jueves, 11 de julio de 2019

Crema de limón, coco y yogur.

A veces tengo la sensación de que soy una madre muy poco al uso.

Cuando nació Lara y llegó el momento de comenzar con las "temidas" vacunas (es decir, a los dos meses, eso sin contar la que entonces se le ponía recién nacida en el hospital que ahora (y sólo han pasado tres años) ya no se pone) escuchaba de otras mamis comentarios del tipo "qué lástima con lo pequeños que son" "hay que ver lo que sufren" "lo paso peor que ellos" y similares pero yo era incapaz de ponerme en la piel de esas madres tan sufridoras y tan atemorizadas frente a esa situación.

Suponía que tendría que pasar con ella por esa primera vacuna para comprender lo que esas madres me querían transmitir pero a día de hoy sigo sin entenderlo ¡y he pasado por más de una vacuna ya!

A mí no me da pena tener que vacunar a mis hijas. Es más, espero casi con ansia el momento de vacunarlas.

Con cada vacuna que les ponemos mis hijas van reforzando sus defensas y yo me siento más tranquila.

Durante mi primer embarazo se dieron varios casos en España de muerte de bebés muy pequeños por tosferina. Y se armó la revolución. En cuestión de semanas hubo un cambio en los protocolos y en la mayoría de las comunidades autónomas la vacuna de la tosferina comenzó a suministrarse a todas las embarazadas casi al término de la gestación.

Yo estaba vacunada de tosferina (allá cuando era niña). Además la tuve con tres años con lo cual debería tener anticuerpos suficientes para pasárselos a mi bebé. Aún así me vacuné.

En el embarazo de Elena no sabía si me iban o no a vacunar en mi centro de salud, pero sí tenía claro que si no estaba financiada y no era contraproducente volverme a vacunar la iba a pagar de mi bolsillo. No fue necesario porque se sigue con el mismo protocolo.

Con todo esto lo que os quiero explicar es que las vacunas no me dan miedo. Ni para mí, ni para mis hijas. A mí lo que en realidad me asusta son las enfermedades. Bien es cierto que en cada vacuna hay un riesgo: de reacción, de secuelas...pero el riesgo mayor es dejarlas sin vacunar y exponerlas a enfermedades cuyas secuelas podrían ser mucho peores.

En nuestro país tenemos mucha suerte porque el sistema sanitario financia bastantes vacunas. Y las que no financia nosotros las hemos pagado. Lo tuvimos clarísimo con Lara y hemos repetido con Elena. No por ello somos mejores ni peores padres. Símplemente vivimos en un país libre y tenemos el derecho de decidir. Y eso hemos hecho.

Este es un tema candente en los últimos años. Cada vez hay más padres que optan por no vacunar a sus hijos y están en su derecho. Hasta ahí todos de acuerdo. Pero su decisión no sólo afecta a sus retoños. Nos afecta a todos. Y ahí comienzan las discrepancias.

Es muy bonito no vacunarse y beneficiarse de la inmunidad de grupo (coloquialmente conocida como inmunidad rebaño) pero cuando cada vez hay más niños que no se vacunan y además nos movemos por el mundo como antes nos movíamos por nuestro pueblo el riesgo de contraer enfermedades que estaban erradicadas va en aumento.

Intento comprender las razones de los padres que no quieren vacunar a sus hijos y me cuesta. No me cabe en la cabeza que si hay una posibilidad de prevenir una enfermedad (y hablamos de enfermedades que pueden acarrear graves consecuencias) se obvie. Que puede o no tocarnos, cierto, pero mejor estar preparados si nos toca ¿no?

Y ya lo que me deja loca completamente son aquellos padres que dicen "yo les pongo las vacunas gratuitas, pero las pagadas no porque esas no son importantes"

¿Hola?

¿Que no son importantes?

Tanto como las otras, lo que ocurre es que el sistema sanitario no puede financiarlo todo.

Y ya cuando te ponen la excusa de que las pagadas no las ponen porque su economía no da para todo, ahí yo ya me bajo del mundo porque la economía da para lo que queremos que nos dé. Sobre todo si te dicen eso mientras se toman una cerveza, tienen un paquete de tabaco en el bolso o te cuentan dónde se van a ir (o han estado) de vacaciones.

Que son prioridades. Lo sé. Que cada uno hace en su casa lo que le da la gana. Lo entiendo. Pero no me vendas la moto. No digas nada, no te justifiques, no pongas excusas. Símplemente cállate y no me vengas con ningún cuento porque yo no te he pedido explicaciones. Y si las estás dando por algo será.

