jueves, 15 de febrero de 2018

Crema de Cappuccino en vasitos

Me gusta el café. Es más, adoro el café.

El aroma, el sabor, ese gusto amargo que te deja en la boca...

Lo mío con esta bebida es un idilio de hace años. Y cuando digo años me refiero a muchos años de verdad porque siendo una enana yo ya tomaba café.

Pero enana, enana de verdad porque con seis o siete años, de manera ocasional yo tomaba café.

Supongo que son situaciones que a finales de los ochenta eran si no habituales al menos permisibles pero que a día de hoy igual nos escandalizábamos si viéramos a una niña tomando café.

En realidad toda mi familia ha sido siempre muy cafetera. Mis abuelos paternos tenían una casa en una aldea que tenía chimeneas en la cocina (de hecho tenía en las dos cocinas) y en el salón y era precisamente en la del salón en la que siempre había al fuego una olla pequeña, con dos asas, que era de porcelana. Marrón por fuera y azul por dentro. Con su tapadera. Seguramente muchos de vosotros recordeis este tipo de ollas porque las había de todos los tamaños y durante muchísimos años estuvieron en todas las casas.

En esta olla siempre había café. Un café que se hacía al calor del fuego, sin prisa. Sólo agua y un buen puñado de granos de café, de aquellos que olían a café a metros.

Siempre que llegábamos mi padre se servía un café en unos vasos de cristal, transparentes, un poco barrigudos que había al lado de la chimenea y desde muy pequeños tanto a mi hermano como a mí nos ponían un poquito en un vaso que tomábamos encantados.

Sólo, amargo, muy negro... Sí que es cierto que al principio le ponía mucho azúcar, pero jamás lo tomé con leche. Es más, la primera vez que me tomé un café con leche fue cuando estuve en el hospital cuando nació Lara. Si es que a eso se le puede llamar café con leche porque era una taza de leche con un sobre de café descafeinado soluble.

Con el paso de los años empecé a apreciarlo lo más puro posible y jamás lo altero con azúcar ni ningún tipo de endulzante.

A día de hoy no sé si estaría bien visto que un niño con seis años tomase café. Tampoco es que fuera todos los días ni en grandes cantidades pero las cosas han cambiado y no se vería probablemente con buenos ojos.

No obstante os puedo asegurar que esto es hereditario. Lara se pirra por el café desde que tenía siete u ocho meses. Se vuelve loca cuando escucha la cafetera y está rauda a tu lado tirándote de la ropa y exigiendo su parte.

Al final acabo cediendo y le doy un poquito de la espuma del café con una cucharilla pero cada día pide más. Por lo visto esto le ha pasado a más bebés porque me comentaba mi jefa que uno de sus hijos era igual y ella le dejaba meter el dedo en su café (templado, por supuesto) y el niño era feliz con el poquito café que podía lamer de su dedo.

Yo he optado por comprar cápsulas de café descafeinado (la de sacrificios que hace una madre por sus hijos) para que la espuma que toma Lara no lleve cafeina, pero me sorprende muchísimo ese gusto por el café desde bien pequeña porque evidentemente a nadie se le ocurrió ofrecerle a probar el café porque ese sabor no gusta a los niños (y tampoco a muchos adultos) pero a mi hija la vuelve loca.

Con toda esta batallita del pasado y su devenir en el presente os traigo esta semana una receta con sabor a café como no podía ser de otra manera.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo

Ahora que ha pasado San Valentín y que casi ni nos acordamos de los kilos que nos regalaron las navidades vamos a preparar un postrecito con mucho sabor pero con muy pocas calorías que Semana Santa está a la vuelta de la esquina y con ella sus deliciosos dulces tradicionales que cuando queramos acordar asomarán la patita a la blogosfera.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo
Pues para hacerle sitio a torrijas, roscos, pestiños, leche frita, arroz con leche y todo lo que está por llegar sin tener que renunciar al postre aquí os traigo esta crema de cappuccino que es tremendamente ligera y cuya elaboración no tiene misterio alguno.

Es un postre que ideé cuando decidí ponerme a dieta antes de las navidades para no tener el vacío existencial que deja el postre cuando tienes que renunciar a él.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo
Que por cierto no entiendo por qué (al menos antes) los camareros te preguntan después de la comida si vas a tomar postre o café. Ejem. Yo quiero postre y café. ¿Acaso es pedir tanto? A mí es una cosa que desde pequeña me llamaba poderosamente la atención y no entendía por qué había que renunciar a uno de los dos.

Que hablando de camareros y de cafés el gremio sigue siendo pelín de la vieja escuela porque siempre le plantan el café solo al hombre. Estoy cansada de ir con mi marido, mi hermano o algún amigo o compañero, pedir en cualquier cafetería en plan "pónganos un café solo y uno con leche" o "pónganos un café solo y una Coca Cola" y cuando te sirven que siempre, siempre, siempre den por hecho que el café solo es para él. ¡No lo entiendo! ¿Acaso las mujeres no toman café?

Estoy interesada por saber si a vosotras os ha pasado lo mismo.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo
De vuelta a este postre os diré que no es el más rico del mundo. Es una pena pero en esta vida no se puede tener todo. Los postres, por desgracia, son calóricos y si queremos hacer un postre con pocas calorías no podemos pretender que sea uno de esos postres que al comerlo te quedas sin palabras.

Con esta crema al menos no tendrás que renunciar al postre que ya es algo ¡y tampoco al café porque lo lleva incluído!

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo

Se prepara en poco más de veinte minutos y la mayor complicación que tiene es calentar la leche ¡con eso os lo digo todo!

