jueves, 6 de diciembre de 2018

Polvorones típicos de Alcalá la Real.

Por fin ha llegado el momento del Parrandón de Recetas Navideñas que organiza Angélica del blog Bizcochos y Sancochos. Con el de este año ya van tres y en todos he tenido la suerte y el privilegio de participar.

Como se celebra a principios de diciembre, el Parrandón ha pasado a marcar en mi blog el inicio de la temporada de recetas navideñas y yo feliz de comenzar rodeada de amigas, sobre todo en estas fechas que parece casi "obligado" rodearse de gente afín para compartir bonitos momentos.

Hace tiempo que tenía en mente una receta para esta ocasión pero cuando Angélica empezó a organizar el evento de este año nos pidió que compartiéramos una receta navideña típica de nuestra zona o que tenga un especial significado en nuestra familia.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Tuve clarísimo que había llegado el momento de compartir la receta de los polvorones de mi pueblo (Alcalá la Real) porque no concibo navidad sin ellos y porque no hay casa en los que no se hagan para estas fechas.

Es una receta de esas que se van pasando de madres a hijas, que siempre llevan los mismos ingredientes, pero que en cada casa utilizan una proporción diferente de ellos según los gustos de cada familia o la costumbre que se haya heredado.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Aún a día de hoy es muy frecuente ver en las últimas semanas de noviembre y en las primeras de diciembre a grupos de mujeres cargadas con cestos, cajas o bolsas esperando a las puertas de los hornos de las panaderías para preparar sus polvorones.

Actualmente casi todos tenemos horno en nuestra cocina pero hace unos años no lo había en todos los hogares ni era rentable hornear los polvorones en casa porque era costumbre hacerlos en gran cantidad (y hablo de varios kilos de harina) así que lo más cómodo era ir a uno de los hornos de las panaderías del pueblo donde te vendían la harina necesaria (y en algunos el resto de ingredientes también), preparar allí tu masa, cortar los polvorones, dejarlos en bandejas (y marcarlos, para no llevarte los de la vecina) y volver a por ellos dos o tres horas después según te dijera el panadero, que se pasaba buena parte de la mañana horneando los polvorones de sus vecinas.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Después sólo quedaba envolverlos en papel de seda, meterlos en una canasta (cesto de mimbre) o caja de cartón, pagar la cuenta (ingredientes si los habías comprado allí y horneado) e irte con una buena provisión de polvorones para endulzar las navidades de toda tu familia.

Una vez en casa lo habitual era guardar los polvorones para que no se airearan. Hasta hace 20 años o así era muy frecuente que se guardaran en unas ollas esmaltadas en color marrón por fuera y azules por dentro que había en todas las casas e iban desde las más pequeñas hasta cacerolas tremendamente grandes y que formaban parte de todos los ajuares.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Las más grandes (y hablo de 50, 60 o 70 centímetros de diámentro fácilmente) no solían utilizarse para cocinar sino que más bien se usaban para conservar dulces (no sólo los polvorones, sino también los pestiños o los roscos) o parte de las carnes de la matanza (como el lomo o el chorizo fritos que se mantenían en su propia grasa y en la manteca en la que se habían frito para que se pudieran conservar sin necesidad de frío, pero esta es otra historia y la dejaremos para otro momento)

Si habéis visto estas cacerolas en casa de vuestras madres, abuelas o bisabuelas estoy segura de que sabéis perfectamente de qué estoy hablando, y si no, podéis echar un vistazo a unas similares que he podido encontrar por internet en este enlace (he flipado un poco al ver que se vendían en Amazon aún)

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

De hecho hacer los polvorones en esta época tenía su razón no sólo en que la Navidad estaba próxima sino porque noviembre siempre ha sido la época de la matanza del cerdo y en las casas se disponía de la manteca que hace falta para elaborar estos dulces y tampoco hacía mucho tiempo que se habían recogido las almendras así que había que comprar muy pocos ingredientes para preparar los polvorones.

A día de hoy para que los polvorones se conserven bien sigue siendo necesario que no se aireen, pero disponemos de muchos envases que cierran de manera casi hermética así que no hay que tirar de esas cazuelas de la abuela que reconozco me fascinaban y me encantaba destapar para ver qué "tesoro" albergaban en su interior.

Mi madre aún conserva algunas suyas y de mi abuela, pero están en el altillo de la cochera, son demasiado grandes y no suele haber muchos voluntarios para subir y buscar ahí. Si hubiera alguna olla pequeña hubiera sido ideal para esta sesión de fotos.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Pero nos hemos tenido que conformar con una decoración más sencilla y de tamaño más manejable, que os aseguro que a estas alturas y con la barriga que este embarazo me está regalando (enorme) empiezo a sentirme muy pato mareado y todo me cuesta bastante.

Si los polvorones están metidos en un envase que cierre bien os aseguro que pueden aguantar años. Qué exagerada, pensaréis, ningún dulce aguanta años. Nada más lejos de la realidad. Hace pocos años haciendo limpieza en la cocina de mi madre, al fondo del armario más alto e innacesible saqué un tupper (sí, de esos de los buenos que cuestan un ojo de la cara) ¡lleno de polvorones!

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Mi madre los había colocado allí y se le habían olvidado. Sabía perfectamente que llevaba tres o cuatro años sin ir al horno a prepararlos y nos disponíamos a tirarlos cuando abrimos el tupper y nos llegó un delicioso aroma cual si estuvieran recién hechos. Los probamos y estaban buenísimos, como el primer día, así que nada de tirarlos y nos los fuimos comiendo.

