lunes, 20 de abril de 2015

Cabello de ángel


Mientras escribo esta entrada no hago más que pensar en las vueltas que da la vida.

Si hace seis o siete años alguien me dice que iba a comer cabello de ángel me hubiese reído, pero si alguien me dice que yo misma iba a hacer cabello de ángel creo que directamente me hubiese dado un ataque de risa porque me hubiera parecido la más disparatada de las ideas.
Y es que a mí el cabello de ángel hasta hace un par de años ni fú ni fa. No era de las personas que no pueden con él, pero prefería no comerlo, aunque realmente no recuerdo que me pareciera especialmente desagradable por el sabor o la textura. Por más vueltas que le doy creo que era más una cabezonería que arrastraba desde pequeña (igual escuché alguna vez a alguien decir que no podía con el cabello y yo decidí que tampoco) que una realidad.

Y aunque ahora mismo el cabello no es algo que me apasione sí que me gusta y ya no digo "no gracias, que tiene cabello de ángel y no me gusta". Y el culpable es mi marido, que él si que es un apasionado de este relleno, y desde hace años me pedía cordobesas, hojaldres, tartas... con cabello de ángel y poquito a poco, probando uno y catando otro pues me fui aficionando yo también, aunque de manera más moderada.

Pero de no gustarme el cabello a ponerme a prepararlo en mi casa hay todo un abismo ¿verdad?  y os estaréis preguntando cómo se da ese salto. La respues es sencilla: por antojo, por capricho, por envidia... llamadlo como queráis pero en cuestión de pocos días ví a Elisa de Que no te falte un perejil y a Raquel de Mi diversión en la cocina publicar sus recetas de cabello de ángel casero y me dije ¡yo también!
Y es que, casualidades de la vida, a principios del último otoño un vecino le regaló a mis padres una cidra. Él siembra todos los años porque su mujer y su hija preparan cabello de ángel casero desde siempre y como el hombre se enteró de que me gusta hacer dulces les dio la calabaza a mis padres para mí.

Mi cara fue todo un poema cuando me lo dijeron porque yo nunca había hecho cabello y la pobre calabaza se quedó en la cochera de casa de mis padres a la espera. Y menos mal que visitar otros blogs anima a cocinar porque es posible que si no veo la receta no me hubiese acordado más de la cidra, que además estaba en perfecto estado a pesar de llevar allí varios meses, y he vuelto a constatar que lo casero no tiene comparación con lo industrial y en contra de lo que pueda parecer hacer cabello es de lo más sencillo del mundo, casi como preparar una mermelada, así que no hay excusas para ponerse con ello.

De lo que no estoy segura es de si ahora se pueden encontrar cidras en las fruterías, porque su temporada es a finales de verano y principios de otoño, pero por preguntar no se pierde nada ¿verdad?
¿Vamos con la receta?

Ingredientes:

* Una cidra (una calabaza especial para elaborar cabello de ángel)
* Dos limones pequeños
* Una rama de canela
* Azúcar blanco (el mismo peso que la cidra una vez cocida. Lo explico mejor en la elaboración)

Elaboración:

1. Partimos la cidra. Para ello la metemos en una bolsa limpia, la atamos, y la estrellamos varias veces contra el suelo hasta que se haga pedazos.

Confesaré que cuando leí este paso pensé que por qué no se cortaba con un cuchillo, que era una manera más civilizada de partir la calabaza, y yo me puse con el cuchillo, y no me llevo una mano por delante (porque además más que un cuchillo aquello parecía una katana) por pura suerte, porque la cáscara es tan dura que de partir con el cuchillo y acabar con ambas manos os olvidáis.

2. Ponemos los trozos de la cidra en una cacerola con agua con la piel hacia la parte de fuera  la pulpa hacia dentro y llevamos al fuego hasta que la pulpa esté cocida.

3. Escurrimos el agua y con ayuda de una cuchara desprendemos la pulpa de la cáscara. Dejamos en un escurridor enfriando para que suelte el máximo de agua posible.