Y bueno, es resultón cuando lo presentas, que eso también hace, así que se merecía un hueco en mi cocina virtual entre los postres más saludables y poco calóricos que últimamente brillan por su ausencia y eso no está bien.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo

Además es un postre de aprovechamiento de los que son últimamente tan frecuentes en mi  cocina y aún así sigo teniendo cosas a las que dar salida porque ha sido mucho tiempo de atesoramiento junto con la parada por el nacimiento de Lara y la "huelga de manga pastelera caída" del verano que prácticamente no reposteé nada durante tres meses.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo
Confieso que estaba (y sigo estando) hasta el moño de ver en el armario una lata de cappuccino instantáneo que atesoró mi costillo y a la que no ha hecho caso en muchísimo tiempo. También quedaba un litro de leche de soja dando vueltas por la cocina. De eso me declaro culpable yo. Tengo épocas que me da por beber leche de soja por las noches y toda la que haya en casa es poca. Y de repente dejo de tomarla y ahí se puede quedar esperando.

Así que con la fecha de caducidad casi al límite me metí en la cocina y el resultado fueron estos vasitos.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo
Si quereis un postre con un poco más de gracia podéis sustituir parte de la leche por nata o por yogur y estará más cremoso.

Además podéis poner azúcar si sois más golosos, porque para mí con la que tiene la leche de soja es suficiente, pero ya sabeis que yo el dulce lo tomo en cantidades pequeñas.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo sin horno facil rapido postre
A favor tiene que fresquito entra muy bien así que tened la receta a mano para los días de calor que cuando menos acordemos el frío hace las maletas y se larga y pasamos a quejarnos del calor que tenemos y de lo bien que estamos en invierno al amor del calor del horno. ¡Que no estamos bien con nada!

Y como siempre, antes de dejaros la receta os dejo con el vasito que tenía reservado para vosotros por si aún teníais dudas.

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo sin horno facil rapido postre






Ingredientes:

* 1 litro de leche de soja
* 8 cucharadas de postre de preparado instantáneo para Cappuccino
* 1 chorrito generoso de caramelo líquido (unas dos o tres cucharadas soperas)
* 5 láminas de gelatina neutra
* Bolitas de chocolate de tres colores para decorar.

Elaboración:

1. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina neutra en un bol con agua fría.

2. En una cazuela ponemos la leche de soja y la ponemos a calentar. Removemos de vez en cuando para evitar que se pegue.

3. Cuando la leche comience a humear y antes de que rompa a hervir añadimos las cucharadas de preparado para cappuccino y removemos bien con las varillas para que se disuelva completamente.

4. A continuación añadimos el caramelo líquido a la vez que vamos removiendo para evitar que se deposite en el fondo y que se queme.

5. Escurrimos las hojas de gelatina y las añadimos a la cazuela. Removemos bien para que se deshagan y se integren en la crema. Mantenemos al fuego unos minutos más.

6. Retiramos del fuego y vertemos en los vasitos o boles que hayamos elegido para presentarlos. Como está muy líquido y para evitar quemaduras yo lo pongo en una jarrita y desde ahí voy poniéndolo en los vasitos. Es limpio porque no se derrama nada y muy seguro ya que evitas quemaduras.

7. Esperamos a que se enfríe, tapamos y metemos en la nevera hasta que cuaje.

8. Antes de servir decoramos con unas bolitas de tres chocolates.

https://sites.google.com/site/dulcessecretosdecuca/crema-de-cappuccino-en-vasitos

Con estas cantidades da para ocho vasitos, que bien tapados aguantan varios días en la nevera. 

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo sin horno facil rapido postre

Os aconsejo poner las bolitas justo antes de comer porque si no se ablandarán y el chocolate se agrietará. No afecta al sabor pero la imagen no es la mejor posible. Es mi experiencia con los vasitos que monté para las fotos. 

Crema vasitos cappuccino capuchino soja caramelo sin horno facil rapido postre
La princesa Lara sigue con sus cosas de bebé ¡que el sábado cumple ya dos años! No me puedo creer que lleve ya dos años con nosotros.

Estos últimos días no está malita pero tampoco acaba de estar bien ¿sabéis esa sensación de estar esperando que caiga algo nuevo? pues así estoy yo cada día con ella porque una semana sin ir al pediatra es todo un logro en estos meses. Y cuando la escucho toser se me encoje el corazón pensando si puede tener algo en el pecho (le temo mucho a los aerosoles) pero tampoco quiero volverme una paranoica.

Además como yo el lunes estuve malísima con una gastroenteritis me daba pánico que pudiera cogerla ella porque ya sabéis que el tema de los vómitos de la niña lo llevo pelín regular. Por suerte fue cuestión de 24 horas y al día siguiente ya estaba haciendo vida normal. No ha sido precisamente una operación biquini como yo esperaba ja ja ja

La semana que viene os contaré qué tal el cumple de Lara y sigo poniéndome al día con las visitas que no quiero perderme nada de lo que publiquéis.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

61 comentarios:

