegurado.

Ahora viene la pregunta el millón ¿y sabe a calabaza? Pues yo diría que no. Sabe a chocolate.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

A mí la calabaza me gusta, pero como os he comentado nunca la he comido sin que haya vuelto a pasar por el horno (es que ni en esta receta está la calabaza cruda porque es necesario usarla asada, cocida o al vapor. Yo la prefiero asada porque adquiere un punto de sabor buenísimo) y tenía mis dudas de si sabría más o menos a calabaza el postre.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Es posible que se adivine cierto matiz, pero entre los dátiles y el chocolate os aseguro que queda más que camuflada para aquellos que tienen una relación poco amistosa con frutas y verduras.

La textura queda aireada del estilo de una mousse "clásica", pero es bastante más contundente, por lo que llena bastante.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

El resultado final dependerá de la potencia de nuestro cacharro y del tiempo que le demos. Mi fallo fue que al poner más dátiles el vaso de mi procesador (Nutribullet) estaba más lleno de lo recomendable, por lo que a pesar de la mucha potencia que tiene, quedaron algunos grumitos y aunque tuve mis dudas al principio lo cierto es que me encantó.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Si vosotros trituráis mejor os quedará una textura del tipo Nocilla o similares que incluso podéis usar para untar en tostadas o hasta de relleno de tartas o bizcochos.

Para mí sola, a cucharadas, está más que divina, pero todo es cuestión de gustos.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Ahora que las calabazas están empezando a llenar los mercados espero que os animéis con esta mousse tan fácil de preparar y tan rica.

¡Ah! y que nadie se llame a engaños, que sea una receta saludable no quiere decir que sea una receta baja en calorías. Aunque de sabor está que se sale y os he guardado un bol para compartirlo mientras os cuento la receta.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Ingredientes:

* 400 gramos de calabaza asada (pesada una vez asada y sin piel)
* 300 gramos de dátiles (en la receta original se ponen sólo 200 gramos)
* 60 gramos de cacao en polvo sin azúcares añadidos
* 7 gramos de edulcorante líquido

Elaboración:

1. Ponemos los dátiles en remojo en agua caliente durante unos 15 minutos o más hasta que estén blanditos. Escurrimos el agua, les quitamos el hueso y reservamos.

2. En la jarra de la batidora (o el vaso de nuestro procesador de alimentos) ponemos la calabaza asada (os recomiendo que le escurráis bien el agua que pueda tener), los dátiles, el cacao en polvo y el edulcorante líquido y batitmos hasta obtener una pasta.

3. Vertemos en los boles en los que vayamos a presentar, nivelamos con ayuda de una espátula de silicona o una cuchara, tapamos para evitar que la superficie se reseque y metemos en el frigorífico.

 https://sites.google.com/s/1oN7PP0qLvr-J2CIvbueDkA8K2a8ZeGLD/p/1gkVL9mcXH-Po6Ui0kKkayMuj6S6yjFz8/edit

La receta más simple no puede ser. Como siempre suelo tener unas bolsitas de calabaza asada en el congelador esta mousse está lista lo que la calabaza tarda en estar descongelada.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Da muy poco trabajo, se ensucian muy pocos cacharros en la cocina y queda la mar de resultona.

El sabor y la textura se mantienen perfectos pasados unos días así que si lo queremos como postre para una reunión familiar o de amigos nos permite prepararla con algunos días de antelación.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Además admite variantes añadiendo especias. Como estamos a las puertas del otoño no te cortes y ponle canela, cúrcuma, cardamomo...o aquello que te pida el cuerpo. Así podemos ir variando el sabor manteniendo el mismo postre base.

Mousse de calabaza y chocolate. Receta fit, saludable, fitness, vegana, sencilla, rápida, fácil, sin horno, postre, verano, otoño, cuca

Sea como sea haz tuya la receta y no te olvides de etiquetarme en redes sociales si la haces para que vea el resultado.