4. Cuando esté tibia al menos (porque si no os vais a dejar las huellas dactilares como mínimo) quitamos las pipas de las hebras de la pulpa ¡paciencia! que son muchas pero merece la pena el esfuerzo y el tiempo.

5. Una vez cocida y limpia la pulpa la pesamos.

6. En una cacerola ponemos la pulpa, el zumo de los limones, la rama de canela y el azúcar. De azúcar vamos a necesitar el mismo peso que tenga nuestra cidra una vez cocida y limpia.

7. Ponemos a fuego medio y removemos con frecuencia hasta que reduzca el agua que soltará, espese y adquiera su característico tono dorado.

8. Para conservar el cabello de ángel lo podemos poner en botes y cocer al baño maría. También en un bote bien cerrado y en el frigorífico aguanta de tres a cuatro semanas perfectamente.

Ahora sólo nos queda dejar volar la imaginación y buscar recetas para utilizarlo si es que no caéis en la tentación de acabar con él a cucharada limpia como pretendía uno que yo me sé.
A los que no os gusta el cabello de ángel no os preocupéis, que el miércoles es día de reto y vuelvo a estar por aquí con una receta nueva que espero sí os guste.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

45 comentarios:

  1. te quedo maravilloso!!en casa mi madre lo hizo toda la vida ya que tenían cidras en el huerto, ahora ya hace años que mi madre no quiere sembrarlas ya que dice que son unas invasoras ya que se hacen ellas con todo el huerto arrasando todo jajaja, pero como el csero ninguno además envasado aguanta de mravilla cantidad d tiempo eso si te dura claro ...Besss

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi, tambien hace seis o siete años, me hubiese pasado igual, no me habría creído poder probar la cidra y menos prepararla casera, pero estoy de acuerdo contigo, seguro que yo también la preparo en breve jeje.
    Te ha quedado estupenda.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Oisss... a mí el cabello de ángel no me gusta, pero creo que mi madre estaba buscando una receta para prepararlo, así que se la voy a pasar jajaja

    ¡Un beso y gracias por compartir tus secretos de cocina!
    Le Style et Moi
    http://lestyleetmoi.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. pues me pasa todavia, no es de los dulces que me apasionen si lo tiene lo como , en casa de mis padres le encantaba el dulce de menbrillo y el cabello de angel , pero en realidad yo no hago lo que no me gusta y en alguna ocasion me han querido regalar una calabaza de estas y he dicho que no, pero si me lo pones asi y me dices que casero no tiene nada que ver lo mismo me atrevo y lo hago, muchas gracias por la recetita, besssssssss

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí no me gusta nada, tengo un trauma infantil con él que no he podido superar y ha hecho que no me apetezca comerlo nunca, pero eso no significa que el tuyo no te haya quedado estupendo de la muerte y podáis disfrutarlo en cantidad de preparaciones. Que aproveche!
    Bsts

    ResponderEliminar
  6. Mi madre tambien lo hacía, pero no lo recordaba, gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hola Cuca!!! a mí también me ha pasado eso con muchos productos que antes ni si quiera probaba y ahora me encantan!! en cuanto a la receta, te ha quedado un cabello de ángel perfecto!! nunca lo he probado a hacer en casa, pero viendo lo bien que te ha quedado a ti y lo bien que lo explicas me voy a guardar la receta. Un besazo

