lunes, 30 de junio de 2014

Bizcocho de chocolate y calabacín

Encontré esta receta en pleno invierno en el blog La receta de la felicidad y aunque el calabacín lo podemos encontrar todo el año en las fruterías se me ocurrió que sería perfecta para prepararla con los primeros calabacines que diera la huerta de mi padre este verano (es un pasatiempo de jubilado novato).

Y como ya nos ha traído los primeros calabacines he cumplido la promesa que me hice a mí misma y me he puesto manos a la obra este fin de semana.


Cuando mi marido me vio con el calabacín para la masa dijo que a él no le cabía en la cabeza usar una hortaliza en un bizcocho de chocolate y que ya podía ir preparándome para comérmelo solita. 

Sinceramente, me pareció una idea estupenda. 

Sin embargo, cuando lo probó (con cara de resignación, murmurando entre dientes que lo hacía para que lo dejase en paz pero que a él eso no le iba a gustar...) ¡le faltaba bizcocho!

¡Ay! ¡qué poca fe tienen estos hombres! 

Es un bizcocho jugosísimo y por si os lo estáis preguntando, ni sabe a calabacín ni lo notas cuando te lo comes.


Ingredientes:

* 300 gramos de calabacín, limpio y con piel, triturado 
* 125 ml de aceite de girasol
* 200 g de azúcar
* 250 g de harina
* 50 g de cacao puro en polvo
* 1 cucharadita de levadura química 
* 1 cucharadita de vainilla
* 1 pellizco de sal 

Elaboración:

1. Trituramos en la picadora el calabacín, lavado y con piel. Mejor hacerlo en cantidades pequeñas para que se pique bien, y no se haga una pasta lo que hay abajo y queden trozos más grandes en la parte de arriba.

2. Mezclamos todos los ingredientes en un bol. No os preocupéis por el aspecto de la masa. Sí, eso tan rato y con tan mala pinta es lo que tiene que ser.

3. Precalentamos el horno a 180 º C y untamos con mantequilla nuestro molde. Yo en este caso puse papel de hornear en la base porque desmolda perfectamente.

4. Vertemos la masa en el molde y horneamos unos 30-35 minutos.


Como véis es un bizcocho de lo más sencillo, se prepara en un tris y así conseguís que vuestra familia coma verdura sin problema alguno ¡son todo ventajas! 

Manos a la masa y ¡bon appètit! 

jueves, 26 de junio de 2014

Tarta de queso y cerezas

En casa seguimos aprovechando las cerezas que tenemos y de las que tan poquitas semanas podemos disfrutar así que el fin de semana pasado preparamos una tarta de queso con cerezas.
Aunque yo ya tengo la receta de la que para mí es la mejor cheesecake del mundo me gusta probar de vez en cuando otras recetas ¡igual encuentro otra que me guste más!
Esta nos ha gustado porque es ligera y cremosa y las cerezas le dan un toque diferente. Lástima que no estuvieran muy maduras, aunque el punto ácido que han aportado a la tarta ha sido muy interesante.


Ingredientes:

* 80 gr de margarina
* 1 rulo de galletas maría
* 500-600 gr de cerezas ya limpias (deshuesadas y sin rabito)
* 250 gr de queso mascarpone
* 3 yogures griegos sin azúcar
* 3 huevos
* 130 gramos de azúcar
* 3 cucharadas de postre colmadas de maicena
* Mermelada de cerezas a poder ser casera (es opcional)

Elaboración:

1. Lavamos las cerezas, les quitamos el rabito y las deshuesamos (siempre utilizando guantes, que dejan unas manchas en las manos...)

2. Preparamos la base de la tarta. Para ello picamos las galletas (bien en la picadora o en una bolsa aplastándolas con el rodillo) y cuando están pulverizadas añadiños la margarina derretida en el microondas y mezclamos bien hasta que todas las galletas se hayan humedecido.