Que no digo yo que sea lo más adecuado, os lo cuento como anécdota para que veáis que bien conservados tendréis polvorones para un buen tiempo.

Como os he comentado la costumbre es prepararlos en gran cantidad (hablo de varios kilos), pero si sois pocos en casa y teniendo en cuenta la cantidad de dulces y comida que preparamos para estos días mi consejo es que si os animáis hagáis una cantidad no muy grande (como la que os indico en mi receta) y si os gustan o desaparecen muy rápido que repitáis duplicando cantidades.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Desde que formo parte de la blogosfera he visto que en algunas cocinas se habla de polvorones y mantecados como si fueran el mismo producto y no es así. Yo no soy demasiado puritana con las recetas y aunque en efecto llevan ingredientes similares hay algunas diferencias muy evidentes que son las siguientes.

1. La masa de los polvorones lleva siempre harina, azúcar glas, manteca de cerdo, almendra y chocolate, mientras que los mantecados llevan harina (en mayor proporción que los polvorones), azúcar y manteca de cerdo. Generalmente se hacen de algún sabor y en este caso se añade canela, limón, almendras, anís, chocolate...

2. La forma los distingue perfectamente. Los polvorones son ovalados y los mantecados redondos.

3. Los polvorones se rebozan en azúcar glas y los mantecados suelen ir coronados con semillas de sésamo o sin nada.

4. La textura también es distinta. Los polvorones son más untuosos pero se desmenuzan con más facilidad, teniendo ese aspecto terroso y los mantecados suelen ser más secos porque llevan más cantidad de harina.

Hay más diferencias relativas al tipo de azúcar que se utiliza o al uso de harina tostada o no, pero como esta entrada no pretende ser ninguna disertación sobre dulces navideños no me extiendo más.

Y después de esta breve aclaración que me congracia con un producto tan típico de mi tierra ¿qué os digo de los polvorones?

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Sé que tienen fama de ahogadizos. Pues serán los malos. Esos que se compran por cajas en los supermercados a precio de saldo y que yo nunca he probado porque tengo la suerte de disfrutar de polvorones caseros cada Navidad.

Un buen polvorón, cargado de manteca de cerdo, azúcar glas, chocolate y almendra, es untuoso (y nadie dijo que poco calórico) Se desmenuza con facilidad, sí, pero es cremoso y para nada ahogadizo (aunque no os aconsejo que os metáis uno de golpe en la boca. De esas tonterías no puede salir nada bueno)

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

No me gusta la fama que tienen de secos porque no es para nada cierta y creo que se merecen que alguien rompa una lanza a su favor y me ha parecido un momento más que apropiado dado que en este Parrandón Navideño nos juntamos blogueras de los lugares más dispares del planeta.

Quiero agradecer a Mari, la suegra de mi hermano, que me pasara la receta de los polvorones (otra vez)

Lo "malo" de estas recetas que pasan de boca en boca es que todos sabemos los ingredientes que llevan pero a la hora de las proporciones hay que echar mano de la amiga, la vecina o la abuela porque no nos acordamos.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Ella prepara unos polvorones estupendos, doy fe porque los he probado en más de una ocasión, y sabía que su receta era de confianza y merecía su huequito en mi cocina. Así nunca más la tendremos perdida y no nos volveremos locos en las vísperas de las Navidades para preparar nuestros polvorones.

Antes he comentado un poco de pasada que los polvorones llevan muy pocos ingredientes pero es fundamental que sean de calidad. Si queréis unos polvorones ricos la almendra ha de ser buena y el chocolate también.

Soy consciente de que no en todos los sitios se pueden comprar almendras enteras, partirlas en casa, pelarlas, tostarlas y picarlas. Y que si se encuentran tienen precios privativos. Pero si tenéis la oportunidad no lo dudéis porque la diferencia entre esas almendras y las que se encuentran en bolsita es abismal.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Si no, pues hacemos un apaño con las de supermercado ¡no nos vamos a quedar con las ganas de unos polvorones caseros!

También es fundamental utilizar manteca de cerdo. Aquí la mantequilla nos puede hacer un apaño, pero bastante chapucero. Que yo no sé cuál de las dos tiene más calorías o es peor para nuestro organismo, pero ya os digo que los polvorones se hacen con manteca que le da más untuosidad a la masa y si se sustituye por mantequilla no digo que no funcione, pero sí os digo que el resultado no sé cuál puede ser pero seguro que no son lo mismo.

El chocolate ha de ser bueno. Para gustos los colores pero debería ser chocolate negro. El que utilizan en el 99% de las casas de mi pueblo es uno muy básico pero que lleva años dando buen resultado y se encuentra en todos los sitios por pequeños que sean y es el Dolca Negro de Nestlé, que por supuesto no me promociona, pero ya sabéis que soy clara a la hora de hablar de las recetas.

Yo lo he mantenido siempre y el resultado es espectacular. Bien es cierto que hay otros chocolates negros que me gustan más pero no me he arriesgado nunca al cambio. Os recomiendo que uséis uno de calidad, confianza y que os guste y el resultado seguirá siendo espectacular.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

La harina que se utiliza está tostada. Podéis tostarla vosotros mismos en casa o comprarla ya tostada porque la venden así en muchas panaderías y obradores y es específica para repostería.

Y por último, pero no menos importante, el azúcar empleado es glas, tanto el de la masa como el del rebozado que es característico de este postre y que no os aconsejo que lo quitéis porque total unas calorías más que menos en el polvorón ya nos dan lo mismo ¿no?