No sé si la solución está en que las vacunas pasen a ser obligatorias, lo que sé es que casos como el de la familia francesa que llevó el virus del sarampión a Costa Rica donde estaba erradicado hace cinco años da mucho que pensar.

Por lo que pueda pasar mis hijas se vacunan y en lugar de pasarlo mal cuando las llevo salgo un poco más aliviada. Y sigo sin entender los movimientos antivacuna que tanto auge tienen últimamente y mucho menos a los que le ponen unas sí y otras no en función de que afecten o no directamente a su bolsillo porque a estos sí que no los puedo (ni los quiero) entender.

Para endulzarnos el día, y de cara al fin de semana, os traigo un postre con mucho sabor veraniego porque a mí la combinación limón y coco me sabe a verano.

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Es curioso cómo el paladar se educa con el paso del tiempo. Hasta hace pocos años habría leído coco y habría salido corriendo. Ahora es uno de mis sabores favoritos.

En realidad lo que a mí no me terminaba de gustar era la textura del coco rallado al morderla. Esos trocitos con esa textura entre blanda y crujiente no eran de mi devoción y el sabor tampoco acababa de conquistarme ¿para qué nos vamos a engañar?

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Pero con el paso del tiempo y mi incursión en la blogosfera al final un día me veo dándole una nueva oportunidad y probando, probando surgió el idilio y llegaron recetas tan buenas como la tarta de masa filo y leche de coco, los muffins de leche de coco con arándanos y chocolate negro o el pastel de coco y piña por nombrar algunas de las que podéis encontrar en mi blog ( y alguna que otra que aguardan en los borradores a ver la luz)

A veces es cuestión de insistir. En otros casos no hay solución posible ¿verdad?

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Esta crema surgió de unos limones que me embriagaron con su aroma en la frutería. Me encanta el sabor y el olor del limón pero lo compro solo cuando lo voy a utilizar. O esa es mi (buena) intención.

Fui a comprar un limón para otra receta pero olían tan bien que acabé llevándome un kilo. Era de esa fruta que huele a fruta de verdad y cuando das con ella quieres llevarte mucha aún a riesgo de que al llegar a casa no sepas muy bien qué hacer como me pasó a mí.

Como os he dicho me gusta el limón pero aquellos que llegan a casa sin un propósito definido corren el riesgo de rodar por el frutero hasta terminar en el frigorífico donde comienzan a ponerse duros.

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Estos estaban en el frutero. Llevaban allí muchos días. Tantos que podrían comenzar a plantearse pedir la nacionalidad en la república independiente de mi casa. Y no les daba utilidad más allá de la de perfumar (maravillosamente) mi cocina.

Una mañana que estaba dormida Elena entré en la cocina y decidí que había llegado su momento. Me enfrenté a ellos y a lo que había en el frigorífico y surgió esta crema. Fue un mucho de improvisación (porque yo en lugar de decidir la receta y comprar los ingredientes elijo los ingredientes que tengo en casa e improviso una receta) y un poco de adaptación porque desde que hice la tarta de galletas y leche condensada con limón no he dejado de experimentar con otros ingredientes como ocurrió con el queso en estos vasitos de tarta de queso con limón y leche condensada

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Esta vez le llegó el turno a los yogures griegos ¡prescindiendo de la leche condensada! ¿Espesará o no espesará? me preguntaba mientras preparaba la receta. Y sí, espesan con el limón, pero no tanto como si llevaran leche condensada ¿eh? Pero se agradece prescindir de esa bomba de calorías por mucho que nos guste en los postres.

No sé si alguna vez os lo he comentado, pero a mí la leche condensada no me gusta. Hay quien metería la cuchara en la lata y no pararía hasta dejarla limpia, quien la pone en el café (en realidad es que ni al café ni al té le pongo ningún endulzante) o acompaña con ella otros postres como helados o flanes. Yo no puedo con su sabor a leche mega-extra-súper azucarada. Me empalaga. Pero en postres me gusta cómo funciona siempre y cuando no se note el sabor. Y mezclada con el limón se consigue una mezcla brutal (y bastante peligrosa, todo hay que decirlo)

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Sea como fuere yo a esta crema no se la he puesto, por el hecho de aligerar calorías (y porque no tenía en casa), pero sois completamente libres de añadir una latita y darle un punto más dulzón si os apetece.