3. Untamos de mantequilla un molde desmoldable y extendemos la masa compactando muy bien la base con ayuda de una cuchara o tenedor. Metemos en el frigorífico.

4. Batimos el queso y vamos añadiendo los huevos de uno en uno. No añadimos el siguiente hasta que esté bien integrado.

5. Por último incorporamos los yogures (mejor si lo hacemos de uno en uno) y la maizena y mezclamos bien. Lo ideal es batir no menos posible para que no entre mucho aire en nuestra masa, o la tarta de queso se puede agrietar.

6. Sacamos nuestro molde del frigorífico y ponemos sobre la base nuestras cerezas deshuesadas.

7. A continuación cubrimos con la masa de queso

8. Introducimos nuestra tarta en el horno precalentado a 180ºC y horneamos durante unos 45 minutos.

9. Cuando esté fría desmoldamos y si queremos podemos cubrir la superficie con mermelada de cereza o adornar con cerezas.

Lo ideal es prepararla con al menos un día de antelación para consumir fresquita y que se haya asentado porque está muchísimo más rica.

Por cierto, si al hornear vuestra tarta comienza a ondularse, o subir más de un lado que de otros ¡no os preocupéis! Es normal, y cuando apaguéis el horno y pasen unos minutos se va a asentar y a quedar perfecta.Y pasadas unas horas se le arrugarán los bordes, tomando el aspecto tan caracterísitco de las tartas de queso.

Para servir podéis poner mermelada de cereza  ¡estará deliciosa!


 

Ya sabéis...

Manos a la masa y ¡bon appètit!

martes, 24 de junio de 2014

Primer premio para para mi blog (I parte)

El viernes pasado Juani de La cocina siempre llama dos veces se acordó de mi para entregarme el premio Best Blog


Os podéis hacer una idea de la ilusión que me ha hecho ya que sólo llevo un par de semanas con el blog, y recibir un premio es todo un honor. Os animo a que paséis por el blog de Juani, que aunque como el mío lleva muy poquito tiempo abierto tiene un montón de cositas que os pueden inspirar.

Y por supuesto aprovecho para darle las gracias por pensar en mi cuando ha dado este premio. ¡Eres un cielo!

Las reglas de este premio son las siguientes:
- Nombrar y agradecer al blog que te concedió el premio.
- Responder al cuestionario y dejar uno nuevo.
- Nominar a otros 11 blogs de reciente creación o con menos de 200 seguidores.
- Visitar el resto de blogs premiados.
- Contar 11 cosas sobre ti.
- Informar a todos los blogs del premio que has otorgado.



Son muchas cosas y mi tiempo es escaso, así que mientras me pienso qué blogs que cumplan las condiciones nomino y qué preguntas hago aprovecho esta entrada para responder el cuestionario y voy visitando el resto de blogs.


Las preguntas que Juani ha hecho son:



¿Qué te hizo ponerle a tu blog el nombre que tiene?

Fue una manera de seguir con el estilo de nombre que elegí para otro blog que tengo abierto (Las cucadas secretas de Cuca)
¿Qué te animó a crear tu blog?
Que mi amiga Isa de ¿Dónde está el pimiento que me importa? me sugiriera varias veces que abriera un blog de cocina cada vez que ponía alguna foto de mis tartas en Twitter o la compartía por Whatsapp.
Lo que te hace feliz

Muchas cosas: cocinar, leer, correr, una charla (a poder ser de lo más tonta del mundo) con mis amigos, el silencio, tener tiempo libre...
¿Tus hobbies?

Leer, cocinar, y correr. También viajar, pero eso cuesta más.
Si pudieras viajar donde quisieras, ¿dónde sería?

Egipto está entre mis eternos pendientes. También México por su gastronomía y Nueva York, porque me gusta su repostería
Un sueño por cumplir

Que me toque la lotería y poder dedicarme a leer, viajar, cocinar y correr cada día de mi vida
Tu momento del día.

