jueves, 12 de octubre de 2017

Batatas asadas con azúcar y canela

A estas alturas creo que nadie que siga con cierta asiduidad mi blog ignora que el otoño me encanta. Soy una Autumn Divine como me gusta llamarme desde hace ya algunos años y si fuera posible mi calendario detendría sus páginas en estos días.

Disfruto muchísimo con la llegada de temperaturas más bajas, cielos plomizos, las primeras lluvias (que este año por desgracia se están haciendo de rogar de nuevo) y sobre todo con el cambio de color de las hojas de los árboles y su caída. Para mí es un auténtico lujo poder pisar una alfombra de hojas al salir de casa o cuando voy al parque con Lara. Si pudiera las metería todas en bolsas y me las llevaría a casa aunque sospecho en primer lugar que a mi marido no le iba a hacer gracia y en segundo lugar que podría acabar en un síndrome de Diógenes, muy otoñal eso sí, pero bastante poco higiénico. 

También me encantan todas las frutas y frutos que nos regala esta estación desde las calabazas a las castañas, chirimoyas, setas, membrillos, caquis, nueces, moras, manzanas... es una época llena de olores intensos y colores para disfrutar.


Hoy dejo que el otoño se cuele con sus colores y sus frutos en mi blog y a pesar de ser festivo y probablemente los más afortunados disfrutéis de puente (yo mañana estaré en la oficina liquidando impuestos como si el mundo terminase en unas horas) no podía faltar a nuestra cita de los jueves y comparto una receta que ni sé siquiera si podemos llamar receta porque no tiene misterio alguno pero quería que estuviera en mi cocina no sólo porque evoca esta estación sino porque alberga muchos gratos recuerdos para mí.

La primera receta con batatas que publiqué en el blog fue en 2015 estando embarazada de Lara. Hasta ese año las batatas (o boniatos) no eran algo que me llamasen especialmente la atención a pesar de haber formado parte de mi vida desde siempre.

En cuanto los días empezaban a acortar mi madre y mi abuela Magdalena (su madre) compraban batatas y las cocían en la olla expres. Después las pelaban y las espolvoreaban con azúcar y canela. Ese era el postre de las comidas y las cenas de los otoños de mi infancia. 

Aunque alguna vez las probé porque yo siempre he sido de abrir estupendamente la boca pero no fue algo que me gustase y nunca las comía. Estando embarazada se me ocurrió que quería repostear con batatas (mi marido decía que eso era un antojo) y el idilio con estos tubérculos llega hasta hoy ¡y por mucho tiempo más! 

La única diferencia con las batatas de mi infancia es que en lugar de hacerlas cocidas yo las hago asadas. Hay gente que las lleva a los hornos de las panaderías para asarlas o bien las compra ya asadas en la frutería y están igual de buenas pero yo prefiero comprar unas cuantas y asarlas en casa. De acuerdo que el precio de la luz no está para tirar cohetes pero para asar una vez al año aún nos llega (además de que me encanta aprovechar las horas de la tarifa nocturna para tales menesteres)

Una vez asadas podemos comerlas (tras pelarlas previamente) o bien chafarlas con un tenedor y hacerlas puré con el que preparar otras recetas y que además se puede congelar perfectamente. Por eso merece la pena asar varias batatas a la vez porque así nos aprovisionamos para todo el otoño o para disfrutar de estos tubérculos cuando ya no es temporada.

Si necesitáis ideas para dar salida al puré podéis echar un vistazo a las recetas de la crema, el bizcocho o los muffins o tirar de recetas con calabaza y sustituir esta por batata ¡será un acierto seguro!

Como es día de fiesta no me lío más que seguro tenéis planes para disfrutar en familia o con amigos o en todo caso en la compañía de un buen libro o una buena película. Y si no siempre es un buen momento para meterse en la cocina y preparar algo rico.

Os dejo con la receta, que es tan sencilla que ni receta se puede llamar pero siempre viene bien tener a mano cómo asar batatas ¿no?

Ingredientes:

* Batatas
* Azúcar
* Canela en polvo

Elaboración:

1. Lavamos las batatas si tienen restos de tierra (por lo general suelen venderlas ya lavadas pero igual alguna disfrutáis de batatas de vuestro huerto o de un huerto vecino) y las secamos.