Así sin quererlo he escrito casi un testamento ¡y pensar que la semana pasada le decía a Angélica que no sabía si iba a llegar a tiempo!

Espero que no se os haya hecho demasiado extenso y aún estéis aquí para que os invite a un polvorón ¡que menuda pinta tienen! Es una pena que no llegue el olorcito tan bueno que desprenden.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Ingredientes:

* 500 gramos de manteca de cerdo
* De 500 a 750 gramos de almendra (yo os recomiendo 750 gramos)
* 500 gramos de azúcar glas
* Una tableta y media de chocolate negro (unos 190 gramos)
* 750 gramos de harina tostada
* Azúcar glas para rebozar
* Papel de seda para polvorones

Elaboración:

1. La harina podemos comprarla tostada o tostarla nosotros en casa. Para ello la ponemos en una sartén limpia y sin ningún tipo de grasa al fuego, y la vamos removiendo con una espátula de madera o de silicona. Cuando cambie ligeramente su color y se oscurezca es el momento de retirarla. Reservamos y dejamos enfriar.

2. Si vamos a preparar las almendras en casa las partimos y para pelarlas ponemos agua a hervir y cuando hierva añadimos las almendras y las dejamos un minuto, escurrimos y vamos desprendiendo la piel.

Las ponemos en la bandeja del horno a 100 º C y las vamos removiendo cada diez minutos para que se doren de manera homogénea. Estaremos pendientes porque se queman con facilidad.

Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Cuando estén frías hay que triturarlas. Mi consejo es que queden trocitos, pequeños, pero trozos y no reducirlas por completo a polvo (porque además corremos el riesgo de que acaben hechas mantequilla)

3. La manteca debe estar a temperatura ambiente, así que mi consejo es dejarla fuera del frigorífico la noche previa para que sea manejable.

4. El chocolate se suele incorporar rallado muy fino, con un rallador de los de siempre, aunque también lo podéis incorporar derretido al baño María o en el microondas.

5. Una vez listos todos los ingredientes ponemos en un bol amplio la manteca y la vamos batiendo (con unas varillas manuales o incluso un tenedor he visto hacerlo) hasta que esté blanda y manejable y tenga una textura de pomada.

6. Incorporamos la harina, la almendra, el chocolate rallado o derretido y el azúcar glas tamizada (para evitar las bolitas que a veces forma) y vamos batiendo hasta que esté todo integrado.

La masa resultante debe ser tierna pero manejable como para extender con un rodillo.

7. Volcamos la masa sobre la encimera de la cocina limpia en la que previamente hemos puesto un poco de harina y la extendemos con ayuda de un rodillo hasta dejar una plancha de grosor de 1,5 centímetros aproximadamente.

8. Vamos cortando la masa con ayuda de un cortador que hay para hacer polvorones con su forma típica ( y que aquí se encuentra en casi todas las ferreterías) y disponemos las porciones en la bandeja del horno dejando un poquito de separación entre ellas.

9. Introducimos en el horno precalentado a 170º C durante unos 15 minutos y siempre vigilando el horno para que no se quemen.

10. Retiramos la bandeja del horno, esperamos a que se enfríen, rebozamos en azúcar glas y envolvemos en papel de seda para polvorones

Seguimos horneando hasta terminar con la masa.

Si no tenemos cortapastas para polvorones podemos hacer bolitas de masa, como si estuviéramos haciendo croquetas y aplastarlas ligeramente para darle la forma del polvorón y en todo caso podemos utilizar otro tipo de cortapastas que tengamos en casa.

https://sites.google.com/s/16pIbZuowaaV8fhPxxrmEHrzuVixVG6KL/p/13HgPP_SfTnodWunXcE3J3ciq-ko0PcKf/edit

Una vez envueltos y bien fríos los polvorones los guardamos en un recipiente que cierre perfectamente bien y vigilamos que los ratones de la casa no lo dejen medio abierto cada vez que lo ataquen.

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Así nos aseguramos de que se mantienen como recién horneados durante mucho tiempo (al menos lo que nos duren que están tan ricos que se van en un pispás)

Polvorones típicos de Alcalá la Real. Elaborados con almendra y chocolate. Receta tradicional navideña. Andalucía. Navidad. Jaén. Horno. De la abuela. Receta original. Cuca

Soy consciente de que la entrada de hoy ha sido larguísima, pero creo que el Parrandón bien se merece el tiempo dedicado a redactarla. Si aún no has pasado haz click en la imagen de este año que no te vas a arrepentir.

https://www.bizcochosysancochos.com/p/3er-parrandon-de-recetas-navidenas.html

Y para agradeceros que hayáis permanecido aquí hasta el final y aprovechando esta reunión tan concurrida os puedo confirmar ya sin lugar a dudas que estoy esperando otra niña y que se va a llamar Elena.

En teoría tenía ayer la siguiente ecografía pero por necesidades de agenda de la ginecóloga me la adelantaron una semana (cosa bastante rara porque con Lara me las fueron atrasando) y esta vez no dejó lugar a dudas.

Lo mejor no es que sea niña o niño, sino que está muy bien y bastante grande, y yo muy enorme y me siento muy torpe cual zeppelin con patas.

Estaría bastante bien que me pusiera las pilas y fuera preparando el bolso de maternidad y la ropita de la niña. A estas alturas con Lara lo tenía todo listo pero entre la incertidumbre sobre el sexo, la falta de tiempo y que al ir de segundas ya no es la emoción ni las prisas ni las dudas del primero me lo estoy tomando relajado, relajado...