Por la noche después del trabajo y cuando ya está todo hecho.
Lo que más te gusta del mundo

El chocolate jajajaja
Lo que más te gusta de ti es…

Me gusta mi mal carácter, que no me rindo nunca, que tengo mucha fuerza de voluntad y que siempre estoy inventando y probando cosas nuevas
Si tuvieras más tiempo libre a que lo dedicarías.

A ir al gimnasio, a cocinar, a viajar, a ir de tiendas... ¡Se me ocurren mil y una cosas!
Te gusta más el verano o el invierno

El invierno, especialmente el otoño

Así cumplo con una parte de las reglas de este premio y en la próxima entrada pongo lista de mis nominados y mis preguntas.

lunes, 23 de junio de 2014

Sabor a verano...¡tarta de albaricoques!

Ya tenemos aquí el verano y con él un montón de frutas de temporada ideales para aprovechar en nuestras tartas y en nuestros postres. Las posibilidades son infinitas y al final lo complicado es decidirse sobre todo cuando se trata de una fruta que no está demasiado tiempo en el mercado y quieres probar tantas recetas que se pueden hacer con ella.

Este fin de semana he tenido ese gran dilema y al final he optado por preparar una deliciosa tarta de albaricoques, muy sencilla de elaborar que resulta riquísima. Se tiene lista en poco rato porque lo más laborioso es pelar los albaricoques, así que no hay excusas para no ponerse manos a la masa.

Receta de To be gourmet

Ingredientes:

* Albaricoques sufientes para cubrir el fondo de nuestro molde
* 150 g de mantequilla.  
* 2 huevos
* 100 g de azúcar. 
* 1 sobre de levadura química.
* Media cucharadita de bicarbonato sódico
* 150 g de harina
* Una pizca de sal.
* Un poquito de mantequilla y caramelo líquido para el molde

Elaboración:

1.  Pelamos y deshuesamos los albaricoques. Los partimos en láminas y reservamos

2. Batimos los huevos con el azúcar, hasta que aumenten su volumen y a continuación añadimos la mantequilla y seguimos batiendo hasta que esté integrada

3. Añadimos (tamizando, por supuesto) la harina, la levadura y la sal.

4. Mezclamos hasta que todos los ingredientes estén integrados y tengamos una masa homogénea

5. Untamos con mantequilla nuestro molde y cubrimos la base con caramelo, a continuación colocamos las láminas de albaricoque y por último cubrimos con nuestra masa.

6. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos durante unos 30 minutos.

7. Dejamos enfriar, desmoldamos y le damos la vuelta a nuestra tarta dejando a la vista el albaricoque y el caramelo.

Como os prometí es una receta muy fácil y muy rica ¡os animo a probarla! Ahora sólo queda una cosa...

Manos a la obra y ¡bon appètit!

jueves, 19 de junio de 2014

Tarta de manzana ¡¿quién resiste la tentanción?!

Es la tarta favorita de mi marido. Es escuchar tarta de manzana y se le olvida hasta su nombre. Por eso siempre que comento que no sé qué preparar él responde raudo y veloz "¡Tarta de manzana!" y a veces cuela y otras no.

Lo bueno de esto es que vamos probando distintas recetas y mi marido da su opinión, aunque generalmente no es muy objetiva ya que casi todas las recetas le suelen gustar.

Esta que os traigo hoy es la última que hemos preparado y para mi gusto ¡es absolutamente deliciosa! Es una tarta con mucho cuerpo pero muy esponjosa y ligera, y como le ponemos tanta manzana se queda jugosísima.


Ingredientes:
* 2 yogures griegos sin azúcar
* 3 huevos
* 5 o 6 manzanas (a poder ser de la variedad reineta, o la que más os guste a vosotros). En casa nos gusta la tarta de manzana con mucha manzana
* 375 gramos de harina
* 1 sobre de levadura
* 125 gramos de azúcar
* La medida de un vaso de yogur de aceite de girasol
* Media cucharadita (de las de café) de bicarbonato sódico
* Mantequilla para untar el molde


Elaboración:

1. Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen.