  1. Yo también soy muy cafetera, la más de casa, aunque todos se toman alguno cuando está hecho. Por supuesto me llevo tu postre, yo lo haré con leche de avena que es la que tomo habitualmente, así de ligero es como me gustan y no hay problema de mala conciencia tras la comida, ni en la merienda, que también va muy bien.
    En cuanto a mi opinión sobre comportamientos con tintes machistas, te diré que cada vez los tolero menos, hasta el punto de levantarme e irme de algunos sitios. Ya está bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Cuca!! Yo también pienso que lo del café va en los genes, tanto para gustarte como para odiarlo. Y a quién le llama la atención, normalmente, le llama desde pequeño, pues yo también conozco a más niños pequeños, casi bebés, que les llama mucho la atención el café, sólo oír la cucharilla que tintinea y se vuelven locos.
    Está bien eso de ir alternando postres más calóricos con otros más ligeros, así cada uno puede elegir lo que más le apetezca en el momento, pues muchas veces nos apetece un postre menos pesado y en otras ocasiones, nos apetecen más dulces.
    Yo no soy nada de café, pero si soporto unos granitos en los postres o en el bombón (leche condensada-café), eso si, te tunearía el postre, bajando las cucharadas de café de ocho a una y añadiendo un buen chorreón de leche condensada a la leche de soja, y así te aseguro que estaría a mi gusto al 100%. Tampoco han sido tantos los cambios, y disfruto como la que más de tu postre.
    Bueno, me alegro que Lara haya apartado un poco los virus, y tú no le hayas pegado la gastroenteritis, que hubiera sido lo más fácil, pero esta vez Lara ha sido fuerte y ha sorteado las adversidades. Espero que disfrutéis del día de su cumple, ahora que se entera más de todo, se sentirá super feliz ese día sabiendo que ella es la protagonista total. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Se ve riquísima esta crema de capuchino.
    Las fotos hablan por si solas, preciosas.
    Nos apuntamos la receta!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me ha quedado claro eres muy cafetera!!
    Yo, solo sin leche no lo puedo tomar, y tampoco más de un café al día. Solo tomo el de la mañana con el desayuno. Me sientan fatal.
    Si me lo tomo sin comer ya me veo vomitando a media mañana, y si me tomo uno por la tarde me tiembla todo.
    Y lo peor, que si no tomo ninguno me explota la cabeza de migraña. Soy un caso perdido jaja.
    En postres no me hace el mismo efecto, así que encantada me llevo un vasito de estos tan cuqui que has preparado!!

    Ya nos contarás sobre el cumple de Lara, madre mía ya el segundo. Qué rápido crecen verdad??

    Un beso y me alegro que ya esté mejor!!

    ResponderEliminar
  5. Yo no soy cafetera en absoluto pero sí que de vez en cuando me apetece un postrecito de café y este tuyo pinta de lo mejor. Se ve delicioso. Besoss

    ResponderEliminar
  6. Hola Cuca, justo ayer pensaba en tu hija. -¿era por estas fechas que nació Lara, y ya hace 2 años?, No, será 1 año..., pero tampoco me suena un año...¡madre mía, cómo pasa el tiempo!. ¡¡2 añitos, ya!!
    Ya verás como estará "divina" para el día de su cumple. ¡¡Pasarlo re-que-te-bien!!, ya nos contarás.
    Referente al tema café, yo no he sido muy "cafetera", de pequeña tomaba cola-cao y nunca le di mucha importancia al café. Ahora tomo 2 cafés con leche a diario, y pocas veces lo tomo solo, a veces con hielo pero con edulcorante, incapaz de tomarlo sin azúcar, y eso que lo he intentado. El café con leche si que hace años que lo tomo sin azúcar.
    Este tipo de cremas frías ya sabes que me encantan porque no hay que hornear y en un plis se preparan. Tendré que probar este cappuccino, promete estar super rico.
    Feliz cumpleaños.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Pues nunca me ha pasado que le pongan un café a mi marido o novio o jefe estando yo con ellos en París... Además que mi marido el café ni olerlo :o) Y el mío bien negro pero con leche (un antojo del embarazo que aquí se quedó!!!). Lo del café mujer no te preocupes, Polyanna cuando íbamos a la tienda nespresso con 6/12 meses se chupaba mi café tal cual y ya ves como no pasa nada jejeje además el pediatra me dijo en su momento que mejor darle un poco de vez en cuando para que después no lo consuma en exceso. Y ahora con 8 años no quiere probarlo. Ainss me olvidaba, mi abuela de niña en su casa le ponían café con leche para desayunar como para sus hermanos pequeñitos... Modas y prejuicios!
    Pues el postre hoy con tu permiso lo de dejo porque no soy de gelatinas, pero ya tengo de sobras por aquí jejeje
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  8. Hola cuca ! yo de café solo no soy ,pero con leche me puedo tomar 3 al día en los vasitos de postre como siempre llevan leche no tengo problema ,y no lo tendría con un par de los que has preparado que tienen una pinta estupenda
    por cierto ,leí el libro que tienes en las fotos hace ya tiempo y me gusto bastante
    bss

    ResponderEliminar
  9. Cuca soy una amante del café, en invierno bien caliente y en verano con hielo me apasiona, estos vasitos me los tomaría a pares y los haré para probar esta crema, creo que nunca la hice y me pica el gusanillo por probarla, además veo que se hacen pronto y tener a mano recetas rápidas para cuando no tengo tiempo es una gozada....Bess

    ResponderEliminar
  10. Cuca , un postre delicioso digno de las mejores mesas , me encanta
    besinos

    ResponderEliminar
  11. Hola Cuca, ahora voy a tu receta de hoy jjj, yo soy cafetera, pero tampoco me paso,y sobre todo soy de café con leche.. bueno... muuucho café y un chorrito de leche, me gusta asi, aguachirli, jjajaja.
    El aroma me despierta, me encanta, pero los postres de café ... me gustan pero no me enloquecen, lo mismo me pasa con el helado de chocolate, fijate.. que me chifla el chocolate menos en helado, no sabría decirte porque.
    De todos modos esos vasitos los veo sensacionales, sabes que uso yo para bajarle calorías y que sean cremosos? el queso de untar desnatado, me gusta como queda.
    De todos modos a ti consejos no te hacen falta porque eres una pedazo de artistaza!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Todos los consejos son bienvenidos Toñi! De hecho me ha gustado muchísimo la sugerencia.

      Eliminar
  12. Una vez mas se confirma que estamos en sintonía y en onda, justo de esto hablabamos el otro día!!!!!!!!!! Espera a ver el post de la semana que viene y verás como una carcajada te sale seguro.
    Como ya comentamos, yo no era adicta al café, pero me estoy haciendo cada vez mas con el tema de que le tengo que robar horas al sueño para poder llegar a todo lo que quiero.
    Es que no quiero decir mas al respecto para no "retratarme"... Te encomiendo a mi post de la proxima semana :-)
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allí me tendrás fijo. Ahora me dejas en ascuas ¡que lo sepas!