Que ya sé que estamos en pleno verano, pero lo que no hayamos conseguido a estas alturas dificilmente lo vamos a conseguir. Así me mejor nos compramos un bañador nuevo y nos damos un caprichito. O bien nos damos un caprichito y un paseo tremendamente largo para compensarlo ¿os parece?

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

El toque del coco le va muy bien a esta crema, así como la ralladura del limón. A mí esta combinación, como os he dicho al principio me sabe mucho a verano y me gusta que la crema tenga textura con el coco rallado. Esta vez he usado unos copos de coco, que son un poco más gruesos que el coco rallado que utilizamos habitualmente y me ha gustado mucho el resultado pero siempre podéis usar el de toda la vida.

Y lo mejor de todo es que se ensucia bien poco: un bol y unas varillas para hacer la mezcla, el rallador para la piel del limón y el exprimidor para el zumo ¡pocas veces con tan poco esfuerzo se obtienen postres tan ricos!

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Para decorar he utilizado unas mini galletas que tenía en casa, y me ha gustado mucho el contraste entre la crema, que queda con un sabor ácido, y el dulce de la galleta. Vosotros podéis dejar volar vuestra imaginación y tirar además de lo que tengáis en casa.

Como he utilizado poca azúcar no es un postre que empalague, de hecho creo que se queda cortito en dulzor si sois un poco golosos, así que podéis plantearos añadir más azúcar, un poquito de leche condensada (que ayudará a que sea una crema más espesa) o cualquier endulzante que os apetezca. Por no hablar de alguna decoración un poquito más golosa para equilibrar.

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Espero que os animéis con estos vasitos y si es así me encantaría verlos ¡no olvidéis etiquetarme si subís las fotos a las redes sociales! ¡o dejarme un comentario en la receta para saber que la habéis hecho!

Como siempre tengo un vasito guardado (en realidad esta vez he dejado alguno más) para disfrutarlo en vuestra compañía mientras os cuento cómo hacer esta crema ¡que no puede ser más fácil!

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca


Ingredientes:

* Cuatro yogures griegos naturales (500 gramos)
* 200 gramos de queso de untar
* 200 ml de nata de montar
* 50 gramos de azúcar glas
* 50 gramos de coco rallado
* 150 ml de zumo de limón (aproximadamente el zumo de tres limones)
* La ralladura de un limón
* Galletitas para decorar


Elaboración:

1. En un bol ponemos los yogures, el queso, la nata y el azúcar y batimos hasta obtener una crema lisa y sin grumos.

2. Añadimos la ralladura y el zumo de limón y removemos bien hasta integrar y ver que la mezcla espesa.

3. Por último ponemos el coco rallado y volvemos a batir.

4. Vertemos en los vasitos donde vamos a presentar, tapamos y reservamos en el frigorífico hasta el momento de consumir.

5. Antes de servir decoramos con mini galletas (o con lo que nos apetezca)


  https://sites.google.com/s/11j5gGek_KsQWk4KKqUq4Wys4c16x0Vp2/p/1Kg3DDo3_C8NP3bKGiW4-3vnztArl0Hcn/edit

¿Sencilla verdad? Esto está listo en unos minutos y queda un postre muy resultón y no excesivamente calórico. Esta semana he intentado ser un poco más benevolente para compensar el postre de la semana anterior.

Crema de limón, coco y yogur. Postre de verano sencillo, fácil, rápido, refrescante, en vasito, sin horno, para novatos. Cuca

Muchos me habéis preguntado por la herida de Lara. Está cerrada y la cicatriz va remitiendo. Poquito a poco. Los niños suelen recuperarse muy bien de las heridas de guerra pero esta está en un sitio muy visible y nos ha tocado una época muy mala porque con el sol se le puede manchar y quedar ahí para siempre.

Le pongo crema protectora de factor 50, cuando vamos a la piscina se la tapo y además estoy tras ella con aceite de rosa mosqueta y con Bio oil que me quedó del embarazo de Elena y que por lo visto para estas cosas da muy buen resultado.

Si alguien tiene alguna sugerencia será muy bien recibida.

El martes fue el último día de trabajo del personal de la guardería. Desde el miércoles y hasta el último día del mes están con las "seños de vacaciones" Precisamente el martes me dijo Lara que había pensado que ella no quería ir al cole nuevo, que mejor seguía en el de siempre.

No quiero ser pesada ni insistir demasiado con el tema para que no le tome manía y armemos un espectáculo el primer día de clase, pero tampoco me quiero hacer la loca y darle la razón a la niña y que se haga la idea de que va a ser lo que ella quiera y como ella diga.