2. Añadimos los yogures y batimos hasta que estén integrados.

3. Tamizamos la harina y la levadura y mezclamos bien hasta obtener una masa homogénea y sin grumos. Es muy importante tamizar la harina para que el bizcocho quede más esponjoso.

4. Por último añadimos el aceite de girasol y volvemos a batir hasta que esté muy bien integrado.

5. Pelamos las manzanas y las partimos en láminas. Si os gusta la tarta de manzana con mucha manzana como a nosotros ponemos 4 manzanas troceadas (en láminas o en cuadraditos, a vuestro gusto. Yo esta vez las puse en láminas) en la masa del bizcocho y mezclamos con cuidado para que se integren bien, porque la masa es bastante consistente.

Si os gusta con menos manzana entonces bastará con una o dos de manzanas para decorar la superficie de nuestra tarta.

6. Untamos un molde con mantequilla (yo utilicé uno de 22 centímetros) ponemos la masa del bizcocho y decoramos la superficie con láminas de manzana. Sed generosos con la mantequilla para el molde, que sólo así podréis desmoldarlo sin ningún problema.

7. Metemos en el horno precalentado a 180º C y horneamos, con calor arriba y abajo, durante unos 50-60 minutos. Realmente en mi horno tardó un poco más, en torno a los 80-90 minutos, pero es cuestión de ir pinchando con un palillo y apagar cuando salga limpio porque cada horno es un mundo.

8. Cuando esté frío desmoldamos y si nos gusta podemos pintar la superficie con un poco de mermelada de melocotón, brillo para tartas o un almíbar. A mí personalmente me gusta sin brillo.

Espero que os animéis a probarla porque es muy fácil de hacer y muy rica ¡y por supuesto que os paséis a decir qué os ha parecido! Siento que no haya foto del corte, pero ¡ya os había dicho que es la favorita de mi marido y duró un suspiro!

Manos a la masa y ¡bon appètit!

lunes, 16 de junio de 2014

Panacota de cereza

Las cerezas siguen siendo las reinas de mi cocina, y esta receta es de cosecha propia.

En casa nos encanta la panacota tanto en su versión original como preparada con alguna fruta, y el otro día se me ocurrió prepararla con unas cerezas muy maduras y muy dulces que teníamos en casa, pero como no pude encontrar por internet ni en los libros que tengo en casa ninguna receta que me convenciera ¡me lancé de cabeza y cogiendo un poquito de cada receta de panacota que ya había preparado ideé esta receta!

El resultado ha sido muy bueno así que se convierte en una de las primeras recetas de creación propia ¡y espero que no sea la última!



Ahora os explico cómo hacerla

Ingredientes:

* 600 gramos de cerezas deshuesadas muy maduras
* 400 ml de nata para montar
* 250 ml de leche (utilicé semidesnatada que es la que tomamos en casa)
* 6 cucharadas soperas de azúcar
* 10 láminas de gelatina

Elaboración:

1. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría

2. Deshuesamos las cerezas hasta tener 600 gramos de cerezas ya limpias.

3. En un bol con tapadera ponemos las cerezas, la leche y tres cucharadas soperas de azúcar y batimos con la batidora hasta que quede líquido y sin trozos de cereza.

4.  En un cazo ponemos al fuego la nata y el resto del azúcar y calentamos removiendo de vez en cuando con las varillas

5. Cuando la nata esté caliente, pero antes de que empiece a hervir añadimos con cuidado el batido de cerezas y leche

6. Seguimos moviendo con las varillas hasta que esté caliente, pero sin dejar que hierva.

7. Entonces añadimos las hojas de gelatina escurridas y seguimos removiendo al menos durante 5 minutos y sin permitir que hierva. Si es necesario reduciremos la intensidad del fuego.