      Eliminar
  13. Cuca yo soy de las tuyas adoro el cafe y solo sin leche , sabes que ami me pasa cuando salimos yo pido un cafe solo y mi marido un zumo y siempre le ponen el cafe a mi marido , como pasa el tiempo ya dos años parece que fue ayer cuando nos contabas tu embarazo , unos tarrito muy ricos y facilitos me gustan , besitos

    ResponderEliminar
  14. Cuca pues yo soy lo que se dice #Coffeelover y #Coffeeaddict sin remisión, lo quiero solo, sin leche y sin azúcar, mejor espresso corto que largo, y siempre recién hecho, lo detesto frío, o recalentado. Y si puede ir acompañado de un trocito de chocolate al 85% de cacao, es lo máximo.
    Lo tomo a cualquier hora, sin problemas de desvelo, aunque limito mi dosis a dos al día, por cuestiones de vida saludable.
    Nunca he observado eso del servicio de camareros, yo si pido un café, como lo pido yo, me lo ponen a mí y no a mi Santo, que por cierto jamás toma café. No sé si tu alegato reivindicativo ("feminista") es debido a todo el tema que está en boga de la desigualdad, pero yo al menos no me siento diferente eso sí como dijo un dia alguien, no confundamos peras con manzanas, cada uno es lo que es y por mucho que queramos, siempre habrá diferencias latentes, jajaja.
    Tu postrecito es rico, fácil y fresquito, me gustan estas pequeñas cosas de la vida, que con muy poco nos hacen pasar momentos muy felices, jejeje.
    Besitos, y bueno ya nos contarás como fue el cumple de la princesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué va Concha! El alegato ha salido espontáneo, por el tema del café. El tema de los miembros, las miembras y la madre que parió a Panete te aseguro que hace mucho que me lo trae al pairo. Yo jamás me he sentido inferior a nadie ni me ha ofendido el género que se haya utilizado así que este movimiento de reivindicación me da bastante igual.

      Eliminar
  15. Hola, nuevo seguidor! Felicitaciones por blogs y publicaciones; aquí el último publicado por mí: https://ioamoilibrieleserietv.blogspot.it/2018/02/segnalazione-serie-la-principessa-degli_15.html


    Si quieres te espero como lector (puedes encontrar el blog en Facebook e Instagram como: ioamoilibrieeleserietv)

    gracias

    ResponderEliminar
  16. Cómo pasa el tiempo, nena, dos años va a hacer Lara y parece que fue ayer cuando contabas tu embarazo, de verdad que da miedo lo rápido que se van los días.
    En mi familia pasa lo mismo con el café, además era el negocio familiar así que te podrás imaginar que todo son cafeteros hasta decir basta y mis hermanas desayunaban café desde bien pequeñas. Yo soy el bicho raro de la familia, tomo muy de vez en cuando y siempre con leche, y a partir de la tarde porque por la mañana me sienta como una patada en el estómago... ya ves que todos tenemos nuestras cositas, jajaja.
    Tu postre me encanta, yo le quito la leche de soja si no te importa, pero lo demás te lo compro!
    Un besazo, cuídate y un besito a Lara.

    ResponderEliminar
  17. Uy el cafe aqui en casa es como el pan de todos los dias! Mi esposo y yo tomamos mucho cafe, nos encanta! Asi que me apunto tu rico y ligero postre, que veo que lleva leche de soja, asi que tengo que probarlo que se ve riquisimo!
    Bs

    ResponderEliminar
  18. Hola Cuca. Me gusta el café pero no con tanta adicción como la que tienes jj, lo que si te digo es que si no tomo café como desayuno el día para mí es muy largo jj. Solo lo tomo al día en el desayuno y cuando voy de comida o cena no suelo perdonarlo.
    En mis tiempos de niño apenas había café, recuerdo que el que había se conseguía de estraperlo jj. Lo normal era tomar el de cebada tostada o de achicoria, por cierto que me encantaba su sabor jj.
    Esta crema que nos presentas no dudo de que tiene que estar exquisita. Imagino su sabor y la textura que debe tener y la boca se me hace agua. Fácil de preparar y fabuloso para disfrutarlo.
    El tiempo pasa volando, parece que fue ayer cuando nos comentabas que estabas embarazada y ya han pasado dos años con Lara a tu lado.
    Aunque con incidencias en su salud, es lo normal en los niños pequeños, estoy convencido de que con los cuidados y con el cariño que le das, Lara seguirá creciendo a pasos agigantados.
    Me alegro que tu gastroenteritis no durara mucho.
    Un abrazo para las dos.

    ResponderEliminar
  19. Yo también adoro el café!! Mi mejor momento del día es cuando me levanto por la mañana y me tomo mi café!!
    Me ha encantado la receta!! Qué rica!! Tiene una pinta estupenda!! Ya la he apuntado!! Voy a hacerla!!
    Besicos!!

    ResponderEliminar
  20. Espero que estes mejor y que Lara no recaiga ,seguro que el sabado su cumpleaños sera un exito ahora como es mas mayor disfrutara mucho de ello , como pasa el tiempo 2 años ya .
    Madre del amooooooooor hermoso no te imaginas como me tienes de babeadita con esta crema de cappucino, de buena gana daba cuenta de un vasito, te ha quedado de relujo no lo siguiente y no dudo lo mas minimo que esten de muerte relenta.
    Por cierto aqui preguntan si quieres postre si dices que no ya te ofren el cafe pero una cosa u otra no y no hacen distincion como te pasa ahi.
    Bicos mil y felizfin de semana wapa.