En el mes de marzo hubo unas jornadas de puertas abiertas en el nuevo colegio. Dejé a Elena con mi madre y me llevé a Lara. Pensé que sería bueno para ella ver el nuevo colegio, el patio, las aulas y tener una imagen real del centro, de lo que se iba a encontrar y que "el cole de mayores" no fuera algo abstracto y dejado de la mano de su imaginación.

Le gustó bastante y a partir de ahí parecía bastante más convencida así que no sé por qué ahora salta con esto. Supongo que además estará cansada de todo el curso escolar y unido a la despedida habrá decidido que para qué cambiar si está bien donde y con quien está.

Otra de las bazas que juego para el cambio (además de que va su mejor amiga de la guardería al mismo colegio) es que yo trabajo justo en el edificio de al lado. Le explico que todos los días vamos a ir y a volver juntas del colegio y que si pasa algo de momento estoy ahí y que cuando salga del colegio puede llegar a mi oficina y visitar a mis compañeros.

Le falta mucho, lo sé, pero no me gustaría que fuera un cambio traumático para ella.

A Elena la habéis visto en mi Instragram. Si Lara canta o salta ella le hace los coros ¡ni os imagináis cómo chilla! y ya ha aprendido a darse la vuelta y se pasa el día haciendo la croqueta. Se acabó lo bueno y poder dejarla en cualquier lugar, ahora hay que estar con mil ojos para evitarnos un buen susto.

Y así lentamente transcurre nuestro verano. Os espero la semana próxima con más recetas y más historias amén de las Crónicas de Lara (y Elena). Mientras tanto sed felices

Manos a la masa y ¡bon appétit!


 

29 comentarios:

  1. Madre!!!!!!!! es una receta que con el coco sabe a verano totalmente, y que el limón le da ese toque fresco que tan bien viene... Y al conservarse en el frigo, tomarlas tiene que ser un placer...

    Tengo que cambiar un par de cosas pero me ronda ya la idea de su versión saludable....

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Cuca!!
    Como te he dicho por Facebook. Este postre tiene que estar de vicio. Me encanta los postres con limón y me encanta el coco, así que los dos en uno es la bomba para mi.

    Sobre el tema de las vacunas, yo tampoco le he tenido miedo y mis hijos se han puesto todas. Que claro, esto también cambia según el país donde vives.
    Recuerdo que regresé a España por un año y mis hijos tenían 4 y 8 años. Los llevé a la revisión medica, les enseñé su libro de vacunas, a las cuales algunas se entendían y otras no, ya que están en alemán, y le volvieron a poner un montón más. Ahí tengo que reconocer que me asusté. No sabía si estaba haciendo bien o mal. De todas formas me dijeron que no pasaba nada si se ponían de más. En fin, que aún me duele el estómago cada vez que lo pienso.

    Con el tema del cole nuevo para Lara pues terminará acostumbrándose también. Así que no te preocupes.

    Besos y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  3. A mí me encanta el coco, le da un punto muy rico y en esta receta tiene que estar delicioso. Aun así reconozco que entiendo a la gente a la que no le gusta porque si tiene una textura poco agradable y un sabor muy especial, jeje. Respecto a las vacunas...yo no soy madre pero estoy completamente d acuerdo con lo que dices y sé que cuando lo sea (espero no tardar mucho) pondré las vacunas que considere necesarias. Bsts

    ResponderEliminar
  4. Un postre super rico , te quedo genial Cuca .
    besinos

    ResponderEliminar
  5. Hola, Cuca:

    Como te comenté en el post anterior, estoy a favor de las vacunas y no podría explicarlo mejor que tú. Respecto a la receta, ¡qué rica tiene que estar! Seguro que en tu casa se pusieron las botas.

    Un beso enorme y feliz fin de semana, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Cuca, son tantas cosas que te quiero comentar que empezaré con orden y concierto para no perderme.

    Primero y principal el dulce, tiene una pinta maravillosa, te pregunté hace un momento si sabía demasiado a yogur... no es mi sabor favorito, pero supongo que con todo lo demàs no sabrá demasiado. El sabor a limón me encanta.
    Las galletitas esas son una monería y le van como un botón.