Como van a nacer en la misma época en un principio confío en aprovechar casi todo lo de Lara, aunque va a depender muchísimo del tamaño de la peque y del ritmo que tenga creciendo.

Yo desde la eco de las 20 semanas me hice a la idea de que era niña, y a Lara le dije que iba a tener una hermanita, y hasta elegimos el nombre. De hecho ella a todo el mundo le había estado diciendo que mamá tenía una hermana en la barriga y que se iba a llamar Elena.

Si ahora nos dicen otra cosa os aseguro que me iba a llevar un planchazo.

Además Lara interactúa mucho con la barriga, le da besos, habla con su hermana, le cuenta cosas, me pone juguetes encima que en teoría son para Elena... pero no le gusta que se mueva. En un par de ocasiones ha tenido la cabeza apoyada en mi tripa, la bebé se ha movido, y ha salido despedida diciendo "¡Qué susto! Elena se ha movido ahí dentro"

Y yo me parto. Y sé que estas cosas las echaré de menos en nada.

En fin, no me alargo más, que esta entrada es de esos testamentos que tenía por costumbre escribir en otros tiempos, y además siendo festivo (y puente para los más afortunados) no sé cuántos habréis llegado hasta el final.

Ni qué decir tiene que con estos polvorones queda inaugurada la época de recetas navideñas en mi blog y que os espero a todos la próxima semana en mi cocina

Manos a la masa y ¡bon appétit!

43 comentarios:

  1. Esos polvorones tienen fama en el mundo mundial, merecida por supuesto, porque están buenísimos, aunque ya imagino que los tuyos son mejores, preparados con cariño, buen producto y la receta de la abuela, eso no hay quien lo supere. La historia sobre ellos que has contado es calcada a la que yo viví en mi infancia, la matanza del cerdo proveía de manteca, la almendra se pelaba y tostaba, era todo un ritual hacerlos para después llevarlos al horno del pueblo, por la cantidad, para cocerlos, en el que había que pedir número, pues todo el mundo hacía lo mismo. Se liaban en papel de seda y se guardaban. Nada mejor como receta para el parrandón por su tradición familiar y popular.
    Enhorabuena porque todo te vaya tan bien en el embarazo, me gusta el nombre que ha elegido Lara, ya es la hermana mayor y tiene voz y voto, y menuda es para no incluirla en las decisiones familiares. Te deseo un buen puente, lo tengas o no, hay que poner el árbol y empezar a disfrutar de la Navidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Con esos polvorines que has hecho seguro que triunfaras en las cenas familiares. Me imagino el aroma cuando los estabas horneando, un beset Cuca

    ResponderEliminar
  3. Has preparado unos polvorones que tienen que estar deliciosos. Me alegro que en el embarazo todo vaya bien y que el nombre que ha escogido su hermana es muy bonito.... Besos

    ResponderEliminar
  4. Jolin Cuca!!
    Ya me estaba despidiendo después de escribirte un texto super largo y se ha ido todo.
    No lo voy a repetir, ya que no tengo el tiempo. Quiero que sepas que te he leído y que el nombre de Elena es precioso!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Cuca en Sevilla tenemos dulces tradicionales para escribir un libro, uno para ocasión, por supuesto no pueden faltar los polvorones de almendra, en ESTEPA los hacen como en ningún lado, pero claro no puedo ser objetiva, me vuelven loca, y a estas alturas ya me he comido unos cuántos. No conocía la fama de los polvorones de tu pueblo, pero no me importaría probarlos, seguro que es saborcito a chocolate, los hace más que irresistibles.
    Una aportación perfecta al Parrandón de angélica, que cada vez está más tentadora y completita.
    Al final tenemos una nueva niña entre nosotros, me alegra saberlo, aunque a estas alturas con todo el lío que lió "Lola", hasta extraño se me hace saber que no será Lola sino Elena, un bonito nombre que seguro ya nadie podría cambiar por todo el oro del mundo, aunque te digo una cosa, mi sobrina Carmen antes de nacer se llamaba Borja, y es que en todas las pruebas decían que era niño, hasta la canastilla la hicimos azul, jajaja, no veas cuando nació, tan chiquitita y bonita, mi hermana no pudo menos que ponerle su propio nombre, que por cierto no pudo ser más acertado, y desde el minuto cero, nunca más volvimos a pensar en Borja, jejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Que bien has explicado la diferencia entre polvorón y mantecado. Hay quien cree que lo unico que los diferencia es la forma...me ha encantado tu explicacion, yo no he vivido en un pueblo. Me crié en la capital y no he vivido esa experiencia de ir al horno del pueblo a preparar los dulces, pero si lo sabia por historias de mi suegra. Es una pena que apenas se mantengan ya estas tradiciones tan bonitas. Y ahora, en lo personal, no sabia que estabas esperando un bebé. ¡Enhorabuena Cuca! Como se decía antes...¡que tengas una horita corta! Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Siiiiií!!...el testamento lo leí de pe a pa! Me interesó muchísimo! mi abuelo era de Alcalá la Real y me emocionó lo leído. Te cuento que hace unos años en noviembre ayudé allí a prepararlos.
    Besos desde Argentina, la tierra que eligió mi abuelo para formar una familia, cuando las cosas por allí no andaban bien

    ResponderEliminar
  8. Me gusta como cada pueblo tiene sus tradiciones , en el mio lo de los polvorones no es tradicional, pero los borrachuelos si , te quedaron muy ricos, me alegro que sea niña y lo principal que este bien besitos