2. Las envolvemos en papel de aluminio y las colocamos en la bandeja del horno. Yo os aconsejo asar varias batatas a la vez porque si no el gasto energético no compensa.

3. Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 200º C y horneamos hasta que al clavar un cuchillo en la batata este la atraviese con facilidad. 

El tiempo depende fundamentalmente del grosor de las batatas por lo que os aconsejo comprarlas de un tamaño y grosor similar, pero aproximadamente oscilará entre una hora y hora y media ¡por eso os decía que no merece la pena asar una única batata! 

4. Cuando se enfríen les quitamos el papel de aluminio y las pelamos. No lo hagáis mientras están calientes porque os vais a abrasar los dedos y no merece la pena ya que frías también pelan muy bien. Ayudaos con un cuchillo para levantar la piel y tirar ¡tardaréis muy poco!

No olvidéis eliminar cualquier nudo que puedan tener estos tubérculos.

5. Una vez frías y peladas partimos las batatas en rodajas de aproximadamente un centímetro de grosor y las espolvoreamos con azúcar y canela por encima.

Esperamos unos minutos antes de comer para que el azúcar se disuelva un poquito ¡una delicia!

https://sites.google.com/site/dulcessecretosdecuca/batatas-asadas-con-azucar-y-canela

Mi consejo es que las que no vayáis a consumir no las espolvoreéis porque el azúcar acabará disolviéndose, pero tampoco pasa nada porque se hace un almíbar.


Las podéis conservar en el frigorífico unos cuantos días partidas dentro de un cacharro que tape bien.

Evidentemente si las dejáis enteras, con la piel y envueltas en el papel de aluminio os van a aguantar más que si las peláis y las partís ¡tenedlo en cuenta!

Con esta receta participo en el reto Recetas de aquí y de allá que promueve mi gran amiga Marisa del blog Thermofan junto con Sergio del blog SergioRecetas. Una estupenda iniciativa de la que formar parte para que no se pierdan las recetas de toda la vida.


Lara por supuesto no las ha probado y les pone cara extraña si se las ofreces. En contra de lo que pueda parecer al ver sus fotos no es en absoluto buena para comer, lo que pasa es que yo soy muy buena para insistir y si tenemos que estar una hora para que se coma el puré la estamos.

Además no quiere nada sólido. Salvo gusanitos no consiente llevarse otra cosa a la boca y mira que yo lo intento desde que empezó a comer que ya le daba trocitos de fruta hace dos veranos que ni dientes tenía pero se niega en redondo. Me veo haciéndole puré durante muchos años más ¡qué aburrimiento!

Si se os ocurre algo para avanzar en el tema de la comida estoy abierta a todas las sugerencias posibles ¡nos leemos la próxima semana!

Manos a la masa y ¡bon appétit!

48 comentarios:

  1. Buenos días Cuca, pues yo tampoco me he ido de puente, no he podido, y con las batatas no me he estrenado, nunca las he comido, al ver la foto pense en calabaza, como te decia la batata nunca la he comido, por aquí en las fruterias si la hay en todas aunque yo no veo que la compren mucho, no tenemos costumbre de comerla. Tal y como tu la has preparado tiene que estar maravillosa, pienso que será ella dulzona, no se, pero me lo parece y entonces para preparaciones así se presta, y seguro que esta muy buena.
    El otoño a mi me encanta también, este año aquí en Galicia parece que estamos en el mes de agosto, que horror, parece que va a llover para el fin de semana, a ver si es verdad, aunque la lluvia no me gusta demasiado reconozco que estas altas temperaturas no son de esta época, bueno reina te dejo que en esto no podemos arreglar nada jeje....Bess

    ResponderEliminar
  2. Ay, las comidas de los hijos, ¡cuántos quebraderos de cabezas nos suelen dar!. Mi hijo no comió nunca purés ni papillas, así que esa transición hacia los sólidos no la tuvimos que hacer pero me cuesta un mundo que pruebe cosas nuevas. Así que no, no tengo ningún truco :(

    Yo no había probado la batata hasta el otoño pasado. En un restaurante pedí confit de pato con puré de batata y me pareció sublime. En casa lo he asado alguna vez pero como al resto no les hace gracia pues no es un plato muy habitual.