    Lo siguiente a comentar, es la puñetera moda esa de los modernos y naturales que no quieren vacunar a sus churumbeles con el riesgo para los demás niños que eso supone (véase Costa Rica, Cataluña..., donde en un colegio exigieron el certificado de vacunación, no valían pretextos, no hay vacuna, niño no admitido... a correr). Estos tipos contrarios a estos maravillosos adelantos de la ciencia no sé en qué estarán pensando y sí, coches, restaurantes los fines de semana, tabaco, perfumería, por no hablar de las cañas al salir del curro. Una vergüenza, si solo fuesen sus hijos (pobres niños) tendría un pase, pues a ver qué puede hacer la sanidad pública (ese colegio catalán era privado); pero que haya cientos de niños de un colegio enfermos por las imbecilidades de los papás... tiene mandanga la cosa.

    En fin, la educación está en estas cosas y como dices en el paladar, desde pequeños prueban cosas nuevas y de mayores comen de todo y lo aprecian. He notado que en España hay muchos adultos de: “esto no lo como, esto otro tampoco, eso verde tampoco”, me los he encontrado y sufrido, sobre todo cuando tengo invitados en mi casa que suele ser bastante habitual. A los niños italianos, por ejemplo, les ponen en sus purés de verduras una media cucharadita de queso rallado, pues será un sabor que siempre estará presente en su casa, en su gastronomía o, como los niños pequeños de Jamie Oliver, da gusto ver a esa pequeñita comer de todo todo. El paladar creo que se educa como el buen gusto, la pintura, la música, la literatura, las cosas bonitas en general, cuánto más ves, más cosas pruebes, más y mejor gusto tendrán también los chiquititos de la casa cultivándose para llegar a la edad adulta llenos de amor por las buenas cosas que nos da la vida.

    En fin, me lo has puesto a huevo. Hace nada hablaba este tema con una amiga médico pediatra (vacunas, vacunas gratis total... qué poca vergüenza tienen algunos). Despachos de políticos gratis, coches oficiales, dietas a diputados con casa en Madrid y cobrando esos desplazamientos desde sus provincias al Congreso... ¡Ay! si yo te contara.

    Bueno, amiga, mil besos a las tres y cuidaros mucho. Y sigue tapàndole su herida de guerra para que no le quede señal alguna de sus batallitas, pobre, tan pequeña y ya la mayor de las dos.

    ResponderEliminar
  7. Tiene una pinta deliciosa.
    Si quieres publicar tus recetas en facebook en la pagina. Te dejo el enlace:

    https://www.facebook.com/groups/185012434898921

    ResponderEliminar
  8. Hola Cuca, cuánto tiempo, lo primero el postre, sencillo, rico, apetitoso y resultón. En cuanto a las vacunas comparto totalmente tu opinión , es importante suministrárselas a los niños y no entiendo a esos padres que pasan de ellas. Para mi ¡Increible!. Veo que tu pequeñita va creciendo y la mayor ,no te preocupes que se adaptará pronto a su nuevo cole, sobre todo si va con su mejor amiga. Tengo dos nietos de las edades de tus hijas , el mayor pobrete, será el cuarto colegio al que irá, ya que antes vivían en Holanda con otro idioma y otras costumbres y la verdad es que nunca ha tenido ningún problema, o sea que verás como tu peque se adaptará rápido. Un beso grande

    ResponderEliminar
  9. Hola Cuca, ese tema vacunal es un poco complicado y personal. Yo tengo tres hijos ya adultos y el tema vacuna-laboratorio-interés.....en fin un poco-mucho personal la triple vírica cubre la galopante? pues no! Cuantas dudas y miedos he pasado y mis hijos eran y son lo más importante de mi vida, por eso te entiendo....Pasando a este rico postre solo decirte que tiene que ser un pecado de los gordos con ese limón y coco....mmmmm!!! besinos wapa

    ResponderEliminar
  10. Qué tres ingredientes más ricos Cuca, me gustan todos por separado y juntos debe ser una gozada!! Bs.