    ResponderEliminar
  9. Madre mía Cuca... que me encanta leerte es bien sabido... pero ultimamente con el poco tiempo
    que tengo... y yo que no me quiero perder nada del regalo... casi que no llego a poner mi receta.
    Me encanta el nombre de tu bebé... en mi familia hay también alguna que otra Elena.
    Ya veremos lo que nos cuenta Lara cuando esté en casa la bebé... seguro que tiene mucho que decir...
    la verdad es que con tan pocos años de diferencia van a disfrutar mucho las dos... y tú por supuesto que tambien... me alegro muchísimo.
    En cuanto a las cacerolas de porcelana, también tengo las de mi madre, que me encantan y cuando veo alguna en ferreterías o tiendas me alegran por los buenos recuerdos que guardo de ellas.
    Tus dulces se ven deliciosos, que ya se que por allí tenéis polvorones y que son de los más ricos...
    aunque yo no me traje... será para la siguiente ocasión.
    Bonita entrada.. que como siempre a pesar de llevar letras y letras nunca se me hace larga ni pesada, todo lo contrario...
    Que disfrutes de estos dulces... te han quedado maravillosos.
    Un besazoooo enormeeee.

    ResponderEliminar
  10. Pero no se llamaba Lola!! Ja, ja, Elena me encanta, así que ahora, mejor, soñaré con una niña preciosa de ojos profundos que se va a llamar Elena. Me alegro de que esté formándose bien, más importante que si es niña o niño, sin duda. Seguro que Lara será la que más se alegre de tener una hermanita.
    Yo también pienso que los mantecados y polvorones caseros tienen que durar mucho tiempo, precisamente los hacían antiguamente a gran nivel, porque sabían que era un dulce que aguantaba muy bien conservado.
    Nunca he hecho mantecados ni polvorones, tampoco sabía muy bien cuál era su diferencia. Siempre me digo que tengo que darles una oportunidad pero es que nunca me han gustado, pero claro, sólo he probado los industriales, los que llevan las cestas navideñas y puedo imaginar que es una diferencia abismal entre unos y otros.e guardaré tu receta, sin duda.
    Mi abuela también tenía un montón de ollas rojas de todos los tamaños pero mi madre no llegó a tener ninguna. Mi suegra también tiene y mas pequeñas y que ya no usa, pero sólo le pedí que me diera una jarrita con asa y que de vez en cuando saco en las foto. La verdad es que son Vintages del todo, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
  11. ¿sabes lo que másme gusta de los blogs de cocina? Es que gracias a ellos recetas de abuelas tías y vecinas que se hacían muy a ojo pues ahora tienen gramos y grados de horno, modo de preparación e imagino que así no se perderán y podremos seguir deleitándonos con estas maravillas! A ver si este año me da tiempo probar tu receta porque soy la preparadora oficial de todos los dulces navideños de la familia. suelo preparar entre todos varios kilos de harina y en París fíjate que incluso tengo que encargar la manteca de cerdo en la carnicería porque aquí no se usa !!!
    Qué bonito nombre para la 2ª peque ;o)
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  12. Felicidades por esa niña, me encanta el nombre.
    Unos polvorones de lujo, yo muero por ellos, me gustan más que los turrones y en casa vuelan.
    Llevas razón que se conservan muy bien en envases bien cerrados, duran mucho tiempo.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  13. Un lujazo estos polvorones. Me han encantado y estas recetas tradicionales no se pueden perder. Deliciosos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa
    Que polvorones mas apetecibles, me has recordado lo que hacíamos en Salamanca cuando iba al pueblo de mi madre y los íbamos al horno para preparar las perrunillas, magdalenas y mantecados, no se olvida y ahora es cuando más se valora cuando la diferencia es abismal con lo que nos venden industrial.
    Que felicidad que ya sabes el sexo y que todo vaya genial, gordita feliz.
    besitoss

    ResponderEliminar
  15. Por supuesto, no puede haber unas navidades sin unos polvorones y si son caseritos mejor que mejor! Muy bonitos y muy ricos se ven! Estupenda aportación al parrandón!

    ResponderEliminar
  16. He disfrutado mucho leyendote el dia de hoy, primero con la historia de los polvorones y la gran tradicion que tienen, con la calidad de ingredientes y recomendaciones que nos has hecho para prepararlos, que buena receta! Y me han fascinado los papeles de seda para envolverlos, donde los conseguiste asi impresos? Todas las fotos te quedaron mejor que ni de revista o libro de cocina!
    Por ultimo muchas felicidades por la beba que viene en camino y por el bello nombre que escogiste! Lara va a estar muy feliz de tener una hermanita! Espero que todo siga viento en popa con tu embarazo!
    Bs