    Elena

    ResponderEliminar
  8. Hola Cuca, una receta excelente y muy pero que muy bien explicada, que suerte has tenido de tener un marido apasionado del cabello de ángel ( de otro modo no apreciarias este buen postre ) yo en casa tengo otro apasionado ,je,je,je. Dices que tenias la cidra olvidada en el garaje por meses y menos mal porque para que salga un cabello de calidad la cidra tiene que envejecer unos meses en un sitio seco, así que has acertado, que está rico ya lo veo por el color tan dorado y brillante que tiene y lo que me he reído imaginandoté tirar la cidra al suelo, ja, ja, ja, yo lo hago como el abuelo de mi costillo que era pastelero y la golpeaba con un palo por toda la superficie y la cáscara se cuartea como si fuera un huevo duro, para mi es la manera más fácil, solo tienes que tener fuerza para los golpes, pero con los apasionados que tenemos en casa no hay problema, ja, ja, ja.
    Un besito enorme y feliz semana.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola Cuca!! Hoy el post lo podía haber haber escrito yo perfectamente, ja, ja. Me pasó lo mismo, me regalaron ¡¡tres cidras!! este otoño y ahí se quedaron en mi garaje durante meses hasta que después de navidad me dio por hacer algo con ellas ya de una vez. Busqué por interné algo que se pudiera hacer con la cidra que no fuera cabello de ángel, pero nada, ¡¡sólo existe esa receta con ellas!! Y como tú, intenté primero cortarlo con mi super cuchillo de cocina y nada, no hubo manera, así que ha estrellarlas en el suelo me tocó. Yo les hice el baño maría y me salieron muchos botes que ahí tengo guardados y sin darle uso. A penas si lo probé, lo justo para ver si estaba cocido, y como estaba muy caliente tampoco pude apreciar su sabor bien. Me vinieron justo para envasarlos y ya no sé como habrán quedado. Pero es que tampoco es algo me llame mucho la atención aunque no me está malo. Ni fú ni fa, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Yo soy de las que no les gusta nada el cabellobde ángel. Aunque quien sabe, a lo mejor me pasa como a ti y dentro de unos años me gusta.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  11. Buenos días Cuca!!!!!!!!!!!!!!!

    Esta vez conmigo... No has dado, porque yo no soy como tú, que preferiría no tomar cabello de ángel... Es que a mi no me justa nada de nada....

    Pero si que comparto tu opinión que hay muchas cosas que pensaba que no haría y que a las pruebas me remito... Que he hecho, he tomado y me han gustado!!!!!!!!!, así que, ya sabes, como el dicho "nunca digas de este agua no beberé y este cura no es mi padre"

    Besines

    ResponderEliminar
  12. Yo esperaré al miércoles porque soy de las que no les gusta el cabello de ángel, aunque soy muy golosa me resulta excesivamente dulce, no sé, tendré que probarlo un poco más... De todas formas, es un placer leer tus historias y siempre aprendo algo nuevo con tus recetas.
    Un besito Cuca :)

    ResponderEliminar
  13. Yo esperaré al miércoles porque soy de las que no les gusta el cabello de ángel, aunque soy muy golosa me resulta excesivamente dulce, no sé, tendré que probarlo un poco más... De todas formas, es un placer leer tus historias y siempre aprendo algo nuevo con tus recetas.
    Un besito Cuca :)

    ResponderEliminar
  14. Peligro peligro, cabello de angel, que rico, a cucharada me lo como yo. bsss

    ResponderEliminar
  15. Pues mira por donde a mi me ha pasado lo mismo, no podía con el cabello de ángel y ahora, como tu dices no es lo más pero no le haría ningún feo, al contrario. Te ha quedado sensacional a ver si el próximo otoño me animo a hacerlo. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Hola Cuca, he venido corriendo a ver qué receta era, me ha encantado como te ha quedado y mil gracias por nombrarme. Lo de la bolsa y los golpes llama la atención de todo el mundo y hasta mi hija cuando me vio por primera vez creyó que estaba perdiendo el norte, jajajajaja!!!! Muchas gracias y ya deseando ver tus recetas con este cabello de ángel que te ha quedado superior!!!Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿Qué menos que decir de dónde saco las ideas?! ¡Que soy muy antojadiza con todo lo que veo en vuestras cocinas!

      ¡Feliz feria preciosa!