    ResponderEliminar
  11. Hola Cuca.
    El mundo está un poco al revés y el tema de los movimientos anti vacunas, me asusta y no lo puedo entender. En Italia la ministra de sanidad es de esos.
    Comparto todo lo que dices y ojalá sirva para que alguien les y entienda.
    Hace tiempo y quiero hacer un postre con limón y mucho, que publiqué uno. Ver el tuyo y entrarme mono.
    Sí que me gusta el coco de todas las formas.
    Me alegro de que tú verano en familia discurra sin alteraciones y que tus niñas sigan creciendo felices.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. El tema de las vacunas es un mundo... además que en europa no son obligatorias las mismas vacunas. Más de una vez llegando en Francia me preguntó la pediatra el porqué de tantas vacunas (las recomendadas por el pediatra en Barcelona)... hija aquí tuvimos este año en el cole un caso de escarlatina, otro de sarampión y otro de tosferina. Obviamente sólo niños sin vacunar. Y lo peor el gasto para la comunidad puesto que con la que se armö tuvieron que hacer pruebas a los 800 niños y personal del centro escolar. Y aquí me callo que sino estallo...
    El coco sabe a verano veranito. Sin leche condensada que a mi me gusta a cucharadas pero no en las recetas porque empalaga mucho jajaja
    Besos y feliz fin de semana guapa.
    Y disfruta de vuestro verano antes de los cambios de setiembre😘

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Hola Cuca!! Pues estoy de enhorabuena con tu postre, me encanta el limón, me encanta el coco, me encantan los yogures griegos y me encantan los postre fresquitos y que se hacen rápido como éste. No me comería un vasito, ¡¡me comería dos!! Y sin remordimientos, je, je, que por eso yo lo valgo y me los merezco. A mí también me recuerda al verano, los aromas del coco y del limón, la textura del postre...¡¡todo!! Y bueno, unas fotos que le has hecho muy refrescantes, con ese mantelito azul, con color del mar...
    Estoy totalmente de acuerdo contigo con lo de las vacunas, enfermedades erradicadas del todo en nuestro país (gracias a las vacunas, claro está, pero que como ya no son comunes, la gente pasa de ellas y se piensan que ya no hay que vacunas, pues así pasa, que vuelven). Además, estas enfermedades, en su día, eran mortales, no estamos hablando de cualquier tontería, así que jugar a no ponerlas, implica vuelta a una enfermedad mortal. Vamos, como si nos dijeran que si nos ponemos una vacuna, nos curamos del cáncer, pues que se la pondría todo el mundo, aunque lo tuviéramos que pagar, pero claro, el cáncer lo vemos como una enfermedad mortal porque hoy en día sigue matando gente, ah, pero como el sarampión no mata gente, ¡¡pero la mataba!! El problema es que para algunas cosas, no tenemos memoria, y para otras que debíamos enterrar del pasado, nos empeñamos en volver a sacar. En fin, son voluntarias las vacunas, pero deberían ser obligatorias. No es obligatorio limpiar tu casa, pero cuando las cucarachas, pulgas, el mal olor sale por la puerta y afecta a los vecinos, el problema es de todos. Y la libertad de uno, acaba cuando empieza la del otro.
    Me alegra que Lara vaya mejor con su herida, y lo de las puertas abiertas del colegio está muy bien, es buena ideal, y si tú estás cerquita de ella en el trabajo, seguro que le sirve para que cada vez le guste más su cole. Es cierto que ya no va a jugar tanto en este y le van a apretar un poquito más con los "estudios" y ese cambio también lo nota, pero bueno, poquito a poco, pero entiendo que te preocupe, porque quieres que ella esté bien y le guste su cole, pero ya verás como tarde o temprano, seguro que más temprano, se adapta fenomenal y cuando haga muchos amiguitos, va a querer ir al cole hasta los domingos, ja, ja.
    Por cierto, siento la tardanza en venir a verte, pero ayer yo también estuve todo el día con "mis niñas!, nos fuimos todo el día a la ciudad de rebajas, con mi sobrina pequeña (19 años), mi sobrina mayor (29 años) y mi hermana pequeña, que tiene tu edad y yo. Lo bueno, es que más o menos todas compramos y nos apañamos en las mismas tiendas y así no tenemos lío a donde queremos ir. Lo pasamos bien, como siempre que nos vamos las cuatro de rebajas, pero terminé muuuuuerta. Besitos para tus niñas y para ti.

    ResponderEliminar
  14. Este postre es para mi el limon y el coco me encanta , yo tambien soy de tu opinion , mi hija tiene todas las vacunas y las que no las pasaban se las comprabas, que lara vea su nuevo cole esta muy bien para que se valla haciendo la idea y no le coja de golpe besitos para las tres .