    ResponderEliminar
  17. Hola Cuca, me parece que nunca voy a terminar comentando las recetas del Parrandón, pero, aunque es mucho el tiempo, lo estoy disfrutando, no sólo por las historias y tradiciones que van adosadas a las recetas, sino también porque éstas son una delicia.
    Por fin he localizado en Google tu pueblo y es una zona que creo que no conozco, porque estuve en la provincia de Jaen cuando mi hijo era pequeño.
    Me has dejado muerta cuando he visto las ollas. Yo di dos muy grandes a una vecina porque no me valían para inducción y las di con pena. Se las pedí hace poco, porque leí en Facebook que había gente que las usaba en inducción, pero me dijo que las había tirado... Sin comentarios.
    No sé si recuerdas que en verano publiqué un arroz negro al horno y lo hice en un recipiente de ese material que me dio mi madre hace tiempo. Me sale de maravilla ahí.
    Tus polvorones y todo lo que nos cuentas sobre la tradición de las mujeres de llevarlos al horno, los ingredientes, las diferencias con los mantecados (que sí que sabía)... me han transportado a otro tiempo en el que me atiborraba a polvorones que le regalaban a mi padre sus alumnos. No eran caseros, pero me los comía a pares.
    El toque de chocolate negro, ni te digo lo que me puede gustar. La pena, el azúcar y la manteca, por eso, hace siglos que no como ni uno.
    Felicidades porque por fin habéis podido saber con seguridad el sexo de la niña. Elena va pronto y estoy segura de que será el mejor regalo para ti y tu familia.
    Disfruta mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola Cuca! A mi sabes que me tienes ganada con esta receta... los polvores que son típicos en nuestra tierra y de chocolate... ya me tienes babeando... me encanta como te han quedado... Me alegro que ya hayas podido confirmar que el bebe que viene de camino sea una niña... y el nombre de Elena me encanta... Dentro de nada la tienes ahí ya!... que ilusión! Bueno corazón Feliz semana!!

    ResponderEliminar
  19. Cuca, no tenía idea que los polvorenes llevan siempre chocolate, yo jamás les he puesto nada de chocolate, tendré que hacer estos tuyos que se ven delciosos y probarlos. Siempre lo que sí hago es tostar la harina para que les dé este aspecto y ese tacto quebradizo. Me han encantado y esos papeles...daría oro por agenciarme unos papeles para envolverlos tan de siempre, tan tradicionales.

    Lo que cuentas de esas ollas, las he visto alguna vez, pero en mi casa jamás las he visto, son marrones (tono muy feo y más bien abombaditas)y sí que están genial para hacer de lata conservadora de polvorones, Genial. El que no se apaña es porque no quiere, Hay amas de casa para ponerlas en un pedestal.
    Con respecto a "su" hermana me encanta que esté tan contenta, la disfrutará mucho y tú también a las dos. Además de ahorrar un poquito con la ropa, que eso siempre va de perlas.
    Bueno, no los guardes en un Tupper, mándame y verás como le damos buena cuenta y no te hará falta ninguna tanta "ingeniería" de la conservación.

    Mil besos a las dos como siempre. Feliz parrandón navideño. Menos mal que no engorda mirar, lo único que nos faltaba.

    ResponderEliminar
  20. Niña vaya recetón de polvorones...me ha gustado....supongo que no habrá problemas en comprar la almendra ya en trocitos y tostada supongo.....
    Te comento si la hago...
    Elena me gusta, hay varias en mi familia....suena dulce...
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  21. Hola Cuca!
    Que historia tan bonita 😍. Creo que hace un par o más bien 3 Navidades, que preparé unos polvorones, pero no hice ni fotos, fue una prueba, pero quedaron ricos.
    Los tuyos son espectaculares, me ha gustado la historia que acompaña y la pinta es deliciosa. Y en cuanto a los polvorones de saldo del super, opino igual que tú.
    Sabes, que yo también tenía la intuición de que llevabas una niña??? Se que no nos conocemos y tampoco te he visto la barriga, pero....no sé.... tenía esa cosilla.
    Yo he podido aprovechar muchas cosas de Berta, con Martina, sunqau Berta sea de marzo y Martina de junio. Eso sí, lo que apenas he podido aprovechar es el calzado, de momento un par o tres y me da pena, porque del número 18 al 23, tengo 15 pares de zapatos, botitas, zapatillas de deporte, NUEVAS!! Que ya no le van bien ni a una ni otra. Me encuentro con mucho calzado, por eso, por que, no he podido apenas aprovecharlo .
    Lo dicho enhorabuena por la receta y por tu nueva peke, y los momentos de que Lara está enganchada a la barriga, explicándole cositas y dándole besos, es un recuerdo que no olvidareis.....con Berta aún los recordamos.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  22. Felicidades Cuca por esa nueva integrante. Que bien se lo debe estar pasando Elena con su hermana consintiendola tanto :D. Yo me salte la receta , pero es que la bendición de nuevos integrantes a las familias es algo que me merece una super fiesta. En cuanto a la receta, a mi me encantan los polvorones, pero nunca los he hecho, en algún momento ya saldrán por allí y vendré a buscar tu receta. Me llevo unos cuantos d euna vez.

    Un abrazote y feliz parrandón!

    ResponderEliminar
  23. Mi querida Cuca, muchas gracias por esta entrada maravillosa, no he perdido letra de este post, las ollas hermosas! Ay que ver lo que la modernidad nos ha robado, no se si es bueno o no...pero lo bueno es mantener algunos recuerdos y tradiciones al menos, que no se olvide nada, mi entrada de hoy tiene que ver precisamente con una receta olvidada y perdida...
    Me encantaría probar un par de estos polvorones, con almendra y chocolate deben estar buenísimos. En Venezuela hacemos unas polvorosas que se hacen con manteca que serían mas parecidos a los mantecados ya que no llevan almendra, según has descrito.
    Y qué buena noticia nos has dado con el nombre de la niña, (casi te imaginé explotando un globo para develar el sexo, como es la moda ahora, jaja!) porque creo que ya todas sabíamos que era niña jaja! Elena es un nombre bonito, sonoro, como de leyenda...muchas felicidades y bendiciones para ustedes!
    Muchísimas gracias por unirte al parrandón con tanto cariño y entusiasmo que le impregnas a todo lo que haces, ya sabes que estás invitada al próximo que en nada es diciembre otra vez!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  24. Siempre es un placer venir a visitarte Cuca y aunque hoy tenga que ser escueta en el comentario pues mis chicos llevan un rato diciendome que quieren cenar y llevo un rato diciendoles que este es el ultimo comentario no puedo irme sin decirte que me ha encantado el post de hoy asi como la receta de los polvorones tipicos de tu pueblo.
    No me ves pero no he dejado de hacerte la ola ,seguro estan de rexupete uuummmmmmmmmm.
    Como siempre receta y fotos son de 20 points.
    Por cierto con lo lamboreteira que soy si encontrara un tapèr con ellos aunque tuviesen 6 años tampoco podria resistirme a comer uno aunque me hicera daño.
    Me alegra que sea otra niña ,Elena es un nombre muy bonito y me imagino la cara de Lara cuando se movio cuando estaba con la cabeza en la barriga , cuando sea mayor y lea el blog le encantara.
    Bicos mil y feliz finde wapisimaa.