      Eliminar
  17. Muy rico ami me encanta al contrario que ati , y ademas me trae muy buenos recuerdos por que mi abuela era la reina del cabello de angel lo preparaba riquisimo y desde entonse no he encontrado una receta que se le parezca, y sabes que es lo peor que no tengo la receta, asi que tomo nota gracias , a por cierto prepare el crumble y me quedo riquisimo ya lo pondres para que lo veas guapa besitos

    ResponderEliminar
  18. Pero con que color mas bonito te ha quedado ademas de estar de muerte relentaaaaaaa no hay como el que se hace en casa pese a que da trabajo mi abuela siempre sembraba esas calabazas y hacia un monton de cabello de angel para tener todo el año hacia una empanada con el que estaba riquisimaaaaaaaaa.
    A mi me regalaron una hace tres años y me salieron cuatro tarros de el y no lo he vuelto hacer a ver si este año las consigo y lo hago de nuevo.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  19. Hola Cuca, yo también subí el año pasado la receta, y es igual que la tuya, lo único diferente es el modo de partirla, que cuando lo leí en el blog de Elisa, casi soy yo la que me parto de risa, ja, ja, ja...y digo yo, ¿para que queremos a nuestros mariditos, además de para comerse los dulces?..., pues para que rompan las calabazas, ja, ja, ja...
    A mi fue él, quién me echó una mano, bueno mejor digo que las dos, porque al final fue él, el que se cargó toda la tarea casi enterita, je, je, je...
    Besos guapa, y a ver que nos traes ahora con esta delicia.

    ResponderEliminar
  20. Venía a decirte lo mismo que Manoli: que menos mal que la dejaste una buena temporada esperando para hacer el dulce de cabello. La cuestión es que la costumbre en mi tierra al menos, es ponerla al sol todo ese tiempo. Al aire libre. E irla volteando cada cierto tiempo para que le de el sol por todas partes y así de paso revisar que no se echa a perder. Así se va secando y madurando. A mí me gusta el cabello desde bien pequeña. Alguien de mi familia se esforzó porque me gustara (hizo lo mismo con el tomate y es un alimento que hoy en día AMO) y estoy muy agradecida de que hiciera ese esfuerzo, de verdad. Yo no lo hago, me lo cocina mi madre. Lo malo es que aquí no se consiguen estas calabazas a no ser que las encargues en la frutería (y a veces ni por esas). Hay que tener amigos con cultivo para conseguirlas :D ¡Y ese es el caso de mi madre! Aunque creo que no está de más que aprenda a hacer su receta, porque es la versión que más me gusta (de sabor, sobre todo). La tuya se parece bastante.
    Gracias por compartir. Y felicidades por hacerte de la tribu del cabello de ángel ;) ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Hola guapa, a mi me gusta el cabello de angel de hecho mis suegros lo plantan, pero lo que me tira para atrás es la cantidad de azúcar que hay que ponerle, besos

    ResponderEliminar
  22. Pues a mi el cabello de angel me encanta, y tambien lo hago en casa, te ha quedado perfecto, un besito

    ResponderEliminar
  23. Hola Cuca !!!
    yo también soy de las que el cabello de angel no me termina de convencer
    de hecho a ser posible no compro nada que lo lleve...pues en mi casa tampoco
    es algo que les va
    aunque me pasa como a tí...tengo que prepararlo pues tengo varias recetas con él
    Lo que si me han dicho que el casro no tiene nada que ver con el comercial
    es cuestión de probarlo
    el color te ha quedado maravilloso
    una receta a tener en cuenta para cuando me ponga con ello
    un besazo guapaaaaa...feliz tarde !!!

    ResponderEliminar
  24. Hola guapísima yo te comprendo perfectamente, a mi tampoco me gustaba el cabello de ángel, pero la primera vez que lo hice y lo probé dije esto esta rico no sabe como el de la tienda y como tu bien dices un poco hoy otro poco otro día y al final me gusta no me vuelve loca, pero me gusta, que gracia me a hecho la manera de partirla, como me reído, yo me encargue que la partiera mi marido y me ahorre ese paso, te a quedado muy rica, ah y gracias por nombrarme, me ha hecho ilusión.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Para mí es todo un honor decir dónde he sacado la inspiración!

