jueves, 17 de enero de 2019

Bundt cake de turrón de Jijona con Conguitos de galleta

Creo que es la primera vez desde que tengo el blog que he estado a punto de no llegar a la publicación semanal.

Que nadie se alarme, que Elena sigue flotando felizmente en la barriga, al menos en el momento en el que estoy redactanto esta entrada.

Pero voy tan apurada con el trabajo que no he podido sacar un ratillo a lo largo de la semana para seleccionar fotos, redactar entrada y todo el trabajo que una publicación tiene tras de sí y que vosotros conocéis tan bien como yo.

En casa mi tiempo libre es nulo. Lara está un poco resfriada, yo estoy un mucho cansada, y por si fuera poco tengo un montón de cosas que preparar para la llegada de Elena y ni tiempo ni ganas tengo.

Así que este bundt de turrón de Jijona y Conguitos de galleta ha estado a un tris de quedarse sin ver la luz. Al menos hasta que retome la actividad bloguera tras el nacimiento de la peque.

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Porque esta entrada, amigos míos, es la última por el momento. Y no quería faltar a ella porque no quería marcharme sin despedirme y porque el sábado 19 es mi cumpleaños y me gusta compartirlo con vosotros.

En esta ocasión no he elegido una tarta especialmente llamativa ni festiva. He querido celebrarlo con vosotros y despedirme con una de esas recetas de aprovechamiento que tanto caracterizan mi cocina y de las que hago gala con un tremendo orgullo por aportar mi granito para concienciar que debemos luchar por conseguir un desperdicio cero en nuestros hogares.

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Hace bastante tiempo que quería preparar un bundt con turrón de Jijona. Después de usarlo para elaborar galletas y muffins era el siguiente paso lógico ¿verdad? Además lo había visto mil veces en la blogosfera aunque la cantidad ingente de azúcar y mantequilla que incorporaba la receta que habitualmente he visto compartida no acababa de convencerme.

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Así que una vez más he cambiado ingredientes y he reducido cantidades para hacerlo un poco más saludable. Que es mucho decir de un bundt que incorpora toda una tableta de turrón de almendra. No voy a venderlo como sano porque no lo es, pero menos calorías que otras recetas sí que tiene y ya es algo.

En un arrebato final le añadí un puñadito de Conguitos de galleta. Me enamoré de ellos una vez en la tienda del cine (sí, ese lugar al que iba antes de ser madre y que ahora me es completamente desconocido) y en cierta ocasión me hice con una bolsa de kilo (nadie dijo que comprara con mesura) a la que hay que ir dando salida de a poquitos para no acabar con ellos a puñados.

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

La idea fue buena, aunque se notan poco porque el interior quedó bastante cremoso. Mira qué problema tan enorme.

Quería deciros tantas cosas en esta última entrada que sería eterna, así que iré a lo importante e intentaré ser breve (más que nada porque no tengo tiempo de más)

Gracias. A todos los que pasáis por mi cocina dejéis o no pruebas de vuestro paso por aquí. Es emocionante que alguien a veces te deje un comentario y te diga que te sigue desde hace años y que pasa por este rincón cada jueves para ver qué se cocina y qué historia me cuento pero que hasta ahora no había dejado ningún mensaje.

Perdón. Por todas las visitas que os debo. Que son muchas. Pero ya no llego a todo. Desde el móvil voy controlando vuestras recetas pero no me da tiempo a comentar.

Y sobre todo esto no es un adiós, no es mi intención en absoluto. Es un hasta pronto. Lo más seguro hasta dentro de cuatro o cinco meses. Con Lara fue todo muy complicado. Con Elena no lo será menos así que hasta que no vuelva al trabajo no podré poner orden a mi vida y sé que me va a ser imposible publicar (y de cocinar, y fotografiar ni hablamos)

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Os echaré de menos. Vuestras recetas, vuestras historias, pero sobre todo vuestra compañía que ya sabéis que es algo que traspasa pantallas con el paso del tiempo.

Pero en menos de lo que imaginamos esta cocina virtual volverá a abrir puertas y ventanas, encender el horno y estar de nuevo en marcha con más historias y ahora con dos niñas revolucionando por aquí con sus historias y ocurrencias.

Mientras tanto os quedáis con muchas ideas para poner un punto dulce en vuestros hogares ¡y para dar salida a esas cositas de navidad que seguro alguna queda en el armario!