Como en esta receta he aprovechado los dátiles que sobraron de navidad y que estaban duros como piedras va directa al reto 1+/-100, desperdicio 0 de mi amiga Marisa

 

 Las crónicas de mis niñas llegan esta semana plagadas de toses, mocos y vómitos. Comenzamos la bacanal de resfriados que nos acompañará a lo largo del curso escolar. Calculo que a Elena le pasará como a Lara en su primer año de guardería. Estará mala una semana y la otra pillará un nuevo virus y así hasta el verano.

Lo sé, es necesario pasar por esto para que vaya generando defensas y el largo etcétera que se dice en estas situaciones. En el peor de los casos son dos años malos y a partir de ahí aunque se ponga malita no perderá tantos días de clase.

Los síntomas aparecieron en Lara el domingo. Elena pasó todo el día bien pero cuando llegó la noche se dormía y despertaba al minuto, comenzaba a llorar de sueño y en cuando cerraba los ojos lloraba durmiendo porque algo le pasaba... Una noche horrorosa que me pasé de habitación en habitación de las peques.

El lunes visita a la pediatra que desde principios de verano no nos veía. De hecho yo creía que Elena estaba mejor que Lara y fue al contrario. Lara ha seguido yendo al colegio y Elena está con la abuela en casa para controlar si tiene fiebre y demás.

Dado que puedo contar con la ayuda inestimable de mis padres está mejor allí que en la guardería porque puedo saber cómo está en el momento en el que me acuerde de preguntar.

Es curioso cómo los acontecimientos se repiten. Lara también se resfrió por primera vez justo en esta semana y no pudimos ir a la feria. Elena mucho me temo que se la va a perder también.

Porque yo respeto mucho los padres que dicen que son los niños los que se tienen que adaptar al ritmo de la familia, pero en mi casa las cosas son al contrario y nosotros adaptamos nuestras vidas en la medida de lo posible al ritmo de nuestras hijas.

Y sí, con las niñas resfriadas podemos ir a la feria este fin de semana. Pero ¿qué necesidad tengo de exponerlas al sol, a las corrientes de aire y los cambios de temperatura? al final acaban poniéndose peor. Hasta ahora he vivido muchas ferias, por perderme una no me pasará nada (amén del dinerito que nos ahorramos)

La semana próxima os contaré cómo siguen las princesas.

Aprovecho para pedir disculpas porque debo muchas visitas a vuestras cocinas pero con la vuelta al cole y el cambio de armario voy un poco pillada de tiempo. Espero ponerme al día en breve.

Nos leemos la semana que viene ¡sed felices!

 Manos a la masa y ¡bon appétit!

34 comentarios:

  1. Querida Cuca: todas nos hemos vuelto locas con los cambios de estación, y si me apuras aún lo hacemos, ya que todavía hay un grandullón por casa a tiempo parcial que lo llena todo de ropa y compras nuevas. Con dos niñas pequeñas la cosa se duplica ya lo sé.
    Buen postre el que nos traes hoy, ya sabes lo que me gusta la repostería sencilla y con mucho sabor acompañada de frutas y verduras, de lo mejor del mundo. El otoño además de fresquito, nos trae unos productos buenísimos con los que preparar miles de cosas. No me puede venir mejor esa mousse vegana tan rica.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues fíjate que en París seguimos en plan veraniego por las tardes y más que otoñal por las noches. O sea que sales con jaqueta y zapatos cerrados pero a la una ya estarías en bañador y chanclas jajaja El cambio de armarios ya veremos más adelante, de momento con una jaqueta extra los 3 vamos tirando...
    A POlyanna no le suelo comprar roba con antelación porque al final nunca acierto y como hay ofertas casi todo el año me sale más a cuenta.
    Me he copiado la receta porque tengo todos los ingredientes en casa y seguro me ayuda a darle salida a alguna de las 10 calabazas que tengo sueltas por casa!
    Qué mejoren las niñas pronto!
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  3. Ay Cuca!!!!!!!!!!!!!!! pero que ilusión me ha hecho!!!!!! muchas gracias por hacer la receta!!!!!!!! y bien que haces en poner todos los dátiles, mas vale que sobren que no que falten!!!!!!!! Estoy contigo, no sabe a calabaza, sabe a chocolate, y del rico!!!!!!!!!!