    ResponderEliminar
  21. Pues no sabes cómo me he identificado contigo en lo del gusto por el café, ahora trato de no abusar, pero hubo épocas en que tomaba hasta seis tazas al día. Yo lo heredé de mi madre. Su única tarta de cumpleaños fue siempre la de Mocca y yo la sigo haciendo. Un postrecito bien ligero y agradable, se agradece la receta.

    ResponderEliminar
  22. No estás sola en esto del café a tempranas edades. Yo también lo tomé bien pronto. Pero más bien lo recuerdo de cebada tostada, que era más común por entonces tomarlo en las casas, fue más tarde cuando se impuso el café café. Quizás también por eso se lo daban a los niños, no sé mucho de cafés pero creo que el de cebada es más saludable, si sé que no contiene cafeína. Te hablo de principios de los sesenta, por entonces tú no habrías nacido aún.
    Seguro que estos vasitos van a gustar en casa, aunque yo no soy mucho de leche de soja, sin embargo mi hija es la que suele tomar por lo que no me falta, tampoco el café capuchino falta, ya ves, casi lo tengo ya preparado jjj. Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  23. Yo en mi niñez era de las del "Cola-Cao", pero de un tiempo a esta parte me he vuelto más cafetera. Hay veces que lo preparo no porque me apetezca en ese momento una taza de café sino porque me entusiasma el aroma del que se impregna toda la casa, es como un ambientador muy natural. Me da sensación de hogar, de calidez...Así que tu propuesta me encanta!!!. Besines!!!

    ResponderEliminar
  24. Hola, Cuca. En casa también somos cafeteros. Me consuela saber que es un potente antioxidante además de otros beneficios. El postre muy interesante, me encanta. Para la reina de la casa muchas felicidades y no sufras demasiado, los niños lo cogen todo pero de igual manera lo sueltan.
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar
  25. Hola Cuca, jaja que gracias somos iguales en lo del café. En casa de mis abuelas siempre había café de pota, para mi el mas rico del mundo, y siempre lo tomo solo, ahora lo rebajo con un poco de agua jajj y sin azúcar, si es muy negro le pongo solo un poco, tampoco me gusta le café con leche nunca lo tomo, prefiero una infusión.
    Bueno el caso es que estos vasitos son una tentación, me encantan.
    Me alegro que estés mejor, aunque no te llegara para la operación biquini, vale mas asi, que se curara pronto.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  26. ¡2 años ya! ¿A que se han pasado volando? el tiempo pasa a otra velocidad cuando tenemos hijos :)

    Como no podía ser de otra manera, yo también soy muy cafetera :) y también empecé a tomarlo muy pequeña. En mi caso, con leche; puedo tomarlo solo pero no es lo habitual. En cambio, no me gusta nada los dulces con café, ¡rarezas mías!. Pero tengo que reconocer lo bonitos y originales que son tus vasos, ¡tienes salida para todo!.

    ¡Un beso!.

    ResponderEliminar
  27. Vaya crema rica!!. El café me encanta sobre todo el aroma que desprende al prepararlo. Te han quedado unos vasitos deliciosos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Cuca, qué linda esa estampa que nos cuentas en casa de tus abuelos, es que me la estaba imaginado!
    A mi niña también le gusta a veces tomar algo de café, cuando tiene espuma la saca con cucharilla o si no, mete su dedito, jaja; en mi casa materna también de pequeños tomábamos café, uno clarito que allá llamamos guarapo.
    Me gusta tu postre, muy bien presentado en esos vasitos. Veo que por un lado vas sacando cosas de tu despensa y por otra se van llenando, a juzgar por todos esos premios que nos muestras en Ig, qué suertuda, jaja!
    Feliz fin de semana y felicidades por los dos años de la princesa, que si pudiéramos hacerle una fiesta, imagínate el alboroto de todos estos amigos que visitamos tu blog, que lo disfruten mucho!!
    besos!

    ResponderEliminar
  29. Hola, a mi también me encanta el café, menos mal que no tiñe jajaj. Estos vasitos se ven estupendos tienen que estar buenísimos!! me guardo la receta
    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Hola, veo que a tod@s nos gusta el café! mas temprano o mas tarde da igual, lo importante es que esta muy bueno y la crema de cappuccino tiene una pinta riquísima que tengo que probar
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Cuca, me encanta el café y especialmente el cappuccino y si es en mi querida Italia ya ni te cuento, con esa espuma que parece nata... siempre y sin azúcar. Solo, amargo y corto. Un invento.
    Tu postre me ha gustado mucho por lo coqueto que es y por lo rico que debe estar. Me encantan los tarritos individuales para servir cuando hay invitados en casa.
    Me he reído mucho con tu comentario sobre la gastroenteritis... ja ja Ya pensando en la ayuda a la operación bikini... me parto. No te creas que yo no lo hubiese pensado con lo presumida que soy.... ja ja ja, Por eso me he reído tanto.
    Bueno, Cuquita, muchos besos y ya estamos en contacto, me voy a una fiesta de carnaval a escuchar algunas comparsas.
    Achuchones a Lara. Feliz finde y feliz cumpleaños.

    ResponderEliminar
  32. Hola guapísima !!!
    Por lo visto llego en el momento de casi apagar las velas de nuestra querida Lara, espero que nos lo detalles en tu próxima entrada. Muchas Felicidades a esa sobrina virtual que nos ha salido gracias a la blogosfera jaja

    Lo del café en casa es un vicio de los malos. Tengo una cita con mi hija todos los días a las cinco para tomarlo, y además de disfrutar del único del día (hace años caían muchos más) es un momento especial para contarnos las cosas. El mío solo sin azúcar por favor.

    El café que tomaba de niña era cebada, que mi tía hacía botes y botes una vez a la semana y los guardaba en el frigo. Pero si te digo la verdad, no lo he vuelto a ver ni tomar con lo rico que estaba.