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Espero que os animéis con este bundt ¡os va a encantar! Ya veis ese interior tan cremoso que está pidiendo a gritos ¡muérdeme!

Y ese color doradito tan atractivo...

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Por no hablar de lo bonito que queda y de lo fácil que es prepararlo ¡es que lo tiene todo para que os pongáis con él!

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Y si no tenéis Conguitos de galleta poned unos trocitos de chocolate ¡o nada! Por sí solo está buenísimo, aunque el contraste con el chocolate le va de lujo a esta masa.

Así que pasad y poneos cómodos, que vamos a merendar juntos por última vez en unas semanas.

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Pero no quiero caras largas, que es una ausencia por una buena causa y además celebramos que en dos días sumo un dígito más a mis años y ya iremos descubriendo lo que los 37 me deparan.

Aburrida creo que no voy a estar ¿verdad?

Pues lo dicho, a merendar y a compartir un buen rato como viene siendo nuestra costumbre. ¿Quién quiere un trozo?

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Ingredientes:

* 1 tableta de turrón de Jijona (la mía 260 gramos)
* 100 gramos de mantequilla
* 1 yogur natural (125 gramos)
* 180 ml leche
* 3 huevos
* 100 gramos azúcar
* 350 gramos harina para repostería
* 40 gramos caramelo
* 1 sobre de levadura química (16 gramos) (o una cucharada si lo queréis con la textura cremosa como el mío)
* 100 gramos de Conguitos de galleta.

Elaboración:

1. Derretimos la mantequilla en el microndas y la añadimos a un bol amplio donde incorporamos el azúcar.

2. Batimos hasta obtener una mezcla cremosa (se puede hacer perfectamente a mano)

3. Añadimos el yogur y la leche y mezclamos hasta integrar.

4. A continuación vamos añadiendo los huevos de uno en uno batiendo en cada adicción y no añadimos el siguiente hasta que el anterior no está integrado.

5. Desmenuzamos el turrón con ayuda de un cuchillo o bien a mano que no tardamos nada y se ensucian menos cosas y añadimos el caramelo. Batimos hasta integrar. No pasa nada si queda algún trocito más grande de turrón o hay algún trozo de almendra.

6. Añadimos la levadura y la harina tamizándolas y batimos hasta obtener una masa cremosa pero manejable.

7. Por último incorporamos los Conguitos de galleta que previamente habremos pasado por una cucharadita de harina para evitar que se vayan todos al fondo. Repartimos bien por la masa.

8. Untamos con mantequilla el molde que vayamos a utilizar y vertemos la masa. Le damos un golpe seco sobre la encimera para que suban a la superficie las burbujas de aire que pueda haber en la masa e introducimos en el horno precalentado a 180º C

9. Horneamos durante 50 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta de madera esta salga limpia. Si fuera necesario a partir del minuto 30-40 de horneado cubrimos con papel de aluminio para evitar que se dore en exceso.

10. Dejamos reposar en el horno unos minutos y desmoldamos sobre una rejilla para que se enfríe por completo. Tened cuidado porque es muy frágil y podría romperse.

11. Antes de servir espolvoreamos con azúcar glas.

https://sites.google.com/s/1R8b9lh7U6VbmcMgEaNlgPOc9dCtgS8hX/p/1Wr9sjFQbOlraXf_ApCWfmZqD6nR36c1p/edit

Lo del azúcar glas es completamente opcional. Yo a veces le pongo y otras no. En la foto queda bonito, pero a la receta no le aporta nada.

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Para conservarlo en perfecto estado lo envolvemos bien con film transparente cuando esté frío y a la nevera.

Ahora hace mucho frío y aguantaría fuera, pero no merece la pena correr el riesgo de que se ponga malo rápidamente. 

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Mejor no nos la jugamos con la seguridad alimentaria en lo que cocinamos que a estas alturas los frigoríficos ya deben estar menos saturados de restos navideños ¡al menos el mío comienza a rebosar de cosas verdes! (eso es lo que dice mi costillo)

Bundt cake de turrón de Jijona (turrón de almendra blando) con Conguitos de galleta. Deliciosa receta de aprovechamiento o reciclaje de productos navideños. Desayuno, merienda, postre. Bizcocho. Sencillo, Horno. Cuca.

Esta receta va para el reto 1+/-100 desperdicio 0 de mi amiga Marisa que voy a echar mucho de menos durante mi baja, pero al que me reincorporaré en unas semanas porque pienso regresar reciclando y aprovechando todo lo que tenga en casa ¡Y espero que hagáis lo mismo en vuestros hogares!