    ResponderEliminar
  25. Cuca he visto polvorones en otras cocinas pero nunca con tan minuciosa explicación, algún día espero que caigan en mi cocina. Se ven deliciosos, he leído todo tu testamento jajajajja, siempre disfruto mucho estas recetas con todas las explicaciones y aclaraciones. Tu intuición ya te decía que sería niña y me alegra mucho por Lara para que se acompañe con Elena, mi hermana y yo somos muy unidas y creo que así será Lara con su pequeña hermanita. Ya falta poco, que emoción y alegría. Te mando un beso y feliz Parrandón

    ResponderEliminar
  26. Me ha encantado la receta y los detalles de la preparación, me la guardo para hacerla porque se que van a estar exquisitos.
    Bss

    ResponderEliminar
  27. Hola Cuca. Me tienes que perdonar por no haberte comentado en su momento pero llevo unos días celebrando mi patrona y apenas he podido ponerme al ordenador. Hoy, aunque escaso, dispongo de algo de tiempo y aprovecho para visitarte.
    Creo que te dije en otra ocasión que tenía familiares en ese lugar. Era el hermano de mi abuelo y según tengo entendido tenían una almazara ya que en ciertas fechas nos proveían de aceite excelente. Recuerdo también que nos llevaban varios productos de esas fechas y estoy seguro que en más de una ocasión he podido saborear muchos de estos polvorones que, aunque no como los que has hecho, estaban estupendos, al menos ese es el recuerdo que me queda en el subconsciente de aquellos días.
    Una preciosa historia la que nos has relatado sobre los polvorones. Esas tradiciones son inolvidables, ya tengo unos cuantos años y aún me viene a la memoria estos días de Navidad que pasábamos en el pueblo de mi padre, allí tampoco tenían horno en las casas y recuerdo de ir con mi abuela al horno a preparar el pan, unas hogazas que duraban muchos días y que estaban sensacionales, era el horno del pueblo y allí se hacía todo. Eran otros tiempos y que yo, al menos, los recuerdo con nostalgia.
    Estos polvorones hechos con el carió y dedicación que tú le pones estoy convencido que deben estar exquisitos. No me importaría tener unos cuantos para saborearlos, aunque creo que será difícil jj.
    bonito nombre el que habéis decidido poner a vuestra segunda hija, no sé si preferíais niño para formar la pareja jj pero seguro que Lara la recibirá mejor, así tendrá una hermanita para poder disfrutarla mucho mejor.
    Me alegro de que todo te vaya muy bien con tu embarazo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola! qué ricos se ven esos polvorones! tienes toda la razón que los ingredientes de calidad marcan la diferencia! por cierto, nos gusta mucho el nombre de Elena! besis

    ResponderEliminar
  29. Hola Cuca, hoy tu blog huele a navidad y a tradición con todo lo que cuentas. Es época de mantecados y de polvorones, lo más tradicional de la Navidad. Esos papeles de seda me encantaban cuendo era pequeña y me gustaba hasta guardarlos en una cajita. Los tuyos deben estar exquisitos. Un beso y feliz parrandón Cuca!!!

    ResponderEliminar
  30. Me alegra que compartas la receta de estos ricos polvorones, pero lo que más me alegra es la noticia de tu segunda maternidad. Cómo me alegro por todos vosotros. Y una compañera de juego para la peque. Estará superemocionada, aunque igual todavía no se dará mucha cuenta de lo que eso significa. Bueno ya nos mantendrás al tanto. Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  31. Ha sido leer la palabra Polvorones y abrir los ojos como platos ... jajajaj ... se ven geniales y me voy a llevar tú receta para compararla con las que tengo, a ver que diferencias pueden haber.
    Seguramente voy a venir a tu repostería antes de Navidades, pero por si acaso, te deseo una muy feliz Navidad !! Por cierto muchas felicidades por la nueva niña que viene en camino !!
    Besos
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
  32. Hola Cuca! Maravillosa forma de inaugurar la Navidad en tu cocina, eres muy generosa compartiendo esta receta que ha ido pasando de generación en generación, imagino cuántos recuerdos te traerán cada vez que la preparas! Los polvorones tienen un aspecto delicioso, con lo que me gustan a mí, a ver si me animo!
    Me gusta mucho el nombre que habéis elegido para vuestra segunda niña, y me alegro que Lara y tú estéis compartiendo momentos tan bonitos interactuando, disfrútalos al máximo que como bien dices, en nada pasará!
    Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  33. Me gustan, y eso que no soy mucho de polvorones, pero en este tiempo si que me gusta tenerlos y disfrutarlos, te felicito por el recetón, gracias !! besos :)

    ResponderEliminar
  34. Menuda delicia! Estos me los apunto pero ya! Tienen que estar más que divinos. Besines

    ResponderEliminar
  35. Qué recuerdos tan gratos has acercado a mi mente Cuca .
    Mis primeros años recién casada en el pueblo de mi marido, he visto aquellas tinajas llenadas de mantecados y polvorones que llevaba mi suegra a preparar a la tahona y que devorábamos todos juntos entre risas y abrazos. Qué tiempos, lástima, que ya no se pueda llevar a cabo, las ausencias estos días aprietan pellizcando fuertemente el corazón.
    Este año aún no los he preparado, para la semana que viene comenzaré .
    Te han quedado divinos.
    Un abrazo linda.