    ResponderEliminar
  3. Es que los productos de otoño son todos buenísimos por si solos, a mi me encantan también y disfruto cocinándolos. En casa hemos comido el boniato asado en el horno sin nada más, pues ya es bastante dulce. Después he aprendido a utlizarlo en más recetas como tus ricos muffins, y a colarlo en algunas otras saladas. Creo que es mi forma de disfrutar del otoño tan inexistente por el sur.
    En cuanto al tema de la niña más guay de la blogosfera, solo puedo decirte que tengas paciencia y no te agobies, cuanto más lo hagas tú, más resistirá ella. Con mi hija me pasó lo mismo, siempre insistiendo para que comiera y después que masticara, hasta que un pediatra me dijo que la comida no podía durar más de media hora y el puré se lo hiciera cada vez menos pasado, cambiando las placas de un pasapurés puedes conseguir que cada vez sea más gruesa la comida. No pasa nada si no se lo come todo a diario, después se tendrá que poner a dieta como mi hija, que ahora le gusta todo.
    Espero que pases un buen dia del Pilar. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Cuca!! La verdad es que esta batata (boniato para mi), huele a Otoño por todos los costados. Yo también las hago al horno, tanto la calabaza como el boniato las aso siempre con azúcar moreno y canela pero yo se lo pongo todo desde u principio porque las parto por la mitad, le pongo el azúcar y la canela y al horno, se hacen bastante rápido. Es cierto que al boniato, si no le pones nada, se forma una capa por encima que luego hay que quitar, pero con el azúcar moreno y la canela se le forma una costra muy rica. ¡¡Ya me están dando ganas de comer, ja, ja!! eso si, a mi me gusta caliente, sobre todo si es calabaza y cuando ya está fría, meto el trozo que me vaya a comer en el microondas un poco y se vuelven a remover los olores y sabores, ¡¡qué bueno!!
    Ay, Lara, que no quiere comer sólidos. Supongo que te toca armarte de paciencia, pero la solución de Lola me ha gustado, que cada vez le tritures menos las cosas, poco a poco, claro, para que se vaya acostumbrando sin a penas darse cuenta, quizás funcione, porque ya sabemos que cada niño es un mundo y no hay varita mágica. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Que bonitas te han quedado las fotos. En mi casa no se han comido boniatos, supongo que a mi madre no le gustarían, aunque en mi pueblo se cultivan bien.Las he probado en casa de alguna amiga y no me disgustan, pero al no gustarme mucho lo dulce no me decido a comprarlas. Mi prima los cuece en mosto en vez de agua y la verdad es que esos si que me gustan.
    Un beso de maricacharros.

    ResponderEliminar
  6. Querida Cuca, si hay algo que me gusta del Otoño, sobre todas las cosas, es el olor a boniatos en mi cocina, presuma toda la casa, y ya sean asados o cocidos, siempre le pongo especias, imprescindible como no, la canela por al que siento una pasión desmedida y que aunque la utilizo todo el año, es precisamente en esta época del año cuando rememora momentos entrañables para mí.
    Besos para Lara, y no te preocupes por lo que come, que ya verás como va cambiando con el tiempo, y descubriendo cosas que le gustarán más que sus papillas. Intenta darle de comer los fines de semana, a la vez que lo hacéis vosotros y ya verás como querrá comer lo de vuestro plato, es infalible.

    ResponderEliminar
  7. En Mexico los llamamos camotes y mmmm! Me fascinan, me llevan de regreso a la cocina de mi mama, que de seguro esta preparando o los preparara este mes. Estos que nos traes se ven de lujo y me gusto mucho como los presentaste en las fotos, yum!
    Bs

    ResponderEliminar
  8. Nunca comí batata, pero me gustaría probar tu postre, seguro que está de muerte¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Qué delicia, a mi como más me gustan las batatas son asadas en el horno... Besos

    ResponderEliminar
  10. Que ricas con canela no las he probado pero te aseguro que la proxima vez le añado, lo que Lara es mala para comer no se me ocurre nada por que la mia tiene un monton de año y sigue rara para comer besitos

    ResponderEliminar
  11. Es verdad Cuca, sabemos que adoras el otoño. A mí me gusta mucho, pero creo que ti en verdad te gusta muchísimo más. Pero te entiendo totalmente, ¿cómo no adorarlo? El clima es perfecto, el horno lo puedes prender todos los días y los sabores de esta temporada son divinos...

    Yo a la batata le llamo camote, y en casa lo adoramos. Ahora ya también lo acostumbro en comida salada, antes no me gustaba nada en esa modalidad, pero ahora me gusta mucho, sobre todo asado (o frito) cortado tipo french fries, son mi debilidad.

    A veces los postres con menos ingredientes y más sencillos de elaborar son lo más exquisitos, no siempre se necesita mucho para obtener un postre que nos llegue al alma.

    ¡Un beso grande para ti y para Lara!

    ResponderEliminar
  12. Cuanta razón, tiene maribel a veces hay postres que no necesitan de mucho hacer y son espectaculares como este por ejemplo.
    Me encanta esta manera de prepararlo al camote y es que a este tuberculo sea solo o combinado es una delicia.

    ResponderEliminar
  13. Que ricas tiene que estar, nunca la he probado la batata.
    Besoss

    ResponderEliminar
  14. Cuca primero te digo que estas fotos y el contraste que tienen me parece muy bonito, el otoño llego a tu puerta y con batatas asadas se me hacen agua a la boca. La primera vez que las comí fue en un asado brasileño y desde ese día fue amor total. Siempre las preparo asadas, creo que guardan mejor la textura y su rico sabor. Este antojo o no de embarazo es sano y muy rico, con canela una delicia.
    Con Lara te mando la mejor energía y paciencia que por lo visto la tienes toda, de tips no se nadita, pero aprendo contigo y las experiencias de las chicas que te escriben.
    Me llevo un par de estas deliciosas batatas, cremosas y en su punto.
    un beso, buen trabajo y feliz finde! ;)

    ResponderEliminar
  15. Coincidimos en el otoño, también es mi estación favorita, además habiendo nacido en otoño no podía ser de otra manera jeje. Yo también tengo ganas de que llegue ya el fresquito y que los árboles cambien de color e ir a coger castañas al campo.

    No he probado nunca la batata, la veo muchas veces cuando voy a la compra pero nunca me ha llamado la atención, pero seguro que están muy ricas con la receta que nos traes hoy.

    Respecto a Lara, no sé qué consejo darte, a mí con Guille me pasa justo al contrario, al cumplir 1 año empezó a rechazar los purés y sólo quiere comida sólida, aunque en la escuela al final sí se come las cremas cuando toca, pero en casa nada. No hice nada especial, desde los 6 meses le daba tanto sólidos como purés, la verdad es que me ha salido de buen comer, ene so no se parece nada a mí.

    Ánimo con el viernes, a mí también me ha tocado trabajar.

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Antes de tener blog sólo comía boniatas para la castanyada y poco más... Con el hecho de comprar cestas ecológicas donde no puedes elegir me acostumbré a cocinar más con ellas... Y esta idea me viene de perlas!
    Ainsss los niños comiendo... Aunque es algo que no conozco, Polyanna sólo tenía un objetivo, era comer como nosotros y los purés los dejó al añito recién cumplido y eso que no tenía dientes jejeje Pero con los años cambian y manías les van entrando y otras desapareciendo!
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  17. Buenos días Cuca!! Yo si tengo la suerte de estar de puente y te aseguro que yo no me voy a la oficina como tu me voy a disfrutar del otoño, me voy a por setas, que tampoco me gusta verdad?. Somos dos forofas del otoño crees que alguien se abra dado cuenta?
    Sabes me parece que me llega el olorcito de esos boniatos aqui, mira que me encantan simplemente al horno y ya está, pero con canela están buff se me hace la boca agua, no sabes como disfruto de ellos.
    Vaya Lara te lo esta poniendo dificil verdad? dale tiempo, todo llega lo mejor es tener paciencia y yo se porque te lo digo.
    Bueno disfruta de este fin de semana a tope, besos a mis dos niñas.

    ResponderEliminar
  18. Hola Cuca. Leyéndote haces que me retrotraiga a años pasados y es que has conseguido que muchos recuerdos hayan vuelto a mi pensamiento y es que mi madre nos los preparaba como tu dices.
    Los asaba en el horno, recuerdo que la cocina era de serrín jj así que fíjate si hace ya años jj.
    Aunque estamos en otoño las temperaturas lo ponen en duda, hace calor y las lluvias ni se ven ni se notan y la verdad es que hacen falta.
    Por lo que veo Lara os está dando algunos problemillas con la comida jj pero ya verás como cuando menos te lo esperas se producirá el cambio y comerá todo lo que le pongas y más siendo tan estupenda cocinera.
    Una forma de probar y saborear las batatas deliciosa. La boca se me ha hecho agua.
    Que tengas un estupendo fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. En Cataluña se come mucho boniato, de hecho lo venden en los puestos con las castañas, y mi compañera de mi paso los asaba y los comía tal cual sin echar nada. Yo los he usado para recetas siempre aunque no tengo ninguna en el blog. Y en canarias se come la batata frita como si fueran patatas fritas y está muy buena. Me apunto tu receta con canela y azúcar.
    Aquí otra que trabaja viernes y sábado sólo me libro de no ir a clase :)

    ResponderEliminar
  20. A mi también me encanta el otoño, ya está uno harto de tanto calor del verano. Las baratas asadas me gustan un montón. Así, es una receta muy sencilla y rica.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Hola Cuca!! Me encantan y me encanta su color, desde pequeña mi Abuelita solía prepararlas en miel y quedaban riquísimas y para Lara seguramente estarían muy bien así, por si decides probarlas de esa manera.
    Y si que si sirven para un sin fin de postres deliciosos y hermsoso o comerlas tal cual. Te confieso que al principio, a primera vista pensé que eran unas tortitas con forma de flor jeje que imaginación la mía.
    En fin me encantan y veré si preparo algo con ellas en estos días
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  22. A mi tambien me gusta el otoño ,lo unico que no me gusta es que haga frio y llueva.
    Te puedes creer que nunca las he comido y eso que ahora las traen a la fruteria de Gadis y creo que tambien las hay alguna que otra vez en Lidel.
    Seguro que estaban de rexupete se ven divinisimas, ganas de meter la mano y dar cuenta de una rodaja.
    Por cierto tengo esa misma cenefa de tela de saco con la puntilla ya se la he puesto a un tarro y a una dama juana que tengo con lavanda.
    Bicos mil y feiz finde wapa.

    ResponderEliminar
  23. Nunca las tome, pero asi preparadas tienen que estar divinas, biquiños

    ResponderEliminar
  24. Esta receta es muy adecuada para esta época del año, los boniatos al horno ya están buenos si encima los alegras con canela y azúcar ya son una auténtica tentación. Besos.

    ResponderEliminar
  25. Las recuerdo de toda la vida, mis abuelas, mi madre, mi suegra... eran imprescindibles en esta estación. Yo, como he sido mala comedora de siempre, si acaso las probaba por no oírlas ¡porque eran machaconas! Y ni fu ni fa. Pero Cuca, algo debió cambiar dentro de mí que descubrí lo rico que es comer y ahora si no me freno toooodo, absolutamente todo, me gusta. El año pasado me regalaron boniatos y al final me los comí sola, aquí nadie quiso probarlos. Como todos los años me regalan no los compro por no juntarme con una cargamento, que calorías tienen. En fin que es un producto que ha estado desde el principio de mis años, muy familiar.
    La manera más común de tomarlas era asadas. Otras veces cocidas en un almíbar con una rama de canela y frías. En buñuelos alguna otra vez.
    Me choca que haya personas que no las hayan probado nunca.
    El otoño es una maravilla, me fascina, pero también me gustaría ver caer la lluvia blanda, mansita y continua, me ahogan los días iguales, casi siento un poco de claustrofobia cuando miro al cielo y nada se mueve.
    No te preocupes demasiado por Lara todo llegará. Besos y perdón por alargarme tanto.

    ResponderEliminar
  26. Nunca se me había ocurrido asar batata y después espolvorearla con azúcar, qué buena....yo vengo de una boda en Pamplona, y decidimos los primos quedarnos a dormir ayer allí....y estoy machacada...también buscando hojas, pero con un viento sur que a mí me harta ya....¡TENEMOS EL OTOÑO EN COMÚN!, así que aprovecharé estos dos días mas para descansar, ponerme al día y dormir...Me ha encantado tu receta...tu abuela se llama como mi hija, lo que pasa es que la mía en Euskera, Maialen...que es Magdalena....
    UN BESAZO GUAPA

    ResponderEliminar
  27. Querida niña, tu y yo coincidimos en nuestro amor por el otoño aunque este año se hace esperar y yo a desesperarme porque necesito echar mano ya de las chaquetitas y las mantitas en el sofá... no hay nada mejor en el mundo, jajaja.
    La verdad es que he comido batatas una o dos veces en mi vida, si te soy sincera, en mi casa nunca hubo costumbre y la verdad es que paso de largo cuando las veo en el mercado. Me da la impresión de que me estoy perdiendo algo muy rico y creo que voy a probar la próxima vez que las vea pensando en tí. Ya te contaré!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  28. Excelente receta para celebra la llegada del otoño y de un día festivo que para muchos es un puente. Un beset Cuca

    ResponderEliminar
  29. Hola Cuca,ya estoy otra vez por aquí.
    Las batatas me encantan aunque no las hago demasiado porque a Manolo no le gustan
    Leyendo tu piblicación,me ha llevado a casa de mi madre y ese horno con las batatas haciendose.......y el olor.....
    Que maravilla,que te dice que el otoño ya esta aquí......
    El otoño me encanta,los días son todavía largos,las temperaturas maravillosas para pasear,para irte de viaje......
    Es una estación para hacer cualquier cosa
    Muchos besitos y uno muy especial para Lara

    ResponderEliminar
  30. Hola Cuca!
    Las batatas siempre han estado presentes en casa, mi madre las cocía ¡menuda delicia de aromas con la canela! otras veces simplemente las servía con un chorrito de miel, aunque yo de pequeñeja no me comía nada más que un trozo pequeñito, enseguida me sentía satisfecha.
    Qué bonitas fotos tan otoñales y qué ganas de que llegue de verdad!!
    Con Lara paciencia (me pasaba igual con mi niña)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  31. Hola Cuca!! Pues este año creo que vamos a disfrutar poco del otoño... Aún parece verano y puede que pronto llegue el invierno de repente! Zas, pasaremos de un extremo a otro como pasa siempre pero este año más aún creo... Aquí no hay ni rastro (ni parece que habrá alguno) de setas, qué pena todos estos trastornos, el cambio climático esta aquí y la cosa va a ir a peor... Y no hacemos casi nada para impedirlo... En fin, dejo el mal rollo y mejor comento tu postre que me parece una idea genial! El boniato lo he descubierto hace poco y ha sido amor a primera cuchara! Así que me quedo con tu postre que tiene una pinta exquisita! Sencillo y eficaz 😏 Además no sé si lo habrás hecho a posta o si se debe a la forma que tenía la batata pero te han quedado unas flores super cuquis!
    A Lara le cuesta comer entonces, ains! Prueba hacer dibujos con la comida, una cara con distintos ingredientes, o un paisaje... Suele funcionar ;) Un besito para las 2, ya nos contarás 😉😘

    ResponderEliminar
  32. me encanta ¡¡¡ tiene que estar buena no ,buenísima ¡¡¡¡ un besote

    ResponderEliminar
  33. Hola, Cuca. Desde pequeña los frutos de Otoño me han hecho mucha ilusión, las batatas, membrillos, castañas, acerolo... Qué ricas las batatas en casa las hago bastante. Mi marido y mi hija mayor no se cansan, especialmente al horno muy caramelizadas y con canela fantásticas.
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar
  34. Hola! me atrae mucho la idea de hacerlas asadas, ahora si, lo había pensado especiadas, jaja. por probar... Anda que no cambiaré de idea pronto, porque tienen una pinta muy buena y me imagino como debe de oler tu cocina con ese dulzor y con la canela. Me apunto a tu receta :) Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  35. Hola! A mi me madre le encantan las batatas asadas y también las hace alguna vez ahora en otoño de forma muy parecida a la tuya :)

    Ojalá mis niños se comieran los purés como tu niña. Los míos nacieron el 7 de Enero, deberían estar comiendo sus papillas como todos los bebés ya que el niño sólo tiene dos dientecillos abajo y la nena ni eso, pero chica no hay forma... cada vez que nos poníamos a comer, sólo querían que les diésemos de lo que había en la mesa. Desde esta semana sólo le damos comida en pedacitos minúsculos. Al mediodía y por la noche solía darles una papilla casera de verduras con pollo o ternera según el día y a veces pescado, pero era una pelea continua porque no querían ni ver la cuchara, luego por la tarde con la papilla de frutas era lo mismo... así que después de pensarlo mucho y teniendo en cuenta que de peso están bastante bien decidimos empezar a darle la comida en pedacitos y ver que tal. Por ahora parecen contentos y al menos comen lo que no comían antes (se han comido hasta risotto de setas y carrillada XD...), pero es que la papilla me acababa toda en los baberos y las tronas para mayor desesperación mía y de su padre. Eso sí estoy deseando que sean grandes para que coman ellos ya solos!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  36. Es como más me gusta la batata, asada, en mi casa del pueblo las asaba mi madre en el fuego de leña y quedaban deliciosas!! Una estupenda receta!! Bs.

    ResponderEliminar
  37. Hola Cuca, llego muy tarde, pero es que mi vida últimamente no da para más.
    Justo ayer asé boniatos y calabaza, En Valencia tenemos mucha costumbre y nos gusta mucho comerlos en otoño e invierno.
    Yo llamo batata al que tiene color naranja como el tuyo y boniato, al blanco, pero no sé si es correcto o no.
    Me gusta ponerle canela, así que tus batatas, me encantan tal cual.
    Aquí hace un calor de verano horroroso, así que de otoño, sólo alguna hoja en el suelo y poco más.
    Madre mía con tu niña. No sé qué decirte, pero si no come mas que comida triturada, igual tienes que pedir consejo a expertos en el tema. Nunca me atrevería yo a darte uno. Tu paciencia es prueba de lo que la quieres y de lo madraza que eres.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  38. Buenas Cuca, justo al ver tu propuesta me acuerdo del año pasado, embarazada de jimena me puse las botas comiendo así las batatas, que ricas. De hecho compré ayer una batata para repetir manjar porque me encanta.
    El día 17 cumple jimena los 6 meses (parece mentira lo rápido que ha pasado), ella ya se mantiene sentada y muestra curiosidad por la comida, mi idea es empezar con Alimentación regulada por el bebé BLW, no se si has oído hablar de ella, a mi me parece muy interesante aunque ahora, me gustaría ver de nuevo al pediatra antes de empezar porque como te comenté en un post no tomo productos lácteos por Jimena, en principio parece que tiene intolerancia a la proteína de leche de vaca aunque no termina de estar bien así que no se si será eso u otra cosa lo que le esté sentando mal...aunque ella está animada, gana bastante bien peso, feliz, sonriente y con mucha energía. Pero prefiero quedarme tranquila antes de empezar a darle de comer..En fin, a ver que pasa. Espero que poco a poco Lara a anime a abrir ese piquito ;) un beso.

    ResponderEliminar
  39. Hola Cuca! A mi me gusta mucho las batatas también me ha pasado como a ti... que me gustan más ahora que antes... puede ser.. por lo cocinillas que somos, que nos gusta ir variando y el paladar cada día quiere más jajaa. ..

    Lo que nunca había probado las batatas hervidas como lo hace tu madre y tu abuela... tengo que probarlas un día.. que horneadas es como siempre las como.. seguro estarán riquísimas con el azúcar 😍
    Un beso para todos!!

    ResponderEliminar
  40. Hace tiempo había un anuncio en el que preguntaban que a qué olía la primavera, no voy a contestar a eso pero lo que sí puedo decirte que a mí el otoño me huele a canela y bizcocho. Y los colores de la hojas en otoño son el complemento ideal a esos aromas. Deliciosa y sencilla forma de preparar el boniato, batata o camote. Yo suelo meterlo en rodajas, igual que la calabaza, con clavo, canela, nuez moscada, azúcar de caña en el horno y me encanta la cortecita acaramelada que se forma. Tu forma de prepararlo es atractiva por su sencillez. Gracias por la receta y por las hermosas fotos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Hola Cuca, siempre es de agrado verte por mi blog y decirme esas palabras tan bonitas y amables.
    La guayaba o pasta de guayaba, es como el dulce o pasta de membrillo, pero esta vez es con el fruto de la guayaba, ya se compra elaborada, es muy rica.
    Te dejo una enlace dónde podrás ver qué es la pasta de guayaba.
    https://www.google.es/search?q=pasta+de+guayaba&oq=pasta+de+gu&aqs=chrome.0.0j69i57j0l4.6231j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

    Un abrazo, pero antes me llevo un trozo de tu batata, seguro que me agrada.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  42. que rico¡¡¡ no lo comí nunca asi pero seguro que está bien rico.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
  43. Hola Cuca!! Me encanta el otoño y todos los productos de él. Es una estación preciosa, de cambios, de vuelta a la mantita. aunque ya sabes que soy más de verano, disfruto mucho del otoño. Aún no he comprado boniatos, con las temperaturas tan altas, casi no me he dado cuenta que ya el otoño empezó. las batatas asadas son todo un manjar, deliciosas. Yo nnunca las he hecho con azúcar y canela, sino que las pongo con miel. Pero las probaré a tu forma que se ven deliciosas!!! Un beso

    ResponderEliminar
  44. Mi preciosa amiga,para mi tambien son recuerdos de mi infancia, mi madre las ha estado haciendo hasta el año pasado, ella tenia el horno de mi sobrino debajo desu casa y casi todos los dias bajaba con su bandeja llena, los hacia para ella y para darme a mi, este año como por drsgracia no esta para hacerlos, yo los hare en su honor recordandola siempre. a ti te han quedado divinos y con la camelita me han gustado, asi que les pondre acordandome de ti. Un abrazo tesoro

    ResponderEliminar
  45. Cuca, te veo encantada con el otoño, así que disfruta de esta época tan especial del año. A mí no me gusta tanto, por los días plomizos y por el cambio de hora, pero reconozco que también tiene su encanto, como cada estación.

    En casa toda la vida se han hecho los boniatos, bien cocidos o asados, aunque no se les ponía canela. Y mira que me gusta el dulce, pero no es de las cosas que más me atraigan, aunque siempre los he probado

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  46. A mí también me encantan los colores del otoño, pero sólo los colores, la estación me trae tristes recuerdos.
    Yo soy de las que se enamoran del color de una hoja, no me importa agacharme y coger aquellas que destacan entre las demás, no lo puedo remediar, las llevo a casa y siento que a los pocos días ya no tienen el mismo aspecto, pierden su brillo e incluso el color cambia ¡qué pena!
    Pero el otoño nos trae esas ricas batatas que tú has sabido transformar en un apetecible plato.
    Mi ordenador ha vuelto a funcionar y aquí me tienes de nuevo para dejarte un montón de cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  47. que rico postre, y sencillo a tope!! que maravilla, que ganas tengo de darle uso al horno y de tardes frías por dios!!
    Yo de pequeña era muy mal comiente, insufrible, y a medida que fui creciendo mis gustos se ampliaron, y ahora.. ahora me gustaría parar jajajaja.
    No te preocupes por Lara, yo era asi, y mi hijo pequeño peor que yo aún. Comprendo que te preocupes, porque yo también lo hacía, y lo sigo haciendo, (se me ha quedado una obsesión con él). Recuerdo cuando caia malito de la garganta que le decía a su pediatra... doctor créame que este niño hoy sólo ha comido Dalsy jajajaja.
    Un besazo y paciencia

    ResponderEliminar
  48. Hola Cuca, en casa también somos de batata. A mí, especialmente me gusta frita acompañando al arroz a la cubana, qué rico. Por aquí, también se encuentra en bolsas fritas, como si fueran papas fritas pero batatas. De la forma que hoy tú nos enseñas, no la he probado, pero seguro que está riquísima, tendré que probarlo.
    Con respecto a Lara, intenta siempre darle a probar la comida que tú haces para tí, pero sin obligarla, se la pones en el trono y que ella vaya probando lo que quiera. Yo lo hice asi con María y la verdad que como prácticamente de todo ahora. Ya me contarás.
    Un besote

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí quédate un ratito más y déjame un comentario ¡es lo que le da vida al blog y así puedo saber que has estado aquí y visitarte!
Si has decidido quedarte en mi cocina ¡bienvenido! y si eres ya un veterano ¡gracias por seguir aquí día a día!