No podía marcharme sin una última crónica de Lara. Aunque intentaré publicar algunas fotos por instagram para no dejaros sin noticias de la peque (en nada dejará de ser la peque para ser la mayor) no es lo mismo que leer semana a semana sus ocurrencias.

Esta semana está en casa. Bueno, en casa de la abuela. Se ha resfriado un poco, y aunque no es más que tos y mocos está más cómoda a su aire que en la guardería. Todo el mundo sabe lo bueno que es quedarse en casa de la abuela, que haces lo que quieres y que te consiente más que nadie, y Lara no iba a ser una excepción.

Estuvo en la pediatra el lunes (con las gripes y resfriados que circulan libremente por el país no me atrevía a dejarla en casa sin que la viera el médico) y mientras le hacía la revisión estuvo haciéndole preguntas a la niña. Cuando acabó con ella, además de decirnos que era un resfriado leve, nos comentó que la niña tiene una inteligencia y una capacidad de comunicación que es propia de niños de cinco años.

Y en febrero cumple tres.

No hay duda de que viene pegando fuerte.

Sigue muy pendiente de la barriga e interactúa bastante con su hermana, de la que se acuerda a diario, le cuenta cosas, le da besos y hasta en alguna ocasión he tenido que dejar que me ponga sellos en la tripa porque dice que son como los del cole, cuando se porta bien, y que Elena se merece uno.

También se lleva golpes la barriga porque es complicado que una niña mida su fuerza, o la distancia, o que esté permanentemente pendiente de que mamá está embarazada y no se le deben dar golpes.

Ahora que he comenzado a preparar las cosas para la llegada de la bebé es como si hubiera tomado más conciencia de que un día va a llegar a casa una bebé "real" y continuamente está diciéndome que "cuando venga Elena" (siempre empieza las frases así) ella me va a ayudar a bañarla, y que le cambia el pañal, y le da el chupete, y el biberón y la cena...

Es más rica...

Ya veremos qué ocurre cuando todos entremos por la puerta de casa. Esto promete traer anécdotas para muchas entradas.

Y ahora sí que sí ha llegado el momento de la despedida. Gracias por seguir aquí hasta el último momento, por vuestros comentarios y mensajes. Antes de lo que pensáis me tenéis de vuelta en vuestras cocinas y en este rinconcito donde espero volver a encontraros a todos.

Mientras tanto sed felices y seguid cocinando con tanto amor y pasión como hasta ahora.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 10 de enero de 2019

Brownie de mantecados de limón

Terminadas las navidades damos por finalizada una vez más la operación Roscón.

Bueno. Operación Roscón, polvorón, turrón, alfajor, panettone, bombón... y no sigo por si a alguien se le indigesta todo lo que se ha metido entre pecho y espalda al leerme.

Después decimos que no entendemos cómo hemos engordado.

Y es que un poquito de aquí y otro poquito de allá y otro del de más lejos acaba sumando en nuestras caderas.

Yo me pesé la última vez el 26 de diciembre. No por gusto, sino porque fue la última revisión con la ginecóloga. Había subido tanto peso en cuatro semanas que he decidido, por mi salud mental, que no volveré a pesarme hasta pasada la cuarentena. Y sólo en caso de verme más estilizada.

En las próximas revisiones me voy a negar a subirme en la báscula. Estoy en mi derecho. O eso creo. No se puede pesar a una embarazada a término justo después de Navidades. Eso es tremendamente cruel e innecesario.

Igual que no es de recibo regalar cajas y cajas de bombones en navidad. Que yo soy de naturaleza egoísta, así que me resigno y me las como. Y me saldrá otra niña choco-adicta (que además dejará el esternón pulverizado a juzgar por las patadas que me propina cuando le doy su dosis de bombones diaria)

Lo que es seguro es que a estas alturas todos queremos hacer desaparecer los restos navideños de nuestras casas de una vez por todas a ver si así quitamos la tentación y podemos pasar página.

Y lo de colocarlos en casa ajena sólo cuela si eres madre.

Puntualizo.

Si eres madre y tus retoños han volado del nido.

Porque ahí está mi madre cada año en plan "si no te llevas esto acabará poniéndose malo y teniendo que tirarlo" atacándome por mi flanco más débil que es que ningún alimento acabe en la basura.