      Eliminar
  25. Mira, a mi si que me gusta el cabello de ángel y la verdad es que nunca me ha dado por hacerlo! Será porque lo venden tan bien envasado, hasta en latas, jajaja, ya ves que no me complico demasiado la vida, pero supongo que algún día caeré, lo se, jajajaja, seguro que no tiene nada que ver con el comprado.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  26. Jajajaja te ha pasado lo mismo que a mi, me costo la vida probarlo, pero me enamoré en cuanto lo hice. Nunca lo he hecho yo, eso no me atreví todavía pero algún día lo haré. En cuanto a no poder venir más a menudo, ni te preocupes, cada uno estamos ocupados en nuestras cosas y sabes que? lo más bonito es venir cuando te apetece o puedes, que no sea una obligación. De todas maneras sabes que me encanta verte y venir yo a ver todo lo rico que haces. Besitos

    ResponderEliminar
  27. A cucharadas yo tampoco me lo comería ( mi padre recuerdo que no se cortaba) es algo que no me desagrada, la verdad es que hay pocas cosas con las que no pueda, siendo siempre discreta la proporción de cabello en los rellenos o coberturas. Me ha parecido fantástico que te hayas atrevido con él y más que te haya quedado tan requetebién. Enhorabuena Cuca. Besos.

    ResponderEliminar
  28. Es verdad que la vida da vueltas... y más con los alimentos! A mí de pequeña no me gustaba naaaaaaaada el aguacate, y ahora me chifla...!! Yo nunca me he atrevido con el cabello de ángel, y mira que me gusta...!!! Pero mi madre cuando lo hace, en casa desaparece! :)
    Gracias por compartir la receta, quizás me atreva pronto!

    ResponderEliminar
  29. Hola Cuca, pues a mi me ya ocurrido con más de una comida, que antes decía Ex!!qué asco y ahora me lo como todo (jiji).
    Yo también vi la receta en el blog de Elisa y me entró el gusanillo, y ahora veo la tuya..., esto es una señal :-)
    Dice mi amiga Claudia que da mucho trabajo y no queda en nada, pero como lo casero nada.
    A mí me gusta el cabello de ángel pero por ejemplo si me das a elegir, me quedo con la crema, por eso lo como poco.
    A ver si me ánimo un día y lo hago.
    Feliz semana

    ResponderEliminar
  30. Hola Cuca. Me da la impresión de que tu marido te debe tener en un pedestal jj porque plato o dulce que le gusta ahí lo tiene. A eso se le llama suerte además de tener una excelente y atrevida cocinera a su lado. Lo de atrevida lo digo porque no hay que te eche atrás. Yo no soy igual jj, si una cosa no me gusta ya pueden hacer maravillas que la opinión no cambia jj.
    No es que sea un enamorado del cabello de ángel, si hay que tomarlo se toma pero no pierdo el juicio por él. Aunque son totalmente distintos prefiero el dulce de boniato al cabello.
    Como debes comprender nunca lo he hecho pero por lo que veo y leyendo tu relato que, en mas de una ocasión me ha hecho sonreír y que es bueno hacerlo de vez en cuando, creo que la opinión que tengo del cabello de ángel sufriría un cambio radical si tuviera la suerte de poder probar un poco.
    Te aseguro que caso de tener un tarro intentaría hacer un dulce que me encanta pero que me quedo con la gana de hacerlo.
    Me da la impresión de que a tu marido le ha caído un ángel en la cocina.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Pfff yo no es por ser maleducada
    Pero es que el cabello de ángel no me mola mucho
    Bueno, excepto en un trozo pequeño de ensaimada
    Ahí sí, sobre todo si lo tuesto un poco en la tostadora
    Aunque aún soy joven jajaja
    Quien sabe si dentro de un par de años no estoy escribiendo "antes le decía a Cuca que no me gusta el cabello de ángel Pero ahora..."
    Quién sabe! A lo mejor, e pasa como con los tomates! Que ahora no puedo vivir sin ellos y antes era de "por favor, apartalo de mi vista"
    Eso sí, si lo preparo alguna vez ya sé de dónde voy a sacar la receta jajaja