    ResponderEliminar
  15. Querida Cuca, vienes muy aguerrida con estos temas candentes, ese tema de las vacuna, ayyyy! En Venezuela nunca escuché nada de un movimienton antivacunas, allá hay una cultura de vacunas muy arraigada, nadie pone en duda su efectividad y el sistema de salud público provee digamos el 90% de las vacunas, recuerdo que en el ambulatorio de mi pueblo te llaman días antes de la fecha correspondiente a recordarte de la cita (al menos así era antes de venirme). Aquí es otra historia, sólo si tienes un plan de salud y éste cubre las vacunas, estás bien, de lo contrario tienes que pagarlas y son hipercarísimas! Yo creo que por eso mucha gente dice que no vacuna a sus hijos y saca excusas del autismo y todo ese cuento, porque sencillamente mucha gente no tiene como pagarlas!
    Pero bueno, no quiero hacer tan largo mi comentario, se me cuelgue la máquina y se borre todo! (está que echa el tiro mi compu)
    Me llevo mi vasito que se ven tan ricos, el coco me rechifla y el limón, mas, jaja!
    Espero que Lara se recupere y ten paciencia con la adaptación al nuevo colegio, no es fácil para ellos enfrentar estos cambios, puede parecer una tontería para uno, pero es no es tal para ellos, ya verás que poco a poco va mirando las cosas de manera positiva.
    Besitos a las tres!

    ResponderEliminar
  16. Hola Cuca yo pienso igual que tu soy de la que dice que nunca esta de mas poner las vacunas correspondientes todo lo que sea prevenir no esta de mas y si hay que poner alguna que no entra por la seguridad social tambien se la he puesto ,mi hijo cumple 18 el año que viene asi que me imagino que habra cambiado todo desde que yo se las puse a el nunca le paso nada que no fuera lo habitual despues de poner la vacuna y no tengo ninguna anecdota con mal recuerdo de ello.
    No entiendo a los padres que no se las quieren poner a sus hijos aunque los respeto.
    Me alegra que a Lara le gustase su nuevo cole ,veras como se lo va a pasar genial y hara muchos amiguit@s.
    De estos vasitos que decirte si me encantan los postres con limon ya he tomado nota para hacerlos por que como buena miembra del club culo veo culo quiero se me han antojado.
    Uummmmmmmmmmm seguro que en casa no dejaron de hacerte la ola ,no dejan de decirme comeme ,te han quedado de relujo.
    Bicos mil para los cuatro y feliz finde wapisimaa.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Cuca! Aunque no lo parezca aún me estoy estrenando en esto del blog y los comentarios, con decirte que un día me dio por mirar y tenía comentarios de cuando creé el blog y ya llovió porque no sé si llevo un año o más. ¡jajaja! A veces soy muy despistada y con mi vida personal ya que tengo una niña pequeña que ahora en Agosto cumple ya los 4 añitos, te puedes imaginar.
    Volviendo a la receta que es lo importante, qué receta más sencilla y apuesto que deliciosa porque me encantan los yogures griegos, el limón, el coco, básicamente todo. Tengo yo una receta similar (similar porque lleva yogur griego y limón) pero que nunca me dio por compartir pero quizá me anime porque de sabor está bien buena. Muchas gracias por tu receta :) un besito

    ResponderEliminar
  18. Con esos ingredientes aciertas seguro. Una crema deliciosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Hombre entretenida ya veo que estas, jaja y que todavía tienes tiempo para hacernos estas cosas tan ricas ya veo que también.
    Yo hace unos meses me enfadé muchísimo con una noticia de la prensa que decía que había habido brotes de viruela por culpa de que había madres en contra de las vacunaciones...¡valiente anormales!....no las pilla mi suegra...que ella tiene poliomelitis y les tenía a sus hijos probando todo tipo de vacunas porque no quería que sus hijos pasaran por una enfermedad como la suya....yo he vacunado a mis hijos siempre, no me he saltado ninguna...es más, hasta a Maialen del virus del papiloma y eso que estaba pasada de fechas 2 años...porque creo que era solo hasta los 14 y tenía 16...una amiga pediatra nos dijo, ¡vacunarlas! que el cáncer de cuello de útero es peligroso..y todas las amigas con las niñas mayores lo hicimos...esto es medicina preventiva señores...y para algo se inventaron las vacunas...pero hay muchas madres histéricas, que no les dan ni un medicamento a sus hijos y así me contagiaron a mi una neumonía que casi me tiene en un hospital 15 días.....en fín...que así están tus pollitos de guapas...están preciosas.
    Me parece bien que intentes que Lara no se traumatice...pero muchas veces te parece que al principio van genial y luego surge a los 20 días un detonante de cualquier tipo...alguien que le asusta...o alguien que le hace un feo y la cosa se tuerce...pero estate tranquila que son cosas normales y los niños al final pueden con todo.
    Un besazo reina...me llevo tus vasitos con esas galletitas tan "cucas"
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  20. Hola Cuca, el mundo está loco, cuando mis hijas eran pequeñas también estaban rondando alrededor los antivacunas que no sabes la lata que daban. Yo he vacunado a mis hijas de todo y mis padres a mí. No entiendo a quien no lo hace.
    Me encnata esta crema tan delciosa con sabor a limón, parece que me llega el aroma de los limones y el saborcillo tan rico. Un beso