Y yo arreo con todo.

Con lo salado hemos acabado. Mi pobre costillo se quejaba (y no sin razón) de que hemos estado cenando con "restos de Nochevieja" cinco días, pero es lo que tocaba.

Lo dulce es otro cantar. Mira que todos los años me prometo que voy a preparar/comprar lo mínimo. Pues al final se me va de las manos.

Entre alguna oferta que encuentro (de esas de arrasar con medio camión de turrones), algún regalo inesperado que recibo o en último extremo mi costillo haciéndose con kilo y medio de dulces caseros acabo desbordada.

Brownie (blondie) de mantecados de limón. Receta de aprovechamiento o reciclaje navideño. Desayuno, merienda, postre. Cuca.

La receta que os traigo hoy ligera, ligera no es, pero le da una vida diferente a los dulces navideños que aún tenemos en casa y que a estas alturas nadie quiere atacar porque estamos saturados.

El año pasado sobraron un montón de mantecados (sí, la receta lleva esperando pacientemente unos cuantos meses en borradores) y como sabía que iba a ser complicado que nadie se los comiera decidí preparar un brownie con ellos tras la buena acogida que tuvo en su momento el bundt de polvorones.

Brownie (blondie) de mantecados de limón. Receta de aprovechamiento o reciclaje navideño. Desayuno, merienda, postre. Cuca.

Yo usé mantecados de limón, que era de los que más quedaban, pero si no tenéis suficientes podéis hacer una mezcla, o variar el sabor en función de los que os queden en casa. Esto con mantecados de chocolate y un buen puñado de chips queda de escándalo. O de canela, incluso con polvorones.

Brownie (blondie) de mantecados de limón. Receta de aprovechamiento o reciclaje navideño. Desayuno, merienda, postre. Cuca.

Un poco de imaginación, un poco de sacar cosas de los armarios y el frigorífico y receta tuneada para aprovechar lo que tenemos en casa.

Además os puedo asegurar que nadie adivinará que el ingrediente principal son los mantecados y se lo comerán sin decir esta boca es mía.

Brownie (blondie) de mantecados de limón. Receta de aprovechamiento o reciclaje navideño. Desayuno, merienda, postre. Cuca.

El interior queda jugoso y bastante cremoso. Aunque no sea un brownie con todas las de la ley sino más bien un blondie la textura es tremendamente similar.

Brownie (blondie) de mantecados de limón. Receta de aprovechamiento o reciclaje navideño. Desayuno, merienda, postre. Cuca.

Así que si tenéis algunos dulces navideños por casa y no sabéis que hacer con ellos id tomando buena nota para darles una salida riquísima ¡hasta os dará pena que no os hayan quedado más!

Que alguien traiga el café que voy cortando el brownie para repartirlo.

Brownie (blondie) de mantecados de limón. Receta de aprovechamiento o reciclaje navideño. Desayuno, merienda, postre. Cuca.

Ingredientes:

* 250 gramos (aproximados) de mantecados de limón (ocho en mi caso)
* El zumo de un limón pequeño
* 1 yogur de limón o natural (125 gramos)
* 3 huevos
* 55 gramos de mantequilla
* 60 gramos de chocolate blanco
* 50 gramos de azúcar
* 100 gramos de limón confitado 
* Una cucharadita de harina
* Un cucharadita de levadura química (impulsor)
* Unas gotitas de esencia de limón (opcional)

Elaboración:

1. En un bol ponemos la mantequilla y la derretimos en el microondas.

2. Añadimos el chocolate blanco en trozos y dejamos reposar unos minutos. Mezclamos hasta que esté derretido y obtengamos una mezcla homogénea. 

Si fuera necesario le damos unos segundos de calor en el microondas con cuidado de que no se queme.

3. En un bol ponemos el azúcar y añadimos la mantequilla y el chocolate blanco derretidos. Mezclamos.

4. Vamos añadiendo los huevos de uno en uno y mezclando en cada adicción.

5. Incorporamos el yogur y batimos hasta integrar.

6. Exprimimos el limón y añadimos el zumo junto con la levadura química. Mezclamos.

7. Desmenuzamos los mantecados con las manos y los añadimos al bol. Batimos hasta obtener una crema. Si queremos potenciar el sabor a limón es el momento de añadir unas gotitas de esencia.