    Gracias, de verdad, que feliz estoy, sobre todo porque te haya gustado

    P.D. si ya nuestro cambio de armario es una locura, no me quiero ni imaginar que debe ser hacerlo de dos niñas... Ánimo!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Cuca por suerte para mí, no tengo que hacer cambio de armario desde hace años, solo me gusta organizar la ropa, para casa y para salir y la verdad que so lo hago en un ratito. Como todos los armarios de mi casa son míos, los tengo organizado por estaciones y ropa blanca de hogar, así que lo tuyo me resulta más que anecdótico, por no decir agobiante para ti.
    La calabaza me encanta, ya sabes que en casa de mis padres el otoño pasado fue generoso, aún tengo medio congelador (y es de ocho cajones) repleto de bolsas con calabaza troceada, así que recetas como esta me vienen de perilla, si me da tiempo y me animo, ya te contaré, que últimamente parece que los brotes verdes reposteros,están renaciendo en mí Jajajaja.
    Besos y tómatelo con buenas dosis de calma y paciencia, que en nada las las tienes en la universidad, Jajajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Menudo jaleo con el armario... Yo me tengo que poner a ello pero en mi casa hay menos problema que solo estámos mi marido y yo de momento. A mi la calabaza me encanta pero solo la uso en salado...Tengo que incorporarla en recetas dulces ya mismo. bsts

    ResponderEliminar
  6. Hola Cuca!!
    Hoy traes receta para un publico más extenso. para los que no somos veganos y para los veganos, claro está. Me gusta que el dulzor sea por los propios ingredientes, siempre es mucho más sano :)

    Y bueno... tranquilízate que todo esto que nos cuentas se podría decir que es ley de vida jeje

    Besos

    ResponderEliminar
  7. me puedo reir?...(pero bien ehhh) tengo una habitación que no abro ni la puerta de cómo la tengo...jejeje. Pongo, quito....quito, pongo. Parece un vestidor a lo bestia...jajajaj. Me quedo con la mousse que esa si duraría poco o mejor nada...vamos un plis plas! besinos

    ResponderEliminar
  8. Hola, Cuca:

    ¡No quiero ni imaginarme lo que son los armarios cuando una tiene peques! ¡Te he leído y me ha entrado un apuro! El calor aquí no desaparece, de 27 a 29 no baja en casa, ¡un horno! Así desde junio, un no parar. Bueno, ya vendrá el fresquito. Yo reconozco que soy de una temperatura más llevadera y si hace frío que exista un poco de sol. ¡Para gusto, colores! ¡Ja, ja, ja...!

    Esta mousse vegana de calabaza y chocolate que has preparado tiene una pinta deliciosa. Y fresquita que me vendría de maravilla ahora mismo para mitigar estos calores y para saciar mi apetito chocolatero.

    Besos y feliz fin de semana que está a la vuelta de la esquina.

    ResponderEliminar
  9. Esta que te lee esta en pleno cambio de armario y como loca lavando , que parece que no tenemos que ponerno y no se de donde sale tanta ropa , la mousse tiene que estra riquisima , ahora con dos niñas estaras mas liada con los males por que cuando no es una es la otra o las dos al mismo tiempo , te deseo que se recuperen pronto besitos

    ResponderEliminar
  10. Hola Cuca, ya veo que estás liadísima... con el cambio de armario, de estación, de edades de las niñas, de estatura, peso y para colmo... con resfriados, vaya tela, que no me extraña que no tengas tiempo de visitar nuestras cocinas... pero ánimo que en cuanto arranque el otoño todo se irá estabilizando... ya verás.

    Tú mousse me encanta, ya sabes que es muy de mi estilo... vegana y saludable, aunque no muy fit, diría yo... pero aún así, más rica, sabrosa y buena que otras hechas al estilo tradicional, claro... el caso es que seguro que la pruebo, pues veo que se hace en un plis- plas... gracias por enseñárnosla... ha sido todo un descubrimiento.

    Te mando besitos para tus princesitas y espero que se pongan buenas pronto, cuídate!!