    Debe ser hereditario como bien dices Cuca, porque mis padres y abuelos también eran cafeteros.

    Cuando voy con mi hermano y tomamos café, él es de azucarillo doble y yo de solo y sin azúcar ¿a quien crees que le ponen el café con azúcar? pues eso, no hace falta explicar más.

    Tu postre me ha gustado, no puedo decirte otra cosa con el sabor que tiene, y además ligero que es lo que necesito en estos momentos. Aunque esté cuidándome, necesito algo dulce al día, y si es merendando mejor que mejor. Además los vasitos cada día me gustan más, además de cucos, me parece una medida estupenda para evitar tentaciones y glotonerías jaja
    Besotes mi niña, feliz finde.

    ResponderEliminar
  33. Hola Cuca!! Te acabo de escribir un comentario y no se ha publicado................. estoy negra como el café jaja! En fin, te decía que yo soy cafetera pero que tuve que dejarlo un tiempo porque al llegar a España me destroce el estómago al tomar café en los bares! A raíz de eso estuve unos años sin poder tomarlo, lo temía muchísimo pero al final la llamada del café fue más fuerte que el temor y volví a tomarlo, me compré mi cafetera dolce gusto y ahora tomo café todos los días y varias veces al día. Eso sí, ahora tomo más café con leche que solo pero de vez en cuando sí que me apetece... Pero cuidado solo me gusta el café con leche de mis capsulas, si hay que añadir la leche a un café no me gusta y prefiero tomarlo solo...
    Luego con lo del camarero que da por hecho que el cafe solo es para el hombre, no recuerdo que me haya pasado, lo que sí recuerdo es que llegue el camarero con unos chupitos de regalo pero los ofrece solo a los hombres!! Nosotras no tenemos derecho jaja, a mi no me gustan los chupitos pero lo veo muy fuerte que no nos ofrezca.. ah sí, un licor de manzana sin alcohol! Perdona!! Jajaja!
    Con respecto a tu postre, por supuesto me tiene que gustar porque tiene ese saborcillo a café que me encanta. Lo único, la soja que no me gusta pero la sustituyo y arreglado ;). Ah! Yo también las dos cosas: Café y POSTRE!
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  34. Hola Cuca
    Pues a mi, nada de nada, que no me va el café, sin embargo, me encanta el aroma que desprende y los uso, ocasionalmente en algunos postres, para que les de un toque, sin más, yo, como mucho, me tomo algún descafeinado de vez en cuando, muy de vez en cuando, jajajaj,asíq eu no tengo dilema cuando me preguntan si quiero postre o café, me voy derechita al postre si o si, no hay dudas en mi mente
    También es cierto que , tanto en mi casa, con mis padres, como en casa de mis abuelos, no se tomaba café, así que es difícil que yo me acostumbrara a tomarlo, mi marido toma capuccino instantáneo, que es más suave, tampoco le gusta el sabor fuerte del café, así que ese es el que uso yo en los postres
    Tengo que reconocer que éstos vasitos tienen una pinta espectacular y que, me comería uno sin dudarlo porque no creo que sepan excesivamente a café
    Besazos

    ResponderEliminar
  35. Hola Cuca.
    En mi casa mi madre tomaba café de toda la vida... bueno de pequeñita no...
    pues solo se consumía, el café de burra, que en realidad era café de malta.
    Desde que me acuerdo cada día en la mañana y en la tarde, la hora del café, mi madre lo preparaba para su hermana, (mi tía) mi prima y yo...
    estábamos deseando que llegara la hora del café para juntarnos...
    La casa se llenaba de ese aroma que tanto añoro, y que tanto recuerdos bonitos me traen... menudas tardes pasábamos de risas y de preparar dulces típicos de cada época.
    Hace mucho que no tomo café, mi madre ya no está con nosotras y dejamos de juntarnos, ya nuestro momento especial dejó de serlo, pero el recuerdo nunca se borrará.
    Con el tiempo me acostumbré a tomarme en alguna ocasión algún descafeinado, cuando voy por la calle y huelo a café... me encanta el olor.
    Este postre se ve rico y fácil de preparar, y si encima no tiene demasiadas calorías mejor que mejor.
    Como bien dices, fresquito y cuando arranque el calor debe ser mas placentero comerlo.
    Ya han pasado dos añitos... hay que ver como pasa el tiempo...
    ya mismo empiezas a tener conversaciones con Lara, y eso es de lo más gratificante, ya verás...
    Estoy deseando ver la fiesta que le has preparado a tu princesa...
    esta niña la queremos como si fuese nuestra propia sobrina... y hemos sabido más de ella, que de muchos miembros de nuestra familia...
    la pequeña Lara va creciendo... estará para comérsela...
    Un besazooooooooo enormeeee y muchas felicidades para Lara.

    ResponderEliminar
  36. Hola, yo también soy muy cafera, me encanta el olor a buen café recién hecho, es todo un placer tomar un cafelito. Por eso tus vasitos sé que me vana a encantar. Ligeros y con un sabor especial.
    ya he visto a lara en facebook, es ya toda una muchachita, jajaja!! Disfrútala mucho, cada instante, aunque sé que a veces cuesta, pero es lo mejor que te va a dar la vida!!! Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  37. Hola Cuca
    En mi caso el café solo no es de lo que más tomo, soy más de café con leche, si que es cierto que el olor me encanta, paro a la hora de beber prefiero algo más flojo, de vez encuando cae algún solo, pero no es lo habitual en mi.
    Con tu postre me pondría sin pensármelo mucho, estoy segura de que me encantaría, además, son ligeritos que siempre viene bien bajar un poco las calorías que yo ya me excedo por mi cuenta, jeje, son unos vasitos muy ricos.
    Por cierto, me encanta lo que cuentas de la peque con el café, la verdad es que sorprende que le guste un sabor tan fuerte, pero bueno, tiene a quién salir...no? jeje
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Yo, con el tiempo he ido reduciendo la cantidad de azúcar en el café, pero hubo una época que como más me gustaba era con leche condensada, bombón como lo llamamos en Valencia. Ahora me lo tomo con muy poco azúcar, a veces con sirope de agave o con miel. Pero el café nos encanta en casa.
    Yo con la leche tengo una relación muy particular: tomo leche de avena en el desayuno, pero tras varios intentos de haber postres con ella (y ver que solo yo me los como) la dulcería la hago con leche de vaca, faltaría más.
    Me gustan tus vasitos y me los llevo a mi casa, que con leche "normal" seguro que triunfan.
    Un abrazo u muchos besos para ti y para la princesa!