8. Ponemos los trozos de limón confitado en un bol y añadimos una cucharadita de harina. Mezclamos bien.

9. Incorporamos los trozos de limón a la mezcla del brownie y repartimos bien por la masa.

10. Forramos nuestro molde (20x20) con papel de hornear y vertemos la mezcla dentro. Alisamos la superficie con ayuda de una espátula.

11. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos de 25 a 30 minutos.

12. Apagamos el horno, dejamos con la puerta entreabierta unos diez minutos, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla

https://sites.google.com/s/1bqTz8pZcR9wOs-NNMNWPn3cUJbOc4hbN/p/1LIvzmjnzPixWqKqnjO3F5AggUmQfhbik/edit
Si queréis antes de servir podéis espolvorear con azúcar glas. Quedará muy mono. Yo opté por no hacerlo y no subir calorías, aunque después de las fotos me arrepentí porque habrían quedado más monas.

Brownie (blondie) de mantecados de limón. Receta de aprovechamiento o reciclaje navideño. Desayuno, merienda, postre. Cuca.

Como he reciclado un montón de ingredientes esta receta va para el reto 1+/-100 desperdicio 0 de mi amiga Marisa y así comenzar el año con el buen propósito de que ningún alimento termine en la basura.

Si aún no lo conocéis os invito a echarle un vistazo, pero sobre todo a proponernos seriamente conseguir ese desperdicio 0 en nuestros hogares.

Gracias a la benevolencia de Patty y Verónica del reto La cocina Typical Spanish me uno a la iniciativa del mes de enero #aquinosetiranadaTS con la que quieren promover el reciclaje y aprovechamiento de los restos de navidad para que le demos una salida apetecible y ningún alimento termine en la basura.

http://lacocinats.blogspot.com/2019/01/recopilatorio-aquinosetiranadats.html

Supongo que la mayoría sabéis que estoy casi a término de mi embarazo.

Sigo en mi puesto de trabajo todas las horas. Lo cierto es que en la oficina estoy mejor que en casa. Allí no paro y acabo agotada, aquí al menos estoy sentada, calentita y (casi) nadie me reclama para que me tenga que levantar de la silla cada dos por tres.

Además este mes es muy importante en mi trabajo y hay que cerrar un montón de cosas, así que intento dejarme el máximo de trabajo terminado porque Hacienda no entiende de partos y para finales de mes tiene que estar todo hecho sí o sí.

Pero todo va tocando a su fin y hay que ir pensando en tomarse un descanso, también en el blog. Mi idea es publicar al menos una semana más, pero también es cierto que todo se puede precipitar, así que si me marcho a la francesa y de repente no vuelvo a asomar es que Elena ha decidido llegar la mundo antes de lo esperado (aunque yo confío en llegar a los primeros días de febrero tal y como tenemos previsto)

Lara ha echado unas navidades bárbaras. Un montón de días con mamá en casa (no todas las navidades, porque yo no he parado dos semanas y ella ha seguido yendo a la guardería los días que ha abierto el centro en navidad, pero sí muchos más de los que estaba acostumbrada), mucha jarana de un lado a otro y sobre todo muchos regalos.

Creo que se nos ha ido un poco la mano con los regalos, especialmente con los juguetes, pero es complicado contenerse cuando hay una única niña en la familia (al menos por mi parte, que mi marido sí tiene sobrinos)

Este año ha sido diferente. Se ha enterado de todo, hemos ido a ver a los Reyes y pedirles (porque escribir aún no sabemos) todo lo que queríamos (se ve que se ha portado genial porque se lo han dejado todo y más cosas aún) y en la Cabalgata no paró de coger caramelos (además de que cuando íbamos a casa caramelo que veía lo cogía sí o sí) No os exagero al decir que tenemos en casa una bolsa de la compra llena. Creo que no he cogido tantos caramelos en toda mi vida junta y ahora no sé muy bien qué hacer con ellos.

El próximo, con dos en casa, será diferente, y si no pasa nada aquí estaré para compartirlo con vosotros.

Espero de corazón que sus majestades os hayan dejado muchos regalos, tangibles o intangibles y prometo ponerme al día con vuestras cocinas en cuanto me sea posible.

Mientras tanto sed felices ymillones de gracias por seguir pasando por aquí

Manos a la masa y ¡bon appétit!

jueves, 3 de enero de 2019

Roscón de Reyes con aceite de oliva

Llega el momento de sacar el Roscón y a las luces navideñas le quedan las horas contadas para seguir brillando.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

Jamás he visto una fiesta que levante tantas pasiones encontradas. Deseamos tanto que llegue la navidad como que pase rápido. Se nos hace eterna su llegada y a la par se pasa volando. No vemos el día de sacar los adornos navideños y algunos no esperan ni al día 6 para quitarlos mientras en otras casas llega casi finales de mes y siguen puestos por pereza...