    ResponderEliminar
  11. Cuca, vaya tema ese de la ropa y sobre todo el crecimiento de los niños y que de repente ya no les valía la ropa que habías comprado esa temporada. Ya no me acordaba de ese lío. Hace ya mucho tiempo que no tengo que cambiar ropacen estaciones pues tengo un vestidor para mí sola, ese problema de cambio lo tengo con los zapatos (me salen por la ventana...) una cosa para montar una tienda como tú con la ropa de tus niñas. Una exageración.

    Bueno, espero que las chiquititas se vayan poniendo buenas y no den mucha guerra con la garganta y virus varios, estas cosas está claro que no cambian por muchos años que pasen, paciencia, no hay más remedio.

    Ahora sí que entro a comentar tu exquisita receta y como dices casi sin manchar nada. Los ingredientes me encantan, nosotros compramos dátiles todo el año y muchas veces con ganas de algo de azúcar nos comemos uno o dos (dependiendo si son o no los marroquíes que son muy muy grandes); calabaza... siempre que la veo la compro o como la última vez que me regalaron una de doble de peso y de grande que mi Bimba (pesa 7 kilos mi perra, no sé lo que pesaría esa gigantesca calabaza) es una verdura maravillosa y si encima le añades chocolate ya ni me imagino. Lo probaré seguro y lo añado a mi inmensa lista de deseos siguiendo con nuestra común costumbre en ese club del C.V.C.Q. Mamma mia!

    Mil besos a las cuatro y espero que se mejoren rápido y bien. Ya nos seguimos leyendo, preciosa.

    ResponderEliminar
  12. Odio lo de sacar ropa cada temporada, siempre lo voy posponiendo hasta que me coge el toro, te entiendo perfectamente.
    Una mousse deliciosa, seguro, se la voy a pasar a mi hermana que es vegana y le encantará.
    Besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  13. Querida Cuca. Ya me ganas en aportaciones para el 1 +/-100 y eso me alegra un montón y lo sabes. Gracias mil.
    Siento todo el follón que llevas entre ropa, calzado y resfriados y comparto contigo lo que dices. Si eres madre/padre, hay que adaptarse a los hijos, mucho más, cuando son tan pequeños y necesitan de nosotros. Si yo todavía lo hago y cumplirá la semana que viene, 27, qué te voy a contar. Como bien dices, no todo el mundo hace, ni piensa lo mismo y los respetamos, pero la satisfacción que se siente es enorme.
    No podemos esperar nada de ellos, pero te aseguro, que cuando se hacen mayores, hay cosas, muchas más de las que nos imaginamos, que han interiorizado y se ve y se disfruta. Otras, para nada, pero es normal que cada persona es diferente y cada generación también. Ánimo y que os sea lo más leve posible.
    La crema no puede gustarme más porque mi vida está repleta de recetas con calabaza asada y aquí en mi tierra, hasta asada la venden en panaderías, verdulerías y otro tipo de tiendas porque es algo tradicional comerla así, sin más.
    Me la quedo, pero sin dátiles porque tienen muchos hidratos y no puedo.
    Gracias de nuevo y un beso.

    ResponderEliminar
  14. Que original!! En casa les gusta mucho la calabaza y el chocolate así que me llevo el postre para sorprenderles algún día;)
    Besos, Ángela

    ResponderEliminar
  15. Hola Cuca, ha pasdo el yiempo muy rápidamente, parece que el verano empezó ayer y ya estamos en otoño. Madre mía. Tu postre es una delcia , para el otoño y para cualqueir estación, a cucharadas de las pequeñitas me lo tomaba yo para disfrutarlo despacito, Mil besos!!