    ResponderEliminar
  39. La presentación es como siempre impecable. Me encanta la gracia que tienes. Aunque me gusta hacer recetas soy principiante en la materia y por sencilla que parezca siempre me resulta complicada jaja. Está esta dentro de mi nivel creo que me puedo animar hacerla. Mil gracias por la receta ahora solo falta ponerla en práctica. Un besito.

    ResponderEliminar
  40. Hola guapa, me apunto tu excelente receta, me llama la atención la leche de soja y me encanta el toque de capuchino. Muchas felicidades (aunque atrasadas) para tu princesa, disfrútala, la mía ya tiene 20 años y parece que fue ayer que celebraba los dos añitos. Bonitas fotos. besos.

    ResponderEliminar
  41. ¡Hola Cuca! Antes de nada muchas felicidades para la princesa de la casa... Dos añitos ya! Como pasa el tiempo!! Parece que fue ayer cuando nació... Espero que lo pasaráis muy bien! Ya nos contaras este jueves...
    La crema tiene que estar buenísima... aunque yo te he de confesar que aquí no coincidimos... a ti desde pequeñaja te encanta el café y a mi de pequeña nada de nada... jajaa... Ahora me puedo tomar una nube ocasionalmente... o un descafeinado de sobre... que me gusta... pero los de maquina en los bares... arg no me los puedo tomar de lo amargos que me saben jajaa... Ah!! Y los capuccinos también me chiflan... asi que no te olvides de guardarme un par de vasitos... :) Un beso

    ResponderEliminar
  42. Querida Cuca. Hoy ha sido el día, mejor dicho, tarde-noche en el que he podido comentar y me he dado cuenta de que tengo muchos blogs amigos y me estaba perdiendo muchas cosas.
    Me has dejado asombrada con lo de tu costumbre de tomar café desde niña y no por que te dejaran, porque esas cosas antes no eran mal vistas. Yo tomaba Quina que era una bebida alcohólica y se vendía para abrir el apetito. Imagínate qué pensarías tú, si te dijera que a tu niña, que no come bien, le iría genial.
    Lo que nos has contado es parte de tu vida y es bonito leerlo, como todas las historias de infancia. Igual ese gusto, tiene algo que ver con los genes, porque en mi familia, nadie toma, ni le gusta el café y ni a mi hijo, ni a mis sobrinos, les ha dado por tomar. Igual son costumbres que se ven y se siguen...
    Esos vasitos de reciclaje, me gustan mucho y me hacen recordar otros reciclajes en los que estabas conmigo. Me alegro de que tu gastroenteritis no fuera importante y que tu niña se mantenga bien, bueno, al menos el jueves, lo estaba.
    Ya os felicité por face y lo vuelvo a hacer ahora.
    Dos años que han pasado muy rápido. A seguir disfrutando de ella.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  43. Hola Cuca, Lo primero muchas felicidades a tu peque, como crecen..... Y ese postre es rápido, vistoso y rico, más no puede pedirse.
    Me ha encantado leerte, en algunas cosas me veía reflejada.
    un besito y que tengas un feliz día

    ResponderEliminar
  44. Me encanta el gusto a café en los postres, yo éste lo haría con leche de vaca, pero, por lo demás, sí a todo. Un besote.

    ResponderEliminar
  45. Cuca el café es una bebida que la verdad no sé por qué no herede de mi familia. Abuelos, tíos, padres y ahora todos los primos son cafeteros. Preparan el café al estilo colombiano con agua de panela y en olleta y sin filtro. Lo dejan reposar y lo sirven delicadamente para que el “cuncho” (la parte amarga que se filtra del café).
    Te confieso que antes no probaba nada de café, hasta que hice un día el Trilece y acompañado (de café negro combina brutal, porque ese postre es una gozada en humedad llena de tres tipos de leche, pura lujuria, debo decir, como ves no soy radical..., en este caso si que tomo el café casi puro... porque con el dulce del postre y más con este tipo de postres me parece que va de fórmula y debería ir entre los ingredientes de acompañamiento ;) ).

    Soy una persona de cambios, en todos los sentidos..., y ya vez que ahora tomo café, que llevamos molido de la finca de mis suegros hasta Brasil para todo el año. Porque el café brasileño es demasiado fuerte y amargo. No lo tomo puro porque no me gusta, pero sí con una proporción de 9 de café por 1 parte de leche, hecho en cafetera italiana y sin dulce (cosa contraria al tradicional que se prepara en Colombia). Eso sí te digo que el aroma a café recién hecho, es una delicia y aprendí a tomarlo así como te digo, sin nada de dulce y con el postre para mí ;) ( me uno al pedido de tomar postre y café juntos en muchos casos, no en todos porque quizás con algo ácido no vaya bien... pero eso sería de probar 🤔

    Nunca me había fijado en lo del café negro como símbolo de bebida para un hombre y con leche para mujeres, pero ahora que lo dices, creo que hago parte de esa idea..., pero es más porque me gusta con algo cremoso, por ello con un postre de esas características, creo que es una pareja perfecta.