En mi caso la afronto según me pille el humor aunque ya os adelanto que mucho espíritu navideño no tengo nunca. Me gusta el día del sorteo de la lotería de Navidad, porque siempre me trae buenos recuerdos y no porque tenga la esperanza de que me vaya a tocar nada, y me gusta el día de la Cabalgata. En este caso quizá sea por el ambiente y el bullicio que se respira en las calles, porque viene acompañado del Roscón o tal vez sea porque en el fondo sé que ya se acaba todo y guardamos el espíritu (a veces un poco falso y denostado, como los adornos de los chinos) hasta el año próximo.

De aquí a unos días, cuando pase este exceso de gastos, brillos, reuniones, comidas opulentas, cotillones y resacas, regalos de última hora, colas interminables para comprar y devolver, frigoríficos atiborrados de sobras que nos alimentan diez días, dulces que comienzan a rodar por la cocina y a ponerse duros como piedras y básculas que se han averiado junto a ropa que misteriosamente ha encogido en un par de semanas  también nos olvidamos de los propósitos de año nuevo (que yo ya no hago, aunque en realidad tampoco es que haya hecho muchas veces) y seguimos con esas vidas que dejamos en suspenso a principios del mes de diciembre.

Empiezo el año bloguero siguiendo con las buenas costumbres y vengo acompañada de un delicioso Roscón de Reyes recién salido del horno.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

El año pasado la blogosfera se inundó con esta versión del tradicional postre del día de Reyes que compartió Belén de Cupcakes a gogó en su blog y que llegó a los hornos de muchísimas compañeras que no dudaron en compartir tan magnífica receta.

Yo que no tengo mal ojo para las cosas buenas lo dejé bien fichado y tenía clarísimo que era el que iba a preparar este año. En realidad mi idea era "ensayarlo" un poco antes para así además poder preparar la entrada con tiempo pero entre unas cosas y otras lo he tenido que preparar estos días con el tiempo justo para llegar a la publicación de hoy.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

Si lo hubiera preparado con antelación me habría ahorrado algunas sorpresas. Debería haber empezado por leer directamente la receta de Belén que hace ciertas consideraciones acerca de los líquidos empleados y no me habría llevado la sorpresa de tener que añadir más harina porque los puse todos de primeras.

El tema del levado lentísimo no es culpa de nadie. Por lo pronto se me olvidó preparar la masa la noche previa (como os he comentado en otras ocasiones soy de hacer la masa por la noche y dejarla levar hasta la mañana siguiente. Se ahorra uno bastantes nervios y esperas) y la mañana que la hice, además de ser tremendamente fría, no estuve trasteando en la cocina y no estaba tan calentita como de costumbre y tardó casi ocho horas en el primer levado y otras cinco en el segundo.

Así que ahí estaba yo trasnochando para dejar el roscón horneado porque no me fiaba de qué iba a encontrar si lo dejaba levando toda la noche.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

Pero en cuanto lo horneas y abres la puerta, el aroma que te recibe (la bofetada de calor la obviamos) hace que se te olviden todos los males pasados y sabes que la receta ha merecido la pena.

Cuando lo tocas y ves que es tan blandito ni te acuerdas de las horas de levado.

Y cuando puedes cortarte un trozo (porque en casa de una bloguera las recetas no se pueden atacar de manera inmediata y hay que esperar unos tiempos, y no precisamente de enfriado, sino de fotografiado) y lo saboreas te olvidas hasta de tu nombre.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

Es un roscón muy tierno y esponjoso (los dos primeros días aguanta perfectamente y a partir de ahí comienza a perder esponjosidad pero no se pone como una piedra) y tiene un sabor exquisito a Roscón de los buenos, no de esos industriales que venden por dos duros en cualquier supermercado estos días.