    ResponderEliminar
  21. Qué delicia de postre con esos ingredientes seguro que está muy rico... Besos

    ResponderEliminar
  22. Hola Cuca, yo pienso igual que tu con respecto a las vacunas, cuando mis hijos eran pequeños se las puse todas las que tocaban igual como me las pusieron a mi. Yo creo que todo el mundo puede hacer con su vida lo que quiera, pero siempre que no ponga en peligro la salud de los demás.
    Estos vasitos me encantan, todo lo que lleva limón me chifla, y si además le añades coco me parece un postre perfecto para el verano....
    Un bst.

    ResponderEliminar
  23. You have a wonderful blog! I decided to follow you because it is very interesting and close to me what you write :)

    Look at me, I'll be glad if you follow me back ^^

    xoxo

    MY NEW POST ♥♥♥

    ResponderEliminar
  24. Cierto, gracias a las vacunas nos hemos salvado de padecer muchas enfermedades.
    Sólo a uno de mis hijos lo he vacunado del sarampión, el resto lo han pasado, pero esa vacuna me ha costado noches de insomnio, años atrás se comentaba, por mi mismo pediatra de entonces, que había producido brotes de encefalitis y que era mucho peor el remedio que la enfermedad, en fin, he tenido la gran suerte de que ha mi hijo no le ha pasado nada y hoy en día es un hombre fuerte, un galeno que aconseja ponerse las vacunas establecidas.
    Y en cuanto a tu receta, es la ideal para estos días de calor, tomo nota, tengo que hacerla y, cuando la degustemos tranquilamente al aire libre, me acordaré de ti.
    Gracias por tu cariñoso comentario, haces que se te sienta cercana.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  25. Comparto tu opinión , es mejor prevenir que curar, como se suele decir que después no sirven de nada las lamentaciones.
    Respecto a la receta me parece una crema deliciosa . A Dios gracias que los gustos se van reformando, a mi me pasa igual y me pregunto como es posible que no me gustara de pequeña algo tan rico jeje.
    Enfin , porque no puedo pillarme un vasito de esos tan cuquis, que si no, ya nos haríamos amigos al instante .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Adoro el limón y el coco, así que esta crema me parece deliciosa, ¡para chuparse los dedos!.
    Completamente de acuerdo contigo en el tema de las vacunas.
    Y sobre la herida: yo me quemé con el vapor de la Thermomix, y a base de Bio-Oil y aceite de rosa mosqueta no me ha quedado ni siquiera señal, lo único que pasa es que hay que tener mucha constancia. Pero, si se tiene, seguro que le queda estupendamente.
    Un besote, guapísma.

    ResponderEliminar
  27. Hola Cuca, el tema de las vacunas es bastante extenso, aunque yo soy de las que piensan que estoy a favor de ellas.
    Este postre me gusta mucho, sabes la leche condensada no me va mucho y me encanta que lo sustituya por los yogures, el limón me gusta mucho y los míos recién cogidos del árbol son con ese olor que te embriagó en la frutería así que imagínate y el coco me gusta muchísimo, así que me va a encantar tu postre seguro.
    Un beso y nos vemos en septiembre, me tomo unas vacaciones en el blog, hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  28. Qué rico postre, me ha encantado! Con respecto a las vacunas hay mucha controversia con seguidores y detractores. Yo en concreto, estoy a favor de ellas... besos

    ResponderEliminar
  29. Esta receta si que es apta para mis manos patosas que parecen pie de oso!!! jajajaa
    Eso sí... yo soy pro leche condensada, me comería el taro entero a riesgo de morir en el intento, no me importaría en absoluto!!

    En cuanto a las vacunas... ya me conoces, no tengo mucho más que añadir a parte de que la gente es idiota.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar

Gracias.
Por llegar por primera vez, por regresar tras un largo tiempo, por venir cada semana.
Gracias.
Por leer hasta el final y por las palabras que me dejas o te guardas para ti.
Gracias.
Por formar parte de esta aventura.