    ResponderEliminar
  36. Bueno, habrá sido larga esta entrada pero yo he aprendido mucho, nunca había tenido muy clara la diferencia entre mantecado y polvorón y aunque no te lo creas no tenía ni idea que los polvorones se hacían con chocolate. Recuerdo esas ollas que tu dices, me encantan, en una casa que tenemos en Aragón aún queda alguna, pero que yo sepa allí las usaban para cocinar no para guardar nada, aunque también es verdad que yo todas las que he visto son más bien de una tamaño pequeño. Y allí también había un horno al que se llevaban a cocer "las pastas", que allí solían ser magdalenas, mantecados y almendrados, ¡como ha cambiado todo!. Bueno "gordita" me quedo con tu receta pues no te digo que no me anime a hacerlos. Un besote

    ResponderEliminar
  37. Sabes aun tiene mi suegro en casa una de esas ollas, menudas lentejas hace con ella y tambien recuerdo mi suegra metiendo los roscos en ella, curioso que aun la vendan-
    Esos polvorones son una tentación dan una gana de meter la mano por la pantalla y cojer, uno, dos o tres... se ven riquísimos!!
    Venga que ya tenemos las fiestas encima, feliz semana y besitos

    ResponderEliminar
  38. Cuca, me gustan mucho este tipo de recetas familiares que han ido pasando de generación en generación, ya veo que tú la dominas a la perfección, porque en las fotos los polvorones se ven perfectos.

    En casa de mi madre, hasta hace bien poco, había una de esas ollas esmaltadas en color marrón por fuera y azules por dentro de las que hablas.

    Me alegra que el embarazo vaya bien y el nombre que habéis escogido es muy bonito, Lara estará encantada con Elena ;)

    ResponderEliminar
  39. Me encanta la clase magistral que has dado sobre los polvorones :) No tenía ni idea de que no eran lo mismo que los mantecados, jijiji.

    ¡Qué bonita la tradición de tu pueblo! En el norte de España no se preparan en las casas, aunque los comamos igualmente.

    Me gusta muchísimo el nombre de Elena, ¡ánimo para la recta final!

    ResponderEliminar
  40. Cuca, sigo sorprendiéndome con tu capacidad para llegar a todo. Fantástica tu entrada sobre los polvorones de tu pueblo, describes todo tan bien que es como si estuviera allí y yo misma recordara esas ollas marrones gigantescas llenas de polvorones, y te prometo que jamás he visitado tu pueblo, jajaja. Y reconozco que no sabía muy bien la diferencia entre mantecado y polvorón, lo reconozco, es más, si no es por que lo pone en el envoltorio me llevaría cualquiera... Y me sorprende que aguanten tanto tiempo, incluso años!! yo por si acaso tiro todo lo que sobra al cabo de un par de meses, pero no son caseros, está claro. En fin, que me ha gustado mucho tu receta y la historia detrás. En casa no somos mucho de polvorones, mi hijo es el único que acaba con todos y los demás uno o dos como mucho en todas las fiestas, pero algún día me apetece hacerlos y seguiré tu receta.
    Un beso grande, niña!!
    Me alegro de que tu embarazo vaya perfecto, felicidades por que sea otra nena así las cosas serán más fáciles con Lara porque además de hermana será su mejor amiga para toda la vida, y además el nombre me encanta!

    ResponderEliminar
  41. Enhorabuena Cuca!por esa pequeña que va a venir, espero que todo siga bien. En casa los polvorones sólo los come mi marido, pero el también recuerda cuando su madre llevaba las bandejas al horno para prepararlos ,me da pereza ponerme a ello pero creo que no voy a tener mas remedio viendo los tuyos ,este parrandon esta quedando espectacular
    Besitos

    ResponderEliminar
  42. Cuca leyendo tu entrada has hecho que recuerde a mi abuelita cuando llegaban estas fechas, ella hacía todos los dulces tradicionales de Navidad, cuando subía las escaleras de su casa ya sabía que había hecho polvorones o pastisets por el olorcito que había, era maravilloso!! Los polvorones con chocolate no los he hecho nunca, por mi zona no son muy típicos, pero viendo los tuyos, este año los haré que tienen que estar riquísimos!!
    Me alegro mucho de que lleves genial el embarazo y de que tu niña esté bien.....ah y me encanta el nombre!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  43. Madre mía que antojazo de polvorones me ha entrado!!!!!! Ho Ho Ho Ho!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! y encima estos con su toque a choco!!!!!!!!!!!!

    Y que pedazo de entrada con tantos TIPs....


    Gran trabajo Cuca, millones de gracias.

    ResponderEliminar

Gracias.
Por llegar por primera vez, por regresar tras un largo tiempo, por venir cada semana.
Gracias.
Por leer hasta el final y por las palabras que me dejas o te guardas para ti.
Gracias.
Por formar parte de esta aventura.