El AOVE no se nota en el sabor y os aseguro que yo utilizo uno puro, fuerte e intenso que para eso es de cosecha propia. Me ha gustado muchísimo el resultado y os aseguro que no va a ser la única vez que lo utilice en las masas dulces y mucho menos en mis roscones caseros.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

He hecho pocos cambios con respecto a la receta original. El más evidente ha sido sustituir el azúcar por miel. Aparte de que me parece un poco más sano ayuda mucho a que la masa se mantenga tierna y esponjosa más tiempo siempre y cuando sea una miel de calidad y no esas mieles baratas (a veces no tanto) que venden en muchos supermercados, sin indicar claramente su origen (generalmente vienen de China) y que incluyen más azúcares que miel.

Me costó un poco darle forma y con el miedo de que se quedara sin agujero al levar y hornear lo he dejado más alargado de lo que me gusta (prefiero los roscones más redonditos). Es lo que pasa cuando llevas todo el día alrededor de algo y encima quieres que quede bien o te ves sin receta para la primera semana del año.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

De todas formas, darle una forma perfecta al roscón es bastante complicado y me hace falta preparar muchísimos más para que quede tal y como a mí me gusta, eso  por no contar que como cada año preparo una receta la masa no se maneja igual y es como enfrentarte por primera vez a esta tarea.

Pero estoy muy contenta porque está muy rico y no podía dejar de compartirlo con vosotros y animaros encarecidamente a que lo hagáis en casa.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

Lo sé. Las masas pueden dar mucho miedo y echar un roscón al carro de la compra en el supermercado es tremendamente sencillo y tentador, pero os aseguro que una vez probáis uno casero los industriales nunca más os sabrán igual.

Y aunque no os quede perfecto es vuestro roscón y sabéis lo que lleva en la masa (además de mucho cariño y tesón)

Por supuesto podéis abrirlo por la mitad y rellenarlo de lo que más os guste ¡cuando se haya enfriado! porque es muy frágil en caliente y porque no hay relleno que aguante con dignidad el calor de una masa. Os aseguro que desde que lo hago en casa me he aficionado a no rellenarlo porque me gusta disfrutar del él sin necesidad de agregarle nada más.

Así además le ofrezco a uno que yo me sé la posiblidad de poner su trozo a rebosar de lo que más le apetezca (generalmente una capa generosa de crema de cacao ante la falta de su eternamente amada crema pastelera. Y no es que tenga la receta mucho misterio pero sinceramente creo que a estas alturas de la fiesta (y nunca mejor dicho) no estamos en disposición de sumar un puñado de calorías más sino más bien todo lo contrario)

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

Si optamos por ponerle relleno debemos ser conscientes de que nuestro roscón va a necesitar conservarse en el frigorífico y deberemos evaluar si hay o no espacio suficiente (os aseguro que el mío está a rebosar de restos de las cenas navideñas con los que nos estamos alimentando estos días y no cabe un triste yogur) salvo que seáis muchos para desayunar o merendar en cuyo caso no sobrarán ni las migas.

La decoración del roscón es a gusto de cada uno. Personalmente no me gusta demasiado con la fruta escarchada (de hecho cuando los compraba industriales solía quitársela) y las almendras laminadas tampoco acaban de hacerme tilín. Así que aprovechando una bolsa de azúcar perlado que tenía abierta (y que va a ser casi eterna porque rinde un montón) lo he coronado a base de bien con perlitas de azúcar que además son muy sencillas de quitar si no te gustan.

Pero vosotros tirad de imaginación y de fondo de armario y preparad un roscón al gusto de vuestra casa.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

Creo que poco más me queda por deciros, las imágenes de ese interior hablan por sí solas y si os animáis a hacerlo en casa creo que los Reyes os van a dejar más regalos aún si encuentran un buen trozo esperándolos para reponer fuerzas.

Ya lo toméis al regreso de la Cabalgata la noche del día cinco, en el desayuno del día de Reyes o como merienda ese mismo día lo importante no es el momento, sino disfrutar de una receta rica hecha con cariño y compartida en familia (y ya si lo acompaña un buen chocolate es la traca final que merecen las navidades ¿o no? y la dieta ya para el lunes)

Como siempre tengo un trocito para compartir con vosotros y dar comienzo al año repartiendo calorías ¡y mucho cariño! ¿A quién le sirvo primero?

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.