    ResponderEliminar
  16. Hola guapetona!!!! Cómo estás? La mouse tiene que estar buenísima yo he hecho algún brownie con calabaza y choco y has hecho bien en subir la cantidad de dulzor porque de lejos si me recordaba al sabor de la calabaza q aunque a mi me encante tienes razón q hay gente q no hace buenas migas con ella jajajajja. Vaya guapas tus princesas cuando las veo en face :)))

    ResponderEliminar
  17. Hola Cuca, yo estoy con ganas de fresco, la verdad... hasta me pongo de malhumor si vuelve un poco de calor... en fin, jeje. La mousse me gusta mucho y es muy tentadora, me la imagino para merendar a media tarde :) Me encanta con chocolate y así con calabaza tiene que estar muy buena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Cuca , una mousse super original y seguro que buenísima si tu la hiciste
    besinos

    ResponderEliminar
  19. Ya he arreglado mi blog por fin se puede comentar jajjajaa besazos

    ResponderEliminar
  20. Qué original! Debe de estar bien rico!besos

    ResponderEliminar
  21. Hola reina...veo que no te libras... tienes a las niñas preciosas, así que lo de la ropa es la consecuencia de ello.
    Feliz reintrée al cole y toda su parafernalia, que seguro que con este muffin se hace mas llevadero todo.
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa, los cambios de estación siempre trastoca nuestro ritmo de vida, en todos los niveles. Que recuerdos cuando cuentas tus experiencias con las niñas en la vuelta a la guardería. Los míos están con la vuelta al master, en fin, como pasa el tiempo. Desde luego ,para lo que no pasa es para ese dulce tan rico de calabaza y dátiles que nos has preparado, debe saber a gloria. 👏👏👏👏😗😗😗

    ResponderEliminar
  23. Querida Cuca, siempre un gusto leerte y pasar a ver qué se cuece en tu cocina. Siempre lo digo, que la calabaza es tan versátil que da para todo dulce, salado y siempre queda bien, no me importaría que esta mousse supiera a calabaza y menos si las has combinado con especias, ñammm! Yo pronto comienzo con recetas con calabaza, aquí también se dan todo el año, pero sólo de una variedad y cuando veo en el internet y revistas todos esos tipos que hay en otras partes con distintas formas y colores, que además son tan lindas hasta para decorar, suspiro y sueño, tal como me sucede con el otoño mismo, jaja!
    Espero que tus niñas se mejoren pronto, para que puedan disfrutar de la vuelta al colegio, las fiestas y todas las actividades que ellas de seguro disfrutan un montón.
    Besos a las tres!!

    ResponderEliminar
  24. Bueno Cuca, que buena bienvenida al oto~no, tu mousse esta de lo mas delicioso y ya lo tengo en mi lista de pendientes. La ropa de los hijos... uff, es el cuento de nunca acabar mientras crecen. Para mi el problema es que mi hija siempre ha sido muy alta para su edad y delgada, siempre le tengo que comprar tallas grandes y poner en todos sus pantalones elasticos con boton y varios hojales, para que a medida que crezca, yo le vaya recorriendo a la cintura en el mismo elastico. Este sistema me ha funcionado bastante bien, solo que me doy mucho trabajo al inicio del ciclo escolar, que tengo que arreglar todos sus pantalones para que esten listos a tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Hola Cuca, que alegría leerte y seguir tus aventuras, yo creo que estos días estamos todos más o menos igual. Yo ya sabes que paso medio año en casa y el otro medio fuera, pues cuando llego, además del cambio de ropa hago lo que yo llamo " Campaña casa patas arriba", es decir vacío todos los altillos y armarios y los vuelvo a organizar, ¡Dios pero cuanto acumulamos!, cada año doy y tiro montones de cosas, pero al año siguiente me vuelvo a encontrar todo relleno hasta los topes. En fin es lo que hay.
    Ánimo con tus chicas, quizá estés pasando el año más duro, pero ¡son tan monas a esas edades, además si puedes contar con tus padres es un gran alivio.
    La receta rica y original. Un beso

    ResponderEliminar
  26. Madre de dios, qué trabajo. Si me cuesta compaginar mis propias tallas, y eso que ya no crezco, el compaginar las de las nenas es ya de medalla.
    Veo que le das la bienvenida al otoño con una receta totalmente de temporada... Un besote.