8. Retiramos del fuego y vertimos en los moldes que tengamos preparados.

9. Dejamos templar y cuando esté fría pasamos al frigorífico para que cuaje, al menos durante 4 horas.

Luego podemos servir como más nos guste. Yo opté por rellenar el centro de nuestro mini bundt cake con mermelada de cereza (casera ¡por supuesto!)



 Realmente mi intención era poner nata montada ¡pero no nos quedaba! Así que la mermelada de cereza me pareció una buena opción ¡y además está muy rico!

Como utilicé unas cerezas estupendas y muy maduras, que además fueron un regalo (gracias a Santi por dejarnos coger todas las cerezas que queramos de su finca y a mi padre por ir a cogerlas cada vez que se lo pido, ya que con la alergia soy incapaz de pisar en el campo) se quedó mi panacota con un precioso color morado muy intenso.

La textura queda cremosa pero firme, y el sabor es intenso a cereza y no demasiado dulce. Puse poco azúcar porque las cerezas ya eran muy dulces, pero si vuestras cerezas son más ácidas u os gusta más dulzor podéis incrementar la cantidad de azúcar a vuestro antojo.

Si os decidís a probar esta receta me encantará leer vuestros mensajes y recibir fotografías con vuestras panacotas.

 Manos a la masa y ¡bon appètit!

jueves, 12 de junio de 2014

¡Toma galleta!

Ni en mis mejores sueños había imaginado una galleta como esta... ¡Es tamaño mega familiar! Como muchas de las cosas en las que  me embarco la vi en Cupcakes maniacs ¡y supe que tenía que probarla!

Y además tiene un montón de chocolate, aunque esto ya va a gusto del que cocina, y como en casa la que cocina soy yo... ¡pues no tengo mesura con el chocolate! 

Además que sea de tamaño familiar no quiere decir que la tengáis que compartir, porque es un vicio, y ya desde que la estás horneando la cocina huela de muerte, y luego es toda la casa la que huele de muerte y no haces más que mirar el reloj y el horno para ver si ya está lista... Es más, es que sólo con probar la masa (mejor no hacerlo o corréis el riesgo de que la galleta pase de tamaño familiar a individual) ya estás deseando que esté hecha...

En definitiva, que si un pellizquito por aquí cuando la sacas del horno para ver si está rica, un pellizquito por allá ahora que ya está templadita para ver si sigue estando rica y blandita y varios pellizcos más cuando ya está fría del todo ¡cuando te quieres dar cuenta te has ventilado más de media galleta!


Lo bueno es que la masa es muy fácil de hacer ¡si no necesitas ni batidora! Con unas varillas manuales será suficiente.

Vayamos con la receta. El molde que véis es de unos 25 centímetros de diámetro y el grosor de la cookie se queda en torno a un dedo o dedo y medio ¡ideal!

Ingredientes:

* 115 gr de mantequilla
* 1 huevo
* 200 gr azúcar moreno
* 200 gr de harina
* 1 cucharadita de levadura
*  Un puñado de chips de chocolate
*  Chocolate negro (o con leche o blanco, el que más os guste) en trozos grandes. Yo le puse casi una tableta de 100 o 150 gramos.
* 1 cucharadita de esencia de vainilla. Si no tienes por un sobrecito de azúcar vainillada o unas cucharaditas

Elaboración: 

1. En un bol derretimos la mantequilla al baño maría junto con el azúcar.
2. Añadimos el huevo y la esencia de vainilla y batimos hasta que se mezcle bien. 

3. Incorporamos la harina tamizada con la levadura y removemos hasta que no queden grumos.

4. Añadimos los chips de chocolate  y los trozos de chocolate y mezclamos todo bien.

5. Pasamos  la mezcla a un molde previamente engrasado.

6. Horneamos a 180°C durante 20  minutos o hasta que la megacookie esté bien dorada pero blanda por dentro.

Es importantísimo no pasarnos con el tiempo de horneado o la galleta se pondrá dura como una piedra en cuanto se enfríe.

Si nos pasara tenemos la opción de ablandarla mojándola en la leche, como cuando éramos pequeños, o bien dejarla en el molde en la encimera de la cocina y pasados un par de días estará blandita. Será la única vez que os alegréis de que una galleta se reblandezca jajajaja

En esta masa podéis cambiar algunas cosas a vuestro gusto. Por ejemplo podéis añadir cuando incorporamos los trozos de chocolate una cucharada de crema de cacao o crema de cacahuete, un puñado de nueces o pasas, chocolate del que más os guste (en muuucha o en poca cantidad...) 

Lo importante es que la hagáis a vuestro gusto y la disfrutéis mucho ¡que es facilísima de preparar! y acompañada de un batido fresquito ¡es una merienda perfecta! 

Manos a la masa y... ¡bon appètit!

lunes, 9 de junio de 2014

Americanadas ¡cherry pie!

¿Quién no ha visto en una serie o película americana la típica tarta puesta a enfriar en el alféizar de la ventana?

¿Y quién no ha deseado tener una vecina que preparase esas tartas y las dejase tan a mano para robarlas y ponerse morado?

Pues bien, cejé en mi empeño de cometer un delito reposteril (porque nunca he visto una tarta en el alféizar, la verdad) y hace unas semanas caí en la cuenta de que nunca que comido tarta de cerezas americana o cherry pie.

¡Y menos mal que me he acordado en plena época de esta fruta, porque si me llego a acordar en octubre no sé cómo hubiese resistido hasta el verano siguiente!

Así que el fin de semana pasado montamos en mi casa "el fin de semana americano" (sí, recuerda a la publicidad de unos grandes almacenes...) y preparé tarta de cerezas y brownie 

In God We Trust

Perdón, es que aún me siento "americanizada" por estos postres...

En esta entrada os dejo la receta de la Cherry Pie o Tarta de Cerezas ¡a ver qué os parece!



Ingredientes:

* 2 láminas de masa quebrada o masa brisa. Se puede preparar a mano, pero yo he ido a lo fácil y he comprado la de LIDL que nos encanta.
* 700 gramos de cerezas deshuesadas
* 3 cucharaditas colmadas de café de maizena
* 85 gr de azúcar (es que mis cerezas eran muy dulces)
* El zumo de un limón

Elaboración:

1. En una cacerola ponemos al fuego las cerezas junto con el azúcar y llevamos a ebullición durante unos cinco minutos

2. A continuación añadimos el zumo de limón y la maizena y dejamos al fuego hasta que espese, lo cual es casi de inmediato.

3. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

4. Cuando el relleno esté frío montamos una lámina de masa quebrada en nuestro molde, a continuación vertimos el relleno y tapamos con la otra lámina de masa quebrada.

5. Abrimos unas pequeñas hendiduras para que la tarta respire y podemos pintar la superficie con almíbar (agua o zumo de limón y azúcar) Yo pinché la lámina superior con un tenedor, pero eso ya a gusto de cada uno.

6. Y por último al horno a 180ºC durante una media hora


Sencillo ¿verdad?

Pues...

Manos a la masa y ¡bon appètit!

viernes, 6 de junio de 2014

Clafoutis de cerezas

¡Es tiempo de cerezas!

Y a mí me encanta aprovechar la fruta de temporada, así que ahora durante varias semanas los dulces de casa se elaboran con cerezas porque nos duran muy poco tiempo en el mercado ¡y hay que aprovechar!

Me ha sorprendido mucho que siendo una fruta tan rica y que por lo general gusta tanto no haya muchas recetas con ella, pero las que hay ¡son deliciosas!

La que traigo hoy es una de las más tradicionales ¡y están tan buena...! Cada vez que la preparo es un éxito y dura tan poco ¡que ando avispada o me quedo sin probarla! 



Elaborarla es de lo más sencillo ¡tomad buena nota!

Ingredientes:

* 3 huevos
* 200g de harina
* 120g de azúcar blanquilla
* 80g de mantequilla derretida (también se puede utilizar margarina) y un poco más para untar nuestro molde
* 250ml de leche (siempre utilizo semidesnatada)
* Una pizca de sal
* Cerezas deshuesadas para rellenar el molde que vayáis a usar

Elaboración:

1. Lavamos las cerezas y pasamos a quitarles el rabito y deshuesarlas. Es una tarea un poco tediosa ¡pero merece la pena!

2.  Untamos con mantequilla o margarina el molde que vayamos a utilizar y colocamos las cerezas como más nos guste. A mí me encanta formar círculos concéntricos y no dejar espacio entre las cerezas ¡queda de lo más vistoso!

3. En un bol ponemos la hariza, el azúcar y la sal.

4. Añadimos los huevos de uno en uno y batimos. No ponemos el siguiente huevo hasta que esté perfectamente integrado el anterior.

5. A continuación incorporamos la leche y la mantequilla derretida y batimos hasta que esté integrado y tengamos una mezcla homogénea y sin grumos.

6. Volcamos esta masa en nuestro molde con cuidado para que no se muevan las cerezas. Probablemente algunas "floten" al poner la masa en el molde, y pensemos que nuestro esfuerzo de colocarlas bonitas no ha servido para nada pero ¡no os preocupéis! que durante el horneado vuelven a su sitio

7. Llevamos al horno precalentado previamente a 200 º C y horneamos sobre 30 minutos. El tiempo es orientativo, depende del horno de cada casa y del tamaño del molde que usemos. Así que hay que estar pendiente, como siempre.

8. Una vez cuajada nuestra crema sólo queda esperar que se temple ¡y a disfrutarla! También se puede guardar en el frigorífico ¡fría está deliciosa! 

Por cierto, no os desesperéis si al hornearla se ondula o levanta por un lado ¡es normal! Al enfriarse queda perfectamente plana.

Manos a la masa y ¡bon appètit!

¡Pistoletazo de salida!

Cocinar...

Para mí es todo un placer, una forma de vida, una manera de relajarme...

Es una costumbre, un hobbie, un vicio... ¡el que lo haya probado sabe lo que engancha!

Y si además le unes que en casa y los amigos estén encantados con lo que preparo y que internet está plagado de blogs que son una tentación desde la primera entrada a la última ¿cómo no me va a picar el gusanillo repostero?

Desde hace unos meses me tiré a la piscina y empecé a probar cosas nuevas y aparentemente menos sencillas que las que venía preparando hasta el momento (tartas de queso, tarta de tres chocolates, tarta de manzana, algún muffin...)

Mi sorpresa fue cuando comprendí que aquello que parecía complicado no lo es tanto, y que con un poco de paciencia y un mucho de ganas ¡no hay nada imposible!

Ahora decido dar un paso más y compartir mi experiencia con todo aquel que quiera asomarse a este rinconcito.

Tengo asumido que no será un blog espectacular de repostería como los que tenemos en internet y que mis fotos no serán profesionales (y es que tengo en casa un "ratoncillo" con muy poca paciencia para hincarle el diente a lo que horneo, así que a la mínima que me descuido es más rápido que mi cámara...) pero ilusión y ganas no me faltan, por lo que si algo de lo que publico os sirve de fuente de inspiración ¡habré conseguido mi objetivo!

¡Hala! ¡No me enrollo más! Espero que disfrutéis con mis recetas tanto como yo preparándolas, y recordad que en la cocina no hay nada imposible, basta con ganas, paciencia e ilusión.



Manos a la masa y ¡bon appétit!