Ingredientes: 

* 2 huevos M (unos 100 gramos de peso entre ambos)
* 100 gramos de leche (a poder ser entera)
* 100 gramos de miel
* 15 gramos de agua de azahar
* 45 gramos de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
* La ralladura de una naranja
* 1 sobre de levadura de panadero
* 1 pellizco de sal
* 300 - 350 gramos de harina de fuerza

Para decorar

* Una cucharada de leche
* Azúcar perlado
* Un poco más de AOVE para manejar la masa

Elaboración:

1. Ponemos en la cubeta de la panificadora los ingredientes en el orden indicado (los huevos batidos como si fueramos a hacer tortilla y la miel, si por el frío está cuajada, la ablandamos previamente en el microondas) y programamos 30 minutos de amasado. En el caso de mi panificadora, que es la de LIDL, el programa de amasado (el 7 para la pasta) dura 15 minutos y lo pongo dos veces.

En un principio yo añadí 300 gramos de harina pero la mezcla era bastante líquida y puse 50 gramos más en el segundo amasado. Esto debéis ajustarlo según el tamaño de los huevos que le pongáis y el grado de absorción de la harina que utilicéis.

2. Cuando acabe el amasado ponemos una cucharada de AOVE en un bol amplio, lo pintamos bien con el aceite y con las manos impregnadas en él cogemos la masa (en caso contrario es pegajosa y no se maneja bien) la hacemos una bola y la ponemos en el bol.

La cubrimos con film transparente tocando directamente la masa y el bol lo cubrimos con un paño limpio y seco.

Dejamos levar al menos hasta que duplique su volumen.

3. De nuevo nos ponemos un poquito de aceite en las manos, sacamos la masa, la desgasificamos, amasamos ligeramente, hacemos un agujero en el centro y vamos dándole forma al roscón.

4. Lo colocamos sobre un papel de hornear o una lámina de silicona en el bandeja del horno y acabamos de darle forma. En el centro podemos poner algo (que se pueda meter al horno) para evitar que se cierre el agujero durante el levado y/o el horneado. En mi caso he utilizado dos flaneras grandes de metal.

5. Tapamos de nuevo con film transparente, y encima con un paño limpio y volvemos a dejar levar hasta que duplique su tamaño.

6. Una vez haya levado pintamos con una cucharada de leche (mantequilla o huevo, según vuestra preferencia) y espolvoreamos generosamente con azúcar perlado (o decorais a vuestro gusto) 

7. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos unos 25 minutos. En torno al minuto 12-15 es posible que ya esté dorado y entonces debemos cubrir con papel de aluminio, de hornear, de silicona... para evitar que se queme.

8. Una vez horneado dejamos templar en el horno unos minutos con la puerta entreabierta, sacamos con cuidado y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

9. Podemos tomar tal cual o abrir y rellenar a nuestro gusto. 

https://sites.google.com/s/1cXGis7gwvv2YysnO0b-o9vIjHFP9cNH3/p/1r9wAtf805mfadNsZVyes0gnYNyx0EcZo/edit

Si no vais a rellenar el roscón pero queréis ponerle dentro el rey y el haba tiene que ser en el paso 3 o 4 antes de darle forma definita e introduciendo las figuritas en la masa por la parte que luego quedará en la base para que no se note nada a simple vista.

Para conservarlo cuando está completamente frío lo envuelvo en film transparente y a continuación en un paño de cocina limpio y seco y lo dejo a temperatura ambiente. Ya sea dentro del horno o en la encimera de la cocina según sitio libre tenga.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.
 
Como no lo relleno no necesita frío y tengo la sensación de que las masas caseras no son muy amigas del frigorífico porque este acelera que pierdan esponjosidad. Esa al menos es mi impresión.

Siempre nos queda la opción de trocearlo y congelarlo y en último caso mojarlo en la leche, tostarlo un poco o abrir y rellenar que es la opción favorita de mi señor esposo para que el relleno contrareste la pérdida de esponjosidad.

Roscón de Reyes con aceite de oliva virgen extra. Receta tradicional navideña. Masas, levados, agua de azahar, AOVE, hecho en casa, reyes magos, ilusión, receta sencilla. Desayuno, merienda, postre.
 
No quiero extenderme mucho en la primera entrada del año y deseo que hayáis pasado unas bonitas fiestas, que 2019 haya comenzado con el mejor pie posible y que vivais estos días que le quedan a la navidad con ilusión como cuando éramos pequeños.

Os quiero agradecer todos los mensajes y WhatsApp recibidos. Sé que muchos se me han quedado sin contestar pero el tiempo no me da para más. Eso no quiere decir que no los haya apreciado, es siempre alentador que la gente se acuerde de ti.

Sed muy felices y nos leemos la semana próxima.

Manos a la masa y ¡bon appétit!