    ResponderEliminar
  27. Hola cuca,fue imagino el trabajo que tiene que tener sacar las ropas del cambio de estación, y más con dos peques.yo tengo suerte y no tengo que hacerlo solo cambio las blusas y sueters de una percha de arriba a la de abajo y ya me cuesta, la mousse me parece perfecta y ahora que es tiempo de calabazas hay que aprovechar, me anoto tu receta
    Besitos

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola Cuca! Seguimos con telepatía... ya había leído tu comentario, que habías preparado una receta también vegana y con chocolate... ains... que bien volver a coincidir... pues mi sobrina estará encantada y yo.. porque por lo que dices sabe mucho a chocolate, asi que con lo fácil que es... seguro que la preparo ahora que tengo calabazas, para postres... crema... y para darme una mascarilla si hace falta jajaa...
    Bueno corazón... no te preocupes con la ropa y los cambios de temporada, que es lo que toca... nosotras siempre estaremos aquí.. Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Se ve una mousse deliciosa. Por aquí hace todavía bastante calor, solo por las mañanas refresca un poco así que poco a poco iré haciendo el cambio de ropa... Besos

    ResponderEliminar
  30. Te entiendo perfectamente ¿Qué puede sorprenderme a mí después de haber tenido cinco hijos y casi seguidos?
    Yo me habré perdido todas las ferias cuando aún eran pequeños, a mis padres los tenía a 400 km de distancia y no me podían echar una mano, con uno u otro siempre andaba liada y recuerdo una pera pediátrica con la que les aspiraba el moco para que pudiesen respirar mejor, en fin, les dediqué mi vida y hoy me lo están devolviendo con creces. Ojalá que las tuyas se curen pronto y todo vuelva a la normalidad, pero ya sabes que cada una tendrá que ir cogiendo sus defensas poco a poco, todavía son muy pequeñas.
    Pese a todo, te admiro, aún sacas tiempo para prepararnos una deliciosa mousse que dan ganas de probar.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  31. Siempre me sorprendes con tus recetas, Cuca :)

    Y si me dices que esta mousse es cremosa y sabe a chocolate, me parece una delicia :)

    ¡Ánimo con los resfriados y los cambios de armario!

    ResponderEliminar
  32. M encanta este postre que nos has traído otoñal y chocolatero, y es todo un aporte al reto de Marisa, yo muy de vez en cuando aporto algo pero es que ya no me da tiempo de nada, voy tirando de carpeta muchasveces
    Un besito

    ResponderEliminar
  33. Que mousse más rica Cuca, con lo que me gusta a mi la calabaza y además vegana.
    Yo de pequeña era especialista en ponerme mala el viernes al salir de clase y buena el domingo por la tarde y como me recuerda siempre mi madre siempre era cuando ellos se iban de cena, boda, vamos cuando más ganas tenían de dejar a la niña con los abuelos jajajaja

    ResponderEliminar
  34. Cuca la semana pasada te leí y mira que dije mañana me paso a comentar bien y estas son las horas...., se me pasa la semana volando y ahora llego por partida doble. Que me causa gracia cuando hablas de los pies fríos (en este invierno tuve días en que ya andaba pasmada con ese tema, suelo ser muy friolenta, es una cosa que por más medías dobles, de lana..., bebidas calientes..., no lo logro). En las noches tuvimos que utilizar calefacción para los pies y poder dormir. Antes de la calefacción, lo que hacía era poner bolsas de agua caliente para poder abrigar los pies y por fin dormir. Las niñas crecen tan rápido que creo eres muy ordenada y que bueno es aprovechar la ropa de la hermana mayor cuando se llevan poco, cada vez que veo una foto de las peques me asombro como se estiran.
    Pues nada mi querida Cuca, esta mousse de calabaza con dátiles se ve deliciosa, le veo metida entre un pan y feliz comiendo en mis desayunos.
    Te mando un beso y paso a ver la otra delicia por partida doble ñam!!!!!

    ResponderEliminar

Gracias.
Por llegar por primera vez, por regresar tras un largo tiempo, por venir cada semana.
Gracias.
Por leer hasta el final y por las palabras que me dejas o te guardas para ti.
Gracias.
Por formar parte de esta aventura.