    Cuantas cosas interesantes por analizar... ^_^ y ya me extendí!!!

    De los recuerdos de infancia, en casa con la olla de la casa con tantos detalles tan bonitos y del consumo de café, solo puedo decir que eso puede que esté en las venas y por supuesto en las tradiciones familiares.

    De tu receta, es una combinación de sabores muy rica, el sabor a café con el preparado de capuchino que estás aprovechando, junto a la leche de soya, debe ser muy rico y convertido en este bonito postre Mmmmmmmm

    El café en los postres quedan tan bien!!! Que has sabido hilar esa mezcla de postre y café para que tengas la dupla junta ^_^


    Un beso para ti y la pequeña Lara, que está preciosa!!!

    ResponderEliminar
  46. También yo soy de las de cafetera en la maleta, me encanta el café y todas las combinaciones posibles de él, recuerdo dos formas de prepararlo de las cuales una me enamoró y la otra me descolocó. La que me enamoró es de mi estancia en México, había un lugar donde preparaban el café con canela y un toque de chile cuyo resultado era de adicción absoluta. La del descoloque viene de cuando vivía en Perú, en un viaje a Ilo en el desayuno nos dijeron que había cafe "colado", yo creí que sería como el de una "melita" porque el artilugio donde lo preparaban era más o menos parecido, al lado había una jarra con agua caliente. Me serví una taza de ese café y santo dios!!! se podía cortar con cuchillo, fuerte, amargo, imbebible, ahí supe que la jarra con agua era para añadir al café y que quedara más líquido. Me encanta tu preparación y presentación, así que me la llevo sin dudar que la disfrutaré enormemente. Bss

    ResponderEliminar
  47. Hola Cuca, en casa somos muy de café, desde bien pequeños. No es que tomáramos pero si lo que llevaba café nos gustaba mucho, como ahora. La crema tiene que estar de cine, y más en vasitos que la hace más apetecible, porque puedes coger dos, jaja. Me llevaría una par ahora para el postres, besitos.

    ResponderEliminar
  48. Cuca yo no soy cafetera y ademas no tomo gelatina animal.
    _ Pues que haces aquí jjjjjjjjjj
    Hacerte una visitilla, leerte ;-))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  49. Me gustan mucho los postres con café y sobre todo si quedan con una presentación tan bonita.... Besos

    ResponderEliminar
  50. me encanta y mira que no tengo casi nada en el blog con café, con esta receta tan rica me has animado a preparar un rico postre.
    Es genial besitoss

    ResponderEliminar
  51. Hola, "fanática del café" !! ;)
    Te imagino ahí, de pequeñita, con tu tacita en mano, disfrutando ya de un café. Yo lo tomo pero, la verdad que lo que tomo no podría llamarse café, ya que solo, lo que es "sin ná", lo tomo muy esporádicamente y sólo si se que el café es muy bueno (y no sabe a agua-chirri), por lo demás, podría decirse que sí lo tomo todos los días, pero es un café descafeinado, con leche...o uno de estos de cafetera modernos de ahora...Que al final, pierde la esencia, lo sé, pero está muy bueno jaja.
    Estos vasitos me encantarían seguro, porque el capuccino es uno de mis favoritos y en postre ya ni te cuento!! ;)
    Un besote gordo guapa!!

    ResponderEliminar
  52. Hola Cuca! Me encanta el café y en cualquier preparación, qué rico postre. Me lo apunto! Saludos.

    ResponderEliminar
  53. Qué cosas... a mí no me gusta nada el café, no lo tomo jamás, sin embargo ADORO su sabor en repostería y me encanta el olor acabé e cien hecho... cosas extrañas, verdad?. Hace un par de días hice unos flanes de le che condensada y capuchino, sin publicar aún,que tengo que parar para no comermelos todo, ja, ja.me encanta tu postre, guapa

    ResponderEliminar
  54. Hola Cuca, eres de las mías jeje. Yo también soy muy cafetera, lo soy desde muy joven aunque no tanto como tu, empecé en época de exámenes cuando iba al instituto con 14 o 15 años porque yo era de estudiar por las noches, recuerdo que mi padre me alegraba el café con leche condensada y así empezó a gustarme el bombón...La diferencia contigo es que mis hijos nunca han querido tomar café, de hecho mi hija sigue sin tomarlo y mi hijo lo toma solo desde que trabaja.
    Los vasitos de café me encantan, tienen que estar fresquitos y buenísimos!! Que casualidad que yo mañana publico un postre también con vasitos jeje, me la guardo!!
    De Lara decirte que está preciosa, se te hace mayor Cuca!!
    Mañana te leo como fue su cumple.
    Un bst.

    ResponderEliminar
  55. ¿¡Qué ven nuestros ojos!? Crema de CAPPUCCINO?¿? Menuda maravilla Cuca!! Este postre es de probar y repetir!! Un besazo!

    ResponderEliminar
  56. Aquí otro que se apunta al club de cefeter@s !!!
    Me encantan todo tipo de postres dónde las cremas sean las protagonitas, así que como no puede ser de otra manera crema+café para mi es la combinación total !!!!
    Un abrazo y gracias por despertarnos los sentidos con éste postre.
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
  57. A mi no me extraña nada que de pequeña ya tomaras café... yo también lo hacia!!!
    El café de pucherete que hacia mi madre en el hornillo, un café muy suave y que tomaba con mucha leche... pero hoy no soy cafetera, me afecta mucho.
    El postre me parece ideal... fácil de elaborar y muy resulton.
    Saluditosssssssss

    ResponderEliminar

Gracias.
Por llegar por primera vez, por regresar tras un largo tiempo, por venir cada semana.
Gracias.
Por leer hasta el final y por las palabras que me dejas o te guardas para ti.
Gracias.
Por formar parte de esta aventura.