    Un besazo enorme guapísima

    ResponderEliminar
  32. Da gusto ver tu cabello de ángel, qué bonito color y qué bien sabrá siendo casero!!
    A mí me pasaba igual, que hace años me negaba siquiera a probarlo y a base de que insistieran a mi alrededor (sobre todo con las empanadillas rellenas del pueblo) me terminé aficionando. Y luego he descubierto más postres que llevan cidra y están buenísimos, pero tanto como comerlo a cucharadas...demasiado dulce!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Hola Cuca! Pues a mí me pasa exactamente como a ti, bueno como a ti te pasaba antes, que prefiero no probar dulces con cabello de ángel, y no porque me desagrade el sabor o textura, simplemente elijo otras opciones que no lo lleven. Lo de prepararlo lo veo difícil, pero me encanta haber visto el proceso, qué curioso, te ha quedado con un aspecto estupendo!
    Yo ahora tampoco tengo mucho tiempo para el blog, ya ves que mis entradas son escasas y las visitas llego cuando puedo, pero bueno, el caso es no perder el contacto!
    Te mando un mail con lo que me preguntabas!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  34. Holaaa, si que es verdad, a mi me pasa lo mismo. Siempre me ha gustado mucho pero si me dicen hace unos años que yo misma lo iba a hacer en casa no me lo hubiera creído. El año pasado mi hermano me dió una cidra y probé a hacerlo, me salió poco porque era más bien pequeña pero como prueba me dejó satisfecha. Y este año me dijo que me iba a dar pero al final el tiempo ha pasado y ya no creo que tenga, las habrá hecho todas. Me encanta porque para los dulces es extraordinario, está riquísimo.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  35. Me parece que muchas hemos estado en la misma situación con el cabello de angel y al final hemos terminado haciendolo nosotras mismas, jaja, yo lo hice la primera vez el año pasado y de ahí me aficione más a él, la verdad es que queda muy rico en algunos dulces, eso si sin pasarse a la hora de poner en ellos.
    A ti te ha quedado genial, con buen colorcito y seguro que con un sabor delicioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Que receta mas rica y apetecible,un poco costosa pero vale la pena .MUCHOS BESOS DE LAS RECETAS TRADICIONALES DE COCINA.

    ResponderEliminar
  37. y yo ando como loca por encontrar una cidra para hacerlo, por mi zona no la he visto y es que como no la siembres no hay manera , te ha quedado estupendo ,al menos yo a si lo veo
    besitos

    ResponderEliminar
  38. Querida Cuca, a mi si me gusta el cabello de angel y mi chico es un apasionado, en casa es habitual hacer hojaldres con cabello y ese tipo de cosas para el café. Nunca lo he hecho, y he leido varias recetas y creo que la tuya es de las mejores que he leido porque es sencilla y el cabello te ha quedado de lujo. Aqui se pueden conseguir las cidras en los mercadillos de verduras, aunque ahora no veo, pero me guardo la receta y cuando las encuentre me pongo a ello. Un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  39. A mi si que me gusta, pero para mi sola, no lo hago ni lo compro, en mi casa ha nadie le gusta, y ahora como lo venden preparado, va muy bien.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  40. Vaya, no conocía la cidra, pero es que a mí me pasaba igual que a tí, nunca comía cabello de ángel, rechazaba como tú cualquier dulce que tuviera este relleno. A mi padre en cambio siempre le ha encantado, y ahora es cuando estoy empezando a comerlo pero siempre acompañado con algún otro igrediente. A tí te ha quedado un cabello especatular, justo la textura que debe tener, estás hecha toda una artista :)
    Tu marido tiene que estar contentísimo, ahora seguro que te lo pide siempre, jijiji ;) Que lo disfruteis muchisimo los dos, 1 besazo enorme!!!!

    ResponderEliminar
  41. Respuestas
    1. hola!! ya la he localizado, la cidras ya están recogidas.... jeje me guardo esta entrada, besos!

      Eliminar
  42. Hola Cuca, he compartido tu receta en google+ y en mi página de facebook de Que no te falte un perejil!! Espero que te guste!! Un beso

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí quédate un ratito más y déjame un comentario ¡es lo que le da vida al blog y así puedo saber que has estado aquí y visitarte!
Si has decidido quedarte en mi cocina ¡bienvenido! y si eres ya un veterano ¡gracias por seguir aquí día a día!