jueves, 5 de septiembre de 2019

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus)

El otoño se acerca con muy poco ruido:
apagadas cigarras, unos grillos apenas,
defienden el reducto
de un verano obstinado en perpetuarse,
cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.

Se diría que aquí no pasa nada,
pero un silencio súbito ilumina el prodigio:
ha pasado
un ángel
que se llamaba luz, o fuego, o vida.

Y lo perdimos para siempre.


Ángel González


Septiembre ha llegado a nuestro calendario y a medida que las hojas de sus días vayan cayendo llegará un momento en el que de repente seamos conscientes de que las horas de luz se han acortado sin que nos hayamos dado cuenta de ello a lo largo de los días de calor, vacaciones y descanso (o todo lo contrario)

Me gusta este tiempo de amaneceres un poco más tardíos que nos regala el ruído de las persianas que se bajan de madrugada al despertar con sensación de frío. Adoro salir de casa y descubrir cielos vestidos con nubes dispersas que acabarán yéndose cuando aparezca un sol cada vez más perezoso en salir. Me gusta que me reciba el aroma de pan recién hecho camino de la oficina y la sensación de bienestar al pasar por la panadería y sentirme abrazada por el calorcito del horno que se escapa por la puerta.

Para los que me seguís hace tiempo no es ningún secreto lo mucho que me gusta el otoño. Sus días cálidos y sus noches fresquitas, las primeras lluvias, el cambio de color de los árboles, la caída de las hojas y todas las frutas y frutos que nos brinda.

Me gusta la tranquilidad y la rutina que este mes trae aparejados. La vuelta a los horarios, las obligaciones y el orden. Soy rara, lo sé, pero me tranquiliza tener mis rutinas y sobre ellas orden y control. Tengo la sensación de que cuando tengo mucho tiempo libre no lo aprovecho. Me voy dispersando en otras cosas, llego al final del día agotada (con dos peques no es para menos) y encima de mal humor al ver que no he hecho nada de lo que tenía pensado (ni tampoco he hecho muchas cosas que no hubiera planeado)

Ya tenía ganas de volver al blog. Este verano no ha sido como otros que he cerrado mi cocina virtual y real en lo que a postres se refiere. No es que haya hecho muchas cosas pero sí que he estado haciendo algunos deberes de cara a la vuelta (y animada (por no decir obligada) por la cosecha que desde el huerto de mi padre iba llegando)

Me picaba el gusanillo de seguir compartiendo recetas, del reencuentro con todos vosotros, de enterarme qué habéis hecho estas semanas (o meses) durante los que hemos echado la persiana a nuestras cocinas (mi vena cotilla es muy grande), me muero de ganas de disfrutar de las recetas que van a venir y hasta de seguir creándome nuevas necesidades que justifiquen que sea miembro de honor del Club CVCQ

Me encanta la sensación de volver a lo cotidiano y de los reencuentros y aunque a veces las obligaciones y tareas del día a día pueda parecer que me rebasan regresar al blog es un bálsamo para mí. En muchas ocasiones leo comentarios en los que me decís que no sabéis cómo puedo con la casa, las niñas, el trabajo, el blog... y la realidad es que no es sencillo barajarlo todo, que sin la ayuda de mis padres con las niñas sería imposible, que he tenido que renunciar a millones de cosas (desde hacer deporte,  leer cada día, darme una ducha sin que entre nadie en el baño o chille, seguir alguna serie... hasta llegar a no sentarme ni para comer) que hay días que con suerte sólo estoy en pie de guerra 18 horas y así de lunes a domingo.

En esta vorágine de mutación a madre de dos niñas he dejado en suspenso muchas cosas de mi vida pero lucho por seguir con el blog porque es la única parcela de mi vida que por el momento es sólo mía y me ancla a mi vida anterior regalándome momentos que son sólo para mí (y también para mi familia porque somos todos los que disfrutamos de las recetas en casa) y que me aportan muchísimas cosas buenas que me hacen seguir cuerda en mi devenir diario.

Para la vuelta he elegido una receta que no es lo que tenía que haber sido. Pero estaba tan rica que al final le hice un cambio de imagen y un hueco en mi recetario.

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus) Postre sencillo, sin horno, fácil, rápido, tradicional, cheesecake, cuca, sin horno, de verano, receta

El verano es una época extraña. Llega para romper nuestras rutinas, nos regala (en general) más tiempo libre y sin embargo nos arranca las ganas de hacer cosas mientras nos escudamos en la excusa de que con este calor cuesta trabajo hasta respirar.

En esas andaba yo pensando en preparar un postre fresquito a la par que quería dar salida a algunas cosillas que iban danto tumbos de una balda a otra de los armarios de mi cocina desde hace tiempo (amén de estrenar un molde muy bonito que me he agenciado pero cuyo estreno salió un poco rana)

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus) Postre sencillo, sin horno, fácil, rápido, tradicional, cheesecake, cuca, sin horno, de verano

Mi idea era hacer una tarta de queso sin horno con una tableta de chocolate blonde (que compré hace tiempo y nunca preparaba nada con ella). Como tenía unas galletas Oreo trituradas que habían sobrado de otra receta pensé que en lugar de ponerle base añadía las migas a la masa de la tarta por darle un toque diferente.

La idea era buenísima y en mi mente funcionaba perfectamente. Pero cometí dos errores garrafales. A saber:

El primero de todos es que al poner las migas de las galletas Oreo en el vaso de la Monsieur Cuisine para mezclar y calentar los ingredientes estas se deshicieron por completo integrándose con la mezcla y dándole un color oscuro que no era el que yo había pensado para esta tarta.

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus) Postre sencillo, sin horno, fácil, rápido, tradicional, cheesecake, cuca, sin horno, de verano

El segundo es haber usado un sobre de preparado para flan lo que confirma que debo tener tendencias masoquistas en lo que a postres se refiere porque siempre que he intentado cuajar algo con uno de estos dichosos sobres me sale mal.

Y uno puede pensar "igual es que esta mujer no sabe leer unas míseras instrucciones..."

Que puede ser.

Sin embargo con la gelatina o los sobres de cuajada no tengo problema, pero con estos...uf! marronazo tras otro salvo alguna excepción (que ahora mismo no recuerdo, la verdad)

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus) Postre sencillo, sin horno, fácil, rápido, tradicional, cheesecake, cuca, sin horno, de verano,receta

Lo cierto es que la crema parecía cuajada, pero cuando llegó el momento del desmoldado no era lo suficientemente firme como para salir del molde y mantener la forma con dignidad.

El mosqueo se me pasó cuando probé la tarta (en realidad fue un lametazo a un churretazo que tenía en las manos y que había llegado a parar ahí mientras intentaba desmoldar) y se hizo la luz en mi cabeza. Así que la pasé a boles (que no queda lisa la superficie porque la alisé con el dorso de una cuchara para que estuvieran medianamente presentables y disimular el fallo) y me la llevé a la mesa.

En cuanto mi señor esposo dijo que estaba buenísimo y me dijo que apuntara bien la receta para repetirla y Lara se animó a probarla y se zampó un bol (que casi lloro de la emoción porque nunca jamás de los jamases y bajo ningún concepto pide voluntariamente probar nada nuevo) supe que merecía un hueco aquí.

Porque no séra lo que yo había pensado, pero como postre debo decir que está de escándalo.

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus) Postre sencillo, sin horno, fácil, rápido, tradicional, cheesecake, cuca, sin horno, de verano

Y sí, no es lo más ligero ni saludable que debería brindar a la vuelta de una época de excesos. Que nadie habla de la operación post biquini, pero que también existe, aunque algunos la quieran maquillar e intentar colarla cuatro meses más tarde como la operación post polvorón cuando la cosa se ha agravado claramente. Pero he pensado que algo dulce y sencillo para arrancar está la mar de bien, y si encima doy salida a cositas que estaban empadronadas en los armarios de mi cocina mejor que mejor.

La combinación de chocolate blonde (menuda tentación, probé sólo un cachito de la tableta y me la hubiera comido entera... ¡ese sabor acaramelado es irresistible para mí!) y galletas Oreo es brutal. Y dado que todos los postres que llevan queso me vuelven loca este ha sido uno de los mejores que he hecho este verano en casa.

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus) Postre sencillo, sin horno, fácil, rápido, tradicional, cheesecake, cuca, sin horno, de verano

Si os animáis a prepararla tal cual, al verterla directamente en boles o vasitos os quedará cuajada de manera uniforme y con una bonita superficie. Si preferís que quede cuajada con firmeza suficiente para desmoldar y cortar porciones será necesario poner un sobre más de flan o mejor aún cuajar con gelatina, agar-agar o preparado de cuajada ¡con lo que mejor os manejéis para evitar contratiempos como este!

Y como las buenas costumbres es bonito mantenerlas aquí os dejo un bol para compartir mientras os cuento la receta. Aunque la he hecho en Monsieur Cuisine se puede hacer en Themomix y también de manera tradicional sin problema ¡que nadie se quede sin probarla por no tener robot de cocina!

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus) Postre sencillo, sin horno, fácil, rápido, tradicional, cheesecake, cuca, sin horno, de verano

Ingredientes:

* 300 gramos de queso de untar
* 200 mililitros de leche
* 120 gramos de chocolate blonde
* 80 gramos de azúcar
* 20 gramos de caramelo líquido
* 65 gramos de galletas Oreo
* Un sobre de preparado para flan

Elaboración:

1. Ponemos las galletas Oreo enteras en el vaso y el chocolate en trozos y trituramos a golpes de turbo hasta que estén pulverizados.

2. Añadimos el queso, la leche, el azúcar, el caramelo líquido y el sobre de preparado para flan, colocamos la pala mezcladora (mariposa) y programamos 12 minutos, velocidad 3, 95 grados

3. Una vez termine retiramos la pala y vertemos en los boles en los que queramos servir. Dejamos enfriar sobre la encimera, tapamos y guardamos en el frigorífico.

Elaboración de manera tradicional:

1. Pulverizamos las galletas y reservamos.

2. En una cazuela ponemos todos los ingredientes menos 100 ml de leche y el sobre de preparado para flan y llevamos a fuego medio-bajo removiendo con frecuencia.

3. Disolvemos el contenido del sobre en la leche y cuando la masa de la cazuela esté a punto de romper a hervir retiramos del fuego, añadimos la leche con el sobre disuelto, removemos bien y volvemos a  poner al fuego removiendo  hasta que esté de nuevo a punto de hervir.

A partir de aqui igual que con Monsieur Cuisine.

 https://sites.google.com/s/1oN7PP0qLvr-J2CIvbueDkA8K2a8ZeGLD/p/1gkVL9mcXH-Po6Ui0kKkayMuj6S6yjFz8/edit

Tapamos muy bien antes de meter en el frigorífico para que no se reseque.

Como todas las tartas de queso está mejor de un día para otro y cuantos más días pasen más rica es.

Tarta de queso, chocolate blonde y galletas Oreo sin horno (en Monsieur cuisine plus) Postre sencillo, sin horno, fácil, rápido, tradicional, cheesecake, cuca, sin horno, de verano

La dificultad es nula y como siempre podéis adaptarla a los ingredientes que tengáis en casa.

Si os animáis a prepararla no os olvidéis de compartirla en redes sociales y etiquetarme para que pueda verla.

Para que sea una vuelta redonda esta receta de reciclaje de ese resto de galletas Oreo picadas que tenía en casa va para el reto 1+/-100 desperdicio 0 de mi amiga Marisa del que os he hablado en miles de ocasiones y en el que os animo a participar para que ningún resto de los que tenemos a casa vayan a la basura sino que le demos una salida digna y deliciosa.

 

El otro día le comentaba a mi amigo Rodrigo que mis días de vacaciones habían pasado entre eternos y muy rápidos. Con dos niñas en casa las cosas son más difíciles porque puedes planear lo que te dé la gana que ellas marcan sus ritmos y tienen sus propios planes.

Así me veía mañanas que no hacía nada porque estaban demandando atención continuamente y otras que las cosas cundían muchísimo y me "sobraba" tiempo que por lo general acababa dedicado a ellas.

Elena cumplió siete meses el jueves pasado. Desde que me cogí las vacaciones ha empezado a tomar purés de verduras y poco a poco le he ido introduciendo pollo, pavo y ternera. También el gluten y por el momento genial porque no ha mostrado intolerancias ni reacciones a nada.

Por supuesto ha llegado el momento de la fruta. Costó al principio, fue llevadero unos días y al final ha cerrado la boquita y ha dicho que ese puré tan raro para ti que dices que está tan rico mientras le acercas una cuchara cargada una y otra vez. En realidad menos cargada en cada vano intento porque vamos perdiendo carga a base de manotazos y giros varios de cabeza.

Como la niña ha salido muy lista cierra la boca, aprieta los labios y no la abre hasta que no ve que el bol ha desaparecido por completo. Algunos días intentaba llorar y al abrir la boca ¡cucharada! Mi idea no era forzarla a comer ¡ni mucho menos! sino que al menos probara la fruta a ver si le gustaba y quería seguir comiendo. Como se dio cuenta de lo que pasaba lloraba a partir de ahí lloraba con la boca cerrada.

He pasado al plan B. Se acabó el puré de frutas y con un chupete de esos para comenzar a alimentarse le meto unos trocitos que mordisquea y chupa con las encías y yo tranquila porque con los trocitos, por muy chicos que sean, cuando se los va a tragar vomita ¡creo que va a ser de vómito fácil como su hermana!

Lo que más le gusta es el melón, pero a la pera y la sandía ya os digo yo que no les hace ascos tampoco.

Lara sigue siendo un desastre para comer. Avanzamos porque ya no tiene que ser todo triturado, pero son muy pocas las cosas que quiere comer.

No le gusta el arroz ni la pasta. Echa la vida para comerse cualquier cosa, se mete la comida en la boca y ahí sigue diez minutos después, la fruta le cuesta lo más grande... pero yo mantengo la esperanza. Según los días con más o menos dignidad, pero lo intento.

Lo he probado todo: ayudarla yo, dejarla a ella, que coma viendo dibujos, que coma con la televisión apagada, que coma antes que nosotros, que coma a la misma vez...y nada funciona.

Es frustrante porque en casa no se oye "esto no me gusta" "qué asco hoy lentejas otra vez"... Hay una relación sana con la comida, ve mucha fruta y verdura a diario, me ve comerlas todos los días.

Sé que esto se corregirá (o no) con el tiempo. Que yo el brócoli no lo probé hasta los 30 años y no me ha pasado nada. Ante la disyuntiva de si los malos comedores nacen o se hacen mi experiencia personal es que nacen. Al menos algunos. Lara entró con poco más de seis meses en la guardería donde les ofrecen muchos alimentos cocinados de maneras distintas. Si hubiera estado conmigo en casa me habría echado todas las culpas de por vida por mucho que hubiera hecho. Con todas y con esas en el fondo me siento culpable de que esto nos esté costando tantísimo porque siempre me pregunto si no podría haber hecho algo más.

Al final me he alargado más de lo que quería para ser el primer día. La semana que viene os hablaré de la vuelta al cole de Lara y Elena, que en realidad no es vuelta para ninguna porque Elena ha comenzado en la guardería y Lara comenzará en el colegio ¡Tengo la sensación de que las madres lo sufrimos más que ellos!

Espero que todos hayáis tenido un bonito verano. Poco a poco me voy poniendo al día. Gracias por volver a mi cocina una vez más.

Manos a la masa y ¡bon appétit! 

25 comentarios:

  1. Casi todos los blogueros que sigo son del otoño, parece que en eso estamos de acuerdo, el verano no es que no nos guste, pero como buena andaluza que eres, ya sabes que en esta comunidad son eternos, comienzan en mayo y en noviembre, con los turrones en el hiper, aún no hemos guardado el bañador. También es que el otoño con su morriña y esas lecturas, que las romanticonas como nosotras nos metemos entre pecho y espalda, nos trae esa vuelta a la normalidad que tanto necesitamos algunas, entre otras cosas porque echamos de menos el blog. De tu tarta de queso y chocolate es que no quería ni hablar, porque nada más que a ti se te ocurre hacernos este postre en el post vacacional, he comenzado a leer los ingredientes y he tenido que parar, se me estaba abriendo un apetito dulce descomunal. Super riquísimo lo encuentro.
    Me alegro que esas dos niñas preciosas vayan creciendo así de bien, aunque es cierto que en esta edad dan mucha tarea, disfrútalas todo lo que puedas, ya que crecen muy rápido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida Cuca !
    Eso de que regreses con un poema de uno de mis poetas favoritos como me ha gustado.
    Yo también recién he asentado las posaderas de nuevo en este rincón virtual al que al igual que tú, tenía ganas de regresar. Viene bien la desconexión, pero enseguida echo de menos el blog.
    No hay quien me entienda jjaja...
    El otoño es una estación que también me encanta por todo lo que conlleva : rutinas, tranquilidad, nuevas comidas, esos colores ocres que me enamoran , enfin...
    Hablando de la receta , a todos nos ha pasado algún que otro percance que después convierte el resultado , sin haberlo esperado, en algo estupendo que se queda ya como un básico en nuestra cocina y creo que esta tarta reune esas condiciones.
    Bueno no me enrollo más , que empiezo y no paro jaja..
    Espero que la guarde le vaya muy bien a la peque y a la mayor también en su cole.
    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, querida Cuca. En primer lugar, gracias por volver acordándote de mí, al igual que al despedirte. Eres la recicladora nata en el proyecto y eso es un lujo y alegría para mí.
    Lo bueno de saber reciclar, es que solemos obtener óptimos resultados con pocos ingredientes o a partir de "fallos" o despistes... errores que sabemos subsanar y eso, no todo el mundo sabe hacerlo. Gracias por todo.
    Estás de vuelta y te entiendo perfectamente cuando dices que el blog es tu bálsamo y tu parcela íntima.
    Cuando la vida nos ocupa en mil cosas de las que no podemos escapar, es bueno tener un espacio propio si es posible.
    Los boles de tarta igual están mejor que si hubieras hecho una tarta al uso. Si tú marido y Lara lo han disfrutado, más a mí favor.
    No conozco ese chocolate, pero ya me gustaría.
    Un bocado dulce, delicioso y sencillo. No sé puede pedir más.
    Espero y deseo que tú pequeña te dé menos problemas para comer que con la mayor, ya llevas bastante.
    También, que su entrada en el colegio sea feliz y al menos, te sirva de descanso.
    Muchos besos y feliz día.

    ResponderEliminar
  4. Holaaaaaaa Cuca yo tambien estoy de vuelta despues de mis vacaciones y aunque la visita sea rapida pues trabajo de tarde esta semana no podia dejar de pasarme a ponerme al dia.
    Como siempre es un placer venir a visitarte y disfrutar de tus fantasticas recetas eres la reina de los reciclajes esta tartade queso se ve divinisimaaa y no dudo lo mas minimo que este de rexupete.
    Me ha gustado mucho el poema ,espero que la peque este llevando muy bien su inicio en la guarderia y que la entrada de Lara en el cole sea buena tambien .
    Bicos mil y feliz finde wapisimaa.

    ResponderEliminar
  5. Hola Cuca!!
    Has vuelto de lo más poética y con las pilas bien cargadas.
    Se nota que después de tanto tiempo tenías un montón de cosas que contarnos.
    Cómo pasa el tiempo!! Elena ya tiene 7 meses!! No me lo puedo creer. Parece que nació ayer jeje.
    Y bueno... ya sabes que con las comidas siempre hay que tener paciencia.

    La tarta de chocolate entra por los ojos con ese color a chocolate tan intenso. Si lo tuviera delante seguro que te doy el aprobado ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Madre mía que pasada!!!!!!!! me ha encantado!!!!!!! eres una super mujer y te agradecemos mil que sigas luchando para traer a nuestra vida delicias como ésta... Ole, ole y ole!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Cuca, ya estamos de nuevo aquí, yo dejé de publicar pero realmente no he estado desconectada, solo me lo he tomado con calma, y he ido lentamente, sin presiones, que ya tengo suficientes en la vida diaria, como para que el mejor de los momentos del día, que es bloguear un ratito, se me atraviese por tomarlo como si fuera una obligación.
    En casa hace siglos que no utilizo flan de sobre, pero mi madre sí lo hacía y me gustaba, especialmente cuando ponía una galleta encima y lo espolvoreaba con canela, para mí era lo más. Así que tu postre seguro me gustaría, aún siendo chocolatoso, jajaja, porque me encantan los postres fresquitos de chocolate.
    Las niñas veo que siguen su ritmo normal de crecimiento, no hacen nada que qualifier otro peque no haga, te lo digo yo que he criado a unos cuántos, al final te aseguro que acaban comiendo de todo, incluso algunos se pasan, lo único es que si que es verdad, que el que es delicado para comer, lo sigue siendo toda la vida, aunque de lo que les gusta, se ponen tibios, jajaja.
    Besos y bienvenida.

    ResponderEliminar
  8. Cuca este postre es de mesa de domingo , que ricura , me encanta
    besinos

    ResponderEliminar
  9. hola Cuca, gracias por visitar mi blog. Me gustan estos postres individuales y si son con queso aú mejor.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Cuca me alegra verte de nuevo por aqui, le diste un giro a ese dulce y vaya como te quedo de rico, lo de la comida te entiendo mi hija era igual y es un suplicio pero es lo que nos queda . besitos

    ResponderEliminar
  11. Una alegría volver a leerte creo que vamos reapareciendo poco a poco, no conozco ese chocolate, pero seguro que siendo chocolate.....es rico. Lo importante es que este rico y eso no lo dudo. besinos wapa

    ResponderEliminar
  12. Cuca feliz regreso a tu pequeño espacio personal que con tanto cariño nos compartes y nos tienes al día de las dulces recetas que traes con anécdotas y pensamientos que nos permiten acercarnos un poco más. Muchas veces me ha pasado aquello de tener en mente una receta y luego plop!!!, no sale como queríamos pero de sabor es lo másssss. Más si la pequeña Lara la aprobó junto a tu costillo. No puedo hablar del tema materno, solo te digo que lo haces fenomenal y nada, siempre disfrutaré de tu espacio, tus recetas y de tu cocina. Mil besos bonita y que el otoño llegue feliz (que me encantan esas estaciones neutras, otoño y primavera), creo que el clima de mi ciudad natal es puro otoño con mucha lluvia pero una temperatura deliciosa siempre, ni muy frío y cero caliente. Por acá he sobrevivido al húmedo y congelador invierno que penetra huesos. Eso sí, que siga más bien fresco que en el verano siempre desaparezco por aquí ;)
    besitos bonita

    ResponderEliminar
  13. Hola Cuca, pues qué decirte de tus niña. jajaja, si yo te contara. Mi Elisa de pequeña fue un desastre para comer, yo temía la hora de la comida, de la cena, de la merienda... Ja ja aja, . Pero todo pasa aunque parezca mentira. Ya veo que est postr ede chocolate ha sido un acierto así que tú feliz. Para mí también, como todo lo que me pones delante. Un ebso muy grande y bienvenida!!!

    ResponderEliminar
  14. Tu postre tiene una pinta estupenda y también me encanta porque es fácil y rápido. No creo que te hubiera quedado mejor de haberlo hecho intencionadamente desde el principio. Nunca he probado ese chocolate porque soy de chocolate negro y me parece que tiene que ser muy dulce, así que haré tu postre con chocolate negro, que aunque no quede igual, seguramente también estará bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Hola Cuca, ya vamos llegando y volviendo a la rutina. Tu ya veo que con las pilas cargadas, a mi también me gusta este tiempo es el mejor para mi. La receta que nos traes es una delicia, me encanta tiene muy buena pinta, es sencillo y lleva chocolate. El postre ideal.
    Besoss

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa, la cantidad de recetas famosas que han surgido de fallos y errores. Así que esta tuya ( que debe estar brutal) es una de las muchas creaciones casuales. 👏👏👏👏😚

    ResponderEliminar
  17. Hola Cuca, el poema es una preciosidad :) Y e otoño ya asoma, lo cual me alegra mucho porque yo no llevo muy bien lo del calor. Parce que este año, al menos más al norte viene el fresquito y no tendrmos un mes de septiembre caluroso, como venia sucediendo ultimanente. Ya se notan esos atrdeceres rojizos que encandilan. Tu receta está muy buena, y como pasa con muchas quieres hacer algo y te sale otra, pues genial! así es como se han creado muchas recetas diferentes. Me alegro de saludarte de nuevo, un beso :)

    ResponderEliminar
  18. Tiene una pinta estupenda. Muchas veces las recetas que salen (y no tenían que haber sido esas) quedan deliciosas!bsts

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola Cuca! Bienvenida de nuevo... a mi me gusta el otoño también... no se si es porque dejamos atrás el verano y el calor abrasador.. o porque no me gusta el jaleo que se forma en mi zona con tanto turista y estoy deseando que llegue septiembre, aunque se acaben las vacaciones jajaa... La receta me parece deliciosa, una pena que no te haya cuajado lo suficiente para que quedara en forma de tarta... yo también me la imagino y la idea, como bien dices, era buena... pero el preparado para flanes, te metió la pata... Pero con lo que lleva... no dudo de que estará... ains... como estará... de 10!
    Bueno.. y con las peques no sufras, sé que es impensable hacerlo como cualquier madre, pero verás que cuando menos te lo esperes, ya comen solas y bien, porque en casa solo hay buenos productos para hacerlo... tiempo al tiempo mi querida Cuca... Un beso corazón.

    ResponderEliminar
  20. Aquí otra fan del otoño. Y de las recetas que no salen como una quería pero igual están buenísimas. Desde luego, la cuchara la está pidiendo a gritos. Un besote.

    ResponderEliminar
  21. Hola Cuca! Qué alegría verte de nuevo en tu cocina descubriéndonos nuevas recetas que harán las delicias de las nuestras (al menos lo intentaré...)! Es curioso como consigues crear un dulce tan rico, siendo fallido de otro que tenías en mente, te agradezco que nos lo cuentes, porque siempre se aprenden cosas que nos pueden pasar a los demás. El aspecto es delicioso y la presentación me encanta, como siempre!
    A mí también me gusta volver a la rutina que nos trae este mes, un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  22. Como te entiendo Cuca, yo siempre he sido de rutinas, incluso cuando iba al instituto quería volver para volver a mis rutinas jajajaja
    No sé si ya te lo había contado, pero mi hermana y yo de pequeñas eramos muy malas comedoras. Bueno yo comía bien en casa, pero en el colegio no, y además somos muy cabezonas, así que nos podíamos pasar horas y horas delante del plato sin comer ni hablar ni nada. Mi hermana ahora, aunque hay cosas que siguen sin gustarle como el embutido, come bastante bien y yo he descubierto que mi problema es que no me gustan las recetas "tradicionales". Me pones un plato de potaje de garbanzos y me cuesta la vida, pero si me los pones con un poco de curry y espinacas me encantan. Al final todo llega y las cosas se van asentando :)

    ResponderEliminar
  23. Pero que rico rico se ve tu postre, que yo me lo terminaria en un abrir y cerrar de ojos. Espero que le haya ido muy bien a Lara y Elena! Con la comida siempre habra algun ingrediente o alimento que no sea dificil aceptar o que hasta cierta edad lo podamos aceptar. Yo todavia es hora que no soy muy fan de los chicharos. Me los como pero mi tolerancia a ellos llega hasta cierta cantidad. Trato de preparar comida con ellos y de que mi hija no perciba mi disgusto todo por el "que aprenda a comer de todo y lo mas sano", jaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Cuca, acabo de llegar a casa y te leo con interés como siempre. Me has hecho recordar muchas cosas. Yo todavía no sé cómo con 22 años pude con un bebé recién nacido y una niña terrible de 21 meses. Esas cosas... y sí podemos. Antes no estábamos tan pendientes de las nuevas recomendaciones, actuábamos por instinto. Esto sí y esto no porque se atraganta o lo que es peor, se atragantó y a poco me muero... ja, ja, ja.
    Me alegro que Lara haya probado esto “tan raro” y le haya gustado. Poco a poco. No queramos que sepan como nosotras, sino no las podríamos aguantar, porque sabrían mucho más que nosotras. Mejor así.
    Un postre divino y seguro que nos encanta. El chocolate siempre siempre es un regalo.
    Besitos grandes a las tres y si extendemos a tu madre, a las cuatro.

    ResponderEliminar

Gracias.
Por llegar por primera vez, por regresar tras un largo tiempo, por venir cada semana.
Gracias.
Por leer hasta el final y por las palabras que me dejas o te guardas para ti.
Gracias.
Por formar parte